Evo desatado

Evo Morales imparte cátedra en la Facultad de Periodismo. ¿Sabrá que el birrete es italiano?

A Evo Morales hay que reconocerle una osadía a prueba de bomba con la que suple barnices universitarios. Él es indígena y de ahí no lo muevan. El indigenismo, tomado como él hace, in totum, es una panacea que proporciona respuestas ante cualquier situación de índole política e intelectual, pues los aspectos buenos y malos solo se diferencian en que sean o no indígenas.

Beber la propia orina como remedio para la tos es bueno, no porque la tos desaparezca, sino porque es indígena. Colón es malo, no porque haya sido un desalmado, sino porque no es indígena.

Mas y Urkullu, por ejemplo, son otros dos pedazos de indigenistas que arrastran multitudes con esa fórmula tan maniquea como falaz, pues si todos la aplicásemos en nuestros comportamientos seguiríamos viviendo en las cuevas de Lascaux y Altamira, como mucho.

Ahora le ha dado por suprimir el nombre de Cristóbal Colón de la toponimia boliviana en lo que suponemos el primer paso de una operación de mayor calado, puesto que ni La Paz, ni Betanzos, ni San Carlos, ni cien mil poblaciones, calles y plazas de su amado país tienen nombres indígenas. Ni Evo, ni Morales lo son. Uno de sus ministros se llama Zamora y la titular de Justicia responde al bonito nombre de Elizabeth Sandra Gutiérrez Salazar, cuyos orígenes habrá que buscarlos entre Cáceres y Badajoz.

Su indignación llegó al paroxismo patológico al visitar esta semana una comunidad llamada Argentina. Le explicaron que se debía a un argentino que había residido por aquellos pagos y para remediarlo prometió trasladar su vivienda allí, para que después la rebautizasen como Orinoca, que es donde él nació.

Vamos, que solo le sirve su propio indigenismo.

2 Comentarios a “Evo desatado”

  1. MIRANDA

    Hallo & Goodbye, boss!! I´m on the road.

    Admitamos que al careto del indigenista Morales le va mejor el tosco jersey de lana colorista que el birrete universitario que no acierta a camuflar el contumaz pelo de la dehesa.
    En efecto, don Evo prosigue su campaña contra Cristobal Colón:
    “Todavía en algunas ciudades tenemos plaza Colón. Y Colón era un invasor saqueador que vino a dejarnos en la pobreza”, dijo, proponiendo la revisíón de la historia y la geografía de su pais.

    Seguramente a los descubridores y navegantes españoles les habría ido mejor si en lugar de enseñar, civilizar, cristianizar y mezclarse con los indígenas, hubiesen llegado con sus familias y se hubiesen instalado como colonos, en plan endogámico, atendiendo a sus propios intereses, como hicieron los sajones europeos que colonizaron los USA y el Canadá.

    Lo que NO dice el indigenista Morales es que esos paises, como Venezuela, Argentina, Cuba, Bolivia, Méjico, etc, poseedores de enormes riquezas naturales, minería, bosques, petróleo, ganadería, mares y ríos enormes, etc, fueron literalmente arrastrados y anclados en la pobreza, la falta de libertades y derechos, los corralitos, las trapalladas, la inseguridad personal y empresarial, y otras desgracias por gobernantes indecentes, sátrapas caribeños, dictadorzuelos farsantes, en muchos casos delincuentes de discursos pomposos y verborragia profética, los auténticos responsables de la situación de cubanos, venezolanos, mejicanos, argentinos, bolivianos y demás queridos hermanos hispanos.

    Los indigenistas tienen querencia natural por el victimismo y el aldeanismo. Aquí en Hispania tenemos a catalanes y vascos entregados también al aldeanismo, el victimismo y la manipulación de la Historia, la geografía y el callejero.

    Las coces a la madrastra española amainan en caso de desgracia natural, porque alguien se tiene que encargar de paliar los desperfectos y subvencionar a los damnificados.

    Creo que procede tricotar cuanto antes un jersey multicolor de lana andina para Más y Urkullo, más indigenista que el birrete, ¿non si?

  2. Aureliano Buendía

    Francamente, no sé de qué nos extrañamos.

    Cuando algunos españoles (aunque sea a su pesar, cada uno es lo que es) reniegan de España por un quítame allá esa financiación, ¿por qué nos aspombramos de que lo haga este personaje, en nombre de una supuesta conexión con sus ancestros?.

    Quizá sean ellos los que tengan razón; en los momentos de flaqueza, me asalta esa duda. ¿Y si Zapatero estuviera en lo cierto? ¿Y si España no fuera una realidad, que es el primer requisito para ser discutida y discutible?.

Comenta