11-N en Legazpi

El asesinato del joven madrileño Carlos Palomino es motivo suficiente para llenar de amargura todas las conciencias honorables. Pero ya que de sufrir se trata, a todas ellas corresponde también convertir su dolor en fortaleza para reducirlo a lo que ahora es, un acto abominable y aislado, cuyo autor ha sido identificado y detenido.
Pero después de escuchar a algunos portavoces políticos se deduce totalmente lo contrario, dadas sus ansias en achacar el asesinato a colectivos o a fantasmas, y en reclamar venganza, antes que justicia. Llegado ese punto, el hombre es capaz de cometer las mayores torpezas, como ya se demostró fehacientemente.
La situación es grave. Digámoslo sin reparo, pero en nuestras manos está evitar que en los aledaños del 20-N se empeore ese clima favorable a la salvajada de Legazpi el 11-N. Cierto, la responsabilidad se mide en distintos grados.
Al decir de la experiencia, en la cúspide culposa figuran de forma destacada todos aquellos ideólogos y activistas que en algún momento de sus vidas convinieron que la violencia era un arma válida y poderosa para intervenir en política, ya fuese entrando a caballo en el Congreso, descerrajando un tiro en la cabeza de una víctima bien escogida, o volando los trenes en los que viajaban 200 pasajeros anónimos. Ni que decir tiene la nefasta influencia de este último ejemplo en la historia reciente.
A continuación vienen las instituciones encargadas de la buena administración, no sólo el Gobierno, la oposición y los partidos, sino también las que no están, o no deben estar, al albur de un proceso electoral. A la vista queda que fallan estrepitosamente cuando la convivencia sufre a diario más riesgos de romperse.
El tercer grupo lo forman los ciudadanos, víctimas y verdugos de una situación que parecía imposible repetir porque habíamos aprendido de la historia y porque habíamos reconducido nuestros males internos en un proyecto que asombraba al mundo y que debe seguir haciéndolo.

7 Comentarios a “11-N en Legazpi”

  1. Mirandolina

    Reyertas con navajazos y demás, los ha habido y los seguirá habiendo.Suponemos que la ley castigará a los culpables ahora y siempre.
    A mí lo que me preocupa es la crispación generalizada de la sociedad española.La escasa cintura para admitir que otros se manifiesten u opinen si no se comparten sus posturas, la fiebre de escupirse etiquetas, tu xenófobo,fascista,franquista,homófobo, machista…(Ojo, no confundir etiqueta con definición.)
    Corren tiempos de cólera, boss, y el cinturón de las grandes urbes, entre la droga y el alcohol,las armas que menudean, las bandas y tribus belicistas, las situaciones creadas por la ilegalidad, el hacinamiento,la delincuencia habitual como ganapán, la prostitución, la inseguridad, son lugares difícilmente habitables donde la policía ni se asoma.
    Yo sigo pensando que los miembros del gobierno, del presidente abajo, deberían llevar en el sueldo un comportamiento ético acrisolado para transmitir valores democráticos para mejorar la convivencia y no fomentar PERMANENTEMENTE el mal rollo apenas visualizan un micro o una cámara.
    Como también manejar con cuidado la historia sin buscar que se repitan sus páginas más negras y siniestras.

  2. Mona Ondulada

    “El fresco de la Última Cena de Leonardo…Ubicado en el refectorio, en un espacio OBLONGO…”. (Así lo contaba mi viejo manual de Arte de COU)

    El término oblongo (que descubrí entonces)goza desde aquel instante de toda mi simpatía. Se me antoja una imagen cuasi onomatopéyica, que evoca una cabeza estrecha y estreñida y muy poco generosa.
    El amable (?) lector que le ha dado a usted el tirón de orejas por un quítame allá esa autoría,tenía la lupa presta. Y realza un error,que no va más allá de la categoría de “espinilla”,pero pasa de largo por la genial excrecencia de su comentario.
    Lo dicho: un oblongo mental
    ¡Adelante,Don José! Las enciclopedias están al alcance de todos,que no el ingenio.

    Mona Ondulada

  3. quasimodo

    La culpa de que La última cena, de Leonardo, no sea de Miguel Angel, la tiene ZP.

  4. Tamarín

    Sr. Cora: Se ríen de Vd. por lo de la Última Cena porque no tienen otra cosa que decir. Deberían reírse de lo impresentable que es este mal-Gobierno que nos gobierna. Somos el hazmerreír del mundo civilizado.

    Los amigos de la Z, por mor del Moratinos con sus declaraciones a “59 segundos”, se mofan de nosotros. Somos los incondicionales de las dictaduras bananeras, de las repúblicas antidemocráticas y de las Alianzas Incivilizadas patrocinadas por la Z.

    Van a llamar al Banderas para que les enseñen hacer la “Z” bien, y para que la bandera de ¿España? y las fotos de la monarquía (no olvidemos que ¿España? es una MONARQUÍA PARLAMENTARIA) no acaben en el W.C. como quieren los socios de la “Z”.

    Sólo hay que leer la prensa de Inglaterra, de Alemania, de Francia, de EE.UU., para darnos cuenta de lo que la “Z” es en el MUNDO: cagarruta. Que los sociatas tomen ejemplo de lo que es y de lo que significa la palabra DEMOCRACIA.

    ¡SE RÍEN A CARCAJADA LIMPIA DE LA “ZETA”!

    El camarada Garrido, los de ERC, los del PNV, los del BNG, los familiares de los etarras-asesinos de la ETA, los sociatas en general (a la cabeza el Blanquiño de Palas), “chupan” de los impuestos que pagamos todos los españolitos, llevan a sus hijos a los colegios a los que, en su mayoría denostan, y encima les dan por donde ya se sabe. ¡País!

    Y no hablemos de los sindicatos que también chupan. ¿Ya nadie se acuerda de los pisos de la UGT? ¿Cuánto reciben por no hacer nada?

    De pena, penita , pena.

    Así que, Sr. Cora, ríase Vd. de Leonardo y de Miguel Ángel por un lapsus por la Última Cena. Hay quien se consuela por muy poco.

  5. manel

    Ay, Tamarin, Tamarin!. Cuidate, que vas a acabar con ulcera de estomago. Los vientos que corren no te son favorables, y no parece que vayan a cambiar de direccion. Es facil desbarrar contra los que no comulgan contigo, pero, ¿por que no hablas de las bondades de la alternativa?. No te atreves, ni tu ni todos los que desbarran. Lo entiendo, habria que tener estomago a prueba de bomba para hacerlo.
    cuidate
    Manel

  6. Mona Ondulada

    ¡Ja,ja,ja! Muy bueno,Quasimodo!.
    Tal vez…no sé… Sería cuestión de que ZP le pasase la manita por su espalda de usted. Puede que el gafe saliera corriendo.
    Aunque me temo que los políticos no crean en las fantasías. Bueno…en las suyas,sí. (O tal vez,no).
    Cordialmente:
    Mona Ondulada

  7. zbcnvmxe

    , in social, academic, or occupational functioning; and be present in two or more settings, e. ,

Comenta