La zapa de la raja

En este tiempo de democracia cuestionada que llevamos juntos _ pese a haber aprobado la última Constitución con todo el consenso exigible _, alguien pensó que todavía quedaba un resquicio por donde poder colar una nueva dictadura… una imposición, un antojo, capricho, o chulería semejante.
Y es cierto; por lo que se está viendo, quedaba.
El hueco era tan pequeño que sólo los más arteros, los más renuentes a la convivencia, egoístas, martillos pilones e insolidarios podrían ser capaces de agrandarlo con esfuerzos ímprobos, poco a poco, a costa de uñas; hasta que por él cupiese la caja de Pandora, el árbol que dio la madera de la caja de la Pandora, la madre de la Pandora y Francisco Rivera, Paquirri, si viviese.
Pasaron los años y estos especímenes excavadores horadaron con tanta eficacia la grieta, que la caja encajó en la ranura conseguida como astronauta en cápsula.
Mas… tuvo que florecer también el colaborador necesario para que de aquella ranura incipiente se derivasen los frutos apetecidos.
Habría de ser un tipo duro. Alguien inculto, zafio, zopenco e inmaduro, que nada supiese de nada y que estuviera dispuesto a subvertir el orden universal, si al final quedaba él en la cúspide.
¿En la cúspide de qué? No se sabe. Ésa es la gran incógnita que subyace debajo de todo este proceso de desintegración centrífuga que arrastra voluntades y doblega inteligencias a la par. Pero respondamos serenamente a la estúpida diatriba que se nos pone por delante. ¿Estamos dispuestos a pagar un Estado que financia su propia autodestrucción?
Menda, no. Si me quiero suicidar, me suicido yo solito. Lo demás son memeces de niño mal criado.
Para expurgo de la izquierda, ésos siniestros personajes se hacen pasar por miembros de sus filas; lo que complica notablemente el panorama.
Si no se tapa el agujero, nos volatilizamos sin remisión.

8 Comentarios a “La zapa de la raja”

  1. Manel

    Que pasa?, quereis consolaros mutuamente?. Quereis matar al mensajero?. Es lo que os faltaba para colmaros de gloria
    Manel

  2. quasimodo

    Pero ¿es que hay alguien capaz de leerse los rollos de Lina Miranda?
    Como siga así va a agotarle la memoria al servidor y la paciencia al respetable.
    Está tan enamorada de sus paridas que es capaz de autoplagiarse y enviar las chorradas que escribe aquí a “cartas al director”.
    ¿Será que se aburre?

  3. Manel

    Peor que aburrir, Quasimodo. Lo que dice escapa a toda posible lógica. No hay un hilo por el que seguir un minimo razonamiento. Mataiotes mataioteton kai panta mataiotes. Es decir, vanitas vanitatum et omnia vanitas. Es decir, nada aprovechable. Llega un momento en que lees toda esa verborrea inconexa, y….. fa fàstic, como decimos aqui. Y se cree un talento. Que le vamos a hacer.
    Salutacions cordials
    Manel

  4. lomarroya

    celebro que existan personas en la izquierda como Miranda, la democrácia las necesita.
    El autentico drama de la zapateridad es que puede terminar con la socialdemocracia. Si a alguien le tenía que preocupar, es a los que efectivamente tienen en la boca un bozal de pan ¿o es que os vais a hacer otra vez de Falange?

Comenta