Una juez distinta

¡Viva Alaya y otras que como ella haya!

Impresionante reacción de IU de Estepona contra la juez Alaya a raíz de la imputación contra Magdalena Álvarez. Después de sopesar los argumentos jurídicos, las razones de derecho y el ius gentium, la agrupación política andaluza ha resuelto que la juez Alaya es una pija. ¡Alabado sea Justiniano I el Grande, compilador del Digesto, que quince siglos después de su muerte ve cómo florecen, expanden y se desparraman la ley y la justicia!

¡Pija!, repitió la lira con indómito cantar. Estaba España pendiente de la resolución que adoptarían los sabios de Estepona, por ver si de ella se derivaban reformas en los códigos penales y vaya si se derivan. A los jueces supremos, ordinarios y convencionales; a los competentes, privativos y promiscuos, debemos añadir ahora los pijos, que son aquéllos que fijan fianzas por encima de los 25 millones.

Y no contentos con la creación de esa nueva figura, en Estepona le han añadido dos pinceladas que enriquecen el corpus iuris civilis y nos acercan a la perfección legislativa, pues la juez, a juicio de tan sublimes reformistas, no solo es pija en el sentido evanescente y delicado del término, sino que también es ultra y católica, motivos por los cuales le zurra la badana a la exconsejera de la Junta, que es roja de toda la vida, ruda, non plus ultra y atea como un demonio. Ahora bien, lo que tiene de roja se le quita muy fácil tan solo con pasarle un trapito humedecido en su patrimonio personal.

Hete aquí que nos hallamos por tanto ante una juez pija, ultra y católica que lucha por esclarecer la que se presupone la mayor estafa cometida contra el erario español. Si rescatamos algo y son castigados sus autores será para hacerle un monumento, aunque a IU de Estepona le den retortijones solo de pensarlo.

Ellos sabrán por qué.

5 Comentarios a “Una juez distinta”

  1. Sergio

    Por cosas como esa, los antepasados ideológicos de esa IU tan progre te metían en la cheka o te daban el paseo. Entonces era por”señorito”.

  2. SEito

    Buen día de su santo tenga Vd SrDLaBtC y que el humo de la mascletá no le impida ver lo juntas que vienen este año, Sema Santa, Feria de Abril y 1º de Mayo .

  3. Aureliano Buendía

    Pues hay que felicitar a Cora, en el día de su onomástica, por supuesto.

    Sobre la Juez Alaya, pues ¿qué quieren que les diga, que no esté dicho ya?. El tiempo y el proceso darán y quitarán razones; yo, a pesar de los pesares, todavía conservo una cierta creencia en la Justicia.

    Lo que me llama la atención son las curiosas descalificaciones que le aplican a esta mujer. Le llaman “pija”, “ultra”, y “católica”. Suponiendo que lo de “ultra” se refiera a “ultraderechista”, pues no aparecen por la red episodios de esta señora, anteriores al caso de los “ERES” que permitan calificar sus posiciones políticas. O sea que, hasta ahora, era una juez independiente. Como le ha tocado en suerte instruir una causa en la que puede resultar afectado el PSOE, es una fachosa del carajo. Pues todavía no he oído yo llamar “ultraizquierdista” al Juez Ruz, que está instruyendo el caso Gürtel.

    Sobre los otros insultos, casi huelga todo comentario.

    En fin, ¡es que es una provocadora, esta mujer!. ¿A quién se le ocurre renovar los votos matrimoniales ante el Jesús del Gran Poder?. ¡Eso es una clara provocación, un desafío a las mentes abiertas de este país!.

    Tenía que haber celebrado una nueva boda, pero por el rito musulmán, y lógicamente en una mezquita, en un alarde de “alianzacivilizacionismo”. Ahí, hubiera desconcertado a sus críticos.

  4. MIRANDA

    Feliz día de s. José por partida doble, Boss. Por tu santo patrón y por tu condición de padre de prole numerosa. Te deseo una jornada de relax, para lo cual es preciso que desconectes o no lo conseguirás. Felicidades-

    Ya tenemos hablado de la Juez Alaya, esa mujer con aura misteriosa y esquiva, aspecto cuidado, trendy y juvenil, amable y encantadora con todos salvo con los acusados, con los que actúa de forma dura y contundente, …y a la vez una juez minuciosa y profesional que se ha convertido en el terror del albañal de Vandalia. donde tres décadas de poder absoluto socialista han corrompido hasta los cimientos.
    Lo singular es que mientras la juez implacable guarda silencio prudente, los trincones, prevaricadores, tramposos, juerguistas, sinvergüenzas y bribones socialistas y sindicalistas andaluces tienen más que decir, e incluso la etiquetan de pija, católica y ultra, a falta de algo más substancioso que reprocharle.

    La verdad es que la dama es una auténtica juez estrella, una tenaz investigadora capaz de torcer la voluntad del más pintado, y que más allá de su encantadora apariencia su aspecto impecable, sus gafas de sol y su trolley documental, es admirada por sus compañeros, que dicen que es incansable, que pasa largas horas en su despacho y se salta las comidas o el sueño cuando es menester,

    Aquejada de un proceso dolorosísimo que es la neuralgia del trigémino, estuvo de baja algunos meses, pero una vez subida en el “candelabro” con sus pesquisas, se ha convertido en centro de admiración, envidia y críticas por parte de los que se sienten inseguros con tanta tenacidad y minuciosidad.

    Curiosamente, los que aplaudieron que el pavorreal Garzón cuando saltó de la judicatura a la política y viceversa, como manoderecha de FelipeX, que después de ganar las elecciones, le dio puerta porque no digería tanto ego, tanta ambición y tanto protagonismo exhibicionista, o sea, los que jamás reprocharon a un juez politizado hasta las cachas su condición de ultra socialista y trasegador de bondades con “su amigo Emilio (Botín)”, ahora se atragantan con una juez por ser católica y cuidar su aspecto (aunque no tanto como mariTere del Vogue, Carmen Chacón o Trinidad Jimenez).

    Disfrazar la malababa política con críticas de tipo personal y familiar, denota pobreza de argumentos. Los españoles comprendemos que los mojinos andaluces estén escocíos, con la jueza que les ha levantado las alfombras, pero piensen en algo más original que reprocharle, y sobre todo, rueguen a la dama que apresure el proceso, para acabar de una vez con la pena de rampas, telediarios, titulares y comidillas, que tienen al PSOE andaluz en un sinvivir. Aunque en tierra de incondicionales pesebreros tampoco les preocupa demasiado.

    Dicho todo lo cual, no deja de asombrarme ésa “torna-boda” glamourosa en Sevilla de doña Mercedes, con traje nupcial ( canalillo incluido), banquete y mucho fotógrafo, que dice a las claras que le importa un ardite el qué-dirán, los cotilleos frívolos o que la tilden de exhibicionista, tratándose de un personaje público en un momento de máxima exposición mediática.

    Ha habido quien dijo de ella que recuerda esas muñecas de porcelana de las películas de terror. En fin, lo que de verdad importa es que la juez-estrella vaya cerrando casos y procesos, porque su prolongación en el tiempo, su languidez, puede llevar directamente al limbo de los justos o seno de Abraham.

  5. manel

    Sr. Cora, tenga usted una feliz honomástica.

    Con la venia, tómese la molestia de releer el comentario sobre el juez Pedraz del día 7 de enero y compárelo con el de hoy. Comprobará que está censurando una opinión sobre una juez como la que en su día hizó con otro que no le caía simpático . Al final cada uno da limosna a su santo y no hay más.

Comenta