Amantes de Hollande

Parecía algo serio

Lo de Hollande es un pozo sin fondo. Después de conocer lo de Julie, nos enteramos ahora que también tiene a todo Marruecos de amante.

Los marroquíes están que trinan porque creían que la relación iba en serio, e incluso pensaban que pronto serían presentados a los padres para darse tres besos en las mejillas. Pero de repente se les dice que no, que todo es una aventura.

Quizá por eso azuzan nuevas avalanchas hacia España, cuya frontera no es tal, sino la de la Unión Europea.

Que haya sido Bardem el chivato que descubre el pastel es anecdótico. ¿A qué embajador sensato _ sea ante EE.UU. o ante la ONU _, se le ocurre hacer una confidencia semejante a la oreja del actor español? Es como comprar todas las papeletas de una rifa. Seguro que te toca. Y vaya si le tocó. A las primeras de cambio ya estaba Bardem descubriendo el pastel de la cama redonda.

Se equivocó de embajador, porque lo suyo no es la precisión, pero la armó igual, porque lo suyo es el follón. Hollande está obligado a apagar otro fuego en casa de los suegros. Menos mal que ya tiene experiencia en esos menesteres con los Royal, los Trierweiler y los Gayet.

En Francia, mucho más que en España, están muy preocupados con la conservación de su cultura occidental, su lengua _ la más apropiada para el amor, según el criterio tradicional _, y su manera de despedirse a la francesa, esto es, sin decir ni mu, lo que no va a poder hacer Hollande en esta ocasión.

No, ni salir escopetado sin abrir la boca, ni mirar hacia otro lado, como reconoce su embajador en la confidencia. Algo hay que hacer con el Sahara, con la valla de Melilla y con la de Ceuta; de modo que ojalá todos estos chismorreos sirvan para que quienes tienen el poder de hacerlo se pongan las pilas y den pasos con sentido, sin mirar para otro lado.

2 Comentarios a “Amantes de Hollande”

  1. Bartolo

    Pues claro que eso es lo que opina Francia de sus intereses…, digo de sus amigos y aliados en el Magreb, la anécdota hace pupa a los dirigentes marroquíes porque es verdad, un comentario, coloquial y desenfadado, resume perfectamente la mentalidad francesa hacia sus ex-colonias, en este caso Marruecos, y sorprende que escandalice esa verdad.

    Se podria decir, por seguir el símil:el papel de concubina, orgullosa de los empleados del Sultan, cuando lo que de verdad golpea a todos los marroquíes es sufrir una monarquía medieval, por lo que he leido, dichas declaraciones no hacen nada más que mostrar, con una simbología muy “a la francesa” una realidad, no escrita.

    Y la amante de este sainete, está sacando a su vez, el máximo beneficio del gobierno francés, y manipulando al pueblo marroquí, que en lugar de echar, o exigir a sus gobernantes, pan y justicia, de verdad que conociendo Marruecos, produce hilaridad leer al ministro de Exteriores marroquí decir que esas afirmaciones “golpean a todos los marroquíes”.

    Puede que haya resultado desafortunado y en un sitio inadecuado, dado que Francia tiene un problema con los musulmanes de tres pares de narices, sus nacionales no los quieren en Francia y por otra parte, gobierno y ciertos empresarios no quieren perder la ventajas comerciales que tienen con Marruecos, donde hasta sus ex-Presidentes y “allegados” hacen buenos negocios.

    España no es mucho mejor, traicionó y abandonó a los saharauis, y los sucesivos presidentes del desgobierno de España, ninguno hizo nada por el pueblo saharaui, ni han sido sido capaces de tomar la iniciativa en sus relaciones con Marruecos,el Sultan debe tener bien untados a muchos.

  2. Hernando

    Son las cosas que pasan con Francia.

    En Septiembre de 1938, exactamente el día 28, se reunieron en Munich, Hitler (Alemania), Mussolini (Italia), Chamberlain (Reino Unido) y Daladier (Francia) para tratar de las reivindicaciones que Alemania pretendía sobre la zona de los Sudetes.

    Ante la actitud servil de Chamberlain ante Hitler, Daladier, acudía a la reunión como valedora del gobierno checo y con el compromiso de defender la postura renuente al acuerdo del presidente de Checoslovaquia, Edvar Benes.

    La defensa francesa, duro exactamente veinte minutos, que fue el tiempo que el aleman y el italiano permanecieron en la reunión, ordenándoles a los otros dos que hiciesen llegar el mensaje a los checos.

    A los dos días Checoslovaquia capitulo, cinco días después el presidente Benes presento su renuncia y cuando se le pregunto por la vergonzosa actitud de Daladier, respondió:

    - “Es un frances”

    En otras palabras señor Cora, Ud. confíe, confíe…………..pero poco.

Comenta