Archivo de Diciembre, 2018

La tesis de Bernardo

Jueves, 20 de Diciembre, 2018

No íbamos mal de universidades en el XIII con Salamanca, pero algo se truncó

Es tan injusta y demoledora la suerte de Laura que todo se nos va en idear medidas para evitar lo que ya sucedió, o para evitarles sufrimientos a futuras Lauras. Y siempre es así, y siempre hay una nueva chiquilla despedazada en un paraje solitario.

Hasta Sánchez, que seguramente ha dicho lo contrario cientos de veces, promete legislar en caliente para garantizar la libertad de los españoles. Hay que ser iluso para creerlo, o simplemente, para decirlo.

Aquí tenemos montado un chiringuito que no solo no garantiza nada, sino que fomenta y subvenciona el odio y que traduce la convivencia en cinturones sanitarios contra los Montoyas, creyéndose los Tarantos muy superiores.

Basta asomarse a Cataluña para ver chutes de odio en vena, manifestaciones de amas de casa en las que proclaman abiertamente que no tienen por qué aguantar a españoles y que nos van a destrozar el cráneo, lo mismito que Bernardo a Laura.

Y vas a Valencia, a Baleares, a Zaragoza, ¡a Sevilla el otro día! Y solo ves medidas de exclusión, porque no hablas lo mismo, porque no votas lo mismo, porque no sueñas lo mismo. Ignorancia y violencia a raudales.

¿Dónde creerán estos aprendices de tiranuelos que crece, se alimenta y se desarrolla este tipo de asesino embrutecido, más que en el caldo de cultivo de una sociedad ágrafa e iletrada, que se mueve por impulsos del intestino, por mensajes televisivos de manipuladores inmorales y por la bandera oficial del mínimo esfuerzo?

¿Qué coño de ley en caliente va promulgar Sánchez para evitarlo si al día siguiente quiere ir a abrazarse con un torturador que disfruta cada vez que le dicen lo diferente que es de Laura, una chica de Zamora?

Si hasta la tesis doctoral del presidente es falsa, ¿qué le vas a pedir a Bernardo?

Laberintitis

Miércoles, 19 de Diciembre, 2018

A ver si nos aclaramos

La cosa viene de atrás, no se crean, pero a medida que pasa el tiempo confirmo mi absoluta imposibilidad para hablar de Ciudadanos. Por esta sección han pasado muy pocas veces porque no logro pararlos delante de la cámara antes de apretar el botón.

Sí, les pasa lo que a ese niño inquieto del que se dice que son dos porque se mueve constantemente. Y tampoco es una acusación de cambiachaquetas, no; el diagnóstico es otro, pero tampoco sé cuál y por eso no me decido a hablar de ellos ya que no tengo ninguna seguridad en mis opiniones.

Es cierto que Rivera emerge con un discurso claro y bien fundamentado, y que Arrimadas es todavía más diáfana que él cuando toma la palabra en aquella logia de felones a la que llaman parlamento. Hasta ahí llego, pero poco más. En cuanto acerco el zoom la claridad se emborrona como cuando te pones los lentes del abuelo para hacer la gracia y a los dos segundos ya estás mareado porque solo ves una masa informe sin contornos.

Todo esto viene a cuento porque con motivo de los pactos de Andalucía, esa sensación borrosa se confirma y se incrementa. La verdad es que cada medio proyecta una imagen distinta de Ciudadanos y llegas a pensar si son los medios los que enfocan de distinta manera, o es que el modelo no es capaz de mantenerse estable.

Ese tejemaneje de Vox para arriba, Vox para abajo; que se abstenga el PSOE, que se deje de abstener; que si queremos la presidencia, que si dejamos de quererla, produce una sensación de laberintitis aguda, que no es ningún invento de Coll para el chiste, sino la irritación del oído interno que causa vértigos e imágenes imprecisas.

Unos dicen que es para disimular y otros lo llaman síndrome de Peter Pan. Que se dejen de chorradas y se detengan un momento para poder tirar la placa.

Perdón por el gato ladrón

Martes, 18 de Diciembre, 2018

Curiosamente, el Llanero Solitario va acompañado y deambula por las montañas

Más que vísperas de Navidad, diríase que vivimos vísperas de Semana Santa. Una oleada de arrepentimientos, meas culpas, cilicios y suplicios se extiende de norte a sur, y de izquierdas a derechas de la geografía patria, lo cual siempre va muy bien para apaciguar egos.

Carlos Fabra pide perdón a los ciudadanos por no haber atendido con esmero sus obligaciones fiscales; Iglesias se arrepiente de haber querido azotar a Mariló Montero hasta hacerla sangrar; Cristina Pardo se sonroja por haber intentado identificar a los votantes de Vox en Marinaleda; Pedro Sánchez… bueno, lo de Pedro no lo vamos a reseñar porque lo suyo no es circunstancial, sino característico, y por lo tanto, abundante.

Dicen que es el efecto Vox, que le han visto las orejas al lobo y se han puesto a recular. Bueno, lo de Fabra no lo creo, y lo de Cristina, menos. Cristina ha metido la pata hasta el corvejón por creerse el Llanero Solitario, por poca experiencia y por padecer una confusión generalizada sobre el periodismo, la política y el funcionamiento de los botijos.

En cuanto a lo de Iglesias, que no solo ha rectificado en lo de Mariló, sino también en creer que el régimen bolivariano sea la panacea universal, sí puede deberse al lobo Abascal, aunque lo más lógico es pensar que se va haciendo mayor y más hogareño.

Como pensamos absolutamente lo contrario que nuestro querido exjefe Luis María Anson, que lo considera el mejor orador del Congreso, sino el mejor mentiroso, tampoco nos fiamos demasiado de lo que pueda decir, ni de sus arrepentimientos, ni de nada que de él provenga. No por especial manía, sino porque le hemos oído confesar que ser comunista es una estrategia en la que a veces hay que reconocerlo y en otras, callar como Mudito. Y en eso sí coincidimos. La estrategia le sale de maravilla. Falta por saber a quién engaña.

Tembleque baronil

Lunes, 17 de Diciembre, 2018

Ni de Espinete llevan a Pedro a su campaña. Pueden sospechar que está debajo

Leo que retiran el Cristo de la sala de plenos del Tribunal Supremo donde se juzgará a los golpistas. Se nota que están preparando otra injusticia y les ha parecido que la decoración estaría muy sobrecargada.

Es igual, ni los matices, ni siquiera la sentencia, van a desvirtuar las conclusiones provisionales de las partes. Culpables como Barrabás por parte de la fiscalía, inocentes como angelitos, por parte de la defensa.

Pero como dice el latiguillo, dejemos que la Justicia haga su trabajo.

Otra novedad del sábado 16, además de la muerte de Chiquetete, es que a cinco días del barcelonazo y a seis de la escapada a Doñana, nos enteramos de que Sánchez había transmitido a los barones socialistas su intención de no gobernar, sino tan solo desalojar a Rajoy de Moncloa.

En realidad ha cumplido su palabra, porque gobernar no gobierna, y Rajoy ya no está ni en Santa Pola.

Pero es de suponer que el barón que ahora filtra estas intenciones anteriores a la moción de censura lo hace a la vista del fiasco tremebundo que es Sánchez, a la vista de los resultados andaluces y a la vista del más que previsible tortazo palmario que intuyen para sus intereses en la próxima convocatoria, aunque por su gestión directa no lo merezcan.

Eso es lo único que los barones no perdonan de un secretario general. Tener la presidencia del Gobierno y en vez de ser un factor que suma en sus respectivos comicios, ser un factor que resta, sustrae o merma. Vamos, que no lo llevan a un acto de su campaña ni disfrazado de Espinete.

La preocupación es máxima, porque se pueden obtener dos veces seguidas los peores resultados de la historia, pero que en la tercera ocasión se siga bajando hacia el microcosmos es tanto como convertirse en el partido elenista, que en Lugo tenía dos miembros y se escindió.

Medio mes de reposo

Domingo, 16 de Diciembre, 2018

Pedro Sánchez en la piscina. Es el séptimo de la fila doce

Henchido el corazón de alegría palpitante recibo noticia de que nuestro amado presidente Pedro y nuestra distinguida primera dama y media Bego, van a tomarse las vacaciones navideñas tamaño bachillerato, desde la pedrea del Sorteo Extraordinario de Lotería Nacional hasta que se les vea el culo a los camellos de los Reyes.

La alegría que embarga nuestro ánimo, y el de cualquiera, se fundamenta en varios motivos, pero el primero y más importante es que los Sánchez se encuentren bien y que disfruten a tope de Doñana y de Lanzarote, pues disfrutando ellos, a los demás se nos hará mucho más llevadera la anual polémica sobre las transparencias de la Pedroche.

Además, sabedores del compromiso del jefe del ejecutivo para con todo lo que significa el estado del bienestar, si ellos se sacrifican y solo utilizan un Falcon para su desplazamiento, pudiendo ir cómodamente en dos, ¿qué no vamos a hacer nosotros por la patria? ¿Pedir a los Reyes dos corbatas? No, señor. Con una vas que chutas, aunque se resienta la industria corbatera nacional.

Si ellos esperan al Niño Dios en Andalucia y al Año Nuevo en Canarias, bien para todos. Eso es señal de que en Barcelona ha salido el tema macanudo, de que Cataluña está encarrilada y no digamos ya el resto de problemas nacionales, porque ésos se nos quedan pequeñitos, como dice Caballero, el mejor alcalde de España a todas luces.

El único miedo que nos queda es que durante esos 16 días de asueto y piscinaza, la acendrada responsabilidad que le caracteriza le lleve a no desconectar el teléfono con Calvo, o con quien quede de guardia, y continúe enganchado al deber diario. No lo haga. Eso no es descansar. Si sabemos que sigue al tanto de las cuestiones del país no nos servirán de nada esos 16 magníficos días que vamos a vacar todos los españoles.

El mundo del averío

Sábado, 15 de Diciembre, 2018

Al final todo se reduce a saber quién paga el pato

Si la final de la Copa Libertadores se tiene que jugar en Madrid por seguridad, y si los premios de la Fundación Princesa de Gerona tienen que entregarse en Barcelona por el mismo motivo, podríamos aceptar que el consejo de ministros de Barcelona se celebrase en Buenos Aires. Pero es cierto, no sería lo mismo.

Sepan los que todavía no se han enterado que en Barcelona se está armando una buena para el día 21, porque lo que más les priva a unos cuantos que encabeza el presidente de la Generalidad es montar pollos.

Antes se dedicaban a la gallina blanca, pero ahora les va lo de pollo contra todo lo que huela a España. Nuestros buenos dineros nos ha costado a todos los españoles y nos sigue costando, porque quien paga el pato no es Puigdemont desde Waterloo, sino López desde Ávila.

Cómo no será la cosa de estúpida que el razonamiento, desde épocas de Pujol y anteriores, fue decir que esto de la independencia catalana se solucionaba dándoles pasta y salvado, porque para nosotros era el chocolate del loro y así los pájaros no iban a decir ni pío.

Bueno, pues no solo se triplicó el invento de la independencia hasta porcentajes nunca conocidos, sino que han tenido el morro ornitorrinco de basar su campaña diciendo que España nos roba, una genialidad digna del cuco, que pone sus huevos en nido ajeno para que otro se los caliente gratis et amore.

En ese sentido hay que reconocer que al frente del Gobierno se han sucedido un panoli tras otro, y merecido lo tienen que les llamemos los presidentes espanolis, o los partidos espanolis, o como ustedes gusten, que de tanto esconder la cabeza como avestruces para no verlo, hemos acabado subvencionando a unos camisas pardas que nos mandan hacer el paso de la oca mientras otros se lo llevan crudo como buitres.

Enemigos públicos

Viernes, 14 de Diciembre, 2018

Cuando Torra aún no era presidente. Admirar a los Badía. Hay gente pa tó

Se entiende que Arrimadas, en un arranque luminoso del inconsciente, haya llamado “peligro público” a Torra. Se entiende, porque lo es.

Pero decimos del inconsciente porque dudamos de que Inés tuviese en la cabeza la peripecia de azares y necesidades que unen a Torra con el concepto de “peligro público”, y como resulta que acabamos de descubrirla por motivos de buceo criminal, totalmente ajeno a la actualidad catalana, pasamos a contársela.

Torra es un declarado admirador de la figura de Miquel Badía, alias Capità Collons, jefe de Policía del partido Estat Catalá en la República, jefe de los escamots, o matones al servicio de lo mismo, perseguidor de anarquistas y pistoleros de signo contrario, y protagonista de una historia de amor y sexo con Carme Ballester que traía loquito a Lluis Companys y que acabaría casándose con ella, previa muerte de Badía.

Tras el episodio Ballester, algún historiador quiso ver las claves secretas de la desobediencia catalana de aquel momento, del mismo modo que hoy se habla del robo de los Pujol para ser tapado por el proceso.

El caso es que antes de todo eso, Badía era amigo de José Martorell Virgili, que se convertirá en jefe de una banda de la CNT/FAI y autor de golpes espectaculares, como el asalto a la casa-torre de los condes de Sert, en el Tibibado.

Martorell ocupa los titulares de sucesos sociales de 1934 a 1935, pero no lo hace con su nombre, sino con el alias que le pone su anterior amigo Badía y que no es otro que el de ser El Enemigo público número 1.

Por eso, al oírselo a Arrimadas, nos vino toda la historia en catarata.

Al margen de la anécdota, lo que se aprecia de todo ello es que los independentistas gustan del constante coqueteo con la delincuencia.

La vía Mau Mau

Jueves, 13 de Diciembre, 2018

¿Quién hará de Tarzán? Sánchez no se postula

¿Para qué ha servido el pleno de ayer en el Congreso? Lo ignoro.

En el mismo momento en el que el presidente decía no sé qué tontadas sobre la firme, serena y proporcional respuesta que va a dar la próxima vez a Torra, el aludido, que es un elemento peligroso desde el minuto cero, desenterraba el hacha de guerra y daba vía libre, no ya a la eslovena, sino a la que la masa tenga a bien adoptar, que yo sospecho será la del Mau-Mau, ya saben, los independentistas kenianos que cortaban las lenguas a los británicos antes de comerse sus corazones, al menos según la propaganda europea.

Dice que el Mau Mau no logra la independencia de Kenia por un triunfo militar, sino por vía del acojone. Los blancos están tan asustados que se marchan con el rabo entre las piernas para conservarlo.

Ésa es la vía que quiere Torra y la que adora Rahola, la lengua armada del golpismo, más enloquecida que uno de esos barras bravas que se alimentan de mobiliario urbano, para lo cual tienen que triturarlo previamente.

Es comprensible que antes de pelear con Rahola y Torra, incluso antes de tomarse unas cañas con ellos, cualquier persona sensata huya despavorida, porque la experiencia, se lo aseguro, tiene que ser espeluznante, como lo fue toparse con los Mau Mau.

Para ver bichos, al zoo; aunque hoy te critiquen los animalistas.

Y hablando de bichos, ayer el Congreso fue una jaula de grillos lobotomizados. Aburre, desespera y desilusiona escuchar a los padres de la patria, cada uno con su discurso estéril mientas los innombrables incendian Cataluña a su antojo.

¿Cómo es posible que la palabra democracia signifique siete cosas distintas según sea el orador que ocupe la tribuna?

El Mau Mau tiene que estar encantado con lo que ayer oyó.

Torra que torra

Miércoles, 12 de Diciembre, 2018

La imagen de la inflación venezolana. Los billetes para comprar un pavo ocupan tres veces lo que el ave
Tv Azteca

La inflación en Venezuela alcanza ya el 1.300.000% interanual. Iglesias critica la mano dura de Sánchez con Cataluña. Ergo, Sánchez tiene razón. Al menos, más que su socio.

Quizás consideren que los términos del anterior silogismo están desordenados o carecen de nexo, pero nada más lejos de la realidad.

Para empezar a hablar, nadie que presuma de haber colaborado de alguna manera _input-output _, con lo que hoy representa Maduro en Venezuela y con los indicadores de su economía está en condiciones de ser tenido en cuenta para tomar decisiones trascendentales, como puedan ser las relacionadas con la Ley de Seguridad Nacional, salvo que ansiemos vivir la experiencia colectiva de una miseria medieval.

Lo de Torra y su desvarío no hay por dónde cogerlo, pero no hoy, cuando el mango de la sartén está más caliente que el de un churrero en fiestas, sino hace mucho tiempo. Antes incluso de hacer las cuentas sobre un papel de estraza para ver si las nueces daban para moción de censura y por mucho que se sumaban las cantidades, siempre había que contar con Torra. Y se contó.

De modo que nadie se ponga más estupendo de lo que le corresponda comparándose con la chifladura que destila este insufrible admirador de los hermanos Badía, porque si dice lo que dice es porque le jalean.

Para hoy se anuncia el plan Sánchez con el que reconducir el constante desafío y al tiempo suena la voz discrepante de su socio. Sería absurdo pensar que en Cataluña iban a ir juntos hacia algo que huela a España.

En fin. Una inflación interanual de un millón largo de subida nos contempla. El algodón no miente.

Y los votos de Vox en Andalucía parece que surten efecto, incluso en casa de quienes menos simpatías les suscitan. A ver qué pasa hoy.

La vía esnovena

Martes, 11 de Diciembre, 2018

Castilruiz. Peligrosos donde los haya

La celeridad con la que el obispado de Osma-Soria salta a la palestra para recriminar a un cura amigo de Abascal que haya manifestado su simpatía por Vox _ ya que es praxis de la Iglesia ocultar las preferencias políticas _, contrasta soberanamente con la permisividad, vista gorda o evidente complacencia con la que la autoridad eclesiástica responde a las provocaciones provenientes de Cataluña.

Allí no es que exista un párroco díscolo que vive en Castilruiz y que se descuelga con una palmadita en la espalda del político emergente al que casa y al que admira.

No. Aquello no es Castilruiz. Lo que hay allí son bandadas de curas militantes, de frailes activistas y de monjas trabucaires importadas de las barras bravas argentinas en pleno aquelarre.

Misas, novenas y oremus dedicados a la causa; templos, fachadas y altares engalanados con lazos amarillos más grandes que un agnus dei; soflamas camufladas en homilías, aunque para ser más exactos deberíamos decir que son las homilías las que viajan camufladas dentro de las soflamas.

Y todo en beneficio de quienes hablan de poner muertos sobre la mesa con pasmosa tranquilidad, quizá porque teniendo a los curas de su lado creen que también tienen la infalibilidad y el cielo conquistado, algo muy lejos de ser cierto. Ellos favorecen una opción política y además tratan de santificar un delito, que conlleva insultos y desprecios a quienes no piensen de la misma forma.

Es decir, no solo contravienen la norma de neutralidad política de la Iglesia _ si alguna vez existió _, sino la ley del país donde se asientan gracias a los concordatos firmados.

El obispado de Osma-Soria tiene más razón que un santo a la hora de regañar a su párroco, pero para dársela, es necesario encausarlo antes por callar durante tantos años de burla.