Tras Montesquieu, Voltaire

De derecha a izquierda, Montesquieu. Voltaire… ¿le toca a Rousseau?

Malas noticias. Voltaire está caduco. Se le pasó la fecha como a los yogures. Aquella frase suya tan brillante que iluminó los pilares de la convivencia _ no comulgo contigo, pero daría mi vida para que pudieras expresarlo _, ha perdido fuerza ante otra que se enuncia así: Como no pienses como yo, te rompo la crisma.

La sustituta del pensamiento volteriano no es ninguna novedad. En realidad estuvo vigente acompañando a la humanidad, pero algunos ingenuos creyeron que la sapiencia de François Marie Arouet, alias Voltaire, acabaría imponiéndose frente a la estupidez. Era un espejismo.

¿Por qué dejar que te expreses libremente, si tus ideas pueden ser más valiosas que las mías, o ser las que yo combato?

Si se trata de alcanzar un objetivo político, la censura es una arma cargada de poder; aunque en el plano intelectual sea una aberración.

Si la crisma se rompe en el ámbito universitario, como ayer ocurrió en la Complutense, podemos deducir que allí se están fomentando más el enfrentamiento, la censura y la lucha partidista, que la convivencia, la cultura, la formación y el diálogo.

Y siendo como es la universidad palabra que en sus orígenes etimológicos y en sus fines sociales apunta únicamente en dirección a los segundos objetivos, cualquier contribuyente español que la mantiene está facultado para solicitar la dimisión de un rector que una y otra vez confunde los fines de la institución y cree que los puñetazos son la libre expresión de las ideas.

Por mucho que insista en permitirlo, fomentarlo o mirar para otro lado, Voltaire se refería a otro tipo de permisividad, concretamente, a la opuesta. Claro que Voltaire se ganó un lugar en la historia y este señor se lo está ganando en la antología de la barbarie.

3 Comentarios a “Tras Montesquieu, Voltaire”

  1. MIRANDA

    Así es, Boss. ¿Cómo van a correr el riesgo de dejar exponer ideas y argumentos que resulten mejores que los suyos… teniendo a mano, tan fácil y guay, la facilidad para convocar compinches por whatsap y ejercer la censura de la escandalera y la violencia, que los más lerdos suelen asociar con la razón y la verdad?

    Ayer en la Complutense cinco miembros de la Asociación Cultural Atlántida pretendían repartir un folleto-manifiesto con el titulo de “Es bueno que tú vivas”, en defensa del cachorro humano en gestación. Eso que TODOS NOSOTROS fuimos un día.

    ¿Cómo podría el progretariado consentir semejante osadía en “su” terreno, y con un Carrillo al mando?

    Allá corrió el rojerío que tiene el aborto como bandera ideológica, a montar el pifostio, que incluía insultos, agresiones, megafonía de vomitona y las rancias proclamas de “Fuera fascistas” y “Hay que quemar la Conferencia Episcopal”.

    Unas 150 personas de un tal Bloque Antifascista de Estudiantes, y del colectivo Juventudes Libertarias antisistema, convocados “al pastel”, irrumpieron violentamente en la facultad de Derecho y golpearon a los cinco infelices estudiantes (que pretendían repartir su manifiesto y aun trataban gallardamente de convencer a los violentos de su derecho y libertad a hacerlo) con objetos contundentes, entre ellos, un extintor, con resultado de cinco jóvenes heridos.

    Los agresores en cuestión llevaban una pancarta que rezaba: “Contra el fascismo, el capital y toda autoridad”(?)

    http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=5405&te=15&idage=9849&vap=0

    Es asombrosa la intolerancia de los “tolerantes” y los comportamientos fascistas, censores y totalitarios de los que se dicen “antifascistas” y libertarios.

    Es impresentable que estas cosas ocurran precisamente en una Universidad, ágora donde, teóricamente, debe tener cabida cualquier tipo de debate, ideología o pensamiento. aunque muchos de estos sujetos no fueran universitarios. Aunque a diario, y en toda España, los antisistema revienten conferencias, interrumpan sesiones y actúen violentamente contra sus “enemigos”. Aquí, en Santiago, a Rosa10 no la dejaron entrar a dar su conferencia. Y al prof. Blanco Valdés le pusieron un petardo en su casa.

    Grita la chusma para ahogar la voz de la libertad…pero en realidad están ahogando su propia voz, carente de argumentos, ideas y propuestas para arreglar el mundo. Resultan patéticos por cansinos y viejunos.

    Deberían preguntar a sus madres si valió la pena que ellos vivieran, para llegar hasta ahí con tan estériles alforjas.

  2. manel

    Pues por lo que se ve más del 70 por ciento de los españoles son fascistas, asesinos de niños, antisistema y no sé cuantas cosas más, porque están a favor de la ley actual que regula el derecho al aborto. Por lo que se ve en el vídeo no ha habido agresiones sino la expresión de un cabreo generalizado ante la imposición de una ley que nos devuelve a épocas predemocráticas. La cuestión no es aborto sí o aborto no, porque quien tiene medios puede seguir haciéndolo. El problema es que el aborto se ha convertido en un derecho social y eso algunos no lo soportan.
    La “chusma” grita para defender su libertad porque esa es la única arma de que dispone y porque tiene todo el derecho a hacerlo. Y que no calle.

  3. Arsenio

    Manel, nadie les puede negar a ustedes, socialistas, la incansable labor de ingeniería que, desde colegios, universidades y medios, ha conseguido convertir en un hecho natural, inevitable, “de progreso”, el matar al hijo convocado a la vida.

    Los colectivos de docentes, “intelectuales”, periodistas, así como demás fieles partidarios de la izquierda, han contribuido a esa transformación social que pasó de aquellas mujeres heróicas, viudas, solteras, que criaban un montón de hijos y nietos pese a la falta de medios…. a convertir esa acción abyecta, cruel, inhumana, salvaje, de matar al hijo en un método anticonceptivo más.

    “Si me falla el condón, el diu, el anticonceptivo….me quito la barriga y punto”

    Presumir de haber abducido y pervertido a gran número de españoles, esos mismos que ven basura televisada e ignoran absolutamente todo de la vida prenatal, los derechos de ese otro individuo alojado dentro de su madre, e incluso animarlos a que se movilicen los más bestias y ataquen a otros por pensar diferente, y a intentar en las calles lo que las urnas les niegan, da la medida de la degradación de la sociedad del s. XXI.

    No se cansen de expeler demagogia, porque por mucho que griten no existe el “derecho social” a matar a otro individuo, sea niño, joven o viejo. La criatura tiene su propio ADN y su propia ruta vital.

    Esa es la realidad que ustedes no soportan, y que sus madres rechazarían horrorizadas. por suerte para ustedes y la chusma esa que intenta imponer la opinión única en la universidad.
    Le aseguro que en otros países, las universidades no dan cabida a mangantes, violentos, vagos, grafiteros, y perturbadores del orden y el estudio. Así tenemos en España lo que tenemos, con estos rectores que hacen la vista gorda con todo.

Comenta