País en sombra

Y para mayor INRI, su familia fue víctima de los nazis

El señor Arias Cañete tiene que ser el mirlo blanco de los candidatos europeos, la turris eburnea de la clase política y la stella matutina de la honradez en un país donde el 85 por ciento de las descargas en internet son fraudulentas.

No lo decimos por admiración, ni convencimiento, sino por deducción, ya que si sus enemigos han tenido que remontarse catorce años para encontrar en la hemeroteca unas declaraciones suyas donde comparaba los cuidados que merecen los regadíos para ser conservados con los que merecen recibir de los hombres las mujeres, y así acusarlo de machista, debemos pensar que este hombre es un fenómeno de la naturaleza capaz de enfrentarse a Diógenes cuando éste busca un hombre honrado y decirle: “Soy yo. Mis enemigos solo me acusan de comparar la política agraria con la galantería”.

En estos días que corren, la mujer es tema delicado. Entre el piropo y el machismo no cabe el filo de una navaja, aunque sea inglesa; y si a alguien se le ocurren groserías, ya ni te cuento. Lo curioso es que el señor Valderas puede referirse a la delegada de Educación como “la de las tetas gordas” sin que le caiga lo que no está en los escritos; está bien visto llamar “vaca nazi” a una periodista, si tiende a la derecha; se puede vituperar a la juez Alaya por pinturas y modelitos; pero si alguien dice que Ada Colau está algo gordita, o si Arias Cañete compara mujeres y regadíos hace tres lustros, se engrasan los mecanismos de la Suprema, se planchan los capuchones del Ku Kux Klan y se reparten estrellas amarillas para coserlas en las solapas.

El fariseísmo se enseñorea en una sociedad estupidizada por falsas rencillas. La endeblez del argumento alimenta las hogueras, el burro lleva el laurel y las gallinas dan conferencias. Si hubo un siglo de las luces, éste es el de los apagones.

Un comentario a “País en sombra”

  1. Bartolo

    La campaña electoral ha comenzado, las europeas empalmarán con las municipales, de manera que la batalla de imagen arramblará con todo lo demás y lo deformará en gran medida.

    En nuestra democracia tan deteriorada en que el país necesita debate y entendimiento entre las diferentes posiciones, habrá que ver si cuela el todo vale ante la situación en que vive una enorme y creciente parte de la ciudadania, si está dispuesta a tragarse que todo va bien y aquí no pasa nada.

    Y no doy ideas para que nos hagamos preguntas tales como ¿con cuanto dinero de la Caja B se inicia la campaña?.

Comenta