El Legado de los tiempos

El Coyote nunca se hace daño

Si a alguien se le ocurre nominarme para realizar el Legado do Tibu, o como se llame el viral ése, le doy a Eliminar y listo. ¿Por qué? Porque soy un sieso, aburrido y monótono ciudadano, nada enrollado, muy poco marchoso y con un sentido del ridículo tan acendrado que no me saqué el carnet de conducir por imaginar el bochorno que sentiría si un día se me cala el coche en un semáforo, rodeado de conductores por todas partes.

Pero se ve que hay poca gente en mis circunstancias, porque en todas partes se lanzan al agua, se graban y cumplen el reto con una devoción encomiable, digna de ser aprovechada para mejor causa, especialmente si el resultado es de muerte, como la ocurrida a un joven francés que se dejó arrastrar por el entusiasmo.

Conozco a otro grupo que reta a leer cien novelas españolas en un año. Uno de ellos se hace llamar en la red Porlomenix y por lo menix, su reto conlleva muchos menos riesgos y muchas más ventajas para el bien común, pues una lectura masiva de esas características tiene que modelar un espíritu crítico, documentado y valioso para el resto de sus congéneres.

El Legado recuerda el razonamiento que utilizan los padres cuando se enteran de que sus vástagos han llevado a cabo cualquier insensatez incitados por los amigotes. “¿Y si te dicen que te tires de un quinto piso, también te tiras?”

La respuesta es no, pero en la práctica es sí. Se tiran al agua porque de no hacerlo deberán pagar una mariscada. Eso es cumplir la ley; la ley de Tibu, porque de las otras, mejor no hablemos.

Vivimos tiempos antropomórficos, es decir, con formas parecidas a las humanas, pero que en esencia no son tales, sino propias de los personajes de dibujos animados. Y es que Hanna y Barbera hicieron mucho daño.

2 Comentarios a “El Legado de los tiempos”

  1. MIRANDA

    http://www.eleconomista.es/tecnologia-internet/noticias/5860187/06/14/El-Legado-do-Tibu-el-ultimo-fenomeno-viral-mojate-y-nomina-o-paga-una-mariscada.html#.Kku8r7boulsFA8C

    Dejo el link por si algún lector no ha oído hablar del “Legado de Tibu”, aquí tenemos unos ejemplos de ese reto en cadena, consistente en hacer una gilichorrada tautológica, como tirarte al Támesis vestido de lagarterana, o ducharte en una fuente pública con atuendo submarinista, o imitar a Superman dentro de un lavacoches….y luego nominar a tres payasos como tu mismo, para que repitan la hazaña en un máximo de 48 h..

    La idea fue de un chico gallego, un tal Damián Pereira, muy conocido en su casa a la hora de comer, apodado el “tiburón”, de ahí lo de “Tibu”, que está teniendo un éxito fulgurante en Facebook. Qué cosas, Boss!!!
    Ahora surgen variantes de la gamberrada, que incluyen “castigos” por incumplimiento del reto.

    Desde la íntima convicción de que Internet y la tecnología han venido para quedarse y que aportan grandes beneficios a la humanidad, produce compasión ver a gente joven, en edad de formarse, aprender y ser persona, haciendo el ganso de forma tan lamentable e improductiva. Porque más que una moda, un “trending topic” parece la evidencia de un vacío inmenso en las neuronas de estos chorlitos.

    Mira que hay cosas divertidas e interesantes que hacer en la vida con esa alegría y esa ilusión que impregna la juventud…pero la dependencia de muchos chicos, literalmente enganchados todo el dia a las redes sociales, dispuestos a imitar a cualquier necio y apuntarse a cualquier movida chorras, que incluso descuidan sus estudios y a sus amigos reales por esta tolemia, produce auténtica preocupación.

    Convendría que los padres jóvenes empezaran desde la misma cuna su personal campaña para que el niño, luego el joven, convivan con la Web en un plano saludable e inteligente, y definitivamente, a tiempo parcial.

  2. SEito

    Leñe!, asi de entrada leí legrado de los tiempos y no dejaría de ser un buen enunciado para este vaciado cuasi permanente en busca de los nuevos tiempos por parte de la siempre alocada y ahora además autoritaria juventud, criada a base de +-45 años de cotizaciones al sistema que hasta hace poco era común .

Comenta