Agua y ratas

Disney lo sabía

Leo que ducharse todos los días no es bueno, que el exceso de agua y jabón nos produce males sin cuento a nuestra piel y que la higiene acaba donde comienzan las infecciones, pues penetran mejor en una epidermis limpia que en otra un poco guarrindonga.

Dadas las circunstancias, sospecho que la noticia, sin dejar de basarse en hechos contrastados, se difunde ahora para que los lucenses encaremos con mejor ánimo el contacto con la basura y pensemos que nuestra piel se protege mejor contra la mierda con una pátina de bacterias que la hace más impenetrable. Los caminos del Señor son inescrutables y quién sabe si quienes sobrevivan a este ataque directo a nuestra salud son inmunes en el futuro a la guerra bacteriológica.

No se descarta que mañana la noticia sean los múltiples beneficios que se pueden obtener de la convivencia con ratas, ahora que ya no transmiten la peste bubónica, pulgas mediante. Una rata es fuente de alegría y riqueza. No hay más que fijarse en Walt Disney, que se hizo rico podre gracias a Mickey Mouse, muy simpático y muy cariñoso, pero en el fondo, una rata macho de la peor especie.

Los chinos la tienen como el símbolo de eso, la protección y la consecución de bienes materiales. Lástima que 2014 sea para ellos el Año del Caballo de Madera, que suena a polilla y a carcoma.

Pero como la felicidad nunca es completa, sigo el repaso de los periódicos y tropiezo con otro titular: “El agua, tu aliada para estar guapa y en forma”. Es decir, que una cosa es estar sano y otra muy distinta, estar guapo. Usted elige. Ser un bellezón internado en Dermatología, o un adefesio pimpante paseando por las calles de Lugo.

Mejor, que se acabe cuanto antes la exhibición de cochambre y que cada uno elija su grado de saludable donosura.

2 Comentarios a “Agua y ratas”

  1. Aureliano Buendía

    En estos días, mucha gente se va de vacaciones. Quién más y quién menos (los que pueden) faltará de Lugo 15 ó 20 días, un mes los más afortunados.

    La pregunta es: al volver, ¿habrá terminado la guerra de la basura?. Esto (afortunadamente) no es Gaza, pero entre bolsas rotas, contenedores y camiones quemados e invasión de instituciones públicas, el panorama es desalentador.

    Por más que me esfuerzo, no consigo imaginar qué fines se buscaban con esta huelga, allá por sus comienzos. Está claro que ahora todos firmarían por quedarse como estaban.

    No me meto en quién tiene razón, si los trabajadores o la empresa. Tengo claro que los trabajadores, dirigidos por sindicalistas profesionales y metidos en la vorágine del conflicto, son capaces de llevar a cabo las mayores meteduras de pata, en detrimento de sus propios intereses y en perjuicio de todos los ciudadanos.

    Pero también sé, perfectamente, que el empresario español (salvo honrosas excepciones) es un modelo de racanería y cortedad de miras, sólo capaz de pensar en el beneficio rápido y en la próxima subvención.

    Por tanto, y como digo, es difícil apuntar de qué lado está la razón.

    Lo que sí es constatable es la incompetencia municipal, con el Alcalde tratando de echar la mierda (nunca mejor dicho) a las demás Administraciones, y el daño causado a los ciudadanos de Lugo, condenados a ser rehenes y sufridores de un conflicto que no entienden.

    En fin, como Lugo no es un sitio que destaque, había que ponerlo en los telediarios de alguna forma; y ahora quedaremos ahí, por mucho tiempo, retratados por el triste récord de la huelga de basura más larga de España, y parte del extranjero.

    Decía un gracioso, el otro día: “los turistas no se acercan a Lugo, porque ya huele desde Sarria”.

  2. MIRANDA

    Hola, Boss.
    Aquí tu corresponsal en los Juegos de la Commonwealth que se están celebrando en Glasglow, con gran colorido y variedad de razas en todas las especialidades.
    Anteayer tomé el té con H.M. Queen Elisabeth, que se asomó al evento para hacerse de querer de los remisos escoceses.
    También hice una escapada al lago Ness para saludar a Nessie, que es un escurridizo de tres estallos.
    Y por supuesto estoy llevando a cabo un sondeo de opinión pública entre escoceses de toda edad y condición para pulsar el sentido del inminente referendum que decidirá si el reino de Escocia vuelve por sus fueros o sigue unido a la corona británica.
    No está nada clara la cosa. O mejor dicho, la cosa está bastante igualada, de manera que lo que hace unos años parecía inimaginable e incluso imposible, hoy no se ve tan remoto. Pongamos que la cosa anda por el fifty-fifty, aunque algunos parecen anclados en la duda irresuelta.

    Tiempo extraordinario, veraniego y caluroso en la verdísima Escocia, y ahora que os leo y veo que Lugo persevera en su vocación de “capital de la basura”, me entran ganas de pegarme un tiro en el pie, al ver el cuidado atildado y exquisito de estos highlanders con sus céspedes, jardines, casas y entornos urbanos, lo cual me produce una envidia malsana y virulenta, recordando toda la guarrería que dejé ahí y que algun dia tendré que retomar.

    ¿No se da cuenta esta pandilla de menesterosos intectuales que son los responsables de la desfeita, del daño enorme, inmenso, irreparable que hacen a esta pequeña ciudad, que ha quedado descartada, apartada por apestada de todos los circuitos y rutas viajeras y planes vacacionales?

    ¿Cómo podrán reparar y compensar al comercio y los restauradores, a las familias que celebraron una boda o recibieron forasteros, de esta incomensurable felonía rastrera?

    ¿Qué mal hemos hecho para merecer a toda esa torpe gentuza? ¿Y por qué no trasladamos las montañas de basura a las covachas de los susodichos?

    Kaghentó, boss!!

Comenta