La paga de Carnaval

Dice Pizarro que la política fiscal ha de ser “clara, predecible, fiable”; vamos, que hay que ser serios en la fiscal, la agrícola y la industrial, porque de lo contrario los vecinos se despiporran y a los inquilinos sólo les salen cuchufletas a tu paso, aunque les devuelvas 400 euros como si fuera la paga de Carnaval.
Porque, vamos a ver, ¿a qué viene esa devolución? Sí, ya sabemos, a ganar votos, pero cómo se justifica. Acaso se cobraron de más, hay un superávit que nos sale por las orejas, padecemos la crisis de las subprimes al revés, con excesos de liquidez, se realizaron todas las obras públicas que imaginarse pueda, hemos saturado la inversión pública por encima de lo recomendado por la UNESCO, trabaja por las noches la rotativa de la Casa de la Moneda, o es que de verdad vamos a tener una paga de Carnaval cada cuatro años, cuando las elecciones caigan en Cuaresma.
El hecho de que la devolución sea lineal, y no proporcional a lo ingresado, o incluso inversamente proporcional, lo interpretan como un acto de justicia, ya que a quien más tiene le parecerá una miseria, y quien más se rasque el bolsillo lo verá como un maná fastuoso. Todo es relativo y relativista. Si esta teoría se aplicase a las penas, condenaríamos a todos los ladrones a cuatro años de cárcel. Para los robaperas será una barbaridad, pero los grandes defraudadores estarán encantados. Por fin hay igualdad, genial. Es una jugada de prestidigitación según la cual se sacan los billetes de unas carteras, vuelan a otras y el mérito es del mago.
Lo dicho, en lo público hay que ser y parecer serio. Eso de la baloncesticidaz le va a José Luis Coll cuando jugaba al billar con Felipe, pero luego el presidente no repetía sus chistes en el BOE.
¿Quién será ahora el asesor? ¿Quizás Moncho Borrajo, que está libre?

7 Comentarios a “La paga de Carnaval”

  1. Tamarin

    Pero, ¿alguna vez, Sr. Cora, zETApé ha sido serio?

    Más o menos trece millones de españolitos hacen la declaración de renta, entre los que me incluyo. Pero hay unos millones de jubilad@s o viud@s que están exentos. ¿Si gana el PSOE, a esas personas se las está invitando a hacer la declaración para recibir los 400 euros? ¡Qué bonito es disponer de un dinero que no es tuyo (pues es de todos los españolitos) para arañar unos votos!

    Que me bajen (que nos bajen) los impuestos, como dice Rajoy. Todos nos beneficiaremos. Que aumenten los sueldos en tal cuantía, que el poder adquisitivo que se ha perdido desde la entrada del euro se equipare con los precios que rigen en el mercado.

    zETApé se ha subido a la parra. Mejor dicho, todavía no se ha bajado, pues hace ya mucho tiempo que está en ella.

    ¡Y encima nos dice que ahora no se dan las circunstancias “idóneas” para restablecer las negociaciones con ETA! ¿Cuándo se darán, cuando siga al frente de este mal-Gobierno que nos gobierna?

    De pena, penita, pena.

    Tendrían que encausar a zETApé por tantas MENTIRAS que cuenta. Por sus CONVERSACIONES con ETA. Como en su día (allá por el año 1650, que ya ha llovido) hizo Olivier Cromwell con Carlos Estuardo, pero sin cortarle la cabeza. Que lo inhabiliten a perpetuidad, que con el sueldo de ex-Presidente ya le llega.

  2. Manel

    Por una vez estoy al cien por cien de acuerdo con Cora aunque, como suele ocurrir subitácora peque de bizca . Opino que lo anunciado por Zapatero y en plena precampaña es inmoral. Es cierto que su propuesta difiere solo en el enunciado de lo la rebaja del 16 % de Rajoy, pero en la derecha este tipo de discurso forma parte de su lógica. En la izquierda no es tolerable. Máxime cuando hay tantas cosas mejorables en nuestro país.
    Siempre desconfío de los anuncios-bomba de reducción de impuestos. Porque una de dos: o vienen con trampa (beneficio a rentas más altas, aumento de impuestos indirectos…..), o, lo que es peor, suponen una merma en los servicios al ciudadano.
    A mi me convence más que se dedique más dinero a investigación, educación, servicios sociales, pensiones, etc. etc. que el ver reducido un punto o dos en la tabla de retención. Qué le voy a hacer, soy así de raro….
    Contesto al comentario de Jabato de ayer. Creo que estaremos de acuerdo en que de ninguna manera podemos comparar la situación actual de las lenguas con la época del franquismo. Por muchos excesos que pueda haber. Respecto a lo de la paridad (50 % en castellano y 50% en catalán), con todo el respeto a su opinión, creo que el problema no es de porcentajes sino de garantizar que los alumnos dominen por igual las dos lenguas. Se puede discrepar o no de las estrategias, pero lo que importan son los objetivos. Lógicamente no corresponde ni a los padres ni a los profesores establecer los tiempos, sino a la Generalitat a través de sus técnicos y sus políticos.
    El proceso de inmersión supone que en un principio el alumno se inicia al 100% en una lengua (la que esté en desventaja) y paulatinamente se va introduciendo la otra lengua de forma progresiva, siempre teniendo presente que el objetivo es que terminen dominando las dos por igual. Este sistema se esta haciendo en colegios extranjeros establecidos en España para los alumnos españoles y nunca se ha presentado ningún conflicto. Por ejemplo en los colegios alemanes.
    Tengo entendido que, al final de la escolaridad obligatoria, el nivel de dominio del castellano en Cataluña no difiere substancialmente del de otras comunidades castellanohablantes. En todo caso admito que todo esto es siempre discutible.
    Finalmente agradezco a Asombrado su sentido del humor.
    Salutacions Cordials.

  3. jabato

    De auténtica coña, Sr. Cora. La última idea con la que su zapateridad ha tenido a bien “bendecirnos” no merece otro calificativo.

    Dicen que hace 100 años, más o menos, el Conde de Romanones compraba los votos a 25 pesetas. Habría que calcular el incremento del coste de la vida desde entonces para establecer si la oferta de ZP está equiparada a la del Sr. Romanones, o incluso en esto también nos ha timado.

    Contesto al Sr. Manel: no me convence del todo, pero como siempre agradezco sus opiniones basadas en argumentos racionales (por más que discutibles) y la corrección al exponerlas. Como le digo, no termina de convencerme, pero considero haber aprendido algo más sobre el asunto.

  4. Manel

    A Jabato:
    Lo mejor que se puede decir a un profesional de la enseñanza es que de él se ha aprendido algo. Asi que gracias

  5. Don Anónimo

    Que saque los números concretos de “sus regalos” para que los economistas puedan desgranarlos. Este tipo de medidas populistas en busca de votos rozan la ilegalidad, y son de tremenda efectividad en el votante de izquierdas que se suele creer a pies juntillas lo que su sectalíder les promete. Zpinocho, sabe que el mejor sordo es el que no quiere oír y conoce perfectamente la psicología del votante. Un votante de una determinada ideología es prácticamente inamovible de sus dogmas, salvo en períodos de tiempo lo suficientemente largos. Por eso atrae a la mayoría de los ciudadanos con promesas que son claramente mentiras, como voy a demostrar. La mayoría de los ciudadanos de España son de clase media-baja. Sólo una pequeña élite de afortunados son de elevadas rentas. Yo me pregunto, si la proporción de ricos y solventes es mínima respecto a la clase media-baja (me refiero a nivel económico), si el contribuyente es por lo general y mayormente de clase media-baja…¿van los ricos a pagar los 400 euros a cada ciudadano de clase media-baja? La respuesta es obvia, no. ¿Entonces de dónde va a salir el dinero? De la propia clase media-baja, a través de un incremento de iva, irpf, impuestos sobre el tabaco, alcohol, ecotasa, matriculación de vehículos y cualquier otro expolio fiscal que se invente ZPinocho para recaudar no sólo los 400 euros, sino mucho más a través de taimadas medidas indirectas. Luego nos devuelve 400 de los 600 euros que nos ha recaudado y encima queda como un héroe. ZPinocho, engañas al votante no a la matemática, no cuela.

Comenta