Fruto en sazón

El crucigrama sospechoso

Todo buen crucigramista sabe que el yunque de platero es tas, que el río gallego de dos letras es Eo y que el hermano de Moisés es Aarón. Lo que no sabía hasta ahora es que si resuelve las palabras cruzadas del diario El Aragüeño, del estado venezolano de Aragua, se puede dar de bruces con consignas para la conspiración. Por ejemplo: Fruto en sazón: Maduro, y Choque de cuerpos: Golpe. Golpe a Maduro. Está clarísimo.

Lo ha descubierto la ministra de Información y Comunicación, Delcy Rodríguez, que está pensando muy seriamente en prohibir los crucigramas, las sopas de letras y las siete diferencias, en especial estas últimas, porque si los venezolanos buscan las que existen entre Maduro y un político competente es posible que las encuentren. Y eso que no hay mucho donde comparar.

Parece evidente que al régimen ya le vale todo con tal de no reconocer su fracaso, mientras aquí todavía hay que escuchar a quienes suspiran por implantar un chavismo de boina y motocicleta, trasnochado, ineficaz y opresor.

Días antes del desembarco de Normandía, los británicos observaron que en los crucigramas del Daily Telegraph aparecían las palabras Overlord, Utah, Omaha, Juno y otras que correspondían a los nombres en clave utilizados para designar el plan y las playas del desembarco. Solo las conocían ellos, el alto mando norteamericano y el espía español Juan Pujol, Garbo.

Alarmados, interrogaron al autor de los pasatiempos, el profesor Leonard Dawe, al que encontraron inocente de todo punto. Solo podía explicarse la coincidencia en la casualidad, pero su obsesión por el éxito de Overlord les llevó a sospechar de todo y de todos. Éste parece un caso similar. Obsesionado por la fragilidad de su mando, Maduro sospecha hasta de los crucigramas de Aragua.

2 Comentarios a “Fruto en sazón”

  1. Alex

    Bartolo,
    Ignoro absolutamente por qué dice usted que “soy conocida en esta bitácora”, primero porque quien firma Alejandro no es, evidentemente una mujer. Segundo porque me asomo muy poco como para ser conocido y tener fondo de hemeroteca.

    En cualquier caso, y dejando claro que debería usted tener más prudencia y cuidado al dar por supuesto quien es quien en un foro de nicks, (yo también diría que usted me parece Jabato, pero no se me ocurriría jamás dirigirme a usted como tal, si usted ahora quiere ser Bartolo), aprovecho para decirle que ni yo ni nadie pretendemos dar lecciones a los demás, sino que quien se expresa públicamente está sujeto a discrepancias, y en su caso, el fervor partidista es de tal magnitud y calado que se presta a todo tipo de puntualizaciones.

    Da igual cuanto pueda argumentar para justificar la violencia de la ultraizquierda de sus simpatías. No comparto ni uno solo de sus asertos, que se caen por si solos y no merecen réplica.

    Esa conducta violenta no es democrática ni tolerante ni admisible. Tampoco es “ejercicio de libertades”, y todos esos trucos que se gastan para engañar a los parvos. Digo más, ni Suarez, ni Felipe Gonzalez ni Aznar habrían consentido semejante violencia de los radicales de izquierda y nacionalistas, ni ustedes los habrían aplaudido su fuesen ultras de derechas.

    Desaparecido prácticamente el espécimen fachoso de derechas, ahora los fachas llevan fotos del Che, de Maduro y Castro, puño en alto, le arrean palos a los policías y quieren separarse de España. Le alabo las simpatías, sr. Bartolo. Buenas noches.

  2. Bartolo

    Nunca he justificado de ningún modo la violencia.

Comenta