Archivo de Octubre, 2014

Floridos delirios

Martes, 21 de Octubre, 2014

Villamediana, muerto por picar alto

El diálogo pudo haber sido así:

_Vengo del médico.

_¿Y qué te dijo?

_Nada, que tengo una florida ideación delirante de tipo megalomaníaco.

El diagnóstico corresponde al del pequeño Nicolás, cuya irresistible ascensión en el bestiario patrio le garantiza una larga permanencia en él, quizás suficiente para entrar en la leyenda, o en el habla popular; por ejemplo, para expresar la exuberancia de un jardín: “Es más florido que el pequeño Nicolás”, o para recalcar la bisutería de una joya: “Es un topacio más falso que el pequeño Nicolás”.

Así empezó Perico de los Palotes y ya ven, se ha quedado para siempre.

Pero dejando a un lado las manifiestas posibilidades que el precoz delincuente tiene de acceder al acervo, algo hay en ese diagnóstico que no nos acaba de sorprender demasiado, como si al oírlo fuésemos capaces de citar otros muchos personajes afectados por los mismos o parecidos síntomas de ollas en ebullición.

Floridos delirios megalómanos se pueden localizar sin necesidad de profundas excavaciones arqueológicas en las conductas de personajillos que pululan a diario en los titulares de la prensa. Lo hacen por medio de mensajes ampulosos, almibarados y desmedidos, casi siempre bordeando los límites de la ley por la parte de fuera, tal como enseña el pequeño Nicolás, y casi siempre también, con el favor de un público entregado al delirio, aunque solo sea porque lo cotidiano es duro y aburrido.

De esos otros nicolases sin diagnosticar no se pueden dar más pistas pues podría protestar por intrusismo el colegio de psicólogos, pero la perspicacia del lector sabrá suplir con acierto el anonimato requerido. A él lo han cazado como al conde de Villamediana, por picar alto y no bailar sardana.

Carta a Oriol

Lunes, 20 de Octubre, 2014

Tirante y Placerdemivida

Señor don Oriol Junqueras:

Le escribo horas antes de que se emita un programa destinado a popularizar y dulcificar su imagen haciendo que conviva unas horas en un ambiente exótico, como es el seno de una familia de Sevilla no independentista. Periodismo extremo que le llaman.

Usted se ha prestado a la prueba, pues aunque sea más agradable verse rodeado de acólitos estelados, los de Sevilla, al fin y al cabo, también son tus semejantes, o casi. Es más, son los votos que usted necesita si algún día se decide a darle legalidad a su proyecto, porque en ellos radica y no solo en los catalanes.

Además usted es piquito de oro y tiene unas salidas bárbaras para todo lo que le puedan decir los andaluces, entre quienes habrá inoculado más independentismo que ellos a usted españolismo. Ya se decía en las antiguas catequesis católicas: Nunca discutas con un protestante, porque son más listos que tú y te envuelven. Oído lo cual, te entraban unas ganas bárbaras de charlar con uno y comprobar cuán envolventes eran.

En las últimas horas, y en las precedentes, se le ha escuchado decir a usted que hora es llegada para alcanzar la independencia y desde ella atender las necesidades de los ciudadanos. Pero, señor Junqueras, si han demostrado hasta la saciedad que no han sabido hacerlo siendo dependientes, mimados y rescatados con el paraguas cuasi inagotable del Estado y de las instituciones europeas a las que pertenece, ¿qué nuevo conejo se guarda en la chistera para lograrlo sin paraguas, ni red; sin ley que les ampare, ni prestigio internacional, ni razón, ni historia?

Convertido Mas en cadáver político, ve la puerta abierta para sustituirlo en la machaquina. Es usted tan antiguo como Tirante el Blanco detrás de Placerdemivida.

Otro de los nuestros

Domingo, 19 de Octubre, 2014

El pequeño Nicolás, el último Lazarillo

Con decir que la literatura picaresca es una invención española está dicho todo. Es lo nuestro, lo racial. La flema inglesa, el bebercio cosaco y la manía mexicana por los picantes. Va en los genes desde vete a saber tú los siglos y el porqué de sus efectos causantes.

El pícaro da por hecho sentado y probado que el resto de sus congéneres, las instituciones y sus valores, también los son, y por lo tanto él no va a desentonar en menor medida dentro de ese caldurrio donde piensa destacar por encima de los demás.

Ya no hay en el horizonte ningún ideal caballeresco en el que asentar un modelo de conducta para desfacer entuertos, liberar a damas en apuros o conquistar elevados objetivos, sino un sálvese quien pueda y ande yo caliente.

En la España actual hay muchos prototipos de pícaros. No nos atrevemos a llamarlos Lazarillos por no subvertir valores literarios, pero por ahí se andan. El último en saltar del patio de Monipodio se llama Francisco Nicolás Gómez Iglesias, que a sus veinte añitos se ha revelado como un auténtico maestro de la picaresca, con dotes para burlar a las más altas instancias y aparentar lo que no es en Madrid, en Ribadeo o en Motilla del Palancar. Hace un tiempo hubo un cura con base en Mondoñedo / Ribadeo del mismo corte.

El pequeño Nicolás es de extracción baja. Nada que ver con Blesa o los Pujol. En ese sentido entronca más con los ERE andaluces y con Francisco Correa.

Como se ve, el muestrario toca todos los palos. Basta un pensamiento común en todos ellos que se basa en el principio de la picaresca: Está todo muy mal y de mí que nadie espere un hombro para arrimarlo, sino la certeza de que sabré moverme con tanto porte entre los pollos que no habrá quien diga que éste no es uno de los nuestros.

Otro virus peor

Sábado, 18 de Octubre, 2014

Ése es el protocolo que les desean

Hay un ébola peor que la propia enfermedad. Un virus poderoso y destructivo, arraigado en las entretelas de personajes que se jactan de tenerlo y al que sueltan para contagio de sus semejantes cuando la ocasión les es propicia.

Ayer fue una de esos días, pues hemos visto cómo sus portadores lo espolvoreaban sin recato para colonizar a todos cuantos pueda y se dejen. Utilizan la palabra, oral o escrita, de modo que los peligros de infección son múltiples.

Se ampara, crece y desarrolla en el miedo, que es el caldo de cultivo de toda ignorancia, pero su verdadero objetivo es acabar con cualquier atisbo de piedad.

Ayer, ya decimos, saltó una vez más a la rueda de las opiniones y aunque sigamos defendiéndolas, porque cada uno es libre de tener la propia, como culos que nos han dado, hay muchas que merecerían quedarse en el cerebro que las aloja. Se expresaron con varias formulaciones, pero una de ellas resume el espíritu de las demás. Viene a decir que ya que los misioneros, cooperantes, voluntarios, médicos sin fronteras o cualquier miembro de organizaciones con voluntad de ayudar a los más necesitados fuera de España, han decidido dar ese paso, que su patria sea la tierra a la que van y la suya no se les acoja de vuelta si tienen la desgracia de sufrir un contagio. Algo parecido a decirles, tú te lo has buscado, no nos compliques la vida, a nosotros, que fuimos tan listos de permanecer impasibles ante el sufrimiento ajeno y nos quedamos viéndolo por la tele tan ricamente. O ni siquiera eso, porque lo que vimos fue la galería de monstruos de Jorge Javier.

Este virus miserable de miedo, ignorancia, egoísmo, insolidaridad, cobardía, cinismo y varios gérmenes más, va a acabar con todos a nada que se le dé cancha.

Maggie, la ministra

Viernes, 17 de Octubre, 2014

Maggie

Maggie Celine Louise De Block es belga, médico y ministra de Sanidad. Como Ana Mato, pero más al norte. Sufre sobrepeso, o como se decía antes, está gorda haciendo honor a su apellido.

Dadas las circunstancias, a los belgas les ha dado por discutir si una persona con apariencia de haber dejado desabastecidas todas las hamburguesías de Bruselas es la más idónea para estar al frente del departamento encargado de velar por la salud de sus administrados, pensando quizá que un sintecho no podría ocupar la cartera de Vivienda, o que un convicto de asesinato no es el adecuado para dirigir la Justicia.

Vaya por delante que no sabemos la respuesta a su polémica, como tampoco sabemos si Maggie Celine Louise es Pantagruel a la mesa, o la víctima de trastornos digestivos, hormonales o tiroideos, incapaces de ser atajados por la ciencia médica frente a la cual se postula ahora por ver de ejecutar una buena gestión.

A Maggie Celine Louise no le sobran unos kilos, sino que padece lo que a todas luces es un auténtico problema de obesidad sin ningún género de dudas. Si juzgásemos la polémica por las apariencias, como se estará haciendo en muchos hogares belgas, el aspecto de la ministra parece el más desaconsejable para el cargo. No vamos a caer en eufemismos ridículos. Es demesuradamente gorda.

Pero quién te dice a ti que en su defecto de imagen no está su virtud política. Ella y quien la nombra han pedido que se juzgue su gestión y parece lo más lógico. Lo va a pasar mal Maggie Celine Louise De Block porque se la verá constantemente como la imagen indeseable que esta sociedad paniaguada tiene de sus propios defectos, preocupada de encontrar los términos políticamente correctos para hablar de una señora gorda, pero incapaz de aceptarla como ministra de Sanidad.

El DIU y la DUI

Jueves, 16 de Octubre, 2014

DIU extrauterino

El ambiente retumban nuevas palabras de las que se conoce su significado, aunque no su validez. Entre Mas y Junqueras nos han regalado ayer unas cuantas.

Tomemos en primer lugar el bonito acróstico DUI, que se parece mucho al dispositivo intrauterino, pero que en este caso responde a las iniciales de la declaración unilateral de independencia, o lo que es lo mismo, yo me voy y ahí te quedas.

Llegado el caso de producirse una DUI, y antes de interrumpirse el embarazo que une a la madre patria y a la hija díscola, pueden ocurrir tres cosas. Una, que la madre lo no diga nada a la hija que se desgaja y cada cual siga su vida sin graves contratiempos salvo el fraude de ley; o con ellos, porque la DUI no garantiza nada. Dos, que sí lo diga y se arme la de dios es Cristo, porque ya sabemos cómo son las relaciones paterno-filiales cuando se enrabietan las partes. Y tres, que lo diga y la DUI se disuelva como azucarillo, volviendo la pródiga al hogar de donde en realidad no había salido.

El problema mayor radica en que esa hija no tiene ni unanimidad de criterio para largarse de casa, ni potestad para hacerlo, porque la DIU, en realidad, enmascara una desobediencia legal, la misma que cometeríamos cualquiera de nosotros si declaramos mañana una NUD, que es la Negativa Unilaterial de Declarar la renta, una decisión que no suele gustar nada, o casi nada al resto de la población.

Se cuela también, como de rondón, la expresión elecciones plebiscitarias, que uno, en su ignorancia, imagina que son algo así como unos comicios donde crees que estás votando como siempre, y en realidad alguien decide que no, que estás votando una DUI. Con lo cual podría darse el caso de volver al principio.

Y todo por no saber gobernar, por llevárselo crudo, por endeudarse y por no entretenerse con las pelis, como los otros.

Despropósito de enmienda

Jueves, 16 de Octubre, 2014

Mas y una vaca. Con conejos nos se fotografíó todavía

Los conejos de Mas son innumerables, como los mártires de Zaragoza. Ayer hizo una exhibición de chistera y los fue sacando con la habilidad profesional que le caracteriza.

_Si nos os gusta el 9N, por aquí tengo otro que se llama 9Nbis, que es un sucedáneo bajo en calorías, pero que conserva todas sus urnas y vitaminas. Y después, vendrá la consulta buena, las plebiscitarias, y en el medio, las municipales. Vais a votar hasta que os salgan papeletas por las orejas. Por las del conejo, claro.

No pasó una buena noche y se le notaba. Hubo varios momentos de su intervención en los que no se sabía muy bien de qué hablaba; si obedecía o estaba llamando al motín contra ese adversario que le da de comer, llamado Estado, y que se encuentra a quinientos kilómetros de allí, según un cálculo geográfico también sacado de la manga.

Por no saber, no se sabía ni lo que pretende preguntar en ese sucedáneo, si va a ser sobre lo mismo, sobre áreas competenciales, o si pretende plantear: ¿Quieren ustedes que se autorice el baño con miniburka en la Barceloneta?

Lo que sí se le entendió alto y claro fue su referencia a esa figura de porcelana agrietada que hoy es el pacto por la consulta. Agrietada, pero no rota, matizó. Es decir, que todavía no ha acabado de destrozar todo lo que toca; desde la convivencia al pacto, y desde pacto a la montaña. No terminó, pero cerca le anda.

Su pieza de ayer pasará a la historia de los despropósitos, de la improvisación y del circo. La incertidumbre vuelve peor de lo que estaba y solo una idea parece fuera de toda especulación para los rupturistas y los constitucionalistas: este hombre ya no representa nada para la política de Cataluña. Ni él, ni su chistera, ni sus conejos.

Isobaras disuasorias

Jueves, 16 de Octubre, 2014

El hombre del tiempo conveniente

En la tele anuncian lluvias torrenciales para el domingo y entonces alguien piensa que el parte meteorológico está politizado, porque ese día hay una manifa a favor de la unidad de España y el gobierno que controla esa tele defiende lo contrario, su descuajaringue.

Luego llega el momento y el cielo está azul, con cuatro nubes sin peligro.

La susceptibilidad, la sospecha o la costumbre han llevado la división catalana hasta esos extremos, de cuya veracidad solo podemos dar testimonio a través de terceros.

Solo con la sombra de la sospecha sobre la previsión meteorológica, solo con que alguien pueda imaginar que los hombres del tiempo de la televisión pública inventan aguaceros donde hay claros anticiclónicos, es motivo suficiente para creer que en el camino de los últimos años se nos han desprendido dos o más tornillos.

Y horas después, el propio autor de las previsiones sale a defender su pronóstico: Yo dije que llovería por la tarde. Válgame el cielo cómo soplan los vientos de la tramontana, cómo vienen y van las borrascas catalanistas para espantar manifestantes.

Conocíamos la lectura histórica que convierte botiflers en austracistas, y éstos, en independentistas, pero es la primera vez que vemos isobaras con esteladas, nubarrones con barretina y lluvias disolventes de españolismo.

Quizá no sea tan novedoso y todas aquellas ocasiones que nos sirvieron para decir lo mucho que se equivocaban los hombres del tiempo no fuesen más que consignas de Franco para mover voluntades políticas. Por ejemplo, el uno de mayo: “Diga que caerán chuzos de punta en el País Vasco, para que todos se queden en sus casas viendo la Demostración Sindical”. El parte de las dos y el parte meteorológico. Habrá que estar atento por si cunden los malos ejemplos.

Ingeniería de cuentas

Jueves, 16 de Octubre, 2014

Blesa explica en un tutorial cómo se hacía

No es cierto que los consejeros de las tarjetas black de Caja Madrid/Bankia se pegaran la vida padre con ellas. Hay datos que demuestran lo contrario. Por ejemplo, esos 2.300 euros que se gastaron en billetes de Metro. ¡Qué humildad! Pudiendo alquilar una limousine blanca, de siete metros de eslora, con chófer de gorra y esmoquin, han bajado al subterráneo con la plebe, han tirado de tarjeta y han comprado un bono mensual, como un ciudadano más, uno de tantos.

Sí, es cierto, también hay cuentas en hoteles de lujo y gastos en viajes a exóticos destinos, pero tengan en cuenta, como decía uno de los consejeros, lo duro que trabajaron hasta convertir el Monte de Piedad en su finca particular. Hubo que desbrozar, remover tierras, quemar rastrojos… No, no es cosa de dos tardes de sábado.

Quizás le hayan llamado la atención las cantidades que se sacaron directamente de los cajeros, pero hay que entenderlo. Vas en el Metro después de una agotadora jornada de trabajo y de repente te das cuenta que solo llevas calderilla y en la joyería donde piensas comprar la gargantilla de aniversario de boda no admiten tarjetas de crédito porque son un poco raritos. ¿Qué hacer? Pues nada, sacas 2.000 euros y solucionas el apurillo.

Hay gente muy mal pensada a la que les cuentas estas cosas, que son normales y corrientes, y se escandalizan un montón porque creen que les están robando, cuando en realidad solo se trata de equilibrar la partida de quebrantos de la Caja, que como estaba a cero por lo bien que iba todo, necesitaba que se le imputasen unos cuantos milloncejos para presentar unas cuentas creíbles.

A ver quién es el guapo al que le dicen en una junta de accionistas: Quebrantos, cero, y se lo cree.

Unos fenómenos. Son unos fenómenos.

The Show Must Go On

Jueves, 16 de Octubre, 2014

Ese impagable minuto 17

El Barça se ha unido al Pacte Nacional justo cuando comienzan a fallar los plazos _ iba a escribir legales _, dados por ellos mismos para hacer posible el 9N. Eso es una buena señal. Denota que el Barça jugará las próximas ligas en la LFP y que podrá seguir fichando estrellas rutilantes sin miedo a los partidillos de barrio que tanto le aterrorizaban, con razón.

Al fútbol le va la tensión, la épica y el encontronazo. Por eso se habla de los eternos rivales, los derbys y los partidos del siglo, que por cierto se repiten cada siglo algo así como treinta mil veces.

Ya se ha dicho hasta la saciedad que un Barça-Llagostera, con todos los respetos para ambos clubes, solo crea una tensión pequeñita, la incertidumbre por saber si el Llagostera va a tener más tiempo la pelota o si Messi logra salir sin lesionarse.

La tensión se consigue en ese minuto 17 más 14 segundos, cuando los aficionados, muy obedientes ellos, escenifican la farsa secesionista del catalanismo frente a Felipe V, aunque en realidad los eternos rivales de ese año de 1714 hubiesen sido los austracistas del Archiduque Carlos, más españoles que los toros de Guisando, contra los borbones del mentado Felipe, que había nacido en Versalles y que habló francés hasta que las tres parcas se lo llevaron al otro mundo, preso de melancolías insuperables.

De una guerra de sucesión a otra de secesión no hay tanta distancia. Basta cambiar una letra y alehop!, ya tenemos tensión. Lo mismo pasó en el Cason, cuando ordenaron alijar la carga del barco, y la cadena de mando malentendió que debían alejarla; esto es, mandarla a Parga, a Lieiro o a Tegucigalpa.

Pues eso. Los minutos 17 más 14 son impagables y nadie, ni siquiera Mas, puede impedir la tensión porque, pase lo que pase, el espectáculo debe continuar.