Vente pa España, Enver

Por fin, después de muchos esfuerzos, la gente se ha convencido de que en España es facilísimo robar, sale barato, hay mucha mercancía y la legislación se está llenando de disposiciones garantistas que más abogan por el delincuente que por la víctima. En España, tan buen escenario es un polígono industrial, como una residencia de lujo en Boadilla; una joyería en Aluche, como una boutique de Chanel en el Madrid más chic y trompetero.
Y si el dueño se pone farruco, se le propina un buen cachiporrazo en la cabeza, como aquéllos con los que Chacolín solía acabar sus sesiones de marionetas dejando a la Bruja para el arrastre. Por cierto, quien metía la mano para accionar el muñeco de Chacolín era su creador, Natalio Rodríguez, de nombre artístico Talio y padre también de José Luis Rodríguez Moreno, al que nunca le hemos oído hablar de la barraca paterna que tantas tardes de emociones hizo pasar a los niños de los cincuenta.
Pero para emociones fuertes, las que a partir de ahora puede contar su hijo, si el porrazo no le borró la memoria de una noche a medio camino entre la naranja mecánica y el estacazo que te crió, grito de guerra del famoso muñeco.
Los ecos de este exitoso allanamiento de morada, los nombres de Cartier y Chanel como víctimas del pillaje, las facilidades de entrada y otras circunstancias que de España se divulgan, han de resonar con fuerte atractivo entre aquellos con iniciativa delincuente, como años atrás lo hacía el nombre de Alemania entre los que estaban dispuestos a trabajar sin desmayo. Vente pa España, Enver, que han suprimido el sopapo. Y vendrán, no lo duden, con la ilusión de un mundo mejor, a una tierra que parece no darle aprecio a lo conseguido desde que sus mejores hombres se marchaban a cosechar divisas.
El que quiera seguridad, que se la pague, nos dijeron hace no muchas fechas. Comprendido, ante el robo conviene blindarse con un canon. Después los piratas tendrán los puertos francos para hacer lo que les venga en gana.

5 Comentarios a “Vente pa España, Enver”

  1. Manel

    Venga, caña al moro, que eso es lo que os va. El otro dia fue con los medicos de apellido impronunciable, hoy extendemos la sospecha a todos los inmigrantes. Que facil es dar el coscorron al ultimo que llega. Siguiendo vuestra logica (?), tambien podemos decir que la mayor parte de los presos son pobres, ergo los pobres son delincuentes. Que potito!!!.
    Felices fiestas, fenomenos.

  2. quasimodo

    Taradín:
    Eso de que los delicuentes entran en comisaría por una puerta y salen por la otra es un tópico que se escucha desde que existen las comisarías. ¿O es que crees que si algún día tenemos la desgracia de que vuelva a gobernar el “extemo centro” la situación va a variar mucho?
    PERO MIRI!!
    ¿AHORA TE DEDICAS A INTERPELAR A LOS GUARDIAS POR LA CALLE?
    ¡ERA YA LO QUE TE FALTABA, MUJERCIÑA DE DIÓS! LA REPELENTE NIÑA VICENTE HACIENDO DE PROBO CIUDADANO: “¡SEÑOR AGENTE, SEÑOR AGENTE: ESTE CABALLERO DE ETNIA AFRICANA ESTÁ VENDIENDO DEUVEDÉS SIN PAGAR EL CANON CORRESPONDIENTE A LA SGAE, COMO DEFENDEMOS NOSOTROS, LOS CENTRISTAS!”
    ¡Ay! se me han vuelto a escapar las mayúsculas.

Comenta