El ataque de las velutinas

Una velutina

Antes tomábamos precauciones por si las moscas, pero últimamente en Lieiro las tomamos por si las avispas velutinas. Revisamos los dinteles de las casas y la aparición de cualquier bicho volador sugiere de inmediato la misma pregunta. ¿Será un avispón asiático?

Sus nidos aparecen en cualquier parte, pues su osadía les lleva cerca del hombre sin ningún reparo. Desde que llegaron a Francia hace diez años, su expansión no ha podido ser frenada y lo peor es que según los expertos, en diez años más habrán colonizado toda la península.

En la Mariña lucense proliferan los desagradables hallazgos de fundadoras y se reclama una inmediata actuación contra los nidos que no siempre se presta con la urgencia requerida.

Dicen también los que conocen a estas invasoras, asesinas de abejas e incómodas acompañantes, que todo pasa por el desarrollo de una feromona que sea capaz de atraerlas por miles y facilitar su destrucción. En ello andan.

No es asunto menor porque su avance conlleva la disminución de abejas, y con ella, un peligro para la polinización. De ahí a la desertización median uno o dos pasos.

Hace un par de años me picó una avispa en el labio inferior. Durante tres días lo tuve como el de Mick Jagger, con la desventaja de que era muy molesto y de que no me convirtió en cantante de éxito, sino en paciente deformado. Creo que no era velutina, sino autóctona, pero el episodio tuvo poca gracia o ninguna.

Dicen también que el peligro para el hombre es relativo, excepto en ataques masivos o en personas con alergia. No es un consuelo, porque el peligro de estos avispones negros y velludos no radica tanto en su picadura, sino en su condición de predadores de abejas y causantes de los males descritos. Tómese en serio si no queremos lamentarlo.

2 Comentarios a “El ataque de las velutinas”

  1. Ivan

    Las “avispas asiáticas” son un problema muy real y al que, según mi parecer, no se le esta dando la importancia y/o urgencia debida. Una especie invasora en un ecosistema que no esta preparado para hacerlas frente. Nuestras pobres melíferas carecen de armas para combatir a este enemigo.

    Gracias por la entrada.
    Ivan
    apiculturafacil.com

  2. Admin

    Gracias. Esperemos que tomen cartas en el asunto.

Comenta