Sigrid despechada

Lo de Sigrid acaba bien. Hay boda

María Victoria Álvarez ya es conocida como la exnovia despechada, que es apodo oportuno para una obra de Mihura y Laiglesia, como lo fue aquel otro del caso de la mujer asesinadita. Ya no la pueden escribir, pero de vivir, ambos estarían preparando el estreno del caso de la exnovia despechadita.

Pues bien, la exnovia tira de la manta en el caso Pujol y anuncia que estamos viendo la punta del iceberg, o por lo menos, que falta mucho para llegar al fondo del inmenso fraude.

Es lo que se sospechaba, porque estos robos de tanto montante y tanta prolongación en el tiempo son como las interminables aventuras del Capitán Trueno, pero al revés. No se puede impartir tanta justicia por el mundo adelante sin unos colaboradores necesarios que te ayuden en los momentos más difíciles, cuando el malvado de turno te mantiene apresado de grilletes en el foso de los cocodrilos.

Para esa misión están Sigrid, Goliat, Crispín y algunos secundarios de buen corazón que siempre hay en cada episodio. Pues lo mismo. No se pueden cometer tantas injusticias sin un poderoso Goliat, sin una valiente Sigrid a tu lado.

Si María Victoria lo fue alguna vez, ahora se ha convertido en la exnovia despechada y a las exnovias, ya se sabe, las carga el diablo, a poco que sientan el despecho. Y apunta alto. Apunta a pactos con policías e implicaciones de representantes del Estado. Es decir, barrunta tormenta. O sea, lo que viene después del Trueno.

Mientras esto sucede, los protagonistas desvelan estrategias. Están pensando en acusar al banco andorrano de vulneración del secreto bancario, que no está mal traído, ya que de secretos va la trama.

Estamos en manos de la exnovia. Si Sigrid hablase, podríamos descubrir que el Capitán era impotente.

2 Comentarios a “Sigrid despechada”

  1. Bartolo

    De momento la Sigrid del Pujol Junior lo que le ha dicho a la Camacho es que el tio era un tigre “en el lecho”, por decirlo fisnamente.

    Por lo demás no es la primera ni será la última, en la caida de hombres digamos preeminentes, hay muchos casos en que detrás está una mujer, y la venganza está presente desde muchas tragedias griegas como la figura de Medea ó Fedra, pasando a Roma y a mujeres reales como Lucrecia que contribuyó a la caída de la monarquía.

    Ese seria un buen tema para una próxima novela, Cora, a ver si te animas.

  2. Dal tónico

    Soy daltónico y mirando el escudo del Capitán Trueno creo ver los colores de la banderea catalana, ¿ Vd no ? .

Comenta