El otro San Juan

Detente de pestes

La basura se enseñorea y el hedor campa por sus respetos. El Corpus recula y dos señoritas pancartistas le hacen un Verstrynge al Sacramento. Si nadie lo remedia, la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia puede vivirse flanqueada por los detritos y la tufarada.

Es San Juan y en una noche así se queman los muebles viejos, los desperdicios, lo inservible para dar fuerza al sol y purificarse. Lástima no haber hecho con los nuestros una gran pira como las que en siglos pasados se rodeaban las ciudades para impedir el paso de las miasmas pestilentes que eran transporte de enfermedades.

Ahora ya no hay forma de defenderse. Por un lado las protege las ley y por el otro, somos nosotros mismos los que nos encargamos de crearlas de puertas adentro. De modo que sarna con gusto, no pica. No es sencillo, pero estamos a punto de bordarlo.

¿Cómo no van a sacar pancartas contra la Iglesia si Caritas da de comer, viste o ayuda a dos millones de personas? Eso supone un gran inconveniente para la misión encomendada, que es destruir todo lo conseguido y así allanar el camino para el avance bolivariano, eufemismo bajo el que todavía se distingue el rastro de la dictadura, entre otras razones, porque nadie lo niega.

Por qué iba a hacerlo, si nadie parece haberse enterado de nada, si todo cuela como estaca con vaselina. Esto es Jauja y de la buena, Jauja subvencionada. Un almacén con los anaqueles repletos al que se puede saquear sin pudor. ¿No lo hacen los poderosos? En poco tiempo nos prestaremos los ataúdes para enterrar a los deudos y siempre habrá quien lo celebre envuelto en alguna bandera.

Aunque el San Juan de hoy es el bautista de la hogueras, había algo en el aire que invitaba a hablar del otro, el del Apocalipsis. Perdón por el error.

3 Comentarios a “El otro San Juan”

  1. Aureliano Buendía

    Joder (con perdón), Cora, como te has puesto hoy; apocalíptico, por recurrir a tu propia expresión.

    Y yo creo que no es para tanto. En Lugo, hay montones de basura que pronto abultarán como los cubos de la muralla, pero creo que debemos asumirlo como una consecuencia lógica del ejercicio de los trabajadores de sus derechos inalienables, juntamente con la gestión municipal, tan acertada como de costumbre.

    El problema, vendrá cuando las inmundicias rebasen la altura de la fortaleza romana, y literalmente nos ahoguemos en la mugre. Con otros 10 días de “civilizada” huelga, llegaremos a tal situación.

    Luego, nos hablas del advenir bolivariano (mira tú, que denominación han encontrado los comunistas para disimular que lo son), con cierto desprecio. Y esto no me parece bien, porque hay mucha gente que piensa (es un decir) que por ahí ha de venir la redención de esta sociedad capitalista que nos arruina y nos maltrata.

    Que, por otra parte, es cierto: esta sociedad está que no hay por donde cogerla. Con frecuencia olvidamos que, con todas sus miserias, es la más avanzada que hemos tenido, pero tampoco hay que ser conformistas, y este mundo nuestro es manifiestamente mejorable.

    Ahora bien, si la solución a sus problemas ha de venir por el camino de Lenin (me da igual que vista chándal o lleve coleta), jodidos estamos. Está claro que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con el mismo infierno.

  2. MIRANDA

    Espero que no me hayas puesto falta, Boss, ni pienses que tu becaria más veterana olvida sus obligaciones (y eso que llevas años sin subirme el sueldo, ejem) pero hace dias que me he venido al otro San Juan, el de Alicante, para informarme de la mejor manera de disponer fogatas y levantar piras, a ver si tenemos finalmente que aplicarla en nuestro Luguiño cheiroso y guarridongo que, por lo que veo, aun no ha resuelto sus problemas politico-laborales para nuestro mal.

    A pesar de traerme al Levante la navaja inglesa en la liga, que me está entreteniendo un montón, he concluido que mejor solución que quemar la basura en las plazas lucenses es incinerar al lote de ineptos que ha llevado las cosas a esta situación de albañal por coacción de unos, inepcia de otros y pelotas de todos.

    No puede ser y además es imposible que las demás ciudades resuelvan sus conflictos civilizadamente, incluso con 200 hogueras en la calle y un millón y medio de forasteros, como aqui en Alicante, y que ese nuestro recuncho amurallado tenga a su pacífica gente sitiada, desesperada y al borde del colapso viario o la epidemia contagiosa.

    Los marxistas creen que estas cosas solo las arregla una buena dictadura totalitaria de las suyas, una URSS rediviva, un ejército contundente, un chavismo radical, unas cárceles llenas, mientras que los socialistas siguen empeñados en que la culpa de todo la tiene la Iglesia y el minúsculo cachorro nonato, empeñado en salir a la luz para incordiar.

    En fin, que aquí los fenicios prenden las hogueras que funcionan como una catársis purificadora colectiva….o algo así. Deberíamos probar algo así, meu. O recurrir a Cibeles.

  3. SEito

    SrDLaBtC ¿ no está dando una exclusiva y lo que escribe lo sabe a ciencia cierta ? porque a mí me ha dejado tan tocado que hasta hoy en la relectura, el sentimiento de desastre me dejó imposibilitado de escribir . Lo digo por buscar refugio al comienzo y no esperar a que reinventen los pasos fronterizos y controles aeroportuarios .

Comenta