Archivo de Julio, 2018

Teoría del perdedor

Sábado, 21 de Julio, 2018

Feijóo, neutralidad pero menos

Quien pierda hoy las votaciones a la presidencia del PP deberá conformarse pensando que en esta vida no todo lo resuelven los votos. Buena prueba de ello son los intérpretes y la canción enviados a Eurovisión, la lista de libros más vendidos o la cantidad de comida basura que se consume.

El perdedor podrá consolarse si recuerda que calidad y cantidad son términos que pocas veces van juntos. Es más, tienden a separarse. La cantidad favorece danzas como la Gangnam Style; cantantes como Georgie Dann, o personajes como Donald Trump. También permite que Sofía Suescun, una chica que no aguanta la respiración debajo del agua, gane Supervivientes a un profesional como es Logan.

¿En qué supera Sofía a Logan? En votos, nada más. Y nada menos, claro. A los fabricantes de sopas en sobre les da igual que quien las compre tenga excelencia académica, o roce el analfabetismo.

Piense Soraya, o piense Casado, que en la decisión de hoy pueden pesar docenas de factores que no están exclusivamente relacionados con su calidad como candidatos a presidir el PP, y que la suma de todos ellos puede apartarles de la carrera.

Pero piense también que el éxito en su oficio consiste en obtener mayorías, en vencer competiciones, en ser la Sofía Suescun de la supervivencia política, aunque parte de la audiencia la considere una víbora con patas.

Si esto es así, piense finalmente que la mejor opción para llegar primero a la Moncloa, no es usted, sino quien le ha ganado la presidencia del partido.

Mera cuestión de votos. Usted, elegido perdedor, debe alegrarse de que exista un compañero con más apoyos y ofrecerle los suyos para que se sienta más arropado…

Y llegado a este punto te das cuenta de que realmente el papel lo aguanta todo.

Bureo, bronca y canallas

Viernes, 20 de Julio, 2018

El momento

Ha causado bastante indignación y extrañeza entre los colegas y el público en general escuchar cómo el señor Echenique reacciona con insultos en contra de los periodistas que lo entrevistan en una cadena de televisión.

¿Por qué?

Quiero decir, por qué se indignan o extrañan. Lo raro sería que ese señor se comportase correctamente, tuviese una intervención acertada, aportase alguna idea de interés, colaborase a la buena marcha de la sociedad, renunciase a vampirizar todo lo que toca, se expresase con corrección, elegancia, erudición y cordura, levantase pasiones de admiración por lo bien amueblada que tiene su cabeza, agradeciese todo lo que España ha hecho por él y destilase gotas de exquisita brillantez en pos de la buena convivencia.

Mientras algo de eso no ocurra, por lo que respecta a él y a otros muchos personajes que en los últimos tiempos son entrevistados por los medios de comunicación debido a una aplicación errónea del principio “hay que dejar hablar a todo el mundo”, lo normal será encontrarnos, hora sí y hora también, con este tipo de ejemplos destructores de las buenas relaciones y fomentadores de la violencia que subyace en su manera de estar y de vivir.

Respecto al principio aludido, digamos que se formula de otra forma: “Hay que dejar hablar a todo el mundo… que tenga cosas interesantes que decir”, y si usted mide ese interés con una regla desequilibrada, pasa lo que estamos viendo, que el invitado la emprende a insultos con tus periodistas a falta de mejores argumentos.

Di tú que si no lo hacen, iban a hablar de ellos su abuela materna y su abuelo paterno; de modo que miel sobre hojuelas. Usted quiere que en su tele sea como la bbc en minúscula _ bureo, bronca y canallas _, pues nada. Hay periodistas que se dejan insultar por pasta.

Nicaragua, 28 años

Jueves, 19 de Julio, 2018

La prensa sandinista no quería ver la derrota

Cuando los resultados condenaban sin remisión al sandinismo la noche electoral del 25 de febrero de 1990, los agentes del FSLN de Ortega repartidos en el centro de prensa rompieron en un llanto inconsolable. Era una derrota sin paliativos. La Revolución Sandinista en el poder se distanciaba catorce puntos por debajo de Violeta Chamorro y decía adiós a la experiencia.

Después de escribir una crónica para El Progreso y de consolar con pañuelos limpios a todo cuanto funcionario tropecé para lograr el envío de la información a España, pues en aquel momento y en aquella Managua todavía había demora en las comunicaciones telefónicas, y a internet ni se le esperaba, subo a un taxi para regresar a la casa donde me hospedo.

La pregunta es obligada.

_ ¿Está triste o se alegra?

Sin volverse de su puesto, el conductor realiza un análisis que hoy se muestra clarividente. No doy fe de la textualidad de la respuesta, pero sí de su sentido.

_ Contento, porque se les ha derrotado en las urnas, pero triste, porque éstos volverán y entonces no se querrán marchar.

Han pasado veintiocho años de aquella escena dentro de un coche destartalado dando tumbos por una Managua permanentemente en ruinas, pero hoy más que nunca la ruina no solo es consecuencia del terremoto, sino de la tiranía que aquel lúcido taxista supo ver apenas finalizado el recuento de votos.

Volverán y no se querrán marchar.

El hombre que desde 2006 ha vuelto al poder y se aferra a él bombardeando Masaya es el mismo que fue derrotado en 1990 por la coalición de Chamorro. No es el único culpable de la tragedia, pero aquel taxista lo conocía bien.

A la comunidad internacional no parece importarle y se dedica a alimentar Ortegas particulares para que nunca falten.

Resu y RTvE

Miércoles, 18 de Julio, 2018

Kiss en Viveiro

Ignoro por qué se dice siempre que en la casa “hay magníficos profesionales” cada vez que se habla de Televisión Española. Jamás se dice sobre un medio privado, pero suena a todo, menos a piropo.

Pasa algo parecido con los asistentes al Resurrection Fest de Viveiro, que todo el mundo dice que son muy formales, como agradeciéndoles que no anden por las calles comiéndose a la gente cruda.

Hombre, es de suponer que después de trece ediciones, si se dedicasen a eso no quedaban en Viveiro ni las raspas de la cerámica de Otero Regal, que son duras por naturaleza.

Cuando se habla de cualquier otro medio, no, pero a los del ente se les califica de buenos profesionales para desmentir a quienes puedan tenerlos como los descartes de cada generación de periodistas. Tú, a la pública, que no vales para otra cosa.

Esas prevenciones contra la calidad profesional de los periodistas de TvE, igual que la que existe contra los asiduos al Resu, son falsas y en realidad esconden el temor a que un día suceda lo que hoy pende sobre ellos como una maldición mosaica: que llegue alguien y utilice realmente el poder político para manipular su trabajo, no en favor del Estado, sino de un exclusivo partido.

¿A qué viene si no esa obsesión enfermiza de Iglesias por sentar reales en el ente? ¿Desea hacer allí un trabajo impecable de limpieza y honestidad profesional? Nada hay que lo haga sospechar.

No le llega la deturpación informativa de las cadenas amigas y arde en deseos de hacerse con los poderosos medios públicos.

Por fortuna, la torpeza y la debilidad gubernativa lo están retrasando. A lo mejor el concurso público acaba por devorarlos a todos, como si los del Resu fuesen auténticos zombies que allanan el camino en una masacre imparable de políticos vivientes.

Phones and video tapes

Martes, 17 de Julio, 2018

Cuéntame … quién hizo el vídeo

Si piensa votar a Soraya, pulse 1. Si a Casado, pulse 2. Si duda, pulse 3. Si no va a votar, tómese el pulso.

Algo así oyen estos días en sus teléfonos los 3.082 compromisarios _ 3.184 se lee en algún sitio _, que el próximo fin de semana decidirán el nombre, el rostro y el sexo del sucesor de Rajoy, el mascarón de proa de la derecha española, o lo que es lo mismo aunque suene más fuerte, el apellido que se unirá a la lista formada por el ya citado, Aznar y Fraga.

Como siempre ocurre, dicen que la pelota está en el tejado de los indecisos, porque los decisos de una y otro empatan. También dicen que los dos candidatos, que son los que llaman por teléfono, claro, han pintarrajeado la lista de esos tres mil compromisarios con los colores del semáforo.

Verde para los afines, rojo para los del contrario y amarillo para los dudosos. A los verdes los llamarán para mantener la llama encendida. Venga, venga; no decaigas que ganamos. Con los amarillos será una labor de publicidad y propaganda. Date cuenta que Fulanito _ o Menganita _, tiene más punch contra Sánchez, no impidas que se pierda…

¿Y con los rojos? Qué hacer con esos compromisarios que parecen perdidos para la causa. ¿Se les llama? ¿No se les llama?

Alguien pensó que la situación era ideal para arrojar un vídeo con aparente fuego amigo contra Soraya, lo cual deja en muy mal lugar a Casado porque lo señala como autor/inspirador. Oiga, a mí no me miren, que yo soy el primer perjudicado.

Bueno, si no es el primero, es el segundo; eso está claro. ¿Quién ha hecho el vídeo entonces? ¿Alguien que quiere perjudicar a los dos?

No tiene que ser tan difícil averiguarlo. Está bien hecho, lo cual indica que han participado varios creativos y realizadores. Si durante esta semana se conoce el staff de la pieza, los indecisos podrían dejar de serlo. Y si el vídeo apunta fuera de casa, también.

Normalidad en el frente

Martes, 17 de Julio, 2018

La vida en trincheras

Pedro Sánchez está normalizando la mar de bien las relaciones con Cataluña. Por ejemplo, ahora las manifestaciones salen encabezadas por dos de los cuatro últimos presidentes autonómicos. Pujol no va, porque tiene que cuidar de la hacienda, y Puigdemont tampoco, porque algo le retiene en Alemania.

El motivo de la manifestación también es de lo más normalizado que existe, aunque no está muy claro si es para pedir al Gobierno que rompa de una vez por todas con la separación de poderes y saque a los presos por su cuenta y riesgo; si quieren que presione a la Fiscalía con dejarles sin sueldo, o si prefieren directamente que el Estado se haga el harakiri y de sus tripas ensangrentadas nazca la república catalana en un parto sin dolor para que la justicia alemana no tenga problemas y no vea tres rebeliones en un burro.

Se ha normalizado también el acoso, la presión y la toma de la cárcel Modelo, con el beneplácito y aquiescencia de Inmaculada Colau, que eso siempre es una garantía de tumulto.

Está normalizado que cada vez que Inés Arrimadas _ o sea, la ganadora de las últimas elecciones _, pise la calle, aparezca de repente un botarate como apariencia humana que la quiere mandar fuera de Cataluña.

Imaginamos que a quienes desea expulsar esa espontánea portavoz popular es a ella y a todos los que la han votado _ un millón cien mil catalanes _, para lo cual se verá obligada a echar mano de trenes similares a los utilizados no ha muchos años para el traslado de judíos.

Todo muy normalizadito, y encima devolviendo visitas institucionales de igual a igual. ¡Menuda diferencia con el anterior _ Rajoy, creo que se llamaba _! Con ése no tomaban la cárcel Modelo, porque los presos estaban en Estremera.

Gravedad extrema

Domingo, 15 de Julio, 2018

Éstos son capaces de cambiarle el sexo a Don Quijote

Cuando Bibiana Aído soltó aquello de las miembras, allá por el 2008, todavía éramos vírgenes en soplapolleces y creíamos _ fíjense ustedes qué tierna ingenuidad _, que el mundo cultural español, o sin tanto revuelo, que los españoles mondos y lirondos se iban a reír mucho y todo quedaría como un episodio aislado, e incluso gracioso.

Qué equivocados estábamos. La gente se rió, sí, pero poco. La patochada no era una escaramuza, sino una guerra declarada contra el idioma, contra el mundo clásico y contra la tradición. Hasta ese momento la lengua vivía al margen de las decisiones políticas. Aquello fue el pistoletazo de salida para decir que la política también podía embadurnarla.

Y así es. Estos diez años transcurridos desde aquel ataque han sido un no parar de estupideces que alcanzan hoy su máximo exponente pues están implicados en la tarea destructiva el presidente del Gobierno, la vicepresidenta y el ministro de Cultura, ahí es nada, y se trata de que lo esté la Real Academia Española, su diccionario y hasta la Constitución.

Estamos ante un acto de terrorismo cultural de consecuencias inimaginables que no es único de España y que en otros países ha sido respondido con desigual contundencia, pero siempre con gran preocupación porque no es un tema baladí y lo saben.

La historia ha querido que hoy le corresponda un papel decisivo al director de la RAE y que éste sea paisano y amigo. De la capacidad de Darío Villanueva para estar a la altura de las circunstancias no nos cabe la más mínima duda. De las presiones que despliega o desplegará el ejecutivo, tampoco.

El debate debe hacerse con luz y taquígrafos expertos. Se oyen ya muchas tonterías y no puede ser secuestrado a la ligera por medios afines, sino ganarse de forma demoledora y sin fisuras. El castellano no merece estas afrentas.

Miembras por decreto

Sábado, 14 de Julio, 2018

El director de la RAE no parecía muy partidario

Aún desconociendo al detalle el lenguaje inclusivo que el Gobierno pretende aplicar en la Constitución, previo informe de la RAE, hoy se puede asegurar sin miedo al error que es falso.

La gente no habla así, porque de lo contrario, la RAE lo habría recogido, estaría en la Constitución y todos tan contentos. Lo que se pretende es invertir la dirección de lo que hasta ahora era _ y confiemos se mantenga _, el origen del lenguaje, que lo crea el pueblo, lo recogen los escritores y la Academia lo limpia, lo fija y le da esplendor.

No le gusta al Gobierno que ése sea el mecanismo y pretende alterarlo con la imposición obligatoria del lenguaje inclusivo a partir de la Carta Magna.

Con ese título tan rimbombante de lenguaje inclusivo se pretende crear el pronombre neutro y en su defecto, institucionalizar el abuso inmisericorde, arrítmico y paleto de la fórmula “españoles y españolas”, “vencejos y vencejas”… venga o no a cuento. Un objetivo que les parece sumamente loable porque se les ha ocurrido una noche de insomnio.

Pérez-Reverte rechaza tan siquiera que la Academia lo aborde. Villanueva, no, y en alto están las espadas.

Aparte de la dificultad intrínseca de modificar una sola letra de la Constitución, la iniciativa conlleva dos mensajes. Uno, de evidente autoritarismo. Mandamos tanto, que hasta decimos a la gente cómo debe hablar, un objetivo de muchos tiranuelos.

El otro es más modesto. Muchachos, tenemos poco tiempo y hay que dar la sensación de que gobernamos hasta dormidos, de modo que vamos a lanzar globos sonda hasta que se oscurezca el sol.

El Valle de los Caídos, Franco, el diesel, la educación concertada, los impuestos, el Sí y el No… y por supuesto, una buena ración de lenguaje inclusivo, que eso desconcierta un huevo o una hueva.

Albor y Barreiro

Viernes, 13 de Julio, 2018

La crónica de los hechos

El necrológico no es un género que me entusiasme. Las muertes cercanas condicionan las opiniones y adulteran los análisis por imparciales que se pretendan.

Digamos cuanto antes lo elemental. Albor era un caballero, un pedazo de paz y una buena persona. Todo junto.

¿A dónde irá éste?, pensará a estas alturas algún lector. Cuando se lanzan tantos piropos es porque después desenvaina el cuchillo. No, ni mucho menos; pero sí es cierto que durante un año y pico, entre 1989 y 1990, no hice otra cosa que destripar a Fernández Albor en busca de las razones que habían llevado a Xosé Luís Barreiro a actuar como actuó, sin conformarme con la explicación que dieron Iglesias Corral y Luciano Asorey, es decir, el clásico ´pasou o que pasou´.

El resultado es un libro de 400 páginas que no voy a resumir aquí, entre otras razones, porque no se puede y porque está hecho para que los gallegos conozcan aquel episodio a fondo, para que les sirva de experiencia y para que no se conformen con leer a Iglesias Corral y pensar que ya sabe ´o que pasou´.

Albor no sale bien parado en el libro, por lo cual algunos pensaron que Barreiro me había secuestrado, engatusado o drogado como a algunos conselleiros, pero la explicación no viene por ahí.

Llegado el momento del golpe _ otro capítulo son las causas que lo motivan _, Albor se conduce de acuerdo con las instrucciones de uso, y quien da juego, argumentos, chicha y salsa periodística es Barreiro.

Es como un golpe al Banco de España, con perdón. La historia interesante será contarlo desde el punto de vista de los atracadores. Lo que haga en esos momentos el gobernador del banco es muy aburrido.

A Barreiro contra Barreiro le pasó algo de eso. No es que Xosé Luis fuese un atracador, pero sí era el que tenía un guión más movido. Y al centenario don Gerardo, la admiración de siempre.

El mal se expande

Jueves, 12 de Julio, 2018

A ver cómo les decimos que no son España

El Psoe maño abraza tesis nacionalistas y pronto lo harán también en Madrid, que tiene méritos y razones para considerarse territorio histórico como el que más. Basta que escarben un poco en la diosa Metragirta, en Magerit o en la propia Cibeles y se van a llevar un sorpresón del carajo. ¡Pero si nosotros también somos históricos! ¿Y quién no, pequeño merlucillo?

Este tipo de política tan à la page que en España lucen un montón de supuestos políticos _ desde ZP, también muchos socialistas _, es en realidad lo más reaccionario y retrógrado que existe ya que conduce directamente a la ruina aquello que toca. Dicho todo ello con gran tranquilidad porque por desgracia hay muchas pruebas a las que remitirse.

El señorito Lambán y como él, todos los lambones que le han antecedido, hace pública exhibición de una política que llaman nacionalista, pero que habrá que rebautizar cuanto antes como ególatra para no confundir. Los lambones ponen sobre la mesa una serie de absurdos privilegios que destruyen el actual sentido de estado conseguido con grandes sacrificios y proclaman sin vergüenza por su parte el principio de la desigualdad disfrazado en este caso de jotas y cachirulos.

Precisamente cuando más énfasis se pone en defender la igualdad entre hombres _ o quizá por eso_, estos politicastros juegan a la desigualdad entre las tierras con intención de latrocinio.

Como ya hay experiencia en el uso de una terminología falaz y criminal, el señorito Lambán puede enfundarse de la noche a la mañana la túnica de oficiar en ese templo, pues siempre encontrará enfrente a una piara de parroquianos, desarrapados culturales, que le aplaudirán haciendo chocar una contra otra sus patitas de gorrino.

Si quien no cree en la igualdad de los hombres es un racista, éstos lo son a puñados.