Archivo de Diciembre, 2014

El cambio talismán

Sábado, 20 de Diciembre, 2014

Aquel cambio de 1982 ya tenía delante el de 1971

Desde que allá por 1971 Juan Tomás de Salas aglutinó en torno al Cambio a sus 16 accionistas de la fama, el concepto ha sido una constante en todos los programas de todos los partidos sin excepción, convirtiéndose así en una de ésas llaves maestras que encajan en todas las puertas y de las que todos hablan maravillas, aunque no tengan ni pajolera idea de lo que es.

Al cambio del 71 se le intuía un significado totalmente distinto del que se empleó más tarde. Estaba clarísimo y parecía muy sencillo. Franco se encuentra a las puertas de la desaparición y después vendrá la democracia. Ése es el cambio, el gran cambio tras cuarenta años en los que no hubo ninguno.

Cuando ahora Podemos apela al cambio para 2015 en un spot donde se mezclan odios, miedos, disfrutes y placeres, el mensaje no está tan claro como entonces. Más bien todo lo contrario, porque el cambio que se intuye en esa propuesta adolece de todo lo que afirma traer. Lo van a tener que explicar con mayor definición, porque de momento lo único que se vislumbra, más allá de explotar la frustración colectiva, es una administración de la miseria que por si misma no puede generar ninguna alegría, sino una miseria cada vez más consolidada.

“Súmate al cambio”, decía el PP en el 2011 y todos entendíamos a cuál se referían. “Por el cambio”, ondeaban las banderas del PSOE en 1982 y tampoco hicieron falta más especificaciones para saber qué había detrás de la palabra, quién era Felipe González y qué medidas iba a tomar. Pero ahora, ¿sabemos realmente algo de estos chicos tan voluntariosos que se postulan para arreglar todos nuestros males como el pequeño Nicolás lo hace para solucionar lo de Cataluña, el caso de la infanta y todo lo que es Eurovegas? Sí, el cambio es notable, pero a peor.

Hacia el fin de los balseros

Viernes, 19 de Diciembre, 2014

Despedida de un grupo de balseros

Las nuevas relaciones Cuba-EEUU se ven como la botella. Unos, medio llena, y otros, medio vacía. Unos dan por derribado el muro del Caribe; otros creen que es combustible para que el castrismo se prolongue otros cincuenta años.

Cuentan que La Habana de Miami está muy dividida entre los dos polos. Mucho más que La Habana de la isla, donde se respira optimismo por los cuatro costados. Y es lógico que así sea, porque si algún colectivo tiene por delante una expectativa de mejora, es el que permanece dentro.

Al fin y al cabo, a los cubanos de la isla se les dice que han emprendido una larga travesía al final de la cual hay un billete de avión o de barco, que les llevará a los lugares a donde hoy solo pueden ir como balseros. Y no es pequeño el cambio si llega a realizarse. Piensen que los cálculos más inflados de la oposición al régimen hablan de 150.000 personas muertas en su intento por escapar de la isla en estos 53 años.

Fin del castrismo, o pasaporte para eternizarlo. La alternativa no impide que hoy sea una buena noticia si con ella se consigue mejorar un punto la vida de los cubanos, al margen de otras consideraciones que pueden seguir planteándose con igual o mayor intensidad. La cuestión no es que el castrismo se prolongue más o menos tiempo, sino que se prolonguen las expectativas de vida de los cubanos residentes. Al menos, ése es el punto de vista que me gustaría escuchar desde el exterior, si me hubiese tocado ser uno de ellos.

Sería muy insensato pedir nuevos sacrificios a los cubanos para ahogar al régimen. Tanto como rechazar el restablecimiento de las relaciones y el levantamiento del embargo para conservar la pureza de la revolución.

La botella está como está, pero la fuente parece más cerca.

Los pícaros

Jueves, 18 de Diciembre, 2014

La estética ha cambiado, evidentemente

El personaje del año, cocínense como se cocinen las encuestas, es el pícaro. Se trata de un tipo heredado de los siglos XVI y XVII que adquiere los rasgos propios del XXI, pero que en cualquier caso resulta reconocible, si no es al instante, sí al cabo de poco tiempo de exposición.

El abanico se ha abierto, pues si el pícaro clásico provenía de los estamentos más desfavorecidos, ahora ya no es un requisito indispensable y los encontramos en todos. ¿Podría Urdangarín mejorar su condición social y responder así al prototipo pícaro? ¿Podrían hacerlo los Pujol, Blesa, Granados…? Es palmario y mallorquín que algunos habían llegado a lo más alto, pero también es cierto que en niveles de codicia el hombre no ha encontrado techo y siempre trata de superar anteriores marcas.

El pícaro utiliza todos tipo de artimañas para el logro de sus objetivos, pero a diferencia del ladrón vulgar, intenta que su estrategia tenga una sutil apariencia de legalidad, algo que no conseguiría si entra en una sucursal bancaria con escopeta de cañones recortados. Eso queda para otros.

También se han diversificado los objetivos y los campos de actuación. Política, finanzas y vida social les atraen sobremanera por las enormes posibilidades de medra y ahí surge el corrupto, que no es más que un subgénero de los primeros, pues no todos necesitan llegar a ese extremo para seguir ejerciendo como tales.

Ahora mismo observamos sus actuaciones a diario. Son aquéllos que necesitan de los medios para el logro de sus planes, algo impensable en los siglos anteriores. Embaucan, pero también se exponen a ser detectados. Nota común a la picaresca literaria es que ninguno deja de ser un simple pícaro toda su vida. Señalen ustedes los que responden al modelo.

Cara y cruz de Prim

Miércoles, 17 de Diciembre, 2014

http://www.rtve.es/alacarta/videos/prim-el-asesinato-en-la-calle-del-turco/prim-asesinato-calle-del-turco-pelicula-completa/2910141/

Franco, escribiendo bajo el seudónimo de Jakim Boor _ nombre masónico do los haya _, acusa a la masonería, sin mayores especificaciones, de asesinar al general Prim, que a su vez también era masón de la logia Tolerancia y Fraternidad. Tan lo era que el obispo de Lugo, a la sazón José Lamadrid de los Ríos, se niega en redondo a que se oficien funerales por su alma en la SICB lucense, con el nada endeble argumento de ser otros los ritos queridos por el fallecido jefe del Gobierno, puesto que otra era la organización a la que en vida quiso pertenecer.

Ritos que sí se le rinden aquellas navidades de 1870 en plena basílica de Atocha, tan querida por la obediencia, y que relata en detalle el excepcional cronista de los acontecimientos, Benito Pérez Galdós. Hubo ritual masónico y exequias católicas, sin que uno fuese incompatible con las otras. Pero era Madrid y era Atocha.

Nada de lo que antecede se sugiere ni por el forro en el relato del atentado de la calle del Turco ofrecido ayer noche por TvE, por miedo quizás a devanar una madeja tan enredada en solo hora y media de emisión, aunque por ella hayan pasado ya 144 años de historia e investigaciones.

Con todo y eso, hay que decir que la realización de Miguel Bardem es magnífica y muy recomendable para niños y mayores, no vayan a creer que la televisión solo es un cuarto iluminado donde se citan los más tontos del pueblo. Prim y la calle del Turco nos reconforta con la idea de lo mucho y bueno que se puede hacer, que se debe hacer, para contrarrestar la bazofia que se emite por el tubo.

A Prim lo matan los diversos intereses, o eso se transmite; lo llora la señora de la pensión y lo lamenta Galdós. Todo muy español.

Por cierto, un sombrerazo por el casting, la ambientación y el vestuario. Un lujo.

Lo que no se vio

Martes, 16 de Diciembre, 2014

La risa es salud

Se acaba el año y los medios preparan resúmenes de lo que ha traído el 2014. Sin embargo aquí vamos a hacer el balance al revés. Es decir, lo que no hemos visto en este año:

En 2014 no hemos visto a los Pujol pidiendo perdón. Todo lo contrario. ¡Menuda bronca nos echó el patriarca cuando fue al Parlament!

A Rajoy sabiendo venderse. ¿Creerá que el buen paño en la arca se vende?

A Urdangarín empalmado. Bueno, eso es lógico.

A Artur Mas gobernando. Las especulaciones no le dejan tiempo.

A Pablo Iglesias con chaqueta. Es lo que tiene ir de uniforme.

Al Pequeño Nicolás en metro. Él siempre por las alturas. O habla con el Rey, o espía para el CNI. Y como poco, merienda con la vicepresidenta.

A Pedro Sánchez proponiendo algo sensato. Se lo debe prohibir Susana Díaz.

A los médicos que curaron a Teresa Romero presumiendo. Y eso que podían.

A Bolinaga morirse. El año anterior sufría un cáncer terminal y ahí está, sin tratamiento ni nada.

A Mercedes Alaya deshaciendo las maletas. Siempre las lleva llenas… de papeles.

A Amancio Ortega en ninguna foto, pero eso no es novedad.

A Mariló Montero callada.

A Blesa y Rato cosiéndose la mano. Auténticas vocaciones de manirrotos.

A Errejón investigando la vivienda en Andalucía. A lo mejor lo hacía de noche.

A Miley Cyrus vestida. No se sabe cómo, pero esta chica siempre se las arregla para estar medio desnuda cuando hay una cámara cerca.

Son más, pero no caben.

Más estúpidos

Martes, 16 de Diciembre, 2014

Aspirante a macho alfa dando la nota

La investigación que avala la estupidez masculina varios puntos por encima de la femenina, realizada por el Instituto de Medicina Celular de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), ha sido reconocida como la más absurda y extravagante del año, seguramente por un jurado plagado de hombres que trata de desprestigiarla.

En cualquier caso se sugiere la idea de que la raza humana, por el mero hecho de serlo, solo es estúpida en casos excepcionales y que la norma es la claridad de pensamiento y el lógico discernimiento.

El repaso a la historia nos ofrece múltiples casos de multitudinarios comportamientos que contradicen el diagnóstico y que nos acercan con más ejemplos que los contrarios a considerarnos bastante memos en general.

Cierto que las sociedades no han detenido su avance hacia el conocimiento, pero ese avance ha sido compatible con muestras de idiotez que cada vez abarcan a un mayor número de individuos. La lucha continúa.

Ahora bien, si nos ceñimos a diferenciar gilipolleces sexuales, que es la base del estudio, a nadie le debe causar asombro que el macho destaque a la hora de hacer tonterías, de la misma forma que son los ciervos los que arman las berreas y dedican unas épocas de su existencia a hacer el burro para llamar la atención de las chicas y llegar a macho alfa.

¡Qué sensatas ellas! ¿No? Se dedican a ramonear plácidamente mientras miran de reojo cómo ellos se parten las cejas y petan los cuernos para que no se los pongan.

Sí, el estudio tiene toda la razón. Para comer, Lugo, y para estupidez, la del macho. Si seremos torpes que han tenido que venir los de la Universidad de Newcastle para realizar un concienzudo estudio y demostrarlo. No les bastó ver a los hinchas dándose de bastonazos.

Hoy cenamos con Isabel

Domingo, 14 de Diciembre, 2014

De nuevo juntos

Acabo de hacer una encuesta en los alrededores con un margen de error de más/menos tres puntos porcentuales, según la cual, el cien por cien de los españoles desconocían que Isabel Mateos, más citada en las redes como la Pechotes, era mejor profesional que todos los licenciados en la Facultad de Ciencias de la Información todavía sin trabajo.

Por eso, porque lo es, ha sido fichada por un importante medio para ponerla delante de millones de espectadores a los que debe irradiar sus sabias palabras, sin dejar de asistir a las clases del citado centro donde cursa.

El mismo porcentaje de encuestados cree que Isabel no sustituirá a Eduardo Punset en Redes, ni a Sergio Martín en 24 horas, sino que se le encargarán temas de barullo, frivolidad, chascarrillos y orinales, donde no tiene por qué desentonar con el medio ambiente y la fauna habitual en esos hábitats.

Es cierto. Hoy contamos con amplia experiencia para saber que para captar espectadores no hace falta recurrir a las cabezas pensantes del país. Darío Villanueva está muy bien en la RAE, pero nunca se le va a dar un programa en el mejor tramo horario para que limpie, fije y dé esplendor al pueblo llano. Para eso se ficha a la Pechotes, que tiene un tirón tremendo, o dos, y que a la par nos puede desvelar secretos sobre el otro fenómeno que nos zarandea y nos sulibella.

Ya lo estamos viendo estas navidades. Antes del discurso del Rey, o mejor, sustituyéndolo, Isabel entrevista a Fran. La Pechotes, frente a frente con el Pequeño Nicolás. Lo nunca visto en el mundo del espionaje. Algo así como la Bella y la Bestia en el mismo plató. Van a saltar los shares por los aires, como cuando cantaba Miliki, que por cierto acaba de publicar un libro de cuentos para mayores muy llamativo, aunque no tanto como Isabel.

Niños y miguelianos

Sábado, 13 de Diciembre, 2014

Mari Merche Sánchez Montenegro

El caso de Florencio Miguel Rosendo da Silva, el líder de los miguelitos o miguelianos, recuerda mucho al de los Niños de Dios, aunque ésta, a diferencia de la gallega, todavía sigue pimpante en los Estados Unidos y allí donde ha logrado echar raíces.

Y si unos pueden ser más preocupantes por su cercanía, los otros no lo son menos por su vigencia.

En el tardofranquismo madrileño no había salida de metro en la que no te tropezases con chicas y chicos de amplia sonrisa que te ofrecían unos cómics en octavilla donde se contaban idílicas historias de jardines, flores, nudismo y amor a Dios firmadas por un tal Moisés David, el Miguel Rosendo de turno, tras el que se escondía David Brandt Berg.

Los dibujos eran atractivos y todo exhalaba hippismo bucólico y pastoril. Quien se interesaba por mayores abundamientos sobre las flores, el amor libre, la paz o la armonía universal, podía acceder a reuniones donde los Niños les ampliaban noticias sobre ese paraíso terrenal.

Así, o de forma parecida, cayó en sus redes la hija de Mercedes Montenegro, Mari Merche Sánchez Montenegro, captada a los 15 años y huida de su casa el día exacto en el que cumplió 18. Desde entonces, 11 de enero de 1980, su madre ha dedicado la vida a encontrarla y a luchar contra las sectas a través de la Asociación para la Prevención de la Manipulación Sectaria, de la que hoy es dirigente.

Conozco el caso de cerca por razones amicales y tuve la oportunidad de presentar una conferencia que Mercedes dio en Lugo, dentro de su incesante actividad contra estas redes de prostitución encubierta de buenismo.

Aquí se ha desmontado a Miguel Rosendo, cosa que EE.UU. no ha hecho con los Niños. Y a ello siguen, muerto Moisés David, pero viva su obra.

Risk o Monopoly

Viernes, 12 de Diciembre, 2014

Un amplio tablero mundial

Da lo mismo que haya sido o no el autor de los mensajes que convocaban al cerco del PP aquella jornada en la que hubo de todo menos reflexión. Basta con presumir de haberlo hecho para descubrir cuál es el juego, cuál su estrategia y quiénes los paganos.

El juego es una modalidad del Risk, La conquista del mundo, cuyo objetivo no es tanto la obtención del poder político, como la destrucción de éste y el advenimiento de la revolución, es decir, no soltarlo nunca. Dicho de otra manera, sustituir las castas de variado signo por una casta única, el castañazo.

Las reglas de este Risk sin tablero no existen, o para ser más precisos, no son las mismas que utilizan el resto de jugadores, por la sencilla razón de que los otros están sentados, por decirlo pronto, alrededor de una mesa de Monopoly, con todas las posibles tiradas de dado claras y especificadas. Y si hacen trampas, se procura detectarlas y sancionarlas. Cierto es que no siempre ocurre así.

En esta fase del juego, el éxito del Risk se basa en acentuar la debilidad del contrario y destruir, aparentando que también se juega al Monopoly y que se respetan sus reglas. Por eso su vanagloria reside en apuntarse la acumulación de cadáveres políticos, sean del bando que sean: Rubalcaba, Cayo Lara, la abdicación del Rey, y ahora, Aznar o el PP en general mediante la ficha interpuesta de Zapatero.

El Pásate/Pásalo pudo ser o no de ellos, pero en cualquier caso, puntuaba a su favor.

Finalmente, ya que dicen haberlo gestado en la Facultad de Políticas, también nos es dado conocer sus fuentes de financiación. Lo de Irán o Venezuela son migajas. El grueso viene de los impuestos, de los que llegan a Hacienda por las contribuciones de usted y por las de todos sus compañeros.

Un féretro horroroso

Jueves, 11 de Diciembre, 2014

Al final fue éste

Además de corrupción, que ya es antigua, y de algún anglicismo relacionado con las nuevas formas de comunicarse, otra palabra opta a convertirse en la más representativa de 2014, postureo.

Postureo es afán por mostrarse y por aparentar lo que no se es y lo que está aceptado en reglas no escritas como llamativo o envidiable. Como comprobarán, nada nuevo bajo el sol, pues postureo hubo desde épocas muy neolíticas, como decía el cursi.

La novedad reside en la inmensa capacidad actual de llevarlo a cabo y de alcanzar en cuestión de horas un público millonario. Que de ello se derive rentabilidad para el posturitas depende de otros factores. La única rentabilidad segura es la de quien controle los canales de difusión.

Cómo será la cosa que ha llegado a librerías un manual donde se nos informa, es de suponer, sobre un mejor aprovechamiento y conjugación del verbo latino pono, ponere, posui, positum, que es de donde deriva el vocablo. Con el manual en nuestro poder no hay postureo que se nos resista.

Quiso el azar, o la necesidad quiso, que en estos días finianuales muriese Fabiola, la reina española de los belgas, cuyas últimas voluntades _ no cumplidas en parte _, la convierten en la reina del contrapostureo, pues dispone en ellas que sus bienes pasen a la Fundación OEuvres de la Reine de ayuda a los necesitados, que no se oficie funeral de Estado por su alma, y que se elija para sus restos “el féretro más feo posible”, a fin de que nadie se atreva a exponerlo en una capilla ardiente. Ninguno de los tres deseos figura en el manual y ya está tardando que se escriba el código de Fabiola para ser lo que se es, o la hoguera de las vanidades.

Me quedo con lo del féretro, aunque espero olvidarme después de tanto tiempo.