Solución de crisis

Los encuestados han dicho que la palabra más emblemática del pasado año ha sido subprimes, un tipo de crédito hipotecario que hace seis meses el 95 por ciento de ellos ni siquiera sabían que existía. Su crisis arranca en agosto de 2007 y es a partir de esas fechas estivales cuando traspasa los ámbitos financieros y se apodera de la actualidad.
Hoy no puedes dar un paso en cualquier conversación elegante si no sabes su significado, si no conoces a la perfección la tesorería de Merrill Lynch y si no tienes a mano una teoría sensata y razonable de cómo va a influir la crisis en la economía española. No esperen de esta columna que les resuelva ninguna de las tres cuestiones, aunque sí que arriesguemos una pista para combatirla.
Seguramente todos ustedes conocen ya las subprimes, se desayunan con informes de Merrill Lynch y asesoran a Solbes. Yo sólo puedo decir que la Macroeconomía la aprobé con un cinco raspado.
Veamos la pista. La elección de los yankis nos sirve para constatar que cada vez se habla más de números gruesos, y eso debe ser malo.
Es muy difícil encontrarse a personas que te paren en la calle para decirte:
_Acabo de ganar dos millones de dólares gracias a una charcutería que puse en Boston.
Sin embargo es más frecuente oír:
_Hoy voy a la compra con 50 euros y no traigo ni adelgazantes.
Lo cual obliga a que el interlocutor corrobore:
_¡Claro! ¡Las subprime!
Sean o no sean, siempre quedas bien.
Después viene el matiz político y se discute si el hombre adecuado para gestionar la crisis es Z o Rajoy.
Z no puede ser de ninguna forma, porque para él ni siquiera existe, de modo que no toma ninguna medida, a ver si cuela.
Rajoy tiene pinta de ser más serio, pero quizás habría un candidato mejor. Yo propongo a cualquier ama de casa española de la posguerra. ¡Ésas sí que pudieron con las subprimes y con la subsistencia de verdad!

6 Comentarios a “Solución de crisis”

  1. xandelugo

    Crisis? ni de coña! Somos potencia económica! vendemos chupa-chups en china y jamones ibéricos en Japón.

Comenta