Los igualitaristas

Igualando, que es gerundia

Se entiende que si te ponen al frente de un organismo en cuyo enunciado exista la palabra Igualdad, al instante se produzca en tu organismo una especie de shock anafiláctico y comiences a pensar de forma compulsiva en todos aquellos aspectos de esta vida que podrían darle sentido a tu nombramiento, porque como no los encuentres, te cesan al día siguiente y te quedas sin chupete.

No pasa lo mismo si el organismo se llama de Carreteras, o de Vivienda, porque es difícil que desaparezcan de la noche a la mañana. A doña Elena Máñez la han puesto a la cabeza de un organismo de ésos, y dándole a la ídem por demostrar al mundo la relevancia de su misión igualadora en su paso por él, ha llegado a la conclusión de que los cuentos, desde Sherezade a Monterroso, están mal escritos, porque nunca hubo ninguno que recogiese el amor de dos princesas, o de dos príncipes. ¡Jopé! ¡Qué razón le asiste a la paisana! Ni un mal cuento de la Igualdad. Todos distintos. Siempre hombre y mujer. ¡Cuánto trabajo por delante le queda por hacer a mi departamento!

No sé qué espera doña Elena para encargar en Canarias, donde ejerce, una versión de la Biblia que arranque con los amores de Adán y Julián y donde a Sansón le corte el pelo Edelmiro. Sería un bombazo editorial y los niños podrían somatizar de inmediato la importancia de la Igualdad, así con mayúsculas, que es la que inspira a estos organismos nacidos para decirnos lo mal que se ha hecho todo hasta que llegaron ellos.

Hay que imaginarse a los responsables del concepto cuando llegan por la mañana al despacho: ‘A ver, ¿qué tenemos hoy para igualar?’ ‘¿Qué le parece Romeo y Julieta, que tanto mal expande?’

Aburren más que una maratón de osos perezosos. Si los pilla Platón una tarde con tiempo por delante, no queda ni uno.

6 Comentarios a “Los igualitaristas”

  1. Pasmao

    Muy bien traído Platón. Fue un homosexual reconocido; recomendaba la abstención carnal; pero se sabe que Aster, Dionisio, Fedro y Alepsis fueron amados suyos.

  2. SEito

    Os merlos enchense a comer as cereixas das nosas cerdeiras, e non podemos nen tirarlles un balinazo . ¿ Protección da natureza ? ?

  3. MIRANDA

    Persisto en mi teoría de que las feministas de manual, las igualitaristas de género(?) nos han hecho un flaco favor a las mujeres con sus complejos.

    Con su Dia de la Mujer, como si hubiera que rescatarnos de la marginalidad.
    Con sus Cuotas de Poder, para colocar a quienes jamás llegarían a parte alguna por sus propios méritos.
    Con sus trampas semánticas, como si la violencia contra abuelos y niños no fuese también violencia doméstica. O como si ellos no fuesen las primeras víctimas. O como si no hubiese también hombres abusados y tiranizados.
    Con su rencor enfermizo (siempre los complejos) contra el varón,ese enemigo público a abatir y potencial delincuente, que está consiguiendo que se multipliquen las mujeres asesinadas.
    Porque si pones a un tío al borde del tablón con la cimitarra en los riñones, seguro que va a saltar al agua.
    Y definitivamente con su adoctrinamiento de varias generaciones coco-lavadas.

    Desde el respeto y la gratitud hacia las sufragistas que en su dia lucharon para sacar a la mujer de la discriminación que aun padecen las musulmanas (sin sospecharlo, las pobres), reitero mi público desprecio y rechazo hacia las acomplejadas feministas de manual que, de verdad, lo juro por Arturo (Perez Reverte, of course), nos desacreditan y desmerecen porque son muy borricas y cerradas.

    El grueso de las mujeres, la generalidad de las féminas, alzan su voz sin temor ni complejos. Esa voz que el feminismo intenta ahogar.

    La ingeniería social de la izquierdona rancia es un proceso cancerígeno que cuesta erradicar. El victimizar a mujeres y homosexuales convierte a estos grupos humanos en grupos inferiores, A LO QUE HOMOS Y MUJERES NOS NEGAMOS ABSOLUTAMENTE, porque ese encasillamiento lleva a un mundo de soledades afectivas, de fracturas familiares, de desconfianza hacia el otro sexo, de contactos esporádicos con temor al compromiso, de separaciones masivas.

    Remexer en la historia en busca de parejas homo resulta tan artificioso y produce tanta vergüenza ajena como las grotescas cabalgatas de disfraces del orgullo (?)gay, en las que no faltan las carrozas del PSOE, IU, CCOO y UGT, porque todo es bueno para el convento y hay que pescar votos como sea.

    ¿No comprenden que la esfera privada de cada cual merece total respeto y discreción, y que esas revisiones de la Historia y esas movidas circenses ponen en evidencia a muchos ciudadanos ?

  4. MIRANDA

    Por cierto, Boss, no quiero dejar de felicitarte por el éxito que está teniendo tu maratón literario con “La navaja inglesa” por las capitales españoles.
    No me refiero solamente a Galicia, Lugo, Coruña, Santiago, Vigo, etc, sino que por amigos y familiares, tengo referencia de las salas que has llenado por todo el país, y las colas para firmar libros, pero sobre todo, el interés con que han seguido tus explicaciones históricas, mitológicas, esotéricas, que han despertado su curiosidad y les ha movido a leer la obra, que es de las que te enganchan y no quieres dejar hasta su desenlace.
    Imagino que un tour tan intenso debe ser fatigoso, pero no dudo que tu criatura de papel te habrá deparado muchas satisfacciones.
    Enhorabuena otra vez, Boss.

  5. Bartolo

    Tranquilo Cora, la versión esa de la Biblia que citas lo va escribir Doña Ana Mato, ministra de Sanidad politica social e Igualdad.

  6. vicente

    ¡Es curioso!

    Intenta uno encontrar la fuente del columnista y solo logra averiguar, es que Doña Elena Mañez, lo único que critica de los cuentos infantiles, es que la que esta secuestrada por el dragón en la almena del castillo, es la princesa, y el que viene a salvarla es el príncipe; que la que se duerme por un filtro, es la princesa y quien la viene a despertar, es un príncipe; que la que pierde el zapato, es una mujer y quien la busca, para llevarla a palacio, es un hombre, y tilda esas historias de machistas.

    Pues a mi, también me lo parecen, y no encuentro en las palabras de la Sra. Mañez, nada que sustente el argumento de Sansón y Edelmiro, o los amores de Adán y Julián, si exceptuamos, claro esta, que son pinceladas simpáticas que provocan la sonrisa, pero que deben ser atribuidas a la fértil imaginación del autor y no a las manifestaciones de la citada señora.

    Por cierto, que buscando…buscando, encuentra uno una noticia, que le hace reflexionar sobre el tema.

    Según el Instituto Gallego de Estadística, la diferencia salarial entre mujeres y hombres en la provincia de Pontevedra, es del 19,5 % a favor de los varones.

    Un hombre en esa provincia, recibe una compensación de 9,2 € por hora trabajada, cantidad que se rebaja a 7,4 € si la perceptora es una mujer.

    Parece ser que no resulta tan inútil, que alguien, sea hombre o mujer, se preocupe por el tema de la igualdad.

Comenta