Empizarrando

El mundo empresarial, incluido el catalán, se ha puesto a dar palmas con las orejas ante la posibilidad de que sea Pizarro quien guíe los pasos de la economía en los próximos meses, ésos que se presentan de perfiles anubarrados y de vacas anoréxicas ma non troppo. Y si se escucha a los trabajadores que lo fueron de Endesa _ a éstos tiene que ser uno a uno _, también, finiquito mediante.
Así se explica que el grueso de la artillería rival haya concentrado en Pizarro la mira de sus cañones. Dicen que van a revolver todos los días en sus bolsas de la basura por si encuentran la carcasa de un top-manta, una multa de Tráfico sin pagar o el bote de un spray con más hexaclorofeno del permitido. Pueden hacerlo, pero entre contrarrestar la ilusión generada, o generar más que el rival, cualquier votante se quedaría con la segunda opción.
Ojalá fuésemos siempre a las urnas con la duda por saber cuál de las listas es la mejor, y no con la esperanza de votar a la menos mala. Se parecen, pero no son lo mismo.
Solbes, que fue el primero en darse cuenta de que le habían puesto un peso pesado delante, se lanzó a retarle para dar la impresión de que no se ponía nervioso; pero ahora, cuando tiene los resultados de las encuestas delante, estará pensando que a lo mejor se precipitó un chisco. Ya se lo dicen en el partido: “Oye, tú ¿por qué le diste aprecio a ese advenedizo? ¿No ves que hasta Guerra lo está tratando de mayordomo?”
El caso es que España se ha empizarrado en dos semanas y se espera que siga en aumento esa tendencia hasta las vísperas de los idus de marzo, es decir, dos días después de las nonas.
Si un solo hombre es capaz de levantar tanto el espíritu de unos como de bajárselo a otros, lo oportuno sería redoblar la apuesta y ganarle en el campo del optimismo, no rebuscando en la basura por ver si aparece un palomino. Y retarle, como hizo Solbes; siempre que haya aguja para pinchar el globo.

8 Comentarios a “Empizarrando”

  1. jose

    Infumable. Os dejo el blog de Cora para Miranda y compañia, que o están a sueldo o tienen tiempo para todo en la vida, o… a lo mejor les gusta esta manera de comunicarse. Seguro que lo último.

  2. quasimodo

    “El efecto Pizarro”.
    Este hombre entró en el PP como un elefante en una cacharrería, con un entusiasmo y unas formas que más bien parece un telepredicador de alguna secta religiosa que un político serio, y dejando en segundo plano a sus superiores en el escalafón, si es que alguna vez estos llegaron a estar en primer plano.
    Creo que ya hay otro candidato para la presidencia del PP, junto con Espe y Gallardón, y alguno más que no lo dice, para cuando finiquiten a Marianico por su demostrada incompetencia.

  3. Lazy Days

    Es muy interesante este intercambio de opiniones. Tendríamos que atrevernos, y escribir y decir lo que pensamos, aunque no tengamos la pluma fácil ni exterminadora de algunos. Sencillos comentarios en su forma, que reflejarían el sentir del ciudadano.

    Es bueno que el pueblo hable, y no sólo con el voto. Qué los políticos se enteren, qué les canten las orejas. Hasta de las críticas más sectarias se puede sacar, al menos, una reflexión.

    Atentamente.

  4. Manel

    ¿Hasta cuando habra que soportar este fanatismo?¿Esta diarrea mental?¿Esta verborrea de piñon fijo?.¿Este decir las cosas porque si, sin ningun tipo de razonamiento?. ¿Este insulto permanente al que no piensa igual?.¿Esta vil manipulacion de los acontecimientos?. ¿Esta tergiversacion de las cosas?.¿Esta vulgaridad disfrazada de lenguaje guay?.¿Este reparto de credenciales de buenos y malos?.¿Este vacio absoluto?.¿Cuando aprendera la leccion de personas que exponen aqui sus comentarios, los que sean, sin ofender, sin insultar?. Quo usque tandem…….
    Y encima llama fascistas a los demas. ¡Qué jeta te gastas!.

  5. jabato

    En primer lugar, y tratando de ceñirme al tema del día, diré que me inspira el mayor de los respetos la personalidad de Manuel Pizarro y su trayectoria. Muchos españoles deberían tener en cuenta el dinero que gracias a él ganaron en el asunto ENDESA, que ha sido, para mí, uno de los mayores escándalos a que hemos asistido en los últimos años. Si el valor de ENDESA era de 40 euros por acción (creo que en un valor parecido se vendió finalmente), la operación montada por Gas Natural con el amparo político del Gobierno y sus adláteres, que pretendían llevarse la compañía al módico precio de 18 euros por acción, merece varios nombres, ninguno de ellos demasiado halagüeño. Aquello era literalmente una operación de trileros, que no triunfó gracias al tesón del Sr. Pizarro. Cierto que se jugaba también sus cuartos, ya que el poseía un sustancioso paquete de acciones, cuyo valor se duplicó al mismo tiempo que las demás, pero ello no quita mérito a la lucha que protagonizó y que terminó repercutiendo tan favorablemente en beneficio de los accionistas.

    Por ello, me encantaría verle gestionando la política económica de este país, aunque tengo mis dudas acerca de la extrapolabilidad absoluta de los criterios empleados para la gestión empresarial al campo de lo público. A pesar de estas dudas muy personales, la ejecutoria del Sr. Pizarro me parece espléndida, y creo que haría un buen Ministro de Economía (mejor que el actual, desde luego). De todas formas, no creo que haya lugar a comprobarlo a corto plazo, ya que veo al PSOE claramente ganador de las próximas elecciones.

    En una pincelada rápida, lo anterior es lo que pienso del Sr. Pizarro y su incorporación a la política. No opino sobre el circo mediático que se ha organizado a raíz de la misma. El tono de la campaña electoral, donde todo el mundo parece preocupado por el marketing electoral y a nadie parecen importarle las ideas, dice bien poco en favor de nuestra clase política y, lo que es peor, de nosotros mismos.

Comenta