Alma Mater Studiorum

El sello boloñés

El sello de la Universidad de Bolonia, la más antigua, y la más moderna también, porque todos hablan de su plan, está dividido en seis cuarteles y en todos aparecen motivos religiosos. No quisiera equivocarme, pero se distingue a la Virgen y el Niño, a santa Catalina, a san Lucas, quizá a Cosme y Damián, una Anunciación, la torre de una iglesia… Su lema, Alma Mater Studiorum, se mantiene desde los tiempos fundacionales, ya sea 1080, tal como figura en el sello, ya en el siglo XIII, como se le reconoce después de recoger el testigo de la cultura transmitida a través de conventos y catedrales.

El de la Complutense es más personalista, pero también ligado a la iglesia por cuanto lo preside el cisne del cardenal Cisneros, su fundador en Alcalá de Henares.

El mensaje del rector Carrillo es meridiano. Cierre u ostracismo de las capillas y Pablo Iglesias, profesor honoris causa. Cambio de iglesia por otra. Si lo llega a ser en Bolonia, le da un shock anafiláctico de tanto santo que tendría que aguantar cada vez que pusiese el sello. El cisne es más digerible. Peor sería un pelícano, con lo eucarístico que lo hicieron.

Si viene a la Compostelana, presidida por el cáliz y la hostia, lo tienen que atender en Urgencias.

A él le gustaría poner en el sello de Bolonia, no sé, un tarro de salsa boloñesa, algo que no ligue demasiado con la historia, que no comprometa y que sea laico de narices. Es lo que quiere la gente y a la gente hay que darle lo que quiere.

Yo no sé si debe haber capillas en las facultades, o hay que abrir mezquitas y sinagogas. Lo que parece claro y manifiesto es que la forma de ejercer la autoridad es lo menos parecido al espíritu universitario, que se supone el más excelso de los comportamientos. Que no destaquemos en ninguna de las listas mundiales no es casualidad. Es un resultado conseguido a pulso.

7 Comentarios a “Alma Mater Studiorum”

  1. Aureliano Buendía

    Y, digo yo: más que cerrar las capillas católicas en la Complutense (que eso se da por descontado), y para no andar con medias tintas, ¿no sería mejor transformar toda la Universidad en una gigantesca madrassa?. Para, al final, terminar de esa forma, quizá lo mejor sea ahorrarse tiempo y trámites.

    Y de Rector, pues puede seguir el mismo Carrillo, oportunamente vestido de ayatollah; con dejarse la barba, lo tiene hecho. Eso, sobre la apariencia física. De la configuración mental, no tiene que cambiar casi nada, porque, puestos a fanatizar, ¡qué más da el fanatismo comunista que el religioso (siempre que no sea cristiano, claro)!.

    Habrá, eso sí, que consultar a Pablo Iglesias, constituido en auténtico amo de la Complutense. Este, barba ya tiene; lo que no sé es cómo encaja la coleta en la ley islámica, pero supongo que todo se puede arreglar.

    Y ya puestos, e imitando ese faro de Occidente que es Barcelona, procédase también a transformar la Monumental de las Ventas en mezquita, que es lo que se lleva ahora.

    Ya en serio: cuando la Universidad deja de ser centro de enseñanza para convertirse en centro de adoctrinamiento, tenemos un problema. Serio.

  2. MIRANDA

    Si la politización de la Justicia ha sido una desgracia, la politización de las universidades le va a la zaga.
    No es un tema de laicistas y comecuras echando a los católicos al cuarto- trastero para organizar un botellódromo en la capilla, sino de las formas lamentables de una actuación dictatorial que escasamente trasluce el espíritu universal de la Universidad.
    A nadie le escandalizaría que un pais aconfesional reorganizara los lugares de culto en sus universidades, pero la fijación anticlerical de ese otro clero laico que es el comunismo, ese intento IMPOSIBLE de erradicar la simbología y la iconografía cristiana que llena los grandes museos y más nobles edificios públicos (¿qué quedaría de la cultura y la historia de la Humanidad sin el acopio artístico- artesanal de la Iglesia que no fuera el taparrabos del homosapiens?) organiza estos shows penosos, en los que parecen lamentar que sus alumnos se ocupen de su espiritualidad en lugar de andar de movida y bebercio.

    Estuve en Bolonia el año pasado (etapa obligada en la ruta lombarda, Milan-Turín), paseando y disfrutando de la noble solera de sus espacios universitarios cerrados y abiertos, que destilan equilibrio y serenidad, pero sobre todo amor y respeto por la tradición y el legado de sus ancestros.
    A ningún rector o pte. de gobierno se le ocurriría arrasar con los iconos, escudos, sellos, imágenes, religiosas o profanas.

    El hijo del carnicero de Paracuellos, con anteojeras equinas para concentrarse en sus mantras, ha lanzado una fatwa contra la bestia negria nº1 de la izquierda española: la Iglesia Católica. La idea de cerrar las capillas donde la juventud se remansa y serena para reflexionar y orar, le excita como viagra. Pero hay maneras y formas para que el Rectorado defina ámbitos de culto y recogimiento en espacios dignos y suficientes, compartidos o no,…..sin castigar a los católicos en el cuarto de las escobas.

    La propuesta honorífica para honrar al incipiente líder bolivariano Iglesias dice mucho de los derroteros carrillistas y parece entonar el gori-gori por el comunismo de IU que promovió su padre. Cría hijos para esto.
    Iglesias no….pero Iglesias sí. Pura contradicción, boss.

  3. rois luaces

    Llegar a la Complutense desde SC allá por los sesenta ocasionaba la grata sorpresa de que la Fac de F y L -la de Zubiri, Morente, Marías, la de los cruceros republicanos por el Mediterráneo con misa diaria para quien quería oirla- disponía, no sólo de lejanas capillas de la Universidad, sino de capilla en la Facultad, remanso de paz muy frecuentado, y que aún seguía allí hasta hace poco. La ‘munificentia regia’ tal vez permitía esos lujos; hoy hay que aceptar la ’sumisión’, el islam de los que economizan en lo público, para pagarse sus autohomenajes. La vieja FFL es una letrina de pintadas y mugre: así se defiende la universidad pública, evidentemente.
    Y aquí, en Santiago, la vieja Capilla Universitaria, en total desuso, es un Museo con exposiciones extemporáneas y con paneles que encubren las bellezas barrocas de su retablo y su hechura, no vaya a ser que algo trasluzca!!

  4. rois luaces

    Y no perderse la palabra LIBERTAS, al lado de las imágenes pías.

  5. Bartolo

    Bueno, bueno Cora, según el decano,Luis Otero, (no voy a nombrar a Carrillo que te produce sarpullido), ha dicho que la Capilla «Está en la planta baja. Con los planes de estudio de Bolonia hay más grupos. Nos faltan aulas. Donde hoy está la capilla podría meter a cien estudiantes. Por eso he propuesto su traslado a la primera planta, a un aula más pequeña»
    No se entiende la disputa en la universidad pública entre laicistas y defensores del culto religioso dentro la institución, y que haya vuelto a saltar la chispa por el traslado de la ubicación de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia de la Complutense, trasladarla de ubicación no me parece un ataque a la libertad de culto, de hecho hay a día de hoy hay siete más: la de Geografía e Historia más las de Derecho, Químicas, Educación, Ciencias de la Información y Filosofía, en el campus de Moncloa. A las que hay que sumar la de la facultad de Psicología, que se encuentra en el campus de Somosaguas.
    Por mi parte sólo recordar que la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos revocó en 2011 la sentencia Lautsi/Italia de 2009, destacó la importancia de crear un marco educativo capaz de asegurar un entorno escolar abierto y tolerante, en el que las funciones educativas asumidas por el Estado velen por que los programas de las diversas materias sean difundidos de manera objetiva, crítica y plural, de tal forma que impidan el adoctrinamiento. A lo que añadió el tribunal que el respeto a las convicciones religiosas implicaba tanto el derecho a creer como la libertad negativa de no creer.

  6. germán

    Según parece que dijo Chesterton, “cuando se deja de creer en Dios se empieza a creer en cualquier cosa”. Y esto nos lleva a la esquizofrenia de estos anticlericales, que pretenden erradicar todo lo que huele a cristianismo católico, sin embargo se parten los cuernos por llamar matrimonio a la unión civil donde no hay madres, hacen bautizos y comuniones civiles. Cualquier día nos sorprenden con la extremaunción civil, y te aparece por el lecho del dolor un funcionario del ministerio del interior con los óleos estatales, haciéndote la señal de un polígono con una botellita de aceite de argán, que es muy moderno. No hay más que ver la de fiestas que empiezan a aparecer por nuestra geografía dedicadas a los demonios, a las hadas, y a cualquiera de las representaciones propias de los cuentos infantiles. Frecuencias de radiotelevisión rellenas exclusivamente con gente que dice ponerse en contacto con una mente global, omnisciente y con velas negras. Gente que cree que “La vida de Brian” es una visión crítica del cristianismo, cuando lo que es un auténtico cachondeo de los que se quedan al retortero. Fieles de nuevas religiones como el greanpeacismo y el ecologicismo, que son capaces de creer que la homeopatía cura. Gente que defienden con furia la posibilidad de abortar en cualquiera que sea la circunstancia y luego se encadenan a una máquina para que no pase un puente donde vive un lagarto muy chiquitito, porque están en conjunción con Pachamama. En fin, que como decía mi padre, y supongo que alguien más, “si los tontos volaran, estos no habrían gastado ni un par de alpargatas”

  7. Vero

    Comparto cuanto dice el titular, así como los sres. Buendia, Miranda, Rois y German, y no voy a insistir en lo ya expuesto, por cierto muy brillantemente.

    Tan solo, señalaría lo chocante que resulta comprobar, dia a dia, la fijación obsesiva de la izquierda española contra la Iglesia y el clero, así como a favor del aborto y el nacionalismo, como banderas identificativas, como estribos ideológicos irrenunciables.

    He vivido en Italia, Francia y los USA, pero también conozco bien a la izquierda de otros paises, y les aseguro que estas tres cuestiones no los definen y perfilan en ningún caso.

    En los demás paises, hay multitud de personas de izquierda que son católicos -más o menos practicantes, como aquí ocurre-, y los hay antiabortistas y partidarios de la unidad del país por encima de todo.
    No se si son fobias franquistas, traumas infantiles o simple inercia mimética con los correligionarios, pero estas pulsiones enfermizas de manual no dejan que el socialismo español derive en una izquierda moderna y exportable, y lejos de captar simpatías, provoca sincera repulsa, por no decir profundo desprecio.

    Entre otras cosas porque mientras estos altaneros rojeras se llenan la boca de bondad proletaria y amor universal, pero solo parecen interesados en llenarse los bolsillos, la malvada Iglesia está dedicada de lleno a hacer el bien, dar de comer al hambriento, enseñar al que no sabe y atender enfermos, ancianos y huérfanos.

    Si súbitamente suspendiera su encomiable labor, el quebranto general sería insoportable para el Sistema.

Comenta