Archivo de Marzo, 2017

El bautismo de Martinete

Miércoles, 1 de Marzo, 2017

Los Kaill, o Martinetis

El payaso Juan Kaill acaba su número en Pontevedra con fiebre alta y sudores. Ha hecho lo que ha podido con su hijo Vicente, pues ahora son los Martinetis. No volverán a estar en una pista.

Juan padece una avanzada tuberculosis, aunque lo oculta a Feijóo y a la familia. Sin embargo ya no puede más y a sus 41 años cae derrotado en la cama de una pensión de la calle Maceda que se han visto obligados a tomar, abandonando la disciplina y la gira del Circo Feojóo, que sigue rumbo hacia Vigo.

Sabe que le ha llegado la hora y reclama de su mujer que haga lo oportuno para ser bautizado. Quiere morir como católico. Para ella, que lo es, supone la confirmación de que Juan se muere y hace lo que su marido le pide.

Otra mujer recibe la noticia muy emocionada. Es Victoria Parish, hija del director del Circo Price, donde Martinete logra sus mayores éxitos. Tanto es así que Victoria, mujer de acendrada fe, se ofrece para viajar de Madrid a Pontevedra y ser la madrina del sacramento.

La noticia se extiende a todos los rincones de España. El payaso excéntrico se muere y en su última hora abjura del protestantismo. El todo Pontevedra se apresta a dar al acto el mayor realce, pues no es noticia de todos los días.

El coronel Pardiñas, comandante militar de la plaza, el párroco de Santa María, Valentín Villanueva, el padre Zallo, Carmen Casaleiz, Pura Domercq… Todos hacen suya la voluntad del payaso.

Villanueva solicita al arzobispo de Santiago, Zacarías Martínez Núñez, permiso para llevar a cabo el bautismo, pero sabedor de que el arzobispo está a punto de visitar Pontevedra, lo retrasa por si don Zacarías quisiese administrarlo él mismo, lo que finalmente sucede en el transcurso de una misa que se celebra dentro de la pensión de Maceda atestada de gente. Pardiñas y Victoria Parish son los padrinos.