Archivo de Abril, 2015

Bien para todos

Lunes, 6 de Abril, 2015

La encuesta

Toda encuesta sometida a la lectura partidaria es susceptible de tres lecturas por cada una de las cifras que contenga. Podría llamarse el Principio de la Herrán, en homenaje al candidato de UPyD a las elecciones andaluzas, Martín de la Herrán, que celebró su derrota lanzando un eufórico ¡Casi entramos!, que es una de las reacciones ante la adversidad más optimistas que se conocen, casi comparable a la que tuvo Hugo Chávez cuando perdió el referéndum sobre la reforma constitucional en el 2007, cuando dijo aquello tan bonito sobre la oposición que acababa de ganarle en votos: “Es una victoria de mierda y la nuestra es una derrota de coraje”. Qué ejemplo para los niños.

Bueno, pues ayer se conoció una encuesta sobre las generales cuyos resultados, una vez aplicado el Principio de la Herrán, permiten una variedad de análisis que no deja insatisfechos a nadie, o frustrados a casi todos, según sea la opción elegida. Por ejemplo, el PP puede decir Ganamos, porque es el que recibe más apoyo; pero también cabe pensar Es un desastre, porque pierde 14 puntos respecto a las anteriores generales. Y si se le aplica una interpretación moderada, se puede concluir Estamos recuperando, porque sube algo respecto a la muestra anterior.

Con el PSOE pasa algo parecido. Desde Seguimos siendo los segundos, a Hemos perdido cinco puntos, pasando por Estamos subiendo.

Las comparaciones de Podemos son solo sobre encuestas, y así se puede titular Somos los terceros, o bien Hemos perdido ocho puntos en un mes. El mes horribilis.

En el caso de Ciudadanos, lo más positivo es haber subido siete puntos desde la anterior consulta y lo más negativo es que siguen siendo cuartos. Es el mejor parado.

Estamos en los albores del curso anual. Los exámenes finales van a ser durísimos.

Nuevos objetivos

Lunes, 6 de Abril, 2015
Resultados de la clase

Desde el frente valenciano se informa que se han alcanzado con éxito cotas de destrucción de la convivencia, el respeto y la educación que hasta fechas recientes eran prácticamente inimaginables.

El mérito de tales logros hay que apuntarlo directamente en las casillas de Compromís y de Escola Valenciana, partidos, entidades o cosas que propiciaron un taller de expresión plástica, también conocido como pintamonas, para que los niños de Agullent (Valencia) pudiesen pintarrajear a gusto, con cuernos, barbas e insultos, las fotografías de varios políticos que curiosamente pertenecían a otras formaciones.

El valor de la iniciativa es extraordinario, no solo porque las fotografías han quedado como el trapo donde Goya limpiaba sus pinceles, sino también porque los niños han comprendido que pueden vejar, ridiculizar y ciscarse en quien les dé la gana, aunque no tengan ni pajolera idea de lo que están haciendo.

Y lo que es más importante, a partir de la experiencia, puede abrirse un amplio debate en las instancias educativas sobre la aportación pedagógica de la gamberrada, desde el punto de vista físico, metafísico y astrofísico, algo que nunca está de más, pues habiendo tanta, seguro que sirve para algo.

Si sabemos insultarnos desde pequeñitos, las posibilidades de acceder a un puesto de tertuliano en cualquier plató de televisión crecerán como la espuma. Y ésos son puestos de trabajo. Necesitamos destrozadores de la convivencia, el respeto y los buenos modales, viejos prejuicios de una sociedad que creía en ellos antes del advenimiento de los nuevos educadores.

Propongo celebrar la Olimpiada del Burro. Gana el que consiga más faltas de ortografía en 100 líneas, 1.000 líneas y la maratón, durante todo un curso.

Babel en los Alpes

Miércoles, 1 de Abril, 2015

Piedra de escándalo

En Seyne-les-Alpes, la población más cercana al lugar del accidente, han colocado con irreprochable celeridad _ antes incluso de que sean identificadas todas las víctimas _, un monolito de homenaje y recuerdo que se redacta en francés, inglés, alemán y español, por ser los idiomas oficiales de los países a los que pertenecen la mayoría de las víctimas.

De esa forma quedaban fuera del monolito los idiomas supuestamente utilizados por víctimas marroquíes, iraníes, kazajas, holandesas, belgas _ si hablaban neerlandés flamenco _, bosnio-herzegovinas e israelíes. Y también otros idiomas oficiales existentes que por ejemplo, solo en Alemania, son el sorbio o sórabo, el danés y el frisón septentrional, así como siete variedades del alemán no estándar, que sumadas dan como resultado once.

Teniendo en cuenta que los idiomas mexicanos serían veinte y los españoles, cuatro, andaríamos cerca de los cien idiomas oficiales o cooficiales, sin contar los dialectos que también tienen derecho a existir.

Nadie ha planteado el mayor problema a la selección realizada quedándose con esos cuatro para evitar que en vez de monolito, aquello fuese la versión moderna de la torre de Babel. Nadie, excepto Carme Forcadell, presidenta saliente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que observó en el monumento una “grave falta de sensibilidad”, naturalmente por la ausencia del catalán, que posiblemente hablasen algunas de las víctimas.

El mero hecho de reparar en ese detalle, sin cálculo alguno sobre el conflicto protocolario que tal presencia originaría, pone en evidencia que la falta de sensibilidad, de cordura y de mesura no está en quienes realizan la selección, sino en Forcadell y en quienes como ella, piensan que su ombligo es el más hermoso del mundo de tanto mirárselo.