En La Haya

Los compañeros de viaje acaban molestando

Al margen de las cifras que la Coordinadora de Víctimas presenta ante la Corte Internacional de La Haya para razonar el genocidio de ETA _ número de atentados, de asesinatos cometidos, de los frustrados, de los niños inmolados y de toda la sangre susceptible de ser cuantificada _, el informe debería contener también, y quizá lo haga, la contaminación que ETA produjo en el debate político de todo el Estado sobre el uso y validez de la violencia.

Las consecuencias de esta última y nefasta influencia son visibles en la sociedad de hoy, precisamente cuando más se alardea de que ETA ha dado por finalizado su dictadura del terror, porque sus brazos se extienden a donde, sin parecerlo, pueda seguir haciendo el mayor daño posible a la convivencia de los españoles.

Se descubre ahora con inocencia pueril, que ETA y su engrasado equipo de fabricar conflictos, están dando cobertura y apoyo a grupos ansiosos de imitar sus métodos en otros lugares, a la vista de los excelentes resultados que se consiguen y del aplauso bobalicón de una sociedad que camina alegre a ser sometida por el nacionalsocialismo, que como ya sabemos, no admite más que un pensamiento y un poder.

En ese camino encontró, antes y ahora, tontos útiles y compañeros de viaje que creen obtener ganancia en la ganancia del enemigo, aunque éste solo espere el momento oportuno para dar rienda suelta a su particular noche de los cristales rotos, de los cuchillos largos o de la matanza de san Valentín.

El genocidio que se reclama en La Haya es mucho más profundo del que se puede expresar con el número de las víctimas, porque a diferencia de los que forman parte de la historia, el de aquí no ha hecho más que empezar, y a lo peor, en La Haya no son tan listos como para verlo.

3 Comentarios a “En La Haya”

  1. MIRANDA

    En los estertores de ETA, siguen cayendo pistoleros asesinos con 18 muertos a la chepa.
    Narváez y Alberdi, rostros-espejo de almas putrefactas, llevaban 22 años en paradero desconocido, y han sido detenidos en Méjico.
    Formulemos el desiderátum de que estos y los anteriores, localizados y detenidos en U.K., Bélgica, Italia, Francia, Venezuela y Brasil, ayuden(?) a esclarecer los 350 asesinatos de ETA todavía sin juzgar y sentenciar.

    Porque vemos a “verificadores internacionales” haciendo teatro y gestos de magnanimidad universal con los criminales, pero la banda asesina ni se desarbola, ni rinde armas y zulos, sino que pretende que los asesinos se vayan sin castigo a la calle, como ya hicieron otros de sus compinches .

    Resulta muy interesante y oportuno tu enfoque de hoy, Boss. Porque
    si es necesaria la cuantificación de la sangre, la denuncia de los 10.000 intentos de asesinato de ETA, el casi millar de crímenes en su mayoría entre la población civil, la persecución y acoso de 40.000 personas, los 200.000 “exiliados” forzosamente trasladados a otras regiones o países, los chantajes, secuestros, extorsiones, “peajes”, la atmósfera de terror permanente que ha configurado una sociedad vasca enferma de miedo y complicidad,
    si es justo rechazar la impunidad a la que aspiran los matarifes por crímenes de lesa humanidad, todo eso que la Corte Penal de la Haya debería encajar jurídicamente en coordinación con la Audiencia Nacional,

    cumple también incluir en el vagón de las miserias etarras la POLUCIÓN del debate político español durante décadas a partir de esa caldera reconcentrada de odio enfermizo, sectarismo excluyente, maldad intrínseca que ha configurado el submundo etarra.

    Polución infecta que se expansionó a las tierras hispanoamericanas, donde a la vez que se escondían de la Justicia, los asesinos etarras se dedicaban a adiestrar en la guerrilla y el crimen organizado a los aprendices cubanos, venezolanos, brasileños, etc.

    Contaminación indeseada siempre en la procura de la quiebra de la unidad y la paz de la odiada España, adoctrinando, agitando, provocando conflictos, alimentando el verme nacionalista, engañando a gobernantes necios, ignorantes y utópicos que les daban golpecitos en la espalda como “hombres de pazzz”, apoyaban sus hojas-de-ruta y les prometían eloroyelmoro, incluidas excarcelaciones, traslados, y hasta torcer el pulso a la Justicia con cargos públicos para formaciones proetarras. que hoy gobiernan en ayuntamientos, toman decisiones, utilizan información y dinero publico y se sientan a votar en los parlamentos.

    Han abundado los tontos de seu y los tontos-útiles que creen que ETA está muerta, e insisten en facilitarle el Requiescat y las exequias con total disponibilidad, a ver si pillan algo de paso, especialmente desde Cataluña y Galicia

    En realidad, Boss, las víctimas de ETA que claman en la Haya, no son sino una pequeña parte de los millones de víctimas españolas de ETA, que hemos crecido con esa llaga lacerante y esa rabia mal contenida, que nos ha envenenado la convivencia y la ¿democracia?

  2. SEito

    Con los datos y su interpretación al alcance de uno, el periodismo patrio ha realzado, con sólo mantenerlo como noticia, el monstruo que denuncia .

  3. Aureliano Buendía

    Peliaguda me parece la intentona de valorar el daño que ETA ha hecho a la sociedad española.

    Y, además de compleja, me parece prematura, la idea. Porque las valoraciones de daños suelen hacerse cuando el huracán ha pasado, y creo que a este le quedan todavía fuerzas. Ojalá que no sea en forma de tiros o bombas, pero el MLNV (dijo Aznar, en uno de sus días más luminosos) todavía ha de darnos grandes tardes de gloria.

    Creo que el momento clave para valorar hasta qué punto la organización terrorista y su entorno han alcanzado sus objetivos, serán las elecciones municipales de 2015, que, si Dios quiere, serán las primeras sin terrorismo. Allí es donde se verá la penetración social del entramado terrorista, y también será cuando los “recogedores de nueces” quedarán inevitablemente rehenes de los “agitadores del árbol”.

    Será cuando D. Xabier Arzalluz pueda hacer balance de los frutos que tiene en su cesto, 40 años después de iniciar la cosecha.

Comenta