Chávez como Márquez

A Chávez se le notaba la indignación de tanta mierda que le salía por la boca. Hasta cuatro veces utilizó la palabra en las horas posteriores al recuento. Dos de ellas, las más sonadas, se las dedicó a la oposición: “Administren bien su victoria, porque la están llenando de mierda. La nuestra es una derrota con dignidad, la de ustedes es una victoria de mierda”. Otra fue para el periodista Hernán Lugo-Galicia _ adivinen de dónde son sus ancestros _, por haber informado sobre las presiones de los generales para que aceptase la derrota cuanto antes, y la cuarta se le escapó en medio de tanto trajín.
A los venezolanos les pareció excesiva la proliferación de excrementos en boca de su amado líder y se lo criticaron. “Modérese, comandante, que ya huele”.
Pues buena la hicieron. Como si de la infalibilidad del Papa se tratase, allá que se lanza el ministro de Comunicación, llamado William Lara, para defender que la palabra mierda es un patrimonio cultural venezolano y que ahora algunos pacatos “la consideran escatológica”. Ignora el ministro que la palabra lo es, por la sencilla razón de que escatológico es todo aquello relativo a los excrementos. Dicho aquí con ánimo ilustrativo y sin afán polémico.
Pero Lara no se detuvo en pequeñeces y aprovechó la circunstancia para elevar a don Hugo a lo más alto del parnaso, pues así como Uslar Pietri utiliza pendejo en una de sus obras y el término asciende de categoría; así como Gabriel García Márquez termina El coronel no tiene quien le escriba con la palabra mierda, así Chávez la utiliza, tomándola del patrimonio cultural del pueblo y devolviéndosela al pueblo, porque Chávez es pueblo y de ahí su autenticidad.
El ministro estuvo en un tris de decir que la palabra era un pilar básico bolivariano, pero supo controlarse y todo se quedó en crear una nueva gloria literaria del continente: Uslar, Márquez y Chávez. No hay mal que por bien no venga.

7 Comentarios a “Chávez como Márquez”

  1. Tamarin

    Mirandolina, desde Canarias, te amo. A la luz de la luna del Teide, no me falles. Cuando vuelva a Lugo, seremos amigos si tú quieres. Dale sebo al “boss” y palos al quien se lo merezca.

  2. Mirandolina

    Tamarín, toma el sol por nosotros y disfruta del relax canario. Conviene estar en forma, que el sprint final va a ser duro, zagal. Bicos.

  3. quasimodo

    ¡Oh, cielos!La emoción me embarga.
    ¡Hay telenovelas menos empalagosas que este pasteleo entre centristas!

Comenta