Carta a Hollande

El Papa le dijo: “Debes dejar a esa mujer”. Y él dejó a Valérie

Mon chéri president:

Permíteme que te tutée, pero es que llevamos tanto tiempo metiéndonos en tu bragueta y tú en la nuestra, que resultas un tipo cercano y familiar. Ya dicen en el patio de la corrala: Sí, hombre, el Hollande; ése que viene todas las noches y se va con el alba, que es lo que más le disgustaba a Aute.

Te iba a llamar Querido presidente, pero en español me sonaba un poco fuerte dadas las circunstancias borrascosas por las que atraviesas. Por cierto, ¿cómo se dice en francés cuando te separas de quien no estás casado después de dejar a la mujer con la que te casaste y antes de estar con la que no te casarás? ¿Désintégré? Je suis désintégré de Valérie.

Ya viste cómo te miraba el Papa. Parecía que en vez de estar recibiendo al presidente alegre de la República Francesa, le había tocado en audiencia el embajador del Señor de las Moscas, el siempre temido Belcebú, con malas noticias sobre el overbooking del infierno.

En realidad te escribo para decirte que has hecho muy bien. El tráfico en París está muy pesado. Aunque vayas en moto y sea de madrugada, cualquier día te puede pasar un percance. Y tú ya estás para sopitas y buen vino.

Comprendo no obstante, que el divorcio, o como se llame, de Valérie te aboca a un conflicto de estrategia mucho mayor del que tenías, porque si vas a vivir en el Elíseo con Julie, ¿significa que abandonas para siempre tu afición por el motociclismo? Y si Julie se queda donde está, ¿vas a seguir yendo con casco integral, o te bastará una chichonera abierta por delante para que todos los franceses sepan de tus idas y venidas?

No hace falta que me contestes a vuelta de correo, sino después de la publicidad. Tú arregla lo tuyo y consensúalo con el motorista.

4 Comentarios a “Carta a Hollande”

  1. MIRANDA

    No me extraña que te tomes el tema a broma, Boss porque resulta esperpéntico.
    Es obvio que la precipitada visita al Papa tiene que ver con el intento de Follande de restañar su imagen capitidisminuida. No ya por el desamor, algo que cualquiera entiende, sino por la chapuza desestructurada en que se ha movido el picaflores este de pinta funcionarial.

    En su intento de “suavizar” el encuentro tan demorado (ni siquiera asistió en Marzo a la ceremonia de inauguración del pontificado del papa Francisco) ,M. le Président llegó rodeado de sacerdotes e intelectuales católicos, pero se encontró con la fría seriedad y la cortesía distante del Pontífice.

    El mismo Follande se ve triste y pelín avergonzado por el escándalo. Pero también tuvieron que flotar en el ambiente las ultimas medidas del gobierno francés sobre el matrimonio homo, más facilidades para arrancarse el hijo y deshacerse de los viejos inútiles. También la escasa reacción ante la profanación de iglesias, que compensa con las facilidades a los islamistas.

    Tras el fracaso total de su política económica (reconocido por el mismo), incapaz de reducir el gasto desmesurado del Estado y con Francia al borde del crack, esas concesiones al “progreso” y la “modelnez” no engañan ni a los progres. !!!Contentos están con el mozo!!!

    Si los socialistas españoles aprenden algo de los errores de Monsieur Follande y se apartan de ese radicalismo tóxico en que han venido moviéndose -con tan grave descalabro para España-, camino de una social-democracia civilizada, seguramente recuperarán el apoyo y la credibilidad perdidos.

  2. SEito

    No siendo defensor de la soltería ocupando puestos de tanta trascendencia para todas las familias, este M.P (Monsieur President de jour que se transforma en le belle de nüit Motero Paquete) comienza a caerme bien .
    Quisera que el trato dado desde España por los Medios de Comunicación fuese trasladable a las salidas en moto de nuestro Jefe de Estado . Mejor dicho quiero aunque sea algo tarde, dada la utilización de todo lo que vino de La France cuando conviene a sus intereses de confrontación .
    Liberté, fraternité, égalité per el nostre ,Palau si us plau .

  3. Abel de Arzúa

    El problema no es la infidelidad o las amantes compartidas, sino que se ha sabido.
    Lo mismo pasó con los presidentes que le precedieron, todos con sus lios y sus segundas familias, hasta que saltaba el escándalo.
    Y si como dice d.Seito lo trasladamos al rey español, para qué entrar en detalles.
    No entiendo de protocolos y diplomacias, pero quizá Hollande debió esperar un poco, no visitar al Papa precisamente ahora, en medio del boom mediático, sino dejar que amainara un poco, para no molestar a su Santidad y a los católicos.
    Una pareja puede romper, y no pasa nada, pero la conducta desleal, los tapadillos y embustes, dicen mucho de la calidad humana del personaje y la confianza que merece.

  4. Anxo

    En este vodevil muy francés, por otra parte, lo que me sorprendió fue que la anterior compañera del presidente, Segolène Royal, acudiera al hospital a visitar a Valerie, la mujer que le robó al padre de sus cuatro hijos.

    No se si fue un gesto de solidaridad o si la aparición de una nueva rival las ha unido en la adversidad y contra el adúltero, que según dicen los confidenciales, al verse pillado una vez más, no negó nada, sino que se mostró “frío e implacable”.

    En cuanto a la visita al Papa, ¿por qué ahora mismo, precisamente? ¿para hacerse perdonar? Debió esperar un tiempito.

Comenta