Ozono bolivariano

El aeropuerto, en la Ley Orgánica del Ozono

El aire del aeropuerto caraqueño de Maiquetía está ozonizado por la empresa Varzoca y por respirarlo desde el 1 de julio cobran 127 bolívares, el equivalente a 13 euros. Da lo mismo que llegues con la lengua fuera, pilles la tarjeta de embarque y subas al avión en 15 minutos, o que vivas allí una escala de seis horas. Pagarás por el ozono como en esos restaurantes de precio fijo, comas lo que comas. Paga 13 y respira lo que quieras. ¡Qué barato! Puedes estar respirando ozono un mes seguido y te costará lo mismo que al de la lengua fuera.

Van a cobrarnos hasta por respirar, se decía antes como exageración tributaria. Bueno, pues la frase está obsoleta. Ya cobran. Ahora se recomiendan otros disparates: el impuesto sobre el sueño, a tanto la dormida; cobrar los baños de mar, X si nadas, XX si buceas, XXX si te ahogas; y uno de rentable aplicación en Galicia, el impuesto por el desgaste del Camino de Santiago, a tanto la zancada.

El negocio es redondo, nueve millones de pasajeros al año, 117 millones de euros recaudados, y encima, en muchas zonas del aeropuerto te asas de calor, como denuncia un usuario.

No obstante, lo peor es que ya han salido a la palestra voces autorizadas diciendo que el uso de ozono para purificar el aire puede ser perjudicial para las vías respiratorias, ¡cáspita! “por tratarse de un elemento contaminante, muy irritante y reactivo”. En la estratosfera no pasa nada, pero en la troposfera, donde estamos, “reacciona con muchos agentes químicos − como detergentes y desinfectantes −, que pueden generar productos dañinos” que originan sequedad en las vías respiratorias, dolor de cabeza y dificultad para respirar, especialmente en asmáticos y niños. ¡Lo que faltaba! Pagas para que te envenenen. Si está en ese caso y viaja a Venezuela, lleve cambio en un bolsillo y una mascarilla en el otro.

Un comentario a “Ozono bolivariano”

  1. germán

    Según leí en un artículo hace tiempo, esto de la ozonoterapia, tenía un poco de magufada. Aunque si que tiene efecto en algunas afecciones, no es susceptible de su uso general, como se puede demostrar por el hecho de que no tienen ozonificadores en los quirófanos.

Comenta