Archivo de Diciembre, 2017

Urnas de verdad

Miércoles, 20 de Diciembre, 2017


A falta de los definitivos, los resultados de la encuesta prohibida en Cataluña, que publica El Periòdic d´Andorra y que se actualiza cada 24 horas, son similares a los de las no prohibidas

Esto se acaba. Mañana están votando los catalanes con urnas de verdad, aunque un candidato sea de plasma, a otros los retenga la pasma, o haya listas trufadas con algún fantasma. No se pudo hacer otra cosa en menos tiempo.

Cataluña lleva demasiados años entretenida con cuentos republicanos, que son como los de princesitas, pero con brujas de civil y novios de paisano.

Necesita bajar a pie de calle y gestionar, lo cual no quiere decir estrictamente que se olviden de la independencia quienes dicen tener el corazón arrebatado por ella.

Ahora bien, le urge como agua de mayo desplazarla del primer plano de la preocupación política y de la conversación de la gente, rebajarla de su categoría monotemática por la salud mental y el bien material de todos, incluidos los partidarios.

Precisa revisar todas y cada una de las manipulaciones viciadas y deshonestas que impregnan hoy la vida en Cataluña en la educación, en los medios y en el día a día de los personajes públicos.

Requiere, en fin, olvidar los engaños, las conjuras y el desvío de fondos hacia objetivos ilegales, porque en el caso de mantener toda esa infame estrategia de vileza y traición, los resultados van a ser los mismos, ya que ni España, ni Europa, ni el mundo, salvo cuatro golpistas de causas espurias, pueden aplaudir ni consentir el robo a millones de ciudadanos por el capricho y la arbitrariedad de otros, por mucho afán independentista que alberguen en sus corazones de patriotas de una patria que no existe.

Algunos hasta se lo han prometido al juez que así lo harán para librarse de la trena, aunque pocos creen en la sinceridad de su arrepentimiento.

Quizá esperan conocer los resultados de este jueves, por si le favorecen y entonces los interpreta como la orden de que deben echarse definitivamente al monte.

La matraca que no cesa

Martes, 19 de Diciembre, 2017

La propuesta

Temo llegar tarde a glosar una botijera iniciativa de la diputada Marta Sorlí (Compromís-Podemos-Es el momento), de la que ya habrá oído hablar, pero que nos quedó aparcada en beneficio de otras actualidades.

Invierte su tiempo doña Marta en proponer a sus señorías, colegas de bancada, que el Congreso de los Diputados deje de llamarse de tal guisa y añada la coletilla “…y de las Diputadas”, prueba concluyente de lo mucho que todavía deben mejorar los planes de enseñanza, pues lejos de saber su señoría que el título de la cámara baja atiende correctamente a lo que ordena la gramática y aconseja la experiencia, va y lo enmienda.

Como dice la Real Academia, que es la que limpia, fija y da esplendor, estos desdoblamientos son artificiosos e innecesarios, ya que no somos tontos del nabo y sabemos el valor de ese plural común, que nos ahorra también la existencia del Colegio de Abogados y Abogadas, de los pasos de peatones y peatonas, del Hogar del Jubilado y la Jubilada y de que los cines tengan un día del Espectador y la Espectadora.

Todo ese tiempo que ahorramos sin necesidad de la repetición artificiosa, lo podemos dedicar a cultivar el espíritu en nobles y útiles acciones, máxime cuando se es diputada en el Congreso y hay tanto terreno por delante para escardar, gradar y estercolar.

Ya sabemos que es más fácil pasar a la posterioridad por una ocurrencia en noche de insomnio, que por dar el callo desde que sale el sol hasta que se pone; pero ya que a usted, señora Sorlí, le tira más el campo de las ocurrencias que el de las hortalizas, fíjese la próxima vez en que su invento no contravenga las normas gramaticales, no esté trillado por los expertos lingüistas, y sobre todo, que aporte un auténtico beneficio para el conjunto de los ciudadanos y no solo para los fabricantes de rótulos y letras gordas con destinos a fachadas.

El truco del almendruco

Lunes, 18 de Diciembre, 2017

Sencillo, pero hay que verlo

Los sondeos preelectorales son más complejos cuanto mayor es el número de novedades respecto a las anteriores convocatorias, quizá porque tanto los profesionales de la medición, como los simples lectores, tendemos a interpretarlas de acuerdo con la lógica.

Pero da la puñetera circunstancia de que no existe la lógica general y cada uno tiene la suya, por disparatada e ilógica que sea.

En esta ocasión, la cantidad de novedades es desorbitada, y muchas lo son de una trascendencia nunca antes vista. Eso sí, cada cual somos capaces de hacer diversas lecturas, por muy unívoca que nos parezca la interpretación.

El caso de la fuga de empresas es diáfano en ese sentido. Una respuesta que debería poner los pelos de punta a todos los catalanes _ lógica particular _, encuentra reacciones tan absurdas que la comparan poco menos que a una noticia positiva. Todo es o no es de acuerdo con que favorezca o no el procés.

Es una ilusión, ya se sabe, pero el que está inmerso en ella le gusta que se prolongue lo máximo posible. O sea, salir del circo, llegar a casa y permanecer muchas horas más preguntándose cómo es posible que el mago atraviese con una sierra el estómago de la chica y ésta no se parta en dos.

En cuanto te dicen que son espejos, o que en realidad las piernas eran de otra mujer, se te va la ilusión y vuelves a poner cara de oso perezoso, con esa medio sonrisa de entender algo, aunque lo cierto sea que na de na.

¿Habrán descubierto el truco los votantes catalanes? ¿Seguirán en estado de asombro colectivo? ¿Habrán descubierto los espejos? ¿Están los agentes demoscópicos preparados para analizar tamaña catarata de novedades? ¿Cuánto dura el efecto del homoprazol 155? ¿Es suficiente un margen de error del 3% para cambiarlo todo?

Fuera de Puigdemont no hay salvación

Domingo, 17 de Diciembre, 2017

Nada, que no lo entienden

Del cura catalán Manel Pousa dicen que nace accidentalmente en Granada, porque sus padres eran barceloneses. Aunque lo que se adivina es que sus padres nacieron accidentalmente en Barcelona porque sus abuelos eran gallegos.

Bueno, da igual. El caso es que Pousa practica desde hace muchos años el activismo social a su leal entender. Fue compinche nocturno de Pepe Rubianes, enemigo de la curia, estuvo cercano a la excomunión y permanece alejado de la ortodoxia, aunque a estas alturas de la película vaya usted a saber dónde queda lo ortodoxo.

A eso hay que añadir su decidida apuesta política por Convergencia primero, por Junts pel Sí, después; y ahora directamente, por Puigdemont, de cuya lista forma parte en el muy solidario puesto 74.

El padre Pousa pide a Dios que gane el de Bruselas, de lo cual deducimos que lo tiene en baja estima. A Dios, claro. Si no vota ni el Rey, imagínense Dios. Pero en fin, perdonémosle también ese pequeño desliz humano que la pasión por don Carles le lleva a cometer.

Imaginamos que Pousa será uno de esos párrocos, que aprovechan las misas para poner lacitos amarillos a los santos, cantar Els Segadors en el Ofertorio y glosar las ventajas del independentismo a la hora del Evangelio. Asquerosas misas para adeptos con carné en las que corres el peligro de sentarte al lado del Pujol y la Ferrusola, con el susto que debe dar eso.

Pero perdonémosle también a Pousa su apostolado militante. Lo que no le vamos a perdonar así como así, es eso que ha dicho estos días con cara de perdonavidas del Raval, sobre que los españoles no podemos entender lo de la independencia. Que eso es como la Santísima Trinidad. Lo entiende él, Mas y la Ferrusola, las mentes más preclaras del universo mundo. Vuelva otro día a por la absolución, padre.

El alcalde tieso

Sábado, 16 de Diciembre, 2017

Helo ahí

Me esfuerzo por descifrar con exactitud el mensaje que ha querido transmitir el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, cuando después de leerse la declaración institucional de condena por la muerte de Víctor Laínez a manos de Rodrigo Lanza y en pro de la convivencia en la ciudad, permanece impasible el ademán mientras el resto de los concentrados aplauden.

No quisiera deducir de su gesto nada que no estuviese en el ánimo del alcalde comunicar al quedarse tieso e inmóvil, como si todo él hubiese sido impregnado de gomina y ya se hubiese secado.

Es él quien nos obliga a hacer el esfuerzo, porque si las fuerzas municipales se han reunido bajo su presidencia a pie de calle para escuchar ese manifiesto y tras hacerlo, el alcalde es el único que no aplaude, podemos pensar varias animaladas:

A.- Que no está de acuerdo con el espíritu de concordia que contiene el mensaje y quiere que en su ciudad haya un asesinato ideológico como el de Laínez noche sí y noche también.

B.- Que está en contra de la violencia, pero si la víctima lleva unos tirantes con la bandera española, la justifica y le parece de perlas.

C.- Que está de acuerdo con el agresor porque ya han dicho Pablo Iglesias y Ada Colau que se trata de un chico muy, pero que muy majo.

D.- Que no sabe por qué le han dicho que bajase a la calle.

Y E.- Que es gilipollas.

Partiendo de la realidad insoslayable de que algunas opciones son compatibles con otras, podemos dar por sentado que la D y la E son respuestas correctas, mientras las otras tres pueden serlo en su conjunto, o tomadas de una en una.

Cabe una sexta interpretación que no figure en la lista. Ataraxia de ánimo, parálisis de extremidades, etc. Por eso conviene que el alcalde lo haga público cuanto antes y salir así de la zozobra.

Ganado a pulso

Viernes, 15 de Diciembre, 2017

Ya se ve cuáles son los modelos

Puede estar tranquila la presidenta del Congreso. A los españoles no nos abochorna la conducta de los diputados. Ya sabíamos que iba a ser ésa. ¿Acaso no los elegimos nosotros?

La excesiva afición por el cohecho y otras figuras delictivas relacionadas con el expolio de la caja pública demostrada por algunos individuos de los partidos tradicionales dio como resultado la creencia de que bastaría poner otras siglas y asunto resuelto.

Fue como abrir la espita a la caja de Pandora para que se colasen en la vida pública española toda clase de especímenes que de política habían oído hablar en alguna pintada callejera.

Sí sabían de montar números, de insultar, de destruir, de desobedecer o de alentar la caza del rival, con resultados tan brillantes como el asesinato de Zaragoza. Todo se contagia menos la belleza. De modo que verlos actuar en el Congreso con camisetas, desplantes, rufianadas y actitudes propias de los perros hambrientos disputándose el mondo hueso, no nos abochornan, nos corroboran.

Alguien creyó que la regeneración era el caldo de cultivo más apropiado donde sembrar lo que fuera, desde un partido bolivariano con manifiestas intenciones de implantar el verde olivo obligatorio, hasta la independencia de Cataluña, pasando por la III república, el estado federal o una delegación de Raticulín, todo con tal de instalarse en la pomada sin dar golpe, o dándolo, pero de estado.

Seriedad, trabajo diario, esfuerzo, constancia, administración y gestión eran palabras demasiado complejas para asumirlas. Es más fácil llevar una impresora al Congreso, dar de mamar a un infante en las bancadas o apoyar a un lanzaladrillos para salir en los periódicos. Y a ello se aprestaron con la connivencia general y el disputado voto de muchos.

Jové, qué bloc!

Jueves, 14 de Diciembre, 2017

Jové llevando los apuntes

El descubrimiento de Mas como cerebro de las maniobras orquestales pro independencia no puede sorprender a nadie. Todos sabíamos que Puigdemont es un mero, Mas un delfín y Pujol, la ballena. El resto, truchas y boquerones.

Otra cosa será demostrarlo en sede judicial, que es lo que se atisba desde que aparece la famosa libretita de Jové, que lo apuntó todo porque se creyó Julio César en la guerra de las Galias, haciendo historia.

Y la hizo. Vaya si la hizo. Dicen que en la libreta figura hasta el número de burbujas que tenían las colas bebidas en cada reunión. También me encanta comprobar la preocupación de Anna Gabriel por saber los movimientos de la policía y que le avisasen a ella de cuándo arre o de cuándo so. La acción y la inanición. ¿Qué más puede pedir un antisistema que conocer los planes, la hoja de ruta y los despliegues de las fuerzas del orden?

Es como si al pescador de río le dicen dónde se paran las truchas a charlar un rato. Quién la vería a ella presumir delante de la muchachada: “Nois y noies, ahora mismo están saliendo cinco furgones hacia el Poble Nou”. “Jo, la Gabriel! Lo que no sepa ella no lo sabe nadie!”

Tiene que ser muy bonito hacer la revolución desde dentro del Gobierno, el Parlamento y la Policía. A lo mejor es la primera vez que se intenta. Y si incluso así les sale mal es prueba inequívoca de que son unos chapuzas y de que se disponían a hacer otra.

Cómo sería que ellos mismos estaban convencidos del fiasco económico que supondría la operación, y aún así siguieron adelante para dar cumplimiento a esas enormes ansias de pegártela; aunque por supuesto, a todos decían que no iba a haber perros para tanta longaniza. “¡Cola tendrán que hacer las empresas para poder instalarse!”, vociferaba Mas. Nadie sabía entonces que se refería a Madrid, no a Cataluña.

El cabezón de Stalin

Miércoles, 13 de Diciembre, 2017

El mago republicano que desfiló en Valencia

De entre las mamarrachadas que los ágrafos vergonzantes inventan para eliminar el cristianismo de la Navidad sin que lo parezca _ cuya obra maestra es el Papá Noel _, destacan los esfuerzos que todos los años realiza Carmena. Al menos, mientras le dure el momio.

Pero hoy hemos de decir que en Valencia le aventajan por la mano con una iniciativa puesta en marcha el año pasado y que repite éste, a ver si cuaja. Nos referimos a la fastuosa y muy laica cabalgata de las Tres Magas Republicanas, que si bien tendría un pase en el conjunto de las horteradas carnavalescas, o incluso como falla, colocada donde la colocan, para oscurecer a Melchor y sus dos amigos de Oriente, produce una vergüenza ajena que cala en lo más profundo de los corazones republicanos que lo son de verdad.

Como ellos se saben zafios y menesterosos, pero hábiles en la manipulación histórica, se han inventado que eso de las Magas Republicanas viene de una tradición de 1937 llamada Festa de la Infantesa.

¡Ja! ¡Una tradición, dicen! Vamos a ver, listos de calle y tontos de libro. En 1936 y 1937, no ya en el 38, Valencia sustituye la celebración de los Reyes Magos por una Semana Infantil, así titulada. Nada de Festa de la Infantesa, ni nada de Magas. De paso que se inventan la tradición, nos quieren colar que el Gobierno de la República hablaba valenciano.

Hicieron una cabalgata, sí. Pero las imágenes que iban en ella eran las de España, la República, Franco en pirulí, Rusia y el Trabajo. ¡Ah! Y un cabezón de Stalin que daba gloria verlo, pobrecito mío, quién te alaba y quién te alabó.

Para hacer el mamarracho no es necesario manosear la historia, ni reescribirla a su gusto, que parece que les ha entrado a todos el virus de Jenofonte. Háganlo y aténganse a las consecuencias.

Vecinos y velutinas

Martes, 12 de Diciembre, 2017

El trágico momento de la velutina y la abeja

Un corto paseo por el bosque en A Mariña y enseguida surge el encuentro con un nido de velutinas. Allí está, encaramado a un eucalipto, a la espera de que llegue su ciclo para arrasar las colmenas que existan alrededor.

Tiene razón el colectivo Stop Vespa Velutina cuando denuncia que hasta el momento solo se han adoptado parches contra la presencia de esta especie destructora. Da la sensación de que se duda, o se desconoce, el peligro que entrañan, no ya para las colmenas, sino para la polinización, para el hombre, para la vida.

La capacidad depredadora de esta especie es la mayor amenaza que se cierne sobre la actual forma de vida allí donde se instala, y no nos referimos a los esporádicos ataques que puedan protagonizar contra quienes las molestan, como ha ocurrido en un caso reciente, sino sobre el hombre en sentido absoluto, pues todos estamos siendo atacados cuando la velutina mata a una abeja.

Ayer se publicaba la lucha que una vecina de As Pontes desenvuelve contra las avispas asiáticas y su orgullo por haber matado a cuatrocientas reinas. Ésa es la cuenta a realizar, porque las reinas son la garantía de supervivencia de ellas y de la expansión de los nidos, que hasta el momento es imparable.

Lo que no parece de recibo es que siendo de vital importancia la erradicación de las velutinas, sepamos que los grandes luchadores contra el animal son aquellos vecinos de ése u otro punto que se sienten plenamente concienciados con el problema y se dedican por entero a colaborar en el combate.

Es como si cada uno de nosotros instalásemos un laboratorio en la despensa de casa para investigar la curación de alguna enfermedad, cuando conocemos su peligro. Sería una conducta heroica, pero quizá no la más efectiva. Si hay descoordinación en el mando, que se coordine.

Esperando a Ana

Lunes, 11 de Diciembre, 2017

Ana tiñó de blanco parte de la provincia

El cielo está gris y la lluvia mansa. Así pintan los directores las escenas previas a las tormentas, a las batallas, a las tragedias.

Escribo la columna esperando a Ana para que no se moje. La columna, digo. Ana se moja sí o sí. Hay unos geranios en la casa de enfrente que me sirven de sensores. Cuando los vea agitarse con fuerza será señal de que Ana se enseñorea. El reloj marca la una y están muy tranquilos, pero el agua ya cae a mantas. ¿Le hemos pedido demasiado?

Es una gran ventaja que las ciclogénesis tengan nombre propio, porque cuando pasan te acuerdas mejor de ellas y puedes mentar con mayor precisión a su madre, si es que han sido destructivas. Desconozco por qué dicen que es una novedad. En la memoria colectiva de los gallegos permanecen vívidos los de Hortensia y Klaus, por ejemplo.

Será que antes solo se bautizaban los ciclones y no las ciclogénesis. No sé. Esperemos que Ana no se una a la lista por graves motivos.

Como hay que ser políticamente correctos, aunque se trate de ciclones o de ciclogénesis, las/los bautizan en cremallera. Femenino, masculino… Que nadie se ofenda. Ya tienen nombres hasta 2022 y seguramente más allá. “Cuando deje de soplar Walter nos casamos”, pueden decir aquellos prometidos que no tengan muchas ganas de dar el paso.

Estamos a diez días de la tormenta perfecta, la otra, la que tenemos montada en la esquina opuesta. Están tan liados con lo suyo que el diario La Vanguardia, al informar este mediodía de la llegada de Ana, dijo que ya afectaba a la provincia de Galicia.

Ayer teníamos cuatro provincias, pero se nota que el fenómeno viene tan fuerte que nos centripetó, haciendo una a partir de las cuatro históricas. A saber qué hará cuando llegue a Cataluña, que también son cuatro.

Arrecia. Voy a salir a que me dé el aire y el agua.