Archivo de Julio, 2014

León y leona

Martes, 1 de Julio, 2014


La Atalanta original, hoy en la Capitanía General de Sevilla

El escultor Ponciano Ponzano, masón, supersticioso y socarrón, no fue un hombre de suerte, hasta el punto que su entierro pudo realizarse con cierto decoro gracias a una suscripción entre amigos. Sin embargo su nombre permanece unido a alguno de los símbolos más conocidos de España y del mundo.

Su Libertad, la mujer que preside el mausoleo de los políticos liberales en el Panteón de Hombres Ilustres, fue un estudio iconográfico seguido por la Estatua de la Libertad neoyorkina, diez años después. El frontón de alegorías del Congreso, elegido ahora por Felipe VI para la medalla conmemorativa de su proclamación, también es obra suya.

Y lo son los dos leones que se colocaron debajo, hoy devueltos a la actualidad por una chusca polémica sin sentido. Hace cosa de dos años, a los directivos de Canal Historia se les ocurre solicitar que sea añadido el paquete escrotal a uno de los leones del Congreso, ya que el compañero lo tiene bien visible al lado del rabo y el de marras, no.

Transcurrido el tiempo suficiente como para haberse documentado, Cultura responde ahora que no ha lugar al añadido, bien porque fue un defecto de origen, bien porque el defecto podría producirse en los trabajos de testiculación.

Ni el Canal, ni Cultura han tenido tiempo suficiente para constatar que don Ponciano era hombre instruido en antigüedades y clasicismos, pensionado en Roma y riguroso en todos sus proyectos, como corresponde a un experto en simbolismo.

Ponciano elige como modelos para el Congreso a los leones de Cibeles, Hipómenes y Atalanta, que son dos enamorados, macho y hembra, condenados a mirar a izquierda y derecha in aeternum y muy vinculados a Madrid desde la existencia de la fuente. De modo que no hay cojones que valgan. Ponzano era un hombre cabal, no como los que hoy se pasan de listos.