El año del conejo

Si hacemos caso al arqueólogo García y Bellido, y a otros, el topónimo de España (Hispania) podría tener un origen fenicio y derivar de la voz saphan, que es como ellos se referían a la península por ser “tierra de conejos”. Hay otras teorías más bonitas, como la de quienes lo relacionan con los dioses Is e Isis para hacerla “tierra del sol”, pero ya que el Gobierno ha decidido que los buenos patriotas deben poner conejo en sus comidas de Navidad, no está de más recordar los fuertes vínculos que nos unen a estos lagomorfos “de carne exquisita y ligera”, como dice la propaganda.
Comamos conejo y detengamos la inflación, que la cesta de la compra no está para tirar cohetes. Ahora bien, dada la subida experimentada por el arroz, no es aconsejable esa tradicional preparación, que tira para arriba el IPC que no veas. Mejor es el conejo viudo o al cava, cuya receta se promociona conjuntamente.
Conejo en Nochebuena y conejo en Navidad, pásame el etílico María, que me voy a emborrachar. Menos mal que todavía no oímos nada sobre la sustitución de las doce uvas por doce conejos porque iba a resultar muy indigesto.
Vuelven los productos de sustitución, como en épocas de escasez, que ésta sí termina en z. Ya no es la achicoria, la cascarilla o el café de cebada; es el conejo-pavo o el conejo-langosta. Con ellos en el plato, el dinero privado cuenta con un arma poderosa para ayudar a la economía del país y para que así se puedan seguir haciendo grandes despilfarros con el dinero público.
A la leche le culpan del 30 por ciento de la carestía, que ha subido cuatro puntos interanuales. Pues ya sabe lo que debe hacer Josep Puxeu, hay que promocionar algún producto de sustitución como el agua de litines, la leche en polvo, la esencia de conejo o el café macchiato que apenas lleva una gota. Lo que sea con tal de colaborar. Se acabaron las vacas gordas. Ya lo dirá la próxima propaganda:
“Nos gustaría, pero no podemos comer conejo por usted. Gobierno de España”.

5 Comentarios a “El año del conejo”

  1. quasimodo

    Esto me recuerda a cuando una dicharachera ex-ministra del PP nos aconsejaba de cómo teníamos que hacer el caldo para no contaminarnos con la enfermedad de las vacas locas.

  2. quasimodo

    … Y HABLANDO DE CATASTROFISMO, PARECE QUE LA VIEJA EUROPA POR FIN LE PLANTA CARA AL “AMIGO AMERICANO” EN CUANTO AL CAMBIO CLIMÁTICO (ALGO NIMIO, SEGÚN EL PRIMO DE MARIANICO) Y CORTAN LAS ALAS A BUSCH, QUE SE QUIERE INVENTAR “LA CUMBRE DE HAWAI” A SU MEDIDA, PORQUE SEGÚN ÉL, LO QUE SE DIJO EN BALI NO CUENTA.
    MENOS MAL QUE VAMOS ESPABILANDO.
    (PERDONEN POR LAS MAYÚSCULAS, PERO ES QUE LO DE MIRI ES CONTAGIOSO)

Comenta