¿Quién tira la piedra?

Alguien tira una piedra desde una pasarela de la autopista AP-7, Alicante-Cartagena. Alcanza a un vehículo y muere quien va al lado del conductor, un joven de 26 años.
Éstos son los hechos. Cualquiera estaría dispuesto a mencionar las grandes bolsas de ignorancia ágrafa y vandalismo encubierto que todavía campan por sus respetos en un país que se tiene por moderno y civilizado; pero una vez sumergido este relato de la más cruda realidad en el magma de internet _ lo más parecido que hay al inconsciente colectivo _, afloran reacciones para todos los gustos. Después de visitar un puñado de páginas donde es posible añadir comentarios a las noticias, estamos en condiciones de clasificar tres contenidos. Abundan quienes están dispuestos a señalar un culpable de lo sucedido y en ese grupo destaca este trío: Franco, Aznar y Z. No hay claroscuros ni matices, uno de ellos, o algún otro menos nombrado, es el responsable de la piedra asesina. Por supuesto, quien señala al primero, exonera a los otros dos, y viceversa. Cuesta trabajo creer que un único personaje, por muy gran poder que hubiese acumulado, sirva para explicar la barbarie cometida, pero ya digo, son muchos los que se dan por satisfechos colgándole el muerto, quizás porque estamos próximos a elecciones, quizás porque hemos construido una sociedad que razona engarzando clichés prefabricados que hábilmente suministran quienes viven del voto.
En otro apartado situaríamos a aquéllos que abren más su arco de responsabilidades y acusan a la inestable política educativa, al descontrol, o a la tradicional facilidad que aquí existe para escaquearse de la escolarización, agravada hoy por la presencia de inmigrantes que quedan fuera de cualquier vigilancia y exigencia.
Un tercer grupo es claramente racista o localista. Los de Alicante, contra los de Murcia; los presuntos payos, contra los gitanos. Siempre los otros.
Ahora opine usted.

12 Comentarios a “¿Quién tira la piedra?”

  1. jabato

    Estoy bastante de acuerdo con la idea principal que parecen expresar los comentarios de los Sres. Quasimodo y Manel. No es sencillo encontrar una única causa a un problema complejo, como es el de los coletazos de violencia extrema que, con numerosas variantes y más frecuencia de la que quisiéramos, sacuden a las sociedades más desarrolladas. Es culpa de la educación, pero no sólo de la educación; es culpa de los poderes públicos, pero no sólo de los poderes públicos…

    Quiero ser optimista y antes que creer que esta es una realidad inherente al género humano y que, por tanto, deberemos soportar para siempre, prefiero pensar que la evolución social irá paulatinamente reduciendo estas conductas.

    Por otra parte, y enlazando con el comentario del Sr. Manel, diré que no me parecen los muertos de Irak, Palestina, etc., muertos de segunda. Antes al contrario, considero muchísimo más graves los violentos acontecimientos que allí suceden que los episodios puntuales que ocurren en nuestras sociedades occidentales. Y los considero más graves basándome únicamente en un criterio cuantitativo: si todas las vidas tienen el mismo valor (como así creo)está claro que mucho más grave es la situación en Irak, donde en un sólo atentado mueren más personas que víctimas de la violencia de género hay en nuestro país en un año. No son, por tanto, los de Irak (por señalar una referencia concreta) ni muertos de primera ni de segunda, es que sencillamente son muchos más.

    En lo que no estoy en absoluto de acuerdo es en la afirmación de que las causas de esos conflictos (Irak, Palestina, Pakistán, Darfur y por desgracia otros muchos) sean tan simples como el Sr. Manel sostiene. Me parecen igual de complejas (aunque en parámetros lógicamente muy distintos) que las demás. Yo no creo que la culpa del conflicto iraquí sea totalmente del Islam, ni tampoco de los USA. Si enfocamos la linterna de la culpabilidad únicamente hacia uno de tales puntos, sin duda ha de ser porque nuestra linterna emite una luz claramente matizada por una ideología determinada, y ello nos aleja siempre de la objetividad y de la verdad.

    Por último, hay un detalle en el mensaje del Sr. Manel con el que estoy rotundamente en desacuerdo, cuando dice que esos muertos “no venden”. Podríamos hablar de Palestina, Pakistán o Darfur (por ceñirme a los ejemplos citados por el Sr. Manel) o de otros muchos “conflictos olvidados”, pero ¡anda que no ha “vendido” lo de Irak!¡y lo que sigue “vendiendo”!.

  2. Manel

    Apreciado Jabato:
    Agradezco tu tono y respeto tus discrepancias. Pero creo que estaremos de acuerdo en que, con la complejidad que se quiera, hay un denominador comun en las zonas conflictivas: los países desarrollados intentan controlar las riquezas de los en vias de desarrollo. En esto consiste el colonialismo del siglo XXI. Detras de cada conflicto de los que hemos mencionado, existen intereses de las grandes potencias.
    Por supuesto que todas las muertes valen lo mismo. Pero no me negaras que el conflicto de Irak, por ejemplo, ya ha pasado a un segundo plano de la actualidad. Parece que ahora ya no muere gente ahi, ya no se bombardea a la poblacion civil, cuando no es asi. Desgraciadamente, en mi opinion, se escribe lo que se vende, y se vende lo que es novedoso. Lo de Irak ya no lo es.
    Salutacions cordials
    Manel

  3. Manel

    Quasimodo, estoy de acuerdo al 100% con tu comentario. Son hechos aislados que dan fe de la estupidez humana como otros hechos dan lo dan de su grandeza. Pero no se por qué se hace noticia de este lamentable hecho. Hoy mismo un joven de 26 años ha degollado a su compañera rusa en Torrevieja. Tal vez porque es rusa no merece tanta atención. Cada uno de estos sucesos tiene su causalidad particular, a mi modo de ver. Buscar un denominador común supone tal vez perdernos en teorizaciones.
    Mas fácil es encontrar las causas de masacres espeluznantes, crímenes de estado, que se están produciendo dia sí y dia también. Irak, Palestina, Pakistán, Sudan….Y más necesitadas de denuncia colectiva. Pero esas muertes no venden. Es sufrimiento de segundo orden.
    Que tingueu un bon any.
    Manel

  4. MACEIRAS

    LA PIEDRA LA TIRA CUALQUIERA,ALGUNOS LA TIRAN Y ESCONDEN LA MANO.SON LOS TIEMPOS QUE NO TOCA VIVIR

  5. quasimodo

    ¿A dónde quieres ir a parar, Pepecora?
    En un país de más de cuarenta millones de habitantes, sucesos como este u otros más llamativos ocurren como en cualquier otra parte del mundo mundial y en cualquier período en el tiempo.
    Culpable: el género humano, que es imperfecto.
    ¿Que quieres endosarle el muerto a alguien? ¡Allá tú!
    Yo creo que a Franco no le hacen falta más muertos bajo su responsabilidad. Tiene el cupo bien cubierto.

  6. Miranda

    Las gamberradas a veces tienen desenlace mortal. Todos conocemos gente lisiada por una gracia con un coche, una bicicleta o alguna broma pesada. o paisanos que matan al vecino por unos lindes de cms. etc.
    Pero tan grave como la pedrada aleatoria es conducir un coche ebrio/somnoliento/distraído , y sin embargo es pan cotidiano con visos de accidente, cuando se trata en realidad de un homicidio.No acabamos de ver que un coche es como un taladro o una motosierra o cualquier cosa práctica pero que mal usada es tan temible como un arma.
    ¿Responsables? A una persona no la educan los padres solamente, Cora, lo educa un pueblo entero, la sociedad entera. Y te doy fe notarial, porque me muevo entre gente joven, de que HAY MUCHO BURRO SUELTO, y que en lugar de percibirse la supuesta escolarizacion obligatoria, lo que se percibe ES UNA BURRAMIA CRECIENTE , CUANDO NO UNA TOLEMIA Y UN DESCEREBRAMIENTO BIEN PREOCUPANTES.
    Si pensamos que los periódicos más leídos son As y Marca, y los programas más vistos los de cotilleo o series de nivel subterráneo, si constatamos que NO SE LEEN practicamente libros , y que la prensa apenas la cata un 7% de ciudadanos, pues llegamos a comprender las causas del desinterés por la política educativa y cultural, utilizadas las más de las veces con ánimo partidista,adoctrinador, nacionalista o lo que cuadre.
    Si unimos a la desmotivación de los docentes, los planes descabalados , las repescas y facilidades entontecedoras,las familias desestructuradas con problemas de todo tipo incluída la violencia, los progenitores A y B missing por los horarios typicalSpanish,los métodos educativos que obvian el esfuerzo, el sacrificio, el sentido del deber y responsabilidad y demás antiguallas, y como guinda del pastel LO MUCHÍSIMO Y MAL QUE SE BEBE Y SE FUMA Y SE EMPORRA Y LO QUE SALGA, pues al final, coger la piedra y lanzarla al vacío, o lanzarse uno mismo al vacío dependiendo del “colocón”, pues como que no sorprende demasiado.
    Recuerda el “Hacedlos cual los quereis , queredlos cual los haceis” de Juana de la Cruz, que a pesar de ser monja, y por tanto antidemócrata, hipócrita y carca fachosa, según el nuevo teólogo Pepiño, era una inspirada y sensible poetisa.
    Pero claro, no le preguntes ahora a los neo-teólogos quien era , que te dirán que una prima de Ana Igartiburu.
    Bicos, boss, y que los reyes te obsequien con ilusiones y proyectos por hacer, lugares nuevos que visitar, libros para leer y personas que querer y que te quieran y te den mimito.
    Yo ya sabes que te ajunto por tí mismo, porque no cuento con heredarte ni nada. Me tienes de telonera incondicional, seguramente porque comparto lo que dices y como lo dices. Estás en mi top-ranking, junto con Juan Soto, Carlos Luis Rodriguez y Molares do Val. Todos gallegos, claro está.

  7. Tamarín

    Pues voy a opinar, Sr. Cora.

    Jesucristo, o Cristo, dijo que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    ¿Hay alguien libre de pecado?

    El inconsciente-gamberro que ha tirado esa piedra que ha causado muerte, seguro que tiene más de un pecado a sus espaldas.

    ¿Se acuerda, Sr. Cora, de las piedras que han tirado al pasar por el Carqueixo? ¿La policía vigilaba? Esperemos que no tiren más.

    Ni Franco, ni Juan Carlos, ni Suárez, ni Felipe, ni Aznar, ni zETApé, ni nadie, tienen la culpa de que haya gente inconsciente que haga tal cosa. La culpa es de quien lo hace. ¿Qué pasa con el asesino, el terrorista, el ladrón que mata, el que, en definitiva, hace algo en contra de la Naturaleza misma? Pues pasa que si no le pillan, sigue haciendo de las suyas. Y así seguimos desde que el hombre es hombre. Desde Caín, diría. Desde la famosa manzana, diría. ¡A vivir, que son dos días, digo!

  8. Manel

    No me considero monarquico y me interesan muy poco los temas relacionados con la familia real y con el papel del Rey, pero creo que hacemos un mal servicio al país si utilizamos este tema en la contienda política. Parece como si hubiera una necesidad imperiosa en estos momentos de buscar polemica en todo. Claro, otros temas (division de España, terrorismo, familia, educacion…) estan ya muy agotados y esas betas ya no “producen”. Asi que hay que crear nuevos frentes. El otro dia fue con lo de la abdicacion y hoy con el papel institucional y su posible utilizacion por parte del gobierno. Son temas de Estado, como el del terrorismo, que competen al gobierno de turno, y nunca habian sido objeto de polémica, al menos como ahora.
    Creo que a la derecha española le falta mucho camino por recorrer para ser una derecha europea. De momento sus modos sigen anclados en el siglo XIX. Y asi su papel, que habia de contribuir a la modernización y el progreso del país, consiste en todo lo contrario. Que pena.
    Manel

Comenta