Archivo de Julio, 2014

Tolerancia cien

Viernes, 11 de Julio, 2014
Democracia es impedir que en el Parlament parlamenten

Hipótesis no demostrable: Si Bárcenas fuese catalán, no estaría en la cárcel. La plantea Ussía para incordiar a los Pujol y los Millet, que compiten con ventaja en el ámbito delincuencial, como diría un cursi.

Otra más: Si en vez de un asedio al Parlamento de Cataluña, fuese al Congreso de los Diputados… tampoco habría condenas. Lo dice el Apocalipsis en la séptima carta a la iglesia de Laodicea. Tiempos vendrán que a los ladrones disculparán. Bueno, no lo dice así, sino con más palabras; pero si san Juan lo escribiese hoy, lo haría al modo twitter, con ahorro de palabras.

Yo no sé si existen bases jurídicas para condenar a los acusados del asedio, pero es indudable que sí existen para condenar al autor de la sentencia, uno de los disparates con apariencia legal más sobresaliente de los últimos tiempos, que por si solo justifica las advertencias apocalípticas del más joven de los evangelistas. La tolerancia se ha transformado en la hidra de Lerna, la de las siete cabezas, y ahora ya no sabemos cuál de ellas intentará morderte, si los antisistema con palos, o los sistema con sentencias.

El Parlamento catalán anuncia que va a recurrirla. Por intentarlo que no quede. A Pedro Sánchez tampoco le gusta un pelo, y sin embargo Madina se ha puesto muy digno para decir que si es decisión de la Justicia, bienvenida sea. La infalibilidad de la Audiencia Nacional hecha tinta.

Al margen de la falta de pruebas para responsabilizar a los acusados de los hechos _ defecto policial _, la sentencia se permite justificarlos por la prueba del 9, ya que los medios, o son privados, o son estatales gestionados por criterios partidistas, con la sistemática marginación de las voces críticas de las minorías. Ha nacido una nueva prensa. La Gaceta de la Audiencia Nacional. Ni pública, ni privada. Mediopensionista.

Fútbol total

Jueves, 10 de Julio, 2014

El vejamazo

Humillación, tristeza, desconsuelo, escándalo, catástrofe: “Alemania destroza la historia de Brasil”, incluyendo a Jorge Amado y a Vinicius de Moraes. “Vexame dos vexames”, titula otro periódico. Vejamen de los vejámenes. El vejamazo.

Desde luego los periodistas escribimos cada cosa que válgame Dios, que es la calle donde vivía Antonio Machado.

Con calificativos así después nos extrañamos de que las masas enfurecidas se echen a las calles destrozando todo lo que encuentran a su paso. Están humilladas, están vejadas, y buscan la redención a través de la catarsis, pero la catarsis del adoquín y el tente tieso que no suele purificar nada, salvo que la ciudad esté llena de basuras y se la lleven en su enloquecida carrera hacia ninguna parte.

Sí, a Brasil le han metido siete goles como siete soles, pero sigue jugando muy bien al fútbol, al menos tan bien como dos horas antes de terminar el partido. Los colegas cariocas también habían sacado su lengua a pacer con motivo de la eliminación de España en un intento de inyectarnos la vergüenza en vena, de modo que ahora son consecuentes y se meten un chute de desesperación esproncediana: La llama de un incendio / que corra devorando / y muertos apilando / quisiera yo encender.

¡Jesús, qué carácter!

A Di Stéfano, enterrado ayer, le dedicaron mil piropos, pero muchos de ellos llevaban una absurda disculpa inicial. Algo así como “a pesar de no ser yo del Real Madrid, sentido pésame”, que es como si a los deudos de García Márquez les dicen “a pesar de no ser yo colombiano…”

Dicen que el fútbol ha sustituido a las guerras, y eso tenemos que agradecérselo, pero cuando asoma la patita bélica, dan ganas de aficionarse al tenis de mesa. Por cierto, esta tarde tengo partido y el rival se llama Estéfano. Voy a entrenar para ver si lo humillo. Por asturiano.

La zanahoria

Miércoles, 9 de Julio, 2014

¡Reformemos la reforma!

Somos así. Aún no se ha conseguido el pleno desarrollo y aplicación de la Carta Magna, y no se habla de otra cosa más que de reformarla. Es como si estamos construyendo la torre Eiffel y en el medio de las obras al arquitecto le da por hacer la de Pisa. ¿Y qué hacemos con los hierros? ¡Para las lentejas!

Los unos que si la república, los otros que si federalismo, los terceros que cerremos el Senado; los de más allá, que si sobran las autonomías, y los ultramontanos, que se van, que ahí te quedas con las cartas repartidas sobre la mesa, que ellos no quieren jugar a la canasta, sino al tute cabrón. Bueno, pues para que nada falte, proponemos que no se cambie ni una coma, por lo menos hasta que se consideren cumplidos todos los mandatos de su articulado, y les juro que en muchos de ellos estamos a una distancia cósmica.

Se habla del tema con una ligereza rayana en Sálvame de luxe, se proponen modificaciones como las de Tip y Coll para llenar un vaso de agua, se compite por ver quién es más estrafalario. Todo con tal de no arrimar el hombro y trabajar en el tajo iniciado.

Quienes realizan propuestas federalistas, que son las más oídas estos días entre los aspirantes a conducir el PSOE, deben saber que si son sensatas y no abogan por uno asimétrico, o antifederalismo, deberían rebajar las actuales cuotas de autonomía que disfrutan todas las comunidades españolas en beneficio de leyes federales que garantizasen el éxito y la conveniencia de la operación. Nada de eso aplacaría las ansias secesionistas, ni mucho menos.

La gran reforma constitucional es aplicarla, pero a esos juegos nadie parece aficionarse. Es mucho más rentable pensar constantemente que la utopía es otra cosa a la que nunca se llega, como el burro y la zanahoria.

Evo desatado

Martes, 8 de Julio, 2014

Evo Morales imparte cátedra en la Facultad de Periodismo. ¿Sabrá que el birrete es italiano?

A Evo Morales hay que reconocerle una osadía a prueba de bomba con la que suple barnices universitarios. Él es indígena y de ahí no lo muevan. El indigenismo, tomado como él hace, in totum, es una panacea que proporciona respuestas ante cualquier situación de índole política e intelectual, pues los aspectos buenos y malos solo se diferencian en que sean o no indígenas.

Beber la propia orina como remedio para la tos es bueno, no porque la tos desaparezca, sino porque es indígena. Colón es malo, no porque haya sido un desalmado, sino porque no es indígena.

Mas y Urkullu, por ejemplo, son otros dos pedazos de indigenistas que arrastran multitudes con esa fórmula tan maniquea como falaz, pues si todos la aplicásemos en nuestros comportamientos seguiríamos viviendo en las cuevas de Lascaux y Altamira, como mucho.

Ahora le ha dado por suprimir el nombre de Cristóbal Colón de la toponimia boliviana en lo que suponemos el primer paso de una operación de mayor calado, puesto que ni La Paz, ni Betanzos, ni San Carlos, ni cien mil poblaciones, calles y plazas de su amado país tienen nombres indígenas. Ni Evo, ni Morales lo son. Uno de sus ministros se llama Zamora y la titular de Justicia responde al bonito nombre de Elizabeth Sandra Gutiérrez Salazar, cuyos orígenes habrá que buscarlos entre Cáceres y Badajoz.

Su indignación llegó al paroxismo patológico al visitar esta semana una comunidad llamada Argentina. Le explicaron que se debía a un argentino que había residido por aquellos pagos y para remediarlo prometió trasladar su vivienda allí, para que después la rebautizasen como Orinoca, que es donde él nació.

Vamos, que solo le sirve su propio indigenismo.

El ataque de las velutinas

Lunes, 7 de Julio, 2014

Una velutina

Antes tomábamos precauciones por si las moscas, pero últimamente en Lieiro las tomamos por si las avispas velutinas. Revisamos los dinteles de las casas y la aparición de cualquier bicho volador sugiere de inmediato la misma pregunta. ¿Será un avispón asiático?

Sus nidos aparecen en cualquier parte, pues su osadía les lleva cerca del hombre sin ningún reparo. Desde que llegaron a Francia hace diez años, su expansión no ha podido ser frenada y lo peor es que según los expertos, en diez años más habrán colonizado toda la península.

En la Mariña lucense proliferan los desagradables hallazgos de fundadoras y se reclama una inmediata actuación contra los nidos que no siempre se presta con la urgencia requerida.

Dicen también los que conocen a estas invasoras, asesinas de abejas e incómodas acompañantes, que todo pasa por el desarrollo de una feromona que sea capaz de atraerlas por miles y facilitar su destrucción. En ello andan.

No es asunto menor porque su avance conlleva la disminución de abejas, y con ella, un peligro para la polinización. De ahí a la desertización median uno o dos pasos.

Hace un par de años me picó una avispa en el labio inferior. Durante tres días lo tuve como el de Mick Jagger, con la desventaja de que era muy molesto y de que no me convirtió en cantante de éxito, sino en paciente deformado. Creo que no era velutina, sino autóctona, pero el episodio tuvo poca gracia o ninguna.

Dicen también que el peligro para el hombre es relativo, excepto en ataques masivos o en personas con alergia. No es un consuelo, porque el peligro de estos avispones negros y velludos no radica tanto en su picadura, sino en su condición de predadores de abejas y causantes de los males descritos. Tómese en serio si no queremos lamentarlo.

Apagón general

Domingo, 6 de Julio, 2014

El futuro de Playmobil lo veo negro

Los asiduos conocen mi propuesta a los historiadores. Les sugiero que si el siglo XVIII mereció ser llamado el de las Luces, este XXI sea conocido como el del Apagón.

Todavía llevamos pocos años en él, pero las trazas que va dejando a su paso no hacen más que apuntalar los cimientos para que se le otorgue ese título con justicia.

Y de la justicia proviene un nuevo episodio que confirma el carácter evanescente y melifluo de la época, obsesionada con modelar la corrección política en las formas, pero absolutamente incorrecta e inconsistente en el fondo.

El caso es que un tribunal holandés ha fallado a favor de quienes ven un delito de racismo en la figura del Negro Pedro (Zwarte Pier), el paje de San Nicolás que en Navidad le ayuda a repartir caramelos a los niños. En consecuencia, conmina al ayuntamiento de Amsterdam para que en tres meses revise las condiciones del desfile navideño, es decir, para que el Zwarte Pier se convierta en el White Pier, o como se diga blanco en amsterdamés.

También podía obligar a que San Nicolás fuese negro, o a que no se repartiesen caramelos de chocolate. Había múltiples posibilidades de culminar el disparate, porque si ahora el ayudante es blanco, ¿nos vamos a quedar de manos cruzadas los que nos han parido de esa tonalidad?

Esperaremos el próximo desfile, pero si se confirma la decoloración, al tribunal de La Haya le van a llegar más querellas que con lo de las preferentes. Cualquier día censuran Raíces y obligan a que el papel de Kunta Kinte lo haga Brad Pitt. Estamos en 2014 y queda mucho siglo por delante.

El que puede respirar tranquilo es Baltasar. Ya es rey y no creo que lo eleven a emperador. Todo lo más, obligarán a cambiar el orden: SS.MM. Baltasar, Melchor y Gaspar. Dicho queda.

Y mandó a parar

Sábado, 5 de Julio, 2014

Shih Huang Ti, el gran quemador

Recomendar la creación de un control público de los medios para garantizar así la libertad de prensa suena a broma de mal gusto, a chiste y a disparate, todo junto.

Buscando una comparación rápida y elocuente se nos ocurre que es como sugerir la instalación de grandes calefactores en los Polos para conservar la nieve. En el primer caso acabaríamos con la libertad de expresión y en el segundo, con el hielo.

La nueva ocurrencia es de Pablo Iglesias, pero la inspiración es tan antigua como la pana. No hubo dictador que no haya soñado o ejercido el control sobre las opiniones, y cuando existieron, sobre los medios. El pensamiento único con el afán de convertir hombres en hormigas tiene los años que le pidas.

La falacia de la novedad consiste en decir que su objetivo es garantizar la libertad de expresión. No, el objetivo cuando se implantaron era el contrario, pero tenía lógica. Te controlo para que tengas la libertad de divulgar lo que yo quiero, no lo que quieras tú.

Viniendo de donde viene, de países donde funcionan leyes mordaza, donde subsisten las más feroces censuras, donde se cierran medios críticos con el poder, donde se expropian y donde la democracia es un absurdo, la propuesta no debe extrañar a nadie, porque se trata de una medida sine qua non es posible instaurar un sistema totalitario y apuntalar la libertad de expresión de quien está en la cúspide de la pirámide, pero solo la de él.

No obstante, es bueno y saludable oír al señor Iglesias sus rudimentos. A ver si se caen de la burra los corifeos que le hacen la ola creyendo que encarna la quintaesencia de la democracia, cuando su discurso está más trasnochado que el de Shih Huang Ti, que ordenó quemar todos los libros para que su pueblo creyese que él era el primer emperador.

Los extremos en Lugo

Viernes, 4 de Julio, 2014

Patricia Martínez Paz

La mindoniense Patricia Martínez Paz está en el extremo opuesto del hijo de los duques de Lugo, como certifica el 9,96 obtenido en las pruebas de Selectividad, una nota que la aleja cuatro centésimas de la perfección académica. Dónde ha perdido esas centésimas es misterio que ni ella sabrá resolver. Un adjetivo mal empleado, la fecha de una batalla datada un mes antes de cuando ocurre, una obra de Lope olvidada en el tintero… algo así tuvo que ser.

Los extremos se tocan. Los duques de Lugo y la alumna de Mondoñedo.

Además de rozar la perfección, Patricia expresó muy atinadas reflexiones sobre la enseñanza pública, la lucha contra la precariedad y el esfuerzo personal. Ésas han sido las notas distintivas de todos los alumnos entrevistados por sus buenas calificaciones, procedan de la pública o de la privada. Como dice uno de ellos, puedes tener todos los medios del mundo o estar dotado de unas condiciones especiales, “pero como no te esfuerces, nunca lograrás nada”.

Es posible que esas sabias recomendaciones dictadas desde la experiencia de los mejores alumnos españoles suenen a chino entre quienes defienden otro tipo de planteamientos educativos donde no tienen cabida ni la excelencia, ni los esfuerzos. Por fortuna, sus malas influencias no han calado lo suficiente en la comunidad educativa y cada año se suceden los actos de reconocimiento a quienes más han destacado por superarse, aunque se queden a cuatro centésimas del último escalón.

La diferencia con quien ocupa el otro extremo de la lista no han de ser los medios económicos de padres o centros, ni la dotación del individuo para la actividad intelectual, sino el esfuerzo y el trabajo dedicados a conseguirlo. Ojalá en Sigüenza encuentre las motivaciones para enderezar el rumbo.

El spray

Jueves, 3 de Julio, 2014

Hasta ahí podíamos llegar

Ha sido la revelación del Mundial. Se pensaba que Brasil pasaría a la historia del fútbol por el empleo del ojo de halcón formado por las catorce cámaras que vigilan si un balón ha traspasado o no la frontera de las porterías. Pero no, esos goles fantasma se producen de Pascuas en Ramos, don Sergio. La estrella tecnológica ha sido un invento que va camino de cumplir el siglo desde que en 1927 el noruego Erik Rotheim exclamó ¡Eureka! después de descubrir el modesto y a veces, controvertido spray.

Ya está bien de ver a los jugadores dando pasitos de hormiga hacia adelante para burlar al árbitro, tal como hacen los niños traviesos que se tiran proyectiles cuando la profe se da la vuelta. Ha llegado el spray evanescente y el trencilla podrá darles la espalda sin miedo, porque de un vistazo sabrá si se han movido o no.

El evanescente llegó para quedarse. No más trampas. Pena que Rotheim no haya inventado también un aerosol que ponga a todos en su sitio delante de la ley. Ni un paso más allá. En realidad la ley es el propio spray, pero los tramposos abundan y se la saltan. Unos dan tímidos pasos de hormiga, pero cada vez hay más que se atreven con zancadas de avestruz. Cosas del mal ejemplo.

Para limitar la velocidad en algunas travesías se han instalado obstáculos disuasorios, llamados resaltos, que actúan como sprays dañinos. Si te pasas de velocidad lo van a pagar tus amortiguadores.

Seguramente padecemos una irrefrenable tendencia a saltarnos las normas, convencidos de que en la trampa está la ventaja. La Liga española va a usar sprays esta misma temporada y con la cantidad de partidos que se juegan a la semana alguien tiene que estar frotándose las manos con las ventajas de la trampa. Creo que se llama 9.15 Fair Play Limit y que son argentinos. Quien hizo la ley, hizo la trampa; vino el spray e hizo millonarios.

Los equidistantes

Miércoles, 2 de Julio, 2014
Para el equidistante, algo habrán hecho

El maximalismo de Hamás asusta mucho en estos pagos, aunque el enteradillo suele añadir como colofón de experto: “Bueno, pero en Israel también son tremendos”, que es la prueba fehaciente de que estamos delante de un interlocutor ganado para la causa equidistante, el último invento de la demagogia para no condenar nada, o para condenar todo; para tapar ignorancias y desinformaciones con la tupida capa de clichés precocinados en los laboratorios de los profetas.

ETA causó mucho dolor, pero en su actividad hay causas políticas. Lo hemos oído hace muy pocos días de boca de quien se presenta como renovador de los principios morales. Traducida al román paladino, la frase quiere decir que ni ETA es del todo mala, ni nosotros, los de enfrente, demasiado buenos.

Es de suponer que ahora argumentarán lo mismo entre Hamás e Israel, es decir, que en la muerte de los tres muchachos judíos hay motivaciones políticas. ¿Y quién no las tiene para justificar con ellas lo que sea menester?

La equidistancia permite a quienes la practican discurrir por los conflictos con la misma alegría cantarina con la que Dorothy de Kansas avanzaba hacia Oz. Boko Haram secuestra a doscientas niñas católicas. Algo habrán hecho. Maduro y los bolivarianos arruinan Venezuela. Los gobiernos anteriores ya eran corruptos… y así hasta la extenuación.

El único asunto en el que los equidistantes no admiten bromas es cuando se aborda su propia inconsistencia. Amigo mío, ahí sí que no hay miramientos. Como dijo Chávez sin asomo de dudas: “Ser rico es malo, es inhumano. Así lo digo y condeno a los ricos” Así lo dijo y así lo cumplió. Los venezolanos llevan camino de ser todos pobres. Ni pizca de equidistancia con el bienestar.