Apagón general

El futuro de Playmobil lo veo negro

Los asiduos conocen mi propuesta a los historiadores. Les sugiero que si el siglo XVIII mereció ser llamado el de las Luces, este XXI sea conocido como el del Apagón.

Todavía llevamos pocos años en él, pero las trazas que va dejando a su paso no hacen más que apuntalar los cimientos para que se le otorgue ese título con justicia.

Y de la justicia proviene un nuevo episodio que confirma el carácter evanescente y melifluo de la época, obsesionada con modelar la corrección política en las formas, pero absolutamente incorrecta e inconsistente en el fondo.

El caso es que un tribunal holandés ha fallado a favor de quienes ven un delito de racismo en la figura del Negro Pedro (Zwarte Pier), el paje de San Nicolás que en Navidad le ayuda a repartir caramelos a los niños. En consecuencia, conmina al ayuntamiento de Amsterdam para que en tres meses revise las condiciones del desfile navideño, es decir, para que el Zwarte Pier se convierta en el White Pier, o como se diga blanco en amsterdamés.

También podía obligar a que San Nicolás fuese negro, o a que no se repartiesen caramelos de chocolate. Había múltiples posibilidades de culminar el disparate, porque si ahora el ayudante es blanco, ¿nos vamos a quedar de manos cruzadas los que nos han parido de esa tonalidad?

Esperaremos el próximo desfile, pero si se confirma la decoloración, al tribunal de La Haya le van a llegar más querellas que con lo de las preferentes. Cualquier día censuran Raíces y obligan a que el papel de Kunta Kinte lo haga Brad Pitt. Estamos en 2014 y queda mucho siglo por delante.

El que puede respirar tranquilo es Baltasar. Ya es rey y no creo que lo eleven a emperador. Todo lo más, obligarán a cambiar el orden: SS.MM. Baltasar, Melchor y Gaspar. Dicho queda.

Comenta