Inocentadas obsoletas

Este año no se esperan inocentadas en los medios de comunicación porque se corre el peligro de que los lectores se las crean de verdad y se monte un pollo épico. Hoy las inocentadas pueblan los titulares durante todo el año y no es necesario que ningún redactor se estruje las meninges en busca de noticias sorprendentes porque la humanidad entera se ve afectada por un extraño virus que la induce a protagonizar lo que sea necesario con tal de ganarse un hueco en los informativos, un sillón en un programa de confidencias o unos minutos de charla con Cristina Tárrega. Y encima, a todas esas sandeces las llamamos noticias.
No se libran algunos políticos de los efectos del virus y así comprobamos, por ejemplo, que hoy no podrían publicarse como titulares de inocentadas cosas como éstas: “Deciden terminar en z todas las palabras que acaben en d”. O: “El Ministerio de Vivienda regala zapatillas para buscar piso”. No se puede, porque de inmediato sabríamos que son verdad y no habría nadie a nuestras espaldas para gritarnos con la mueca desencajada: ¡Inocente!
El asunto es muy serio. El otro día leímos cariacontecidos: “Convocan un orgasmo colectivo por la paz”. La gente ya no sabe qué inventar para darse un restregón por la cara. Y además, ¿habría guerra en caso de gatillazo? O este otro: “Se alquilan actores para pasar con ellos la Nochebuena”. Pobres actores, ¿no tienen con quién pasarla?
Un titular que me llegó al alma fue el que anunciaba: “Vende su alma por internet”. ¿A quién? ¿Al Diablo? No, por favor; el demonio es una persona seria y sólo compra mediante pactos luciferinos y pagarés infernales.
Hasta los médicos, que siempre los tuvimos por formales y circunspectos, se han contagiado de la tontería reinante. Por lo que se lee, un facultativo con el MIR hecho y toda su carrera a cuestas le dijo a un paciente:
_Lo siento. No puedo vacunarle, porque aquí dice que usted murió hace seis años.
¿Para qué mentir si la verdad supera la ficción?

5 Comentarios a “Inocentadas obsoletas”

  1. Bermellón

    ¿Para qué mentir si la verdad supera la ficción?

    ¿Es esto una declaración de intenciones sobre un cambio de orientación en los métodos de esta bitácora?

    Espero sinceramente que no, sería demasiado aburrido el retorno al extremo centro de lo políticamente correcto.

  2. Manel

    Apreciado Cora:
    Llevado de una cierta nostalgia leo casi todos los dias este diario, pues es el unico que leia en mi infancia. Y como lucense en la diaspora, tambien me interesan las pequeñas y grandes cosas que ocurren en la ciudad de mis raices.
    Leo cada dia tus bitacoras y las encuentro ingeniosas, aunque no comparto tu manera de pensar. A mi, letras, edad y camino me han escorado a la izquierda -la de los paracuellistas-, y ya no podre cambiar. Ni quiero. Pero siempre he pensado que derechas e izquierdas pueden mirarse civilizadamente a la cara sin escupirse.
    Cosa que no comparten algunos de tus acolitos diarios. Ellos, embrutecidos por una inquina antiizquierdista, toman tus palabras y, como el eco entre montañas, las multiplican y distorsionan, en els mas burdo ejercicio de manipulacion, hasta tal punto que parece que quieren poner en tu boca lo que tu no dices.
    No hay el mas minimo analisis de la realidad, no hay ninguna idea valida, ninguna aportacion para un debate, ninguna reflexion, nada, nada. No encuentro ningun hilo de racionalidad, un minimo “arts rectitudinis cogitandi”, como diria mi profesor (y tuyo?) don Nicandro. Solo la burda descalificacion por la descalificacion, a los que piensan de forma diferente, a millones de españoles. Solo visceralidad. Hables de lo que hables, siempre llevan tus palabras a lo mismo, hasta el hartazgo. No quiero pensar que ellos representen a tus lectores ni a una derecha civilizada que necesita España. Pero alguien puede pensarse que si son ellos y que todos son asi. Por eso yo en tu lugar marcaria distancias. Ya sabes el refran, que aqui podriamos expresar asi: “dime quien te lee y te dire quien eres”.
    Y si quieres hablar sobre Paracuellos, me parece perfecto, pero con rigor historico.
    Un saludo y feliz año:
    Manel

  3. Foo

    Si tienes razon, “Boss” (con permiso de Springsteen). Pero para cuando un comentario sobre el Obispo de Tenerife? Esto si que es una inocentada genuina, incluso nos remonta a los origenes del termino… Nada oye, lo dejo de tu lado, para que apliques tu habitual “mordacidaz”.

    Foo

Comenta