Archivo de Mayo, 2020

Medidas correctoras

Martes, 26 de Mayo, 2020

Si es Herodes, no es torero

Allí donde el apoyo mediático a Sánchez e Iglesias parecía incuestionable, ya no lo es tanto y las grietas en varios edificios, antes monolíticos y contumaces, son ahora tan anchas que tras ellas dejan ver maniobras destinadas a recuperar el valor de las acciones.

En muy altos y significados grupos de prensa y audiovisuales han comenzado a pensar que a lo mejor el deterioro patrimonial está relacionado con el inconfundible sesgo favorable a Sánchez que algunos de sus medios, y muy especialmente, ciertos programas de televisión, mantienen con fidelidad perruna, con evidente deterioro de la independencia de criterios, no ya de la objetividad.

Tarde se han dado cuenta de la frivolidad en la que han vivido, pero lo cierto es que mientras dura el jijijí-jajajá, y mientras cabe la esperanza de que el personaje favorecido pueda ejercer una gobernación “como cualquier otra”, la baza se mantiene, aunque sea apoyando económicamente.

Pero cuando se constata que el caballo elegido es jamelgo, cuando la audiencia castiga tanto sectarismo y cuando los anunciantes flojean, la broma se apaga poco a poco y es necesario avivarla antes de que se convierta en pavesas, que son las madres de las cenizas.

Al contrario de lo que le gusta a Iglesias, una sociedad de libre mercado dispone de mecanismos de defensa que brotan como anticuerpos cuando se ve amenazada en su conjunto y el sistema inmunológico parece no reaccionar correctamente desde el minuto uno.

Pues sí, al final funciona, porque detrás tiene muchos siglos de experiencia que superan con ventaja a los pocos años de inexperiencia.

Tampoco es para echar las campanas al vuelo porque la costra cuesta desarraigarla y hasta que lo vean los ojos no lo deben decir los labios.

Calviño y la astracanada

Lunes, 25 de Mayo, 2020

Un paquete de siete

En algunos juegos los participantes pueden ganar vidas y mientras tengan más de una, pueden hacer heroicidades sin cuento, porque si pierden una, siempre les queda otra en el armario.

Les pasa como a los gatos, que tienen siete porque caen de pie, salvo cuando se olvidan de los coches y un turismo se los lleva por delante.

A los españoles nos gustaría saber cuántas vidas tiene Nadia Calviño y cuántas veces podrá decirle a su presidente que su comportamiento es absurdo y contraproducente sin que le cueste el puesto. O lo que es casi peor, que ella misma se harte y abandone a Carrillos Tortuosos en íntimo amancebamiento con el insomnios.

No es la primera vez que Calviño se interpone entre el gobierno y el desgobierno. Esas cosas pasan en todos los equipos y en todas las administraciones, pero cuando forman una piña, no suelen salir a la luz con la crudeza vista en esta ocasión.

Es lo más normal del mundo. Haces tus cálculos dentro de tu ministerio, pero después aparece Economía o Hacienda y te dicen que no hay dinero para construir un puente que vaya desde Valencia hasta Mallorca, como cantan Los Mismos.

Lo que no es normal es que las dos patas del Gobierno, sus portavoces parlamentarios, y unos señores que se llaman Bildu, con la aquiescencia del presidente, pacten la derogación íntegra de la reforma laboral, sin que lo sepa la vicepresidenta de Economía, y que después, escuchada su opinión sobre lo absurdo y contraproducente de lo pactado, el presidente ¡le eche las culpas al PP!

¿Las culpas de qué? ¿Del desastre que ha firmado usted? Porque si fuera una maravilla, tendría que haber dicho:

_Gracias al PP, que no nos dio sus votos para la prórroga, hemos pactado con Bildu atar los perros con longanizas.

Y va a ser que no.

Díaz Freijo, herido en el tiroteo de 1911

Lunes, 25 de Mayo, 2020

El entierro del médico de Viveiro se convierte en una disputa sobre si debe hacerse en sagrado o no

RAMÓN DÍAZ FREIJO (Viveiro, 1848), fue uno de esos hombres que en vida logran la rara unanimidad de criterio para que todos sus vecinos lo tengan por bueno. En su caso lo fue como seminarista, político, periodista y médico, hasta su muerte, el 22 de mayo de 1924.

Durante su entierro se produce lo que la prensa califica de “lamentable incidente”. Un numeroso grupo de vecinos se opone a que Díaz Freijo sea enterrado civilmente, para lo cual ciegan la fosa abierta para albergar su cadáver. Las autoridades locales optan por no intervenir con el fin de evitar males mayores y finalmente es enterrado en otra fosa abierta en el cementerio católico.

Más que una muestra de discrepancias, el episodio es prueba de la apropiación que todos quieren hacer del Médico dos Pobres, título que alude a su entrega a los demás y a las numerosas ocasiones en las que el cobro de sus servicios queda pendiente para otro día que nunca llega.

Es presidente del Comité Republicano de Viveiro, patrón del Colegio Insigne y director de Sanidad del Puerto de Viveiro, así como concejal y director del semanario El Vivariense.

En 1911 la política de Viveiro vive encorsetada en bandos, más que en partidos. Liberales y conservadores se comportan con extremo radicalismo y ese ambiente va a propiciar dos sucesos violentos.

Desde la Restauración, los conservadores se agrupan en torno a la familia de Bartolomé Basanta Miranda, liderazgo que será continuado por su yerno Ramón Rebellón Zubiri. Los liberales hacen lo propio alrededor de Francisco López Carballés, y posteriormente, con su hijo, el banquero Benigno López Muñoz.

El domingo 5 de noviembre se producen graves disturbios a las puertas del ayuntamiento, mientras se procede a la proclamación de los candidatos en las elecciones municipales. Los liberales de Benigno López, apoyados por los mineros de Silvarosa, pretenden que los suyos se hagan con el Ayuntamiento en virtud del artículo 29 de la Ley Electoral, el famoso “carallo vintenove”.

En medio de un intenso tiroteo la vecina de Santa María de Cabanas, Clara Peón, vendedora de quesos, es alcanzada por un disparo y muerta. También resultan heridos de consideración Díaz Freijo, el comerciante Matías Nistal y el anterior alcalde, Juan Muiño Cora, que será asesinado tiempo después.

A Freijo, herido en un brazo, se le atiende en la farmacia de Plá por los doctores Bujados y Michelena, que no pueden extraerle la bala incrustada en el hueso. Freijo es tildado de “conocido perturbador” en la versión de lo acontecido por parte de la Guardia Civil, lo que obliga a El Progreso a defender su buen nombre.

“Conocemos a Freijo, y sabemos que no puede calificarse como se le califica. Freijo es un poético entusiasta, honrado, querido extremadamente por el pueblo por su carácter bondadoso, por su filantropía, por su altruismo. Quienes lo hirieron, desde las trincheras municipales, realizaron un acto de bandidaje, de salvajismo.”

Otro periódico comenta que el minero que hiere a Freijo usa un revólver de poco precio, por lo cual, su acción está casi justificada. A lo que le replica un colega: “Ya lo saben los encargados de administrar, justicia. El precio y la calidad del arma empleada constituye, por lo menos, una circunstancia atenuante”.

Con la República, en 1931, años después de su muerte, se constituye la Fundación Ramón Díaz Freijo para atender a doce pobres durante el inverno y en 1934 se erige un monumento a su memoria que hoy se encuentra en la Praza de Lugo.

Los Quintela Ferreiro, pasión por la literatura

Domingo, 24 de Mayo, 2020

En torno a su hermano Luis comienzan a escribir López Casanova y Marina Mayoral, entre otros

LUIS Y ANTONIO Quintela Ferreiro (Lugo, 1912), sintieron con fuerza la pasión por la literatura y el conocimiento en general, al que se dedicaron desde la enseñanza y la creación. Eran hijos de Francisco Quintela Pallín y Aurora Ferreiro Varela, y hermanos de María, María del Carmen y Lourdes, la segunda de las cuales se traslada a Burgos como enfermera, con su madre ya viuda y que fallecerá en la capital castellana el año 1971.

Antonio, que había nacido el 22 de mayo de hace hoy 108 años, estudia Magisterio y está destinado en Santaballa hasta 1936, cuando lo destinan a Bagueixos, en la parroquia lucense de San Xoán de Tirimol.

Con quince años se estrena como articulista en las páginas de El Eco de Galicia, desde Vilalba, y en la década de los treinta ya es columnista de El Progreso, director del Faro Villalbés y autor de unos Ensayos poéticos, que ven la luz en 1930.

El 18 de julio del 36, las páginas del diario de Lugo anuncian la salida a la venta de su primera novela. Se titula Lucha y aunque su argumento nada tiene que ver con la actualidad española, muchos lectores debieron pensar que Quintela era un gafe o un profeta, porque su título iba a estar de actualidad los próximos tres años.

Solo un detalle de la publicidad advierte que se trata de una lucha distinta cuando informa que la novela contiene descripciones de Lugo.

Después de participar directamente en el conflicto va a Barcelona, donde estudia Pedagogía y Filosofía y Letras, para quedarse allí como profesor del Grupo Escolar Reyes Católicos.

En 1959 está en Lugo para promocionar su novena creación con un título a lo Brontë, pues si la única novela de Emily fue Cumbres borrascosas, la de Antonio se llamó Cumbres amorosas.

“Es la vida de un joven preocupado por el problema del amor que trata de averiguar la diferencia entre las mujeres de distinta moral”.

Antonio dice haber escrito cuatro novelas de tipo filosófico, como la presente, cuatro románticas y una policíaca. Desconfía del tremendismo de la actualidad y en este campo sólo rinde admiración a Palacio Valdés, “uno de los que yo considero buenos”.

En Espíritu y carne, de veinte años antes, Antonio Quintela, incide en su idea de novelar la filosofía para enfrentar ahora la espiritualidad a las pasiones materiales, como indica su título.

Aunque es un escritor pulcro, su novelística es difícil que interese al público. Al exigente, por quedarse corto, y al popular, por ser demasiado profundo. A los títulos citados hay que añadir El enigma de un muerto (1944), La diosa del bosque, (1944), Exámenes de Amor (1950) y Matrimonio urgente (1955), cada vez más cercanas a una literatura sin tantas honduras.

Su hermano Luis, profesor de Literatura en Lugo, articula en su entorno a la nueva generación de escritores que están terminando bachillerato o que inician sus primeros cursos en la universidad. Funda la revista Escritos y les permite debutar en la publicación de sus primeras obras al lado de consagrados como Borobó, Baldomero Cores y Aloya.

Los jóvenes eran nada menos que Arcadio López Casanova, Marina Mayoral, Ramón Clemente, Sergio de Cabo, Franco Grande, Carro, Ducás, Jesús Vilela… Unos hicieron carrera literaria, otros, no.

Luis Quintela, enemigo acérrimo del futuro alcalde Antonio Quintana, le acusaba de haberlo ametrallado desde un coche cerca de la muralla. Otros comportamientos del profesor de Literatura provocan que muchos sospechen de su equilibrio mental, pero su influencia ahí queda.

O primeiro Ramón Piñeiro en Armea

Domingo, 24 de Mayo, 2020

O intelectual e político deixa escritas moitas páxinas sobre as súas vivencias infantís

A CAPACIDADE DE evocación de Ramón Piñeiro López (Láncara, 1915), permítenos que sexa el mesmo quen nos achegue á súa nenez, a parte menos tratada nos estudos sobre a súa figura, da que o vindeiro día 31 deste mes se cumprirán os 105 anos do nacemento.

O seu espazo xeográfico é Armea de Abaixo, lugar da parroquia de Santa María de Lama, no concello lancarés.

_ A primeira raiola que alumou a miña memoria quedou fixada na seguinte escena: nun recanto da cocina, miña nai fixo un recinto pechado de forma triangular con dous asentos longos apoiados por un extremo na parede e por outro unidos en ángulo, e dentro dese recinto meteume a min. O que lembro con viveza é o feito de estar dentro do recinto triangular e de percorrer moitas veces o longo dos dous bancos apoiando as mans neles; e teño a lembranza de que ese percorrido, que fixen moitas veces, faríao bastante á présa.

Seus pais son Vicenta López Fernández e Salvador Piñeiro García, que é o que está máis presente nas súas lembranzas.

_ Meu pai, Salvador, cando aínda estaba solteiro, emigrou a Madrid e puxo un comercio de ultramarinos cun amigo, no que vendían xamóns de Sarria e outros produtos de Galicia. O amigo levou con el a unha irmá para que lle axudase e o acompañase na súa estancia madrileña, e aquela rapaza, ao cabo dalgún tempo, acabou casando co socio de seu irmán, é dicir, que sería miña nai.

Armea estaba illada.

_ A nosa casa estaba relativamente illada do lugar, inda que non lonxe, e situada á beira dun camino _ o camiño real _, bastante transitado de xente e facenda. Con todo, para un neno o illamento resultaba maior porque non tiña ocasión de convivir con outros nenos, a non ser os da casa. Eso fai que nos primeiros anos os meus xogos foran solitarios.

E nos xogos agroma unha intensa vida interior.

_ A miña natural timidez, co conseguinte retraemento da xente non familiar, facía que me sentirá cómodo no meu illamento. Pasaba horas xogando eu só, ora facendo casiñas de pedras, ora amasando terra con auga e logo dándolle formas caprichosas. Pero ademais de xogos que realizaba coas mans, en realidade xogaba bastante coa imaxinación. Tiña facilidade, propensión mesmamente, para me ensimesmar e fantasear xogos. Tamén para vivir animadas conversas interiores.

O tren era a comunicación.

_ Unha cousa que asombraba moito a miña mente infantil era a idea do tren. Cando meu pai ía a Lugo, de regreso falaba do tren. Nunha ocasión explicoume que o tren era como un coche grande que corría moito e que corría el de seu, sen ser arrastrado por cabalos. Eu non tiña visto máis vehículos que o carro, movido polas vacas ou polos bois, e o carromato ou carricoche tirado por cabalos, que vía nas festas ou pasar para as feiras. E para viaxar non coñecía máis medios que ir a pé, andando, ou ir a cabalo. No horizonte da miña experiencia, a idea de viaxe viña ser ir ás festas, ir ás feiras, ir á vila, ir aos enterros, ir visitar parentes a outras parroquias. Ir a Lugo era xa unha viaxe distinta, unha viaxe importante, unha viaxe que se facía en tren.

Lugo era o estranxeiro.

_ Moi pouca xente ía a Lugo, inda que había xente que tiña ido a pé _ en realidade son trinta quilómetros de distancia_, e outra que ía a cabalo á feira do San Froilán. Pero era unha viaxe que se facía en tren, e meu pai facíaa algunha vez. Para min a importancia sorprendente desa viaxe estaba mesmamente en que se ía en tren.

Memorial de agravios

Domingo, 24 de Mayo, 2020

El manifiesto para la Resistencia Nacional apoya las caceroladas y pide la dimisión del Gobierno. No creo que ninguno de los dos propósitos sorprendan a sus destinatarios, a no ser que el ejercicio del poder en breves meses les haya borrado del cerebro las mínimas dosis de autocrítica que proporciona el actual sistema educativo, que en verdad no ha de ser mucha.

Es de suponer también que sus firmantes son conscientes de que están realizando un brindis al sol, ¿o no? Algo hay que hacer, desde luego.

Repasamos el memorial de agravios que se amontonan en ese escrito, aunque sea un ejercicio insalubre hasta para los asintomáticos.

Se califica al Gobierno de mentiroso, incompetente, sectario y corrupto; se le achaca una desastrosa gestión sanitaria, el recorte de libertades fundamentales y habernos situado entre los máximos mundiales de fallecidos y de personal sanitario infectado.

Añádase imprevisión criminal, primacía de intereses ideológicos, e improvisación de medidas económicas que nos abocan a la ruina nacional, al empobrecimiento de todos y al hambre en los más desfavorecidos.

Adulteración de cifras de fallecidos, ineptitud en la adquisición de medios, recorte de los derechos cívicos, estado de excepción sin base legal, tramitación encubierta de leyes para reforzar el dominio de los grupos de extrema izquierda; manipulación informativa, censura y criminalización de los opositores.

¿Asusta? Sí, solo con escuchar la mitad de los agravios es suficiente para no pegar ojo de aquí en adelante, como muy bien dijo el presidente en una de las mentiras más elaboradas de su amplio repertorio. La mentirijilla de la pesadilla.

Algo nos dice que el episodio de Bildu no está contemplado en el manifiesto. Es decir, que crece.

En serio, señores

Sábado, 23 de Mayo, 2020

Como sea la que guía…

Falta por saber el tiempo que se prolongan en el poder, pero ya han perdido el juicio de la historia, ese último dictamen al que se encomendaba Fidel Castro en vida para decirles a sus sufrientes que ellos podrían condenarle, pero que abandonasen toda esperanza, porque además de padecerlo en perpetuidad, la historia iba a estar de su lado.

En nuestro caso es materialmente imposible que traiga prosperidad quien no la tiene en su hoja de ruta, tan inestable que todos sus esfuerzos se canalizan en ejercicios de equilibrio, remachados con falsedades y endomingados por encuestas de elaboración casera que no se la cree ni quien las realiza.

Todo eso era suficiente para desconfiar desde el primer día y así lo hicimos, pero vino corona y las previsiones empeoraron y se desmadraron.

A nadie se le oculta que la pandemia es un bicho muy malo de gestionar y por ahí adelante tenemos casos sangrantes de grandes administraciones que acumulan tantas meteduras de pata hasta el corvejón, como Nadal ensaladeras del Roland Garros.

Pero también existen gobiernos que han hecho en cada momento lo correcto, sin aspavientos y con eficacia. Todos pudimos percibir dónde es correcto situar al español.

Pero día tras día, recibimos aromas que exhala el duopolio, a cada cual menos esperanzador, más crispado, arbitrario, abusivo y matón.

Ante un panorama así es lícito preguntarse para qué se quiere el poder salvo para mantenerse en él como simple ejercicio circense. Y si por casualidad la respuesta fuese que es para el advenimiento de la revolución bolivariana, habría que decirles con mucha educación, pero con toda la energía, que muchas gracias, pero que no ha sido facultados para eso, por lo cual estarían cometiendo un delito; y que en cualquier caso, a los españoles nos gusta arruinarnos uno por uno, no todos de golpe.

Absurdo y contraproducente

Viernes, 22 de Mayo, 2020

San Vicente Ferrer, patrón de los economistas

Pedro Sánchez Pérez-Castejón ha logrado superarse en el trilero arte del engaño, porque ahora, con el follón armado por la reforma laboral, Calviño, Bildu, los empresarios, los sindicatos, Iglesias y su ministra de Trabajo, todos metidos en el camarote de los HH Marx, ni siquiera está claro por qué lo ha provocado.

Por qué lo pacta con Bildu a espaldas de Calviño, por qué oculta el pacto hasta después de la votación de la prórroga, si no necesitaba a los neoetarras. Por qué no se nos caen los ojos de las órbitas.

Lo último es porque estamos muy acostumbrados. Lo anterior, porque el presidente ya solo sabe moverse en Carrillos Tortuosos. Es su seña de identidad para que creamos que se maneja bien en la alta política, cuando todo el mundo solo ve pocilgas.

Pero lo de ahora supera todo lo visto. Que tu vicepresidenta económica te diga a la cara que te comportas de manera absurda y contraproducente tiene que desembocar en una separación.

Yo le acabo de encender una vela a san Vicente Ferrer, patrono de los economistas, para que proteja a la nieta del gobernador civil de Lugo y la preserve en el Gobierno como bien preciado, como diamante en muladar, porque es de temer que en el envite, el otro vicepresidente ha encendido otra al diablo para perderla de vista.

Más preguntas. ¿A dónde va Sánchez con todo esto? ¿Cómo puede pretender que Europa lo vea como un gobernante fiable con el que jugarse los miles de millones que pueden estar en el alero?

Júrenme que no estamos viviendo una maldita serie de televisión, con gusanos mutantes por el aire y gusanos reptantes por el suelo. Júrenme que todo esto no es fruto de una mente aderezada con dietilamida lisérgica, bledo castellano y arroz de Calasparra.

¿Cuánto se jodió España, Zavalita?

Tres virus

Jueves, 21 de Mayo, 2020

Pandemia sanitaria, económica y política

El turno de oradores en el Congreso es una pasarela de virus, y no solo por las mascarillas. Cada portavoz trae el suyo y salvo el auténticamente sanitario, pocos coinciden. En consecuencia, si sumamos todos los que ayer se han expuesto, España corre múltiples problemas de contagio. Veamos los principales.

El debate en sí, el de la prórroga y el parlamentario, lo ha ganado el Gobierno, no solo por el resultado favorable a su tesis, sino porque ante la ignorancia sobre la pandemia, la prórroga supone un gesto de prudencia y nadie le va a reprochar el día de mañana que haya actuado con un exceso de tiento. Ojalá lo hubiese hecho igual en marzo.

Pero se ha hablado de otros virus. Quevedo, por ejemplo, incorporó a su turno el de la situación socio-económica al señalar que el 37 por ciento de los canarios vive de distintas prestaciones.

El porcentaje es alarmante, pero no hace falta ser un experto para saber que aumentará en todas las comunidades, sin que del Gobierno conozcamos políticas de contención más allá que los parches de ayuda. Quizás no las haya y ya estemos convencidos de que habrá rescate. Habrá de ser, eso sí, desde la senda de la austeridad, como ayer recordó Bruselas.

También desde Canarias la diputada Oramas hizo hincapié en un tercer virus tan demoledor y peligroso como los anteriores, el de las dos Españas que se destrozan incapaces de entenderse. Ojo a la escalada.

Ha sido una victoria muy ajustada gracias a Cs. Para conseguirla le ha costado tener que escuchar de labios de Rufián que peligra el espíritu de la investidura, así como renunciar a quince días de prórroga a los que aspiraba desde un principio.

Creo que es preferible, pues de lo contrario podría convertirse en su gran excusa de cara al futuro. Si al primer virus se le va ganando, quedan otros dos.

Taboada Leal, el padre de los confinamientos

Jueves, 21 de Mayo, 2020

El hidrólogo de Viveiro defendió la necesidad de la cuarentena en la epidemia del cólera-morbo y otras medidas higiénicas pioneras

DURANTE MUCHOS AÑOS, a su Descripción Topográfico-Histórica de la Ciudad de Vigo y su Comarca (1840) se la llamó el Evangelio de los vigueses y por ella se guiaron urbanistas, cronistas y munícipes que le siguieron para conocer la historia de la ciudad.

Nicolás Taboada Leal, (Viveiro, 1798), quería ser médico, pero su padre, Vicente Taboada La Torre, que también lo era, se opuso de forma radical sin que sepamos las razones, de modo que Nicolás tuvo que realizar una maniobra de distracción para alcanzar su objetivo.

Se pone a estudiar para maestro y cuando gana dinero, se paga la carrera de galeno que remata con el título de médico-cirujano el 25 de octubre de 1826 en la Universidad de Santiago, tampoco demasiado tarde.

¿Le apoyaba su madre, María Leal Fernández? Posiblemente. Y quizá también su padre, que solo pretendía poner a prueba la vocación de su hijo.

La historia dirá que la operación fue un éxito, pues Taboada Leal es reconocido hoy por adelantarse al estudio del cólera morbo, y por defender contra viento y marea medidas esenciales de profilaxis que ayudaron a contener la devastadora epidemia de 1848 que causa 300.000 víctimas en España.

Taboada, que también será cronista de Vigo, escribe un Informe para la Junta de Sanidad de Vigo, en el que se defiende la idea de que el cólera es contagioso de persona a persona, en contra de quienes se tienen por anticontagionistas, así autollamados, que temen la certeza de dicha posibilidad, pues supondría cerrar los puertos y aislar las poblaciones como ahora ocurre, medidas devastadoras en contra del comercio y las industrias.

Su primer destino como médico había sido el año 1923 en la parroquia de Santo Estevo de Oca, en A Estrada (Pontevedra), donde ya desarrolla una destacada labor en pro de la vacuna de la viruela. Después es asistente voluntario en el Hospital de la Caridad de Vigo, donde mantendrá una presencia durante 65 años.

Es el primer médico que ve en España un caso de cólera, el de Fernando Conde, vecino del Areal. Como consultor de la Junta de Sanidad, subdelegado de Medicina y segundo ayudante honorario del Cuerpo de Sanidad Militar, propone las islas de San Simón y San Antonio para crear un lazareto donde podrían pasar las cuarentenas los tripulantes de los barcos procedentes de zonas endémicas y también estudia las aguas mineromedicinales de Galicia, como continuación del trabajo iniciado por el monfortino Antonio Casares, labor que le vale el título de O hidrólogo de Viveiro, que le concede Fausto Galdo.

En otra área del conocimiento está la descripción de Vigo a la que aludíamos al principio y sus trabajos sobre higiene y productos alimenticios, todos ellos redactados desde la erudición y una concepción moderna de la medicina, que le hacen merecedor de varios reconocimientos oficiales, como la cruz de Epidemias y la cruz de Isabel la Católica.

En el terreno literario es autor de un canto épico a los liberales que luchan durante el Trienio Liberal contra los Cien mil hijos de San Luis y de La tía Marizápalos. Cuentos maravillosos de magia, publicado en Madrid (1840) sobre ese personaje popular que da sobrenombre a la Calderona, la amante de Felipe IV.

Taboada Leal muere en Vigo el 4 de octubre de 1883, a los 84 años de edad. Su nombre fue muy popular entre los aficionados al baloncesto, pues en la calle viguesa a él dedicada se encontraba la cancha del Bosco y de otros equipos, conocida en toda Galicia por sus apellidos, aunque la mayoría de las veces se repetía sin saber sus méritos.