Archivo de Mayo, 2014

¡Al rico ridículo!

Miércoles, 21 de Mayo, 2014

Valenciano y Ribéry, según Beaumont

Otra cosa no, pero hacer el ridículo, lo bordan. O lo bordamos, que tampoco hay que echarse fuera de este ceremonial cutrefacto y casposolino consistente en llamarse a un tiempo machista por no tener mejor mensaje que dar, o porque la asignatura Europa es tan complicada que lo mejor es no examinarse, por si hay aprobado general.

Se llaman machistas, sexistas, reduccionistas o paniaguadistas con la pretensión de que nos lo creamos y corramos con la lengua fuera para elegir la papeleta de la lista contraria, con lo cual, además de hacer el ridículo, nos toman por tontos del haba, o bobos de la baba, gente de voto flojo y criterio amuermado.

A Cañete le da yuyu debatir con señoras porque es un caballero, y a Valenciano, Ribéry le parece feo del escroto. Bueno, ¿y qué? ¿Debemos trepanarles el cerebro para que no se pongan nerviosos ante las damas, o para que comprendan que la belleza, tal como dice Jeanne-Marie Leprince de Beaumont en La bella y la bestia, está en el interior, a imagen y semejanza de los quesos del escaparate con el calor?

El machismo, o lo políticamente correcto, como coartadas de la impotencia solo sirven para disimular el bajísimo nivel del debate, tanto entre quienes están obligados a realizarlo, como entre los que debemos presenciarlo, porque está claro que si se dejan arrastrar por la tontada, quiere decir que sus asesores se lo aconsejan, convencidos de que tamañas fruslerías mueven montañas y despiertan conciencias. Los efectos del Sálvame Deluxe son devastadores. ¿Qué opinará Rosa Benito de todo esto? ¿Será machismo traer a colación a esta señora? ¿Es incorrecto decir bobo de la baba? ¿Es Ribéry más guapo que los querubines?

¡Dios! ¡Qué difíciles se están poniendo las europeas! Las elecciones, quiero decir.