El juancarlismo derrotado

Sabino Cuadra. uno de los votantes a favor de Juan Carlos

Menudo palizón les dieron los felipistas a los juancarlistas. Nada menos que 299 votos de los primeros, frente a los 19 de los segundos, al margen de los 23 despistados que optaron por un NS/NC.

Por extraño que parezca, el ala izquierda del Parlamento y parte de sus nacionalismos expresaron su voluntad de que Juan Carlos no debía abdicar en su hijo y así mantenerse al frente de la Jefatura del Estado. Eso es fidelidad.

Con el paso de los años, los historiadores se verán en graves dificultades para explicar esos 19 votos contrarios a la propia voluntad del Rey, que ha considerado oportuno realizar ahora el traspaso de poderes. Pues ni con ésas. Donde menos se lo esperaba, Juan Carlos I ha encontrado su núcleo duro de incondicionales que lo desean eterno e incombustible. Por fortuna para él, los 19 de la fama se vieron ampliamente superados por los partidarios de su hijo, a los que conviene llamar sextofelipistas para no confundirlos con aquellos otros que fueron admiradores de González.

Otros veintitrés diputados se abstuvieron de votar, dando pie a que pensemos lo que nos dé la gana. Por ejemplo, que no entendían la pregunta. Algunas leyes de educación hicieron estragos y es posible que las consecuencias hayan llegado hasta las bancadas de la Carrera de San Jerónimo. Lo siento, no sé qué significa abdicación.

Otros, más optimistas, dicen que sí, que la entendían, y que su abstención está relacionada con su idea de que el Estado español no va con ellos. Pero entonces se nos ocurre preguntar qué demonios hacen sus culos posados sobre un escaño del Congreso de los Diputados, entre cuyas normas figura una sobre su promesa o juramento de la Constitución.

¡Ah! Puede ser para dinamitarlo desde dentro. Sí, ha de ser eso.

4 Comentarios a “El juancarlismo derrotado”

  1. celestino

    Nunca pensé que fuese a admitir como propio el discurso de Rubalcaba, ver para creer…

    No nos engañemos, son 299 votos, que en las próximas elecciones (según las actuales encuestas) no serán ni 200; llegará un momento en que habrá que reformar la Constitución y no porque no quieran los dos partidos mayoritarios, sino porque le pueblo les irá obligando a ello.

    Quién diría hace 10 años que el PSOE hablase de que cualquiera pudiese escoger a sus representantes!.

  2. Bartolo

    Tal y como yo lo veo, el ala izquierda del Parlamento no es que no quisieran que abdicase, lo que quieren es que se haga una consulta sobre si el futuro Felipe VI debe reinar ó se prefiere volver a las andadas con un una República. Como anda el personal alborotado se podría propugnar tal que así, cuatro años el profesor coletas como Su Majestad Pablo I, y al de cuatro años Don Felipe como Presidente de la Tercera República….y todos contentos.

  3. MIRANDA

    De igual manera que ha trascendido, años después, la pantomima del 23-F, algún día se sabrá qué provocó la “espantá” borbónica, de la que ni siquiera la familia estaba enterada, pero no dudo que el escándalo del caso Nóos encabeza el top-ten de las posibles razones.
    Resulta fácil increpar ahora a la pareja de insensatos, Iñaqui y Cristina, pero tengo por cierto que no hicieron nada que no vieran hacer antes en la real casa.
    El hecho es que ese escándalo dañó irreparablemente a la Corona, como también lo hicieron las andanzas del Borbón y sus sucesivas amigas entrañables, y seguramente se produzca la separación de la pareja en un futuro próximo. Aunque ya vivían separados de facto desde hace años.

    Al ser apartadas ambas infantas de la familia real, excluidas de ese círculo básico, la situación de Cristina y su zángano se presume más vulnerable de cara a los Tribunales…. Aunque Felipe tendrá que agradecerles de alguna manera que hayan precipitado la sucesión, y no llegar a la senectud esperando, como Carlos de Inglaterra. El que tendrá que empezar a palparse la ropa es el Jaime Peñazofiel, que lleva 10 años zarandeando a la casi reina Leticia.

    La situación en que accede a la corona el heredero es bastante complicada.
    Crisis extrema en el PSOE, principal partido de la oposición, descabezado y sin líderes, porque los aspirantes a duras penas son conocidos ni tienen nada que ofertar.
    Pérdida de seis millones de apoyos en el partido del Gobierno.
    Clima de inestabilidad, con un frente popular y populista que se pide república bolivariana.
    Dificultades para normalizar el crecimiento económico
    Movidas secesionistas y amago de refrendo popular en Cataluña y Vascongadas. (alimentadas en gran manera por la indecisión del gobierno del PP)
    Demandas clamorosas de reformas de la Constitución y la Administración
    Decepción generalizada de los españoles hacia la casta política, mancillada por numerosos casos de corrupción.

    Sabemos que el rey reina pero no gobierna, pero hasta para ejercer de florero (que no de árbitro) no cabe duda de que el ambiente que se encuentra el nuevo monarca español exigirá mucho tacto, prudencia y buen pulso.

    Se lo deseamos de buen grado, porque nadie quiere ni pensar en este momento delicado en regresar a las anteriores experiencias republicanas españolas.

  4. forneas

    Llego tarde, pero quiero decirle: Le ha salido muy bien la retranca gallega.
    Saludos.

Comenta