Ulises siempre viaja

Rodeado de presidentes en El Primer Naufragio, y en el segundo

De la resistible ascensión a la evitable caída. Todo pudo ser de otra forma, aunque para ello Pedro José tendría que haberse llamado Casimiro, que es como comenzará a firmar a partir de ahora el director de El Mundo.

Desde que se confirma su salida del periódico por él fundado hace 25 años, se desata una tromba de comentarios que estaban retenidos por la presa Syncrude, que va a ser la mayor dEl Mundo, y que ahora se desparraman por los campos anegándolos de tuits, prueba de que el hombre hizo de todo, menos pasar desapercibido.

Para explicarlo abundan las interpretaciones políticas, más que las periodísticas o empresariales. Es lógico, basta repasar la lista de presidentes del Gobierno, desde González a Rajoy, para encontrar a Pedrojota detrás de informaciones perjudiciales para cada uno de ellos, del GAL a Bárcenas; de la guerra al 11M, pasando por cientos de batallas que el riojano libra manteniéndose en su cargo hasta la última.

Por eso él se despide con la estrofa final del poema Ulises, de Alfred Tennyson, paradigma del tesón con tintes guerreros, que se encuentra clavada en una cruz del lugar antártico llamado Observation Hill, en honor del explorador Robert F. Scott y los suyos, muertos en el Polo Sur tras explorarlo: “Debilitado por el tiempo y el destino, pero fuerte en voluntad para esforzarse, buscar, encontrar y no ceder”.

El periodista ha estado en el ojo del huracán mucho tiempo y en muchos frentes. Ha sido, más que relator, protagonista, pero así como los políticos entienden que entre ellos, perro no come perro, al dueño de las portadas acusatorias no se le perdona.

Habrá motivo para todo, no cabe duda, pero Ramírez, qué quieren que les diga, es al periodismo lo que Ághata a la moda; a nadie deja indiferente.

3 Comentarios a “Ulises siempre viaja”

  1. Bartolo

    Bueno Cora, eso de que perro no come perro…. no olvidemos que Manolo Martín Ferrand (qpd), Melchor Miralles, Pablo Sebastián y Jesús Cacho, entre otros, tambien fueron víctimas de Ramirez. Como sabes, aquí todo El Mundo tiene el armario lleno de cadáveres.

    Como no tengo conflicto de corporativismo, opino que tenia una subjetividad manifiesta y que intentó influir en los políticos y no políticos, utilizando dosieres, unos publicados y otros no, un estilo y -seguirá siendo, veremos en que consiste la revancha- de lo que significa utilizar lo que conoce,para influir en el poder, informando forzando la realidad o modelándola a su gusto en episodios muy parecidos al ajuste de cuentas o la venganza personal, que junto a un narcisismo exacerbado define muy bien a Ramirez.

    En fin, para periodismo de investigación de verdad, sin espavientos siempre nos quedará Marhuenda, jajajaja.

  2. MIRANDA

    No se va de El Mundo un periodista cualquiera, ni siquiera un director más, sino el fundador, alma y locomotora del diario, su representación viviente de facto, porque de no ser así, la Empresa italiana lo habría echado hace años, considerando el peso específico de los sucesivos damnificados, su aislamiento progresivo y las pérdidas masivas tanto económicas como de influencia política y empresarial.

    Hacía tiempo que se rumoreaba que los propietarios estaban buscando comprador, pero sin éxito. Capeando el temporal, esquivando la quiebra, cediendo y pactando aquí y allá, PedroJ fue tirando del carro, hasta que la Empresa se plantó y cortó por lo sano.

    Nadie duda que el personaje seguirá siendo protagonista de otras cosas en otra parte. Nadie puede ser tan necio para creer que esto va a silenciarlo ni para negarle un talento brillante, olfato/instinto periodístico y dedicación absorbente a su profesión, eso si, siempre “en vedette”, en protagonista exclusivo y excluyente que no dejaba que otras figuras le hicieran sombra.

    No se si ese ego ombliguista y desmesurado, su falta de escrúpulos, su capacidad para supeditarlo todo a sus objetivos e intereses, personales y profesionales, se pueden contar entre sus defectos o sus virtudes, a la vista del éxito que siempre le ha acompañado, aún caminando por el filo de la navaja.

    En el momento del adiós, PedroJ insiste en que “no se va por gusto sino que lo han destituido”, lo cual es una obviedad porque el jamás se iría mottu proprio, y que “el fracaso empresarial y la quiebra inminente no tiene que ver con su inmolación”, lo cual no es creíble, porque si repasamos los follones de alto voltaje en los que estuvo metido y los casos que destapó, los GAL, los incontables casos de corrupción del PSOE con sus líderes en la trena, el atentado de Atocha, el accidente del Yak, la participación en Irak, Gurtel, Bárcenas, Urdangarín y sra., etc, concluimos que la Empresa y el propio PedroJ aguantaron a pelo envites de dinamita mientras el negocio fue rentable. Incluido aquel ruin y miserable video de su intimidad exuperante, venganza de los socialistas contra su flagelador.

    Al dejar de ser rentable y no encontrar comprador, incluso fallar al parecer posibles tratos con ABC, han decidido cortar la cabeza del profeta y ofrecerla en bandeja a los poderes políticos, económicos y empresariales, por ver de salvar al Mundo.

    Para bien o para mal, el Mundo ya será otra cosa sin PedroJ. No se si mejor o peor, pero otra diferente.

  3. MIRANDA

    Por cierto, boss, leo en el digital de Alfonso Rojo (que fue manoderecha de PedroJ hasta que acabaron como el rosario de la aurora), que poco después de que la Empresa, RCSMediaGroup- Unidad Editorial le anunciasen el cese como director, PedroJ se ha enterado de que NO VA A COBRAR los casi 20 millones de euros que suponía le iban a caer como finiquito, plan de retiro e indemnización

    Pese a ser tan listo y precavido, PedroJ fue víctima de la letra pequeña, miratú, como los estafados de las Preferentes. En su contrato, figuraba, en efecto, una claúsula por la que la empresa quedaba obligada a indemnizarle con 13 millones de euros si decidía desalojarle del puesto de director o vendía el periódico a otro grupo de comunicación.

    Pero los arruinados italianos colaron una cláusula según la cual a partir del 1 de enero de 2010 se reservaban la posibilidad de ‘trasladar’ a PedroJ del sillón de director de ‘El Mundo’ a otro puesto ‘relevante’ de la compañía.
    Llegarán a algún entente porque a ambas partes conviene.

    Entre sus perlas de última hora, dos:

    “Los problemas que hemos tenido no han sido nunca por mentir, sino por decir la verdad”

    “¡Ay! el día que contemos quien fue nuestra fuente en el ‘caso Bárcenas’”

    Te lo dije, Boss. La historia continúa…Seguimos a la escucha.

Comenta