Archivo de Agosto, 2017

La capital reversible

Jueves, 3 de Agosto, 2017

¿La Cibeles también era reversible?

Protéjanse las napias, porque esta columna huele un poco.

Carmena ha instalado quince urinarios portátiles en la zona centro de Madrid y si tuviésemos que apostar, diríamos que lo ha hecho para dar que hablar en las ingenuas polémicas de las terrazas agosteñas.

Resulta que hasta ahora nadie ha aplaudido la medida y eso que la pestilencia en las zonas de instalación es como alguna leche, condensada.

Por el contrario, las críticas abarcan toda suerte de aspectos. El primero, que siendo Carmena de militancia igualitaria, reparta urinarios sexistas que únicamente pueden usar los hombres, o mujeres con muy buena puntería, ya que el receptáculo es un tubo central a la altura de la cadera de una persona de mediana estatura.

Niños e inválidos también están excluidos. Los pudorosos protestan porque al ser tan abiertos, no se evita que desde los laterales el respetable público pueda admirar las zonas íntimas de la anatomía masculina.

Por criticar, también se les critica que son pocos y que se han puesto en unos sitios y no en otros. En unos, por haberse instalado allí; en otros, por no haberlo hecho.

Pero la crítica más demoledora es cuando se dice de ellos que al no tener un sistema químico adecuado, lo que consiguen es acrecentar la intensidad de las emanaciones. Con lo cual, apaga y vámonos.

Si no los ha instalado para dar que hablar, ¿cuál podría ser el otro fin de estas estructuras? ¿Tapar baches? ¿Estropear las fotografías de los turistas en quince puntos de la ciudad?

Fuentes municipales han destacado que la iniciativa es de carácter reversible. Esto es, que si no funciona, se elimina, porque total es de presupuesto bajo. No sé, no veo a Carlos III demoliendo la Cibeles porque era reversible. Con lo fácil que es enseñar que hay que salir meado de casa.

Burla Negra

Miércoles, 2 de Agosto, 2017

El Burla Negra inicia el abordaje del Morning Star

A más de uno nos gustaría saber qué podría pasarnos si llevamos a cabo un incumplimiento de la ley similar a los que realizan el presidente catalán y sus altos cargos.

Nos gustaría saber si íbamos a recibir de jueces y policías tanta consideración, santa paciencia y miríficas miradas; si es el trato común para con los administrados, o solo con algunos por haber nacido en aquella esquina.

A otros catalanes, pacíficos ellos, también les gustaría saber si los comportamientos violentos, como el asalto al bus de turistas, son los característicos de la independencia, ya que quien los ordena y protagoniza sostiene al gobierno y apuntala los planes soberanistas.

Tenía que acabar así. Un discurso en el que predomina la desobediencia y la burla de las leyes no puede ser el caldo de cultivo donde florezca la justicia, la paz y el orden, sino el caos, la kale borroka y la extorsión.

Si el presidente dice que se hará una pajarita de papel con las resoluciones del TC, ¿cómo esperar que los hijuelos de la CUP no repartan tropelías sin cuento allí donde les plazca? Y mucho menos, ¿cómo no esperar que anuncien su rebeldía si la ley trata de hacerlos responsables?

Pueden estar tranquilos. Para algo han puesto delante de los Mossos a un fulano que alardea de lo mismo, es decir, de imitar al pirata Benito Soto en todas sus relaciones con la legalidad.

El barco que pilota Puigdemont, si es que pilota algo, se ha convertido desde hace tiempo en el Burla Negra, o sea el bergantín brasileño que llamaban El Defensor de Pedro, del que se apodera Soto, el pirata de Pontevedra y con el que intenta independizarse del mundo, robar el tesoro de Sijena y dedicarse a la vida loca sin rendir cuentas.

Benito Soto no lo consigue y su burla negra acaba en la horca. No sugerimos que los paralelismos lleguen tan lejos, pero su burla también es negra.

La dictamadura

Martes, 1 de Agosto, 2017

Éste es el sorprendente texto que le aparece a Maduro. Van a rodar cabezas.

Nada impide que un venezolano salte todo el día de colegio a otro, votando en cada uno de ellos.

Otros pueden registrar un doble voto con todas las bendiciones.

Cuando Maduro votó y quiso registralo en el llamado Carnet de la Patria _ un instrumento de control a través del móvil _, en su pantalla apareció un texto que dice: “La persona no existe o el carné fue anulado”.

Esos tres detalles sobre la calidad de la votación celebrada en Venezuela para elegir los miembros de la Asamblea Constituyente _ Prostituyente en la jerga opositora _, abren las puertas para cuestionar la legitimidad técnica de dichas urnas. La legitimidad democrática jamás la tuvo, pero eso va a depender de la cantidad de países que reconozcan el resultado. España ya ha anunciado que no lo hará, por lo burdo de todo el proceso.

De ahí que el 41 por ciento de participación que defiende el Gobierno y el 12 por ciento del que habla la oposición pueden dar finalmente una cifra menor de ocho millones de votantes.

Y por encima de esas consideraciones, hay quince cadáveres más para sumar a las víctimas que se arrastran en los tres últimos meses, desde que toma cuerpo este autogolpe de Estado llamado Constituyente.

El regimen totalitario y dictatorial de Venezuela cubre una nueva etapa para consolidarse como dictamadura sin ningún género de dudas, con el apoyo de otros países del mismo corte, como Irán, que ven coincidencia en la miseria y el sometimiento de su pueblo de Maduro, con el suyo propio.

Voces como las de Garzón, que desde España aplauden el enroque del poder único, nos advierten de los peligros que para un sistema de libertades representan ciertos lobos con piel de cordero que se infiltran en la sociedad haciéndose pasar por la quintaesencia democrática, cuando en realidad solo admiten una política, la suya.