Zimmermann no vive aquí

El futuro de Monheim

David Zimmermann es el joven alcalde de la ciudad alemana de Monheim am Rhein que ha transformado la deuda pública de su municipio en un superávit de 130 millones de euros ¡bajando los impuestos!

La causa / efecto se explica en dos patadas: a menos impuestos, más empresas, y a más empresas, más puestos de trabajo, riqueza, consumo… No hace falta ser un genio de la economía para intuir los beneficios de la fórmula, ni tampoco para sospechar que si conviertes tu ciudad en la sede fiscal más barata, se van a dar esos resultados, entre otras razones, porque estás en Alemania, a un tiro de piedra de Düsseldorf; ya que si lo haces en Afganistán es probable que no te comas un rosco, aunque bajes los impuestos a menos cero.

Algo parecido se puede comentar sobre las dificultades, trabas e impuestos al capital. Si son excesivas, no lo atraerás, sino todo lo contrario. Conseguirás que mucho del que existe se vaya por piernas, no digo ya a paraísos fiscales, sino simplemente a otros lugares donde lo acogen de mil amores porque saben los muchos beneficios que se generan. Esto no llega siquiera a la categoría de ley de Murphy. Es la ley de Pero Grullo.

Otro ejemplo. Si un partido político promete una renta básica universal y anual de 6.000 euros por adulto y 1.000, por menor, ha de saber que necesitaría elevar el IRPF a un 55,5 por ciento, y solo para atender a esa renta, de ahí a la desaparición del país media un cuarto de hora, o veinte minutos, si somos optimistas.

Zimmermann, desde luego, no es de esta opinión. Ni para ahuyentar capitales, ni para instaurar la sopa boba. Lo malo es que nosotros solo oímos mensajes en direcciones dispares, mensajes para engatusar oídos, pero sin pies en el suelo, cabeza en la lógica, ni Zimmermanns en perspectiva.

2 Comentarios a “Zimmermann no vive aquí”

  1. Bartolo

    La mejor réplica al programa económico de Podemos Cora, te felicito.
    Eso es lo que hay que hacer, dicutírselo democráticamente, y no entrar a enfrentamientos y descalificaciones con medias verdades, que no hacen más que darles votos, no hay que olvidar el perfil de sus votantes según la última encuesta del Cis.

  2. MIRANDA

    Es cierto, boss. El mismísimo Pero Grullo confirmaría la tesis de que no se puede atraer al capital a base de collejas y coces, y que sin locomotoras empresariales no hay puestos de trabajo, y que si vacías las alforjas de los ciudadanos a golpe de impuestos y tasas, afloja el consumo….en fin, solo un desconocedor absoluto de la Historia del siglo pasado se atrevería a ponerlo todo en manos del Estado para que anule al pueblo, sus derechos y libertades, como ocurre en las desventuradas y miserables satrapías bananeras, que tan apasionadamente defienden esos expendedores de aire caliente y verborragia utópica en futuro imperfecto.

    Si en lugar de hacer cábalas para arañar votos al vecino y salvar el trasero de sus corruptos los dos grandes partidos tuviesen el par de adornos que hay que tener para acometer una auténtica regeneración del Sistema político y sindical, francamente capitidisminuidos, y las reformas legislativa, administrativa, electoral y territorial necesarias para adentrarse por la senda del sentidiño democrático de un pais modesto, la ciudadanía se sentiría sumamente reconfortada, y totalmente disuadida frente a rancias propuestas ultramontanas.

    Sin ir más lejos, podríamos hacer como Francia, que ha reducido a la mitad sus regiones metropolitanas, lo que supondrá la supresión de más de 4.000 cargos públicos y un ahorro de aprox. 12.000 millones de euros.

    Más o menos como en Galicia,donde tenemos un concello en cada caserío escasamente habitado, con más empleados públicos que vecinos. Y donde el afán enchufista de los políticos ha provocado, como en el resto del pais, una sobredimensión de empleo público sencillamente insostenible.

    Y así todo, meu.

    Ante la parálisis inoperante de quienes deberían actuar….algunos creen encontrar una salida para el futuro de sus hijos en el suicidio garantizado y certificado del marxismo-leninismo….Cosas veredes!

Comenta