Archivo de Septiembre, 2020

Jesús Noya, el escultor religioso que perdió la fe

Domingo, 20 de Septiembre, 2020

Su muerte mueve al escándalo, pues había rechazado las honras religiosas y las recibe

AUNQUE NO PODEMOS fijar con certeza su cuna, sí sabemos que el escultor Jesús Noya (Lugo/Santiago, 1886), desarrolla todo su trabajo entre murallas, y para ser más exactos, en solo dos talleres, en San Pedro y en el Campo Castelo, muy cerca uno del otro.

Las primeras referencias a Noya las encontramos en 1906, cuando frisa la veintena y es premiado en la Escuela de Arte de Santiago en dibujo artístico y prácticas de vaciado.

Poco antes, con motivo de las fiestas del Apóstol y gracias a una estatua yacente, gana el premio de escultura que concede el ayuntamiento.

Con los estudios terminados, trabaja en Lugo y se especializa en escultura religiosa. Hace mausoleos, como el de Balbino del Valle en el cementerio de Santa María de Sabadelle (Chantada), o retablos para altares, como el de estilo gótico que César Abellás le encarga para el de San Luis Gonzaga del Seminario Conciliar de Lugo.

Algunas de sus obras, como una Virgen de la Concepción, se exhiben antes de llegar a su destino en los escaparates de la Reina para que los lucenses conozcan al artista que mora entre ellos.

Años después entra en contacto con Laureano Tato y acuerdan canalizar las esculturas a través del comercio religioso que este posee en Obispo Izquierdo / Campo Castelo, para el que también cosen las hermanas Sánchez.

Se anuncia en la prensa local, en El Centinela de Mondoñedo y en diarios nacionales, como El Salmantino. Uno de sus reclamos dice: “Hemos recibido de la acaudalada casa de don Jesús Noya, de Lugo, un completo catálogo concerniente a objetos de escultura, imágenes, altares y oratorios. Recomendamos a las personas devotas la tan conocida casa, en la seguridad de que quedaran satisfechos”.

Un redactor de El Progreso lo visita en su estudio y encuentra a un hombre modesto, que minusvalora todo lo que allí existe. “Son obras de importancia muy relativa. Trabajé cuanto pude y nunca me faltó qué hacer. Sin embargo, de verdadero mérito artístico aún no he hecho ninguna”.

El periodista no piensa así y alaba la calidad de un San Cosme a punto de ser pintado que le parece sublime, así como un San Pedro y un San Andrés, ya terminados, con un destino cercano a Lugo.

Le augura figurar algún día al lado de los nombres de Felipe de Castro, Domínguez de Estivada, Ferreiro, Moure… y recomienda a los sacerdotes que no encarguen a otras provincias sus imágenes. Las de Noya son mejores.

Pero él es un hombre triste y con ideas funestas que si algún día tuvo la fe que pudiera atisbarse detrás de su trabajo, la ha perdido por completo y solo le domina un pensamiento, el suicidio.

Lo intenta de dos pistoletazos y finalmente, el 18 de abril de 1913 muere. Como quiera que en A Nova se celebran funerales seguidos de entierro religioso, Santiago Casares, a la sazón redactor de Tierra Gallega, descubre unas supuestas últimas voluntades de Noya y se arma el escándalo.

Dicen esas líneas: “Amigos míos: Me despido de todos, pues estoy de un día para otro. Ya conocéis mis ideas. Soy ateo y os suplico que impidáis, como última voluntad mía, el que toquen por mí campanas, ni me entierren en Campo Santo, ni vengan curas detrás de mi cadáver. ¡Bastante tiempo tuve que ser hipócrita, es decir, hipócrita no: pero tuve que callar y ocultar los nobles pensamientos del Progreso, de la Libertad y de la Fraternidad, ante los ruines de opresión, de esclavitud y oscurantismo!”.

José Nakens, desde las páginas de El Motín, airea la historia todo lo que puede.

Madrid se desangra

Domingo, 20 de Septiembre, 2020

Concentraciones para echar una mano al caos

Todo lo que concierne a la pandemia en España parece salido de un guión de Álex de la Iglesia, una tragicomedia donde las cosas que pueden ir peor, empeoran; donde todos estamos autorizados para aportar nuestro granito de desbarajuste con solo esgrimir ignorancia y donde solo falta por ver a la bestia encaramada del edificio Carrión en plena Gran Vía madrileña.

Pero siendo este el panorama general, el caso de Madrid es especialmente doloso y doloroso. El triángulo Ayuso, Sánchez e Iglesias está ofreciendo la peor cara que unas instituciones públicas pueden dar a sus administrados, aquella que refleja el interés partidista por encima de las necesidades generales.

Por si no fuera bastante la dificultad para el entendimiento entre los poderes español y autonómico, aparece la tercera pata del banco para incendiar a las masas y pescar en río revuelto. ¿Cabe más miseria?

No adelantemos acontecimientos, pero a la vista de lo que está sucediendo y de los antecedentes que los abonan, tiempo habrá de comprobar que el egoísmo de estos presumidos se pasa el servicio público por el arco de triunfo en acciones y decisiones todavía más rastreras.

Quizá los oftalmólogos tengan una palabra para definir ese defecto propio de algunos políticos, incapaces de ver a sus congéneres como seres humanos, y su tendencia a considerarlos constantemente solo como votantes, de tal forma que la población de Alcobendas no es su total matemático, sino la suma de los votos que en la última convocatoria ha ido para cada partido.

¿Degeneración del cristalino o degeneración moral?

Tan triste como eso es comprobar que al ser tan frecuente esa manera de entender la política, muchos ciudadanos acaban por pensar que así es y que así debe ser.

La aportación de Montero

Sábado, 19 de Septiembre, 2020

Demasiado guapa para el Ministerio

Mantener un ministerio con un presupuesto de 180 millones de euros para que te diga que en las series de televisión españolas eligen a unas actrices muy guapas, que con maquillaje las hacen parecen más guapas todavía, no tiene fácil comparación en el mundo del despilfarro público, incluido lo que se gastó Nabucodonosor II en los jardines colgantes, que visto a su lado tampoco fue gran cosa.

Comunicar en este momento los resultados de semejante estudio _ por no llamarle chorrada _, es además de despilfarro, un insulto a la inteligencia, una burla a los impositores y un escupitajo en la cara de todas las familias que sufren de forma directa o indirecta las atroces consecuencias de la pandemia.

El ministerio en pleno de doña Irene Montero, que es el autor de tamaña revelación, la más cara y más pedestre de las oídas en la vida, debería abatir columnas y sus cabezas visibles deberían desfilar enfundadas en sambenitos a las puertas de todos los hospitales, por lo menos los de Madrid, para hacerse perdonar por la bazofia.

Como no lo harán, debemos conformarnos con saber que las series de televisión de España, las películas de Hollywood y los musicales de Bollywood seguirán contratando a las actrices que les salga del moño para cada papel que necesiten sin tener en cuenta la gilipollada del Ministerio, pero sin olvidar que de nuestros bolsillos han desaparecido unos cuantos euros destinados a pagar las pajas mentales de un grupo de aprovechados que todavía están a años luz de justificar su presencia en cualquier organismo público que se precie de ser útil a sus conciudadanos.

Solo en una situación esquizofrénica como la que ha propiciado el señor Sánchez es posible concebir un ataque tan gravoso para la deuda española, tan letal para el pensamiento y tan ofensivo para todos.

Machaquina

Viernes, 18 de Septiembre, 2020

¡Van a hablar del Gobierno!

Cuesta trabajo decirles a los chavales que se fijen en el espejo de sus mayores, especialmente si éstos han llegado lejos en política.

El último miembro del Gobierno sobre el que cae la sospecha de haber cometido un delito es la vicepresidenta Ribera y la tipificación jurídica del mismo es la de malversación, que no significa hacer poesía con versos que no rimen, sino gastar indebidamente los fondos ajenos.

La colección de sospechas que se acumulan comienza a ser enciclopédica. Dudo que en el Aranzadi se tenga referencia de todas ellas, o que se substancien algún día. Como dicen los ingenuos, oye, que a lo mejor todas son falsas y estamos ante los tipos más legales del hemisferio norte, muy por encima de Olof Palme.

Es difícil, porque todas inciden en la dirección delicuencial, no en la del meritaje. Si hubiese mezclilla, aún bueno; pero no es el caso.

Por ejemplo, alguna vez podríamos oír que un economista húngaro copió íntegra la tesis de Pedro Sánchez por lo buena que era, o que Pablo Iglesias financió a los misioneros combonianos en Malawi con dinero de Venezuela. Podría comentarse que el ministro Illa descubrió cómo hacerse con el mejor y más barato material anticovid 19, que nos haahorrado miliardos de euros, o que Ábalos ha impedido en Barajas el tránsito de oro por parte de una red de chavistas peligrosos.

No sé, rumores positivos que impliquen a Fernando Simón en el hallazgo de un aminoácido esencial que protege contra los contagios. O cosas más básicas, como que no haya que pagar en el mercado negro la concesión de una cita previa en las oficinas de la Seguridad Social.

Un toma y daca donde diluir los pecadillos en un caldurrio de buenas noticias.

Pero no. Esto es un continuo daca, daca y daca.

Es al revés

Jueves, 17 de Septiembre, 2020

Evelyn Beatrice Hall

La ley de Memoria Democrática tiene todos los atributos para ser considerada el eufemismo de la implantación del Pensamiento Único, una aberración del totalitarismo más espantoso de la historia, que aquí, al parecer, se pretende parir con el aplauso de quienes se dicen por error progresistas.

Ahora bien, cual escorpiones acorralados, en su aguijón llevan la ponzoña de su castigo, porque iniciativas de esa calaña solo producen el rechazo hacia quienes las promueven que en breve acaban por mostrar la patita de la tiranía que se encubre bajo su sintética piel de cordero.

En este caso ni siquiera haría falta esperar la llegada de la ley para certificar que toda esa palabrería que manejan, el espíritu que inoculan a sus disposiciones, el afán que atraviesa sus cabezas está rendido a un objetivo claro y diáfano desde el primer momento, cual es la implantación de un régimen tan absolutista como el de Luis XIV y así proclamar a todos los vientos: El Estado soy yo, sin que nadie pueda afeárselo, entre otras razones, porque será verdad.

Quien hoy aplauda la llegada de la ley creyendo que se trata de un instrumento preventivo de dictaduras, que no se lamente después, cuando descubra que la dictadura viene implícita en su objetivo, porque si el absolutismo se amparó en el principio “princeps legibus solutus est”, o sea, “el príncipe no está sujeto a la ley”, los que aspiran a sustituirlo pretenden ahora que “la ley me ampare a mí solo”.

Todo hiede a una brutal pobreza moral e intelectual, a un afán de poder y de perpetuarse en él con un pretexto que ningún demócrata de convicción podría refrendar con su firma, porque quien lo es de verdad está dispuesto a morir por todo lo contrario, es decir, por el derecho a que cada cual pueda expresar sus ideas, una frase atribuida a Voltaire, pero que, mire usted, pertenece a una mujer, Evelyn Beatrice Hall.

Sánchez Guardamino, constituyente de 1869

Jueves, 17 de Septiembre, 2020

El senador por Lugo abandera la causa a favor del ferrocarril gallego en sus 18 años de parlamentario

LOS BUENOS NEGOCIOS realizados por su padre, un comerciante de origen vasco llamado Cipriano, permiten a Manuel Sánchez Guardamino (Lugo, 1830), exhibir la mayor fortuna no aristocrática de sus tiempos en Lugo.

El concejal Cipriano Manuel Sánchez, también Guardamino, es dueño de varios inmuebles en Lugo cuando el 13 de enero del año señalado nace su hijo Manuel en la calle Batitales. Uno de ellos lo alquila al Círculo para su primera sede y otro, a la Fonda del Méndez Núñez. Había llegado a la provincia para participar en las obras de la carretera de Lugo a Chantada, y según recoge Ramón Villares, aprovecha la desamortización de Mendizábal para hacerse con edificios y solares de antigua propiedad eclesiástica a muy buen precio y sin grandes rivales en las pujas, por aquello de no molestar a la Iglesia con la adquisición de sus antiguos bienes. Cipriano había nacido en 1794, y su esposa, María Dolores Sánchez de Neira, en 1798.

Manuel Eustaquio Antonio Sánchez-Guardamino Sánchez de Neira, su nombre completo, es un estudiante aventajado y como también es hombre de posibles, tiene abierto el camino para estudiar jurisprudencia en Compostela, donde ya se encuentra cuando cumple los 17 años.

Durante su estancia en Santiago como estudiante de Derecho, Guardamino junior se apunta a las clases de frenología que imparte por toda España Mariano Cubí i Soler, el introductor de esa seudociencia psicológica, que investiga el carácter y el comportamiento a través de la forma y el tamaño de las diferentes partes del cráneo.

Cubí imparte también su cursillo en Lugo y en otros puntos de Galicia, pero la experiencia no le va a salir gratis. El frenólogo catalán es denunciado por el sacerdote Antonio Severo Borrajo ante el Tribunal Eclesiástico de Santiago por considerar que la frenología y el magnetismo están en contradicción con algunos preceptos y dogmas católicos.

Después de mucho batallar, Cubí logra que la causa sea sobreseída, lo que aprovechará para contarlo todo con pelos y señales en su Polémica religioso, frenológico, magnética. En ese libro aparece el testimonio favorable a Cubí de Sánchez Guardamino y de los restantes alumnos, entre los que se encuentra también José Pardo Bazán, el padre de doña Emilia.

Se casa en Bilbao con Elvira Aurrecoechea Arana, dieciocho años más joven que él. La boda tiene la particularidad de que se celebra en la misma ceremonia que la de su primo, Ramón de Guardamino, que contrae nupcias con su sobrina María Berge. Se informa que los novios salen el mismo día de la boda hacia Zaragoza y que pasarán la luna de miel en Barcelona. Tal como se redacta, se da a entender que el viaje lo realizan juntos los cuatro protagonistas del doble enlace.

Manuel y Elvira serán padres de María de los Ángeles, que nace en 1878 y vivirá hasta 1967, y de Rafael Maria Julio Cipriano Pablo Sánchez-Guardamino Aurrecoechea. Elvira muere a los 37 años el 10 de febrero de 1885 y es trasladada en tren a Bilbao.

La actividad parlamentaria de Manuel en las filas liberales progresistas, es muy intensa desde que en 1869 consigue el acta de diputado que lo hace constituyente de la de ese año, en compañía de los lucenses Manuel Becerra y Bermudez, Valentín Vázquez Curiel, Juan Paradela Sánchez, Ignacio Timoteo Yáñez y Manuel Quiroga y Vázquez.

La reivindicación lucense del ferrocarril es una de las causas por las que lucha, siendo diputado, o como senador, de 1871 a 1887, cuando fallece en Madrid el 7 de mayo.

Ni premio ni castigo

Miércoles, 16 de Septiembre, 2020

Comité de expertos

Conseguido el rechazo de las querellas contra la gestión del Gobierno en la pandemia, los próximos objetivos son ganar el premio RANM 2020 (Real Academia Nacional de Medicina) por los mismos motivos y obtener la flor natural en el certamen de habaneras de Torrevieja, convocado este año bajo el lema No hay pandemia sin blasfemia.

Aunque no lo crean, había dos o tres vecinos de Juncales del Alma Cándida que esperaban de Dolores Delgado una resolución favorable a una querella sí y otra no, para disimular.

No vamos a ser tan mal pensados como los querellantes. Si la Fiscalía del Tribunal Supremo no ve indicios de delito y lo explica en 300 páginas de un tirón, es señal de que no lo hay. La justicia española para estas cosas del Gobierno es muy suya, que por algo todas las instancias políticas, desde el primero al último partido, ponen todos sus esfuerzos en orden a disponer de una judicatura independiente, de ahí que la Fiscalía esté encabezada por quien ha sido ministra de Justicia en el anterior gabinete de Pedro Sánchez. Todo correcto.

Más difícil lo va a tener don Pedro para obtener el premio RANM, porque una cosa es librarse de una acusación delictiva y otra muy distinta convencer a alguien de que tu gestión, claramente chapucera, merece un reconocimiento a la excelencia cuando encabezamos todos los índices de peligrosidad.

No se ha cometido delito, pero han demostrado una torpeza y una ignorancia similar a la de muchos de sus compatriotas que se comportan como auténticos garrulos lisérgicos, que diría Ricardo Llovo. Claro que ellos son simples ciudadanos y nunca se les pasó por la cabeza erigirse en gobernantes, solo en folloneros de botellón.

En cuanto a la flor natural de habaneras, ni lo sueñen. En el Gobierno desafinan todos.

El general Tella no hizo la guerra para perpetuar a Franco

Miércoles, 16 de Septiembre, 2020

El militar de O Corgo pagará cara su fidelidad a don Juan y la causa monárquica

CONVIENE DECIR CUANTO antes que el general Tella, monárquico alfonsino y luego partidario de don Juan, caballero del Santo Sepulcro de Jerusalén y atinado escritor de estrategia militar, está falto de una biografía competente, siendo su caso muy apetitoso.

Su nombre in extenso es Heliodoro, Helí, Rolando de Tella y Cantos de Uz (O Corgo, 1888), pero bastan las cinco letras de su primer apellido para identificarlo como uno de los militares que se levanta contra la república y que conspira luego contra Franco.

La vida de Tella se escribe todavía con comentarios arriesgados, rumores, leyendas y maledicencia.

Por el contrario existen multitud de fuentes y de versiones sobre los aspectos más polémicos de la vida de Tella como son su enemistad con Franco, la sanjurjada, las heridas de guerra, la construcción del pazo de Adai, la intervención de los presos en ella, la fábrica de harinas La Conchita, las visitas de don Juan a Adai, la repetida anécdota sobre la distancia que hay entre Adai y Meirás o viceversa, el atentado/accidente entre Lugo y Adai, la presencia de los Radziwill en Lugo, su expulsión del ejército, las conspiraciones monárquicas con don Juan, su salud mental… demasiada harina para un cuenco tan pequeño.

Se cumplieron el lunes los 132 años de su nacimiento en Adai /Gomeán. A los 19 ingresa en la Academia de Infantería de Toledo, de donde se dice que arrancan sus malas relaciones con Franco. A los 22 forma parte del Regimiento Ceriñola de guarnición en Melilla, antes de ir a Zamora.

En 1917 se casa con María del Carmen Alonso e Iglesias y al año siguiente es destinado al Protectorado Español de Marruecos, donde es herido en cinco ocasiones. Escribe Moral militar y dirección de tropas (inédita) y La guerra. En 1921, ya capitán de Infantería, manda el Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas nº 5 y lucha en el Monte Gurugú.

En 1923 recibe la medalla Militar Individual y dos años después, la Cruz Laureada de San Fernando. Siendo teniente coronel de Infantería, Alfonso XIII lo nombra ayudante de su primo, el infante Carlos Tancredo de Borbón.

En 1932 participa en el golpe de Sanjurjo y es deportado a Villa Cisneros, para ser amnistiado en 1934. En julio del 36 se une a los sublevados y participa en las campañas de Extremadura, la toma de Mérida, Navarra y la Batalla de Madrid.

Uno de sus soldados le dedica estos versos: “Caudillo en la Legión, lucha con saña / por conseguir el renacer de España, / que es su amor, su ilusión, su fe, su estrella. / Caballero sin par de San Fernando, / ha de ser inmortal su nombre: Tella”.

Como general de brigada toma parte en las campañas del Ebro y Cataluña. En 1941 es nombrado gobernador militar de Burgos y caballero gran cruz de la Orden de San Hermenegildo. Un año después es gobernador militar de Lugo, pero en 1943 es privado de todos sus honores militares, acusado por Ramón Ferreiro de irregularidades administrativas de la Fiscalía de Tasas, aunque las verdaderas razones apuntan a considerarlo un conspirador en contactos con Luisa María Narváez y Macías y los Radziwill. Él no cesará en su intento por conocer los cargos que le achacan.

Fue quien de decirle a la cara a Franco que él no había participado en la guerra para perpetuarlo en el poder, sino para instaurar la monarquía.

Intenta su nombramiento como conde de la Casa de Tella y vive 24 años más, antes de fallecer en Adai, donde construye un pazo que en estos años ha conocido ya diversos propietarios.

Que los detengan

Martes, 15 de Septiembre, 2020

No alzan ni la suela del zapato de George Bernard Shaw

Enanos mentales incapaces de unir correctamente vocales y consonantes han encontrado una aguja de marear con la que pretenden pasar a la historia, pues aunque su obra creativa completa arroje como resultado un cero absoluto, su obra destructiva avanza gracias al papanatismo y la estulticia de una sociedad inerme que los contempla con la duda de saber si tienen razón o no.

Son los abanderados de la corrección política, subvencionados por el buenismo, pagados por el multiculturalismo y educados en el burrismo.

Se han cargado Lo que el viento se llevó, andan detrás de Colón y obligaron a que los descendientes de Agatha Christie consintieran un cambio de título ante el pánico por perder algo de pasta. Si se levanta la escritora les da a todos así, con el envés de la mano, para no contagiarse de ignorancia.

Ahora le toca el turno a George Bernard Shaw, atacado por los aspirantes a actores de la Escuela de Arte Dramático de Londres, gente que antes de aprender viene dando lecciones por obra y gracia de esta corriente repulsiva, corrompida y anormal.

No quieren representarlo, dicen los pipiolos, porque era fascista, como si para leer a Dante hubiera que exigirle su pertenencia al Partido Demócrata, o a cualquier otro nido de cánones de belleza.

También se cargan a todos los autores del XVII al del XIX, y más allá, por imperialistas y negreros, de tal forma que acabarán por representar únicamente el tam-tam de la selva. Y ni eso, porque el Mau Mau era asaz nacionalfascista.

El arte dramático, desde Grecia hasta hoy, ha sido lo que el mundo ha sido, y estos cómicos de medio pelo carecen de la más mínima autoridad para censurar ni a Plauto, ni a Bernard Shaw, ni a las marionetas de Chacolín, manejadas por el padre de José Luis Moreno.

Marisa Lorenzo, demasiado joven para ser Miss España

Martes, 15 de Septiembre, 2020

Sí logra ser Miss Vivero, Miss Lugo y Maja de la Fotogenia, antes de hacer algunas apariciones en el cine

CON 17 AÑOS es elegida Miss Vivero 1968, pero a María Luisa Lorenzo Darriba (Barco de Valdeorras, 1950), las cuentas no le salen, porque cada vez que le preguntan por la edad dice que está a punto de cumplir los 18, o como con descuido, “ponga usted 18”.

Quizá Pepe Garalva, que es quien la descubre y promociona, intuye que puede haber problemas. Donde no los hay es en la capital de la provincia, pues un mes después Marisa es elegida Miss Lugo en dura competencia con la representante de Ribadeo, Aurorita Gómez. Ocurre en el Pabellón de los Deportes.

Ha nacido en esa localidad orensana, pero también se apresura a decir que se considera de Viveiro, porque allí reside desde hace años y en su Centro de Estudios Landro cursa el bachillerato.

El título de Miss Lugo le proporciona el pasaporte para participar en el certamen de Miss España, que se celebra en julio, pero Marisa sigue teniendo 17 años y Garalva, después de mucho pelear con Adolfo Prego de Oliver _ el padre de Victoria Prego y director de la revista Miss, que organiza entonces el concurso _, logra que Marisa pueda acudir a Valencia, honoris causa, pero sin competir porque incumple la base de la edad mínima.

El certamen está a punto de acabar en escándalo, ya que algunas de las misses se niegan a desfilar y acusan a la organización de tener todo amañado para que gane Valencia.

A ella, que está fuera de concurso, le basta disfrutar de una cena a mil pelas cubierto amenizada por Los Munstang. También gana un viaje por media España que a su regreso ella detalla a la perfección: Alicante, Málaga, Murcia, Cádiz, Granada, Almería, Sevilla. Albacete, Benidorm, Torremolinos, Madrid, Toledo, El Escorial. Valle de los Caídos, Salamanca y León.

Marisa ha llamado la atención de los lucenses. Más alta que la media, guapa y estilosa, no pasa desapercibida a donde llega porque además es pionera en usar lo que entonces se llaman “auténticas minifaldas”, no faldas más o menos cortas. De ahí a ganarse el apodo de Supermarisa apenas hay un tramo. Además es aficionada al boxeo y admiradora de Legrá. O eso dice.

Se ha trasladado a Lugo y aquí se prepara para afrontar nuevos retos. Actúa como azafata en diversos actos, es portada de Chan, la revista de Borobó; gana el título de Miss Feria Internacional del Campo en Madrid y participa en el concurso de Maja de España 1970 en Alicante, donde obtiene uno de los tres títulos de consolación, el de Maja de la Fotogenia.

Con ese bagaje a cuestas le llega la oportunidad de entrar en algún reparto cinematográfico, y tanto con su nombre, como con el posterior de Marisa Bel, figurará en varios títulos representativos del cine del destape.

Por ejemplo, el 14 de septiembre de hace ahora 47 años se estrena Lo verde empieza en los Pirineos, donde figura al lado de otro actor relacionado con Lugo, Sergio Doré, que estrena en Miami el microteatro El bicéfalo, de quien suscribe.

Al tiempo que pasa modelos de cuatro casas de moda y protagoniza alguna fotonovela al lado de Loja, su futuro marido, también tiene una breve aparición en El niño es nuestro, de Manuel Summers. A partir de entonces utiliza el nombre de Marisa Bel.

Fue una de las primeras actrices que protagoniza falsas exclusivas cuando se habla de un romance inexistente con el actor Máximo Valverde.

Otros títulos donde interviene son Los nuevos españoles (1974), de Roberto Bodegas, La revolución matrimonial (1974), de José Antonio Nieves Conde y Niñas… al salón (1977), de Vicente Escrivá.