Archivo de Diciembre, 2013

Christmas Mas

Sábado, 21 de Diciembre, 2013

Os desea…

Un periódico barcelonés que estrena director abre su edición del viernes con tres palabras, a cinco columnas y a cuerpo 90: “Freno al tarifazo”, y a las pocas horas se confirma. Otros tambien lo intuyen, aunque no arriesguen tanto en tipografía. El Progreso acierta que el comprador de Novagalicia será Banesco.

Este año toca el Gordo en el sector prensa.

Y eso que otros se van por la tremenda y ven en el horizonte la muerte de bebés congelados, de ancianos congelados, de España congelada en el crudo invierno.

Hay un solitario concejal en Alcalá de Guadaíra _ en mi bachillerato la estudiábamos sin acento en la í _, que desea la muerte al presidente del Gobierno, no por el tarifazo frenado, sino por la intoxicación de la familia que allí falleció. Hay que perdonarle, no al presidente, sino al concejal. Es muy joven y todavía anda con las hormonas revueltas.

¡Guerra! Repitió la lira con indómito cantar. Y eso que nos han leído un pregón de humor y paz. La palma se la lleva, como casi siempre en esta año, el indómito Mas, que está que se sale. Eso quisiera él, salirse.

Ha mandado Mas un merry christmas que no se le hubiera ocurrido mejor al Señor de las Moscas, don Belcebú. Vean: 1705. Guerra en Barcelona. Borbónicos contra austracistas. Barcos aliados asedian la ciudad. Los curioso es que en los barcos van soldados ingleses, austríacos y holandeses; bueno, neerlandeses. La Unión Europea versión siglo XVIII. Felipe V también estaba claro, al menos en espíritu, pero si algo se defendía en Barcelona era la casa de Austria.

Ésa es la felicitación navideña del pavo. Las interpretaciones son a gusto del recibidor. Cualquiera menos ésa de en la Tierra, paz a los hombres de buena voluntad.

Carta a Escotet

Viernes, 20 de Diciembre, 2013

Juan Carlos BanEscotet

Apreciado banquero Juan Carlos Escotet:

Le escribo en la confianza que me da considerarlo un nuevo gallego de adopción, por el interés indiscutiblemente compartido de que a todos nos vayan muy bien las cosas a partir de ahora.

Tampoco es que usted haya llegado anteayer a este paisanaje, con la compra de Novacaixagalicia por parte de Banesco (Banco Escotet, para quien no se haya dado cuenta); pues su íntima vinculación con esta tierra se establece meses antes tras la adquisición mayoritaria del Etcheverría, orgullo de la banca gallega _ qué le voy a contar que usted no sepa _, y decana de la española.

Pero sí se puede considerar que el nexo de ahora es mucho mayor. Casi ná, que diría un andaluz.

Si de vinculaciones geográficas hablamos, usted no anda mal del todo. Algunos lo definen como asturvenezolano por parte de madre, pero también es leonésvenezolano, por parte de padre; o asturleonés, por parte de los dos; o madrileño, porque allí le pilla el parto. A los gallegos nos tenía rodeados. Por eso esperamos que en su cartera de patrias chicas le quede sitio para el gentilicio galegovenezolano, que como bien conoce, es común a muchas personas que fueron, y a otras muchas que volvieron.

También quiero manifestarle la agradable impresión causada al constatar que era objetivo de la furia de Chávez y el buen humor con el que usted respondía al Gorila Rojo, transmutado post mórtem en pajarito piador.

No le descubro nada nuevo si le menciono las pésimas relaciones que mantienen esta temporada la opinión pública y el sector bancario, de tal modo que pueda suponer para usted una ventaja, pues a poco que se perciba el esfuerzo, le va a resultar relativamente sencillo mejorarlas.

Acrofobia

Jueves, 19 de Diciembre, 2013

Españoles en el alero

El vértigo es un trastorno, aunque todo el mundo, incluido el presidente del Gobierno, lo utiliza como sinónimo de acrofobia, o miedo a las alturas. Hitchcock colaboró lo suyo en la suplantación a través de la película que interpreta James Steward, aunque hoy no sería tan conocida si la hubiese titulado Acrofobia.

Desde el punto de vista médico estuvo más acertado cuando diagnosticó Psicosis.

Si todo esto no fuese como es, Rajoy habría dicho ayer refiriéndose a Mas: “A ver a quién le da más acrofobia”, que es lo que realmente quería decirle; si bien es cierto que muchos habríamos pensado que hablaba de horror a las ruinas de Atenas y por ende, de horror a la crisis griega.

No, se refería a la crisis catalana y a los mareos que llegados a este punto pueden sentir él y el líder del desafío; una duda que a priori nadie debería plantearse, porque el único que ha ascendido más de la cuenta ya sabemos quién es.

Que Rajoy no padezca el mal de las alturas es lo previsible. El vértigo, para quien lo trabaja. Pero quizás la ocasión merece algo de mayor contundencia y no dejar la pelota en un especie de alero donde la solución pueda venir del grado de mareo que sufra cada cual, porque cabe el riesgo de que nos mareemos todos y acabemos vomitando.

Al presidente no le va a afectar la acrofobia. Muy bien. Ahora explíquenos, y explíquele a Mas, para que vaya aprovisionándose de fármacos contra la cinetosis, qué va a hacer y cuándo lo va a hacer, de aquí a la nueva Noche de los Cristales Rotos, el próximo 9 de noviembre.

Suponemos que no se tratará de ningún plan secreto, sino la aplicación exacta y meridiana de la ley.

Por lo tanto, algo al alcance de todos los españoles como el NO-DO.

La maría

Miércoles, 18 de Diciembre, 2013

Uno de aquellos textos

Por segundo año consecutivo una firma comercial basa su campaña publicitaria en animarnos a pensar que ser español es una de las mejores cosas que te pueden pasar en esta vida.

En la ocasión anterior, el orgullo tenía que sobrevenirnos por lo que habíamos hecho, solos o en compañía de otros. En ésta, por cómo somos.

El éxito publicitario parece garantizado, pues la campaña se convierte al instante en noticia y provoca abundantes comentarios, incluso entre aquellos que no consumen embutidos.

La segunda reflexión también parece evidente: andamos flojos de espítitu nacional, una materia que durante cuarenta años se impartió como asignatura. Era una maría, pero una asignatura al fin y a la postre. Ahora llevamos casi otros cuarenta sin ella y puede decirse por lo tanto que la marca comercial recoge el testigo de la Formación del Espíritu Nacional, no con textos de don José María Pemán y Pemartín, sino con paseos por la calle de Fofito y Chus Lampreave. El audiovisual en la enseñanza.

Muchos de los motivos de orgullo de la primera campaña coincidían con aquellos otros que integraban la materia a estudiar, aunque eso sí, suprimiendo a los más significados políticamente: el Cid, los Reyes Católicos y el general Moscardó, por ejemplo.

Los de la presente son más difusos, entre otras razones, porque buena parte del anuncio se consume en decir lo contrario de lo que finalmente se pretende, esto es, que a todos les ha dado por hacerse extranjeros.

¿Razones para quedarse? ¡Hombre! Es posible que las haya un poco más sublimes que hablar a gritos y tocarse como posesos.

Será que todavía vamos en Segundo.

La calle es suya

Martes, 17 de Diciembre, 2013

Arreglando el tema

El señor Cayo Lara opina que las revueltas están justificadas por las dificultades. También avanza que habrá más “estallidos sociales”, que es su denominación para definir lo ocurrido anteayer en Madrid cuando unos cuantos desalmados se ampararon en una manifestación para ejercer de vándalos.

Posiblemente el señor Lara no se ha dado cuenta de la cantidad de barbaridades que encierran sus palabras, a no ser que pretenda ocultar su condición de diputado en el Congreso y transmutarse en líder de palos y piedras.

Lo primero que salta a la vista es el regusto añejo de la opinión cayolariana, esa inconfundible pátina de entender las relaciones sociales a la moda del holoceno, o por lo menos, mucho antes de descubrirse la escritura.

Luego destaca la propia incapacidad del sujeto para establecer un lenguaje político, una colaboración o una ayuda que no sea la algarada callejera de mayor o menor violencia, que para eso no hace falta presentarse a diputado.

De lo anterior también se deduce que si llegase algún día al Gobierno y las cosas no fuesen suave limón, él sería el primero en ponerse al frente del estallido social, fórmula mágica que serviría para arreglar el desaguisado.

Por último, algún mal pensado, que los hay, puede deducir con perversidad que el señor Lara da carta blanca a quienes desde fuera de las instituciones, por creerlo conveniente para el país, dedican sus esfuerzos a conseguir que el Gobierno tenga que resolver más problemas de los que por sus fines le corresponden, logrando incluso que se tambalee o caiga, como ha sucedido tantas veces, siendo éste democrático o no.

Por lo demás, si tiene la máquina de hacer billetes en casa, no espere más para ponerla en marcha.

Calonge, patria chica

Lunes, 16 de Diciembre, 2013

Fernanda Cama, en la ídem

Después de presentar con gran éxito el sorteo del Mundial, donde atrajo más miradas que las propias bolitas; después de lucir palmito en la entrega del próximo Balón de Oro, donde le puede robar la foto a Cristiano _ o a quien se lo lleve, que suele ser Messi _, es probable que la periodista brasileña de amplio escote Fernanda Lima sea contratada también para animar la campaña de la consulta de Mas, pues acaba de informarse que su abuelo nació en la gerundense localidad de Calonge y que se llamaba Arturo, como Mas, y Cama, como la que le está haciendo ERC al susodicho.

Por otra parte, Calonge es un ayuntamiento que ya figura en los libros de historia por otro de sus vecinos, pues es allí donde también hacen nacer a Cristóbal Colón los defensores de la teoría que sostiene la catalanidad del descubridor continental.

Fernanda Cama _ lo siento, pero ése es su verdadero nombre, llevado directamente desde Calonge _, solo tendría que vencer la barrera del idioma, porque la periodista habla brasileño e inglés, pero no catalán. Eso sí, la imagen de independiente la tiene.

Bueno, en realidad todo lo anterior hay que cogerlo con pinzas y papel de fumar, porque ya saben ustedes que hay una historia antes y otra después de la celebración del congreso “España contra Cataluña”, donde por cuestionar, se ha cuestionado también el papel español el 12 de octubre de 1492, si era válido el matrimonio de Isabel y Fernando, y si existió alguna vez el Imperio Español, una denominación, que solo con pronunciarse, produjo abundante cagarría a varios de los ponentes.

De ser así, en vez de nacer en Calonge el descubridor de América, quien lo hizo habría sido un soldado de fortuna, el palafrenero del caballo del virrey Farnesio, o quien ellos gusten historiar.

El ratatatatá

Domingo, 15 de Diciembre, 2013

El falso intérprete haciendo la metralleta

Al descubrirse la pintoresca historia de Thamsanqa Jantjie, el traductor para sordos de los discursos en el funeral de Mandela, recordé de inmediato el caso de Cecilia Giménez Zueco, la restauradora del Ecce Homo de Borja. Ni Thamsanqa sabe traducir, ni Cecilia sabe restaurar, pero los dos se pusieron manos a la obra muy animosos y hoy son conocidos en todo el mundo. En el mediático por lo menos.

A favor de Cecilia cuenta que no tiene detrás un expediente delictivo como el de Thamsanqa, donde figuran el asesinato, la violación y el robo. En su contra tiene que el Ecce Homo retocado todavía puede verse en Borja.

Bueno, a Thamsanqa también puede vérsele en miles de vídeos que hacen las delicias de los mirones y que todavía se preguntan cómo puede ser que un hombre así se ponga al lado de Obama y comience a hacer gestos sin sentido. Fue una traducción con muchas faltas de ortografía, pero cuando se interpretó una canción de los tiempos del aparheith que habla de metralletas, Thamsanqa Jantjie lo tradujo como ratatatatá poniendo los brazos en posición de disparo. Confieso que lo entendí. Era metralleta. Vamos, que el tío no es tan malo. Como Cecilia tampoco restaura tan mal cuando a Borja siguen yendo miles de personas a ver su obra. A reírse sí, pero para verla.

Si nos fijamos un poco más allá de la anécdota, comprobamos que los casos de Thamsanqa y Cecilia son muy parecidos al de otras personas abonadas a las chapuzas, que llegan a posiciones de alta responsabilidad y sin conocimientos para ello, sin respeto a las leyes y guiadas únicamente por su capricho o conveniencia, realizan toda suerte de cambalaches mucho más peligrosos y dañinos para la convivencia que el ratatatatá de Thamsanqa Jantjie y los brochazos de Cecilia Giménez.

Y no me pidan nombres.

Se abre el plazo

Sábado, 14 de Diciembre, 2013

Con agenda y todo

Puestos a ser rigurosos, en la consulta esa del Rey Arturo falta una tercera pregunta: ¿Quiere que sea un estado? ¿Independiente? ¿Hasta cuándo?

Claro, porque el 90,46 por ciento de los catalanes que votaron en el referéndum constitucional de 1978 y dijeron Sí, no sabían que su voto tenía fecha de caducidad al cumplirse los 35 años de ser emitido. Ahora, que lo sepan.

Solo Canarias, Andalucía y Murcia habían expresado una voluntad tan firme de someterse al imperio constitucional, aunque todo aquello se resume hoy diciendo que muchos lo votaron como un camino para llegar a esto, no como un fin en sí mismo, lo cual supone un eufemismo de traición como otro cualquiera.

Bueno, el caso es que estamos en ésas. Por una parte, dos preguntas y una fecha. Por la otra, nanay del Paraguay. El plazo también está marcado, son once meses.

Nuevas preguntas se suman al guirigay. ¿Cuándo y cómo hará efectivo Rajoy su nanay? ¿El 8 de noviembre, día anterior a la consulta? ¿Cuando se declare abierta la campaña? ¿En la Diada? ¿El próximo día 22, coincidiendo con el sorteo extraordinario de la Lotería Nacional Española?

Rahola se despendola y Godó, Grande de España, coloca al frente de La Vanguardia a un defensor del orden constitucional. Uno de los dos tiene que estar en el bando perdedor. No se puede apostar a dos caballos y esperar que ganen los dos. O como decía aquel listillo: Yo a la ruleta nunca pierdo; la mitad a rojo y la mitad a negro.

¡Uff! ¡Qué añito nos espera!

Pero el embrollo también tiene ventajas. En algún momento había que salir de él y si ya se ha señalado el plazo, la salida por fuerza está más cerca.

Dentro de un año, o Mas está precipitado, o los precipitados son muchos más.

Historia a la carta

Viernes, 13 de Diciembre, 2013

¡Dios mío! ¡Les atacamos hasta en 2014, que aún no ha llegado!

Jaume Sobrequès ha declarado que suyo es el título del simposio España contra Cataluña, y suya es la elección de los ponentes. Nadie le ha sugerido el tema y además es baratísimo; su presupuesto apenas sobrepasa el millón de pelas.

Lo que no ha reconocido, ni reconocerá el director del invento es la aviesa intención de dar alas pseudocientíficas a un proyecto político ilegal y de confrontación entre españoles propiciada por el hombre de quien depende directamente y quien paga el alarde historicista por barato que le salga.

No hace falta ser técnico en la materia para saber que si se aplica el mismo método que el utilizado por Sobrequès se pueden convocar simposios similares de aquí a Lima. Vean. Tómese un todo similar a España, Italia, por ejemplo, y tómese también cualquiera de sus partes, el Milanesado, el Piamonte, o no digamos ya Nápoles. Únanse ambos en la frase “Italia contra el Milanesado”. ¿Cómo no encontrar actuaciones a lo largo de la historia que lo sustenten? Incluso entre ciudades. “Moscú contra Frankfurt del Main”. Y viceversa, momentos de colaboración y ayudas. Todo depende de lo que se pretenda conseguir.

Sin embargo, si no se pone en la balanza nada más que aspectos negativos _ o positivos _, el ejercicio no pasará de ser un regodeo de eruditos a la violeta, que en este caso además actúan al dictado de un pobre hombre en serias dificultades políticas.

¿Se puede convocar el simposio? Se puede, por supuesto. Montan tres cada tarde sobre la infalibilidad de Belén Esteban, no se va a poder hablar de lo pérfida que ha sido España con una de sus partes. Ahora bien, no espere el señor Sabaquès que lo reciban con honores fuera de su domicilio. Los historiadores mercenarios gozan cada día de menor prestigio.

Tom y Sara

Jueves, 12 de Diciembre, 2013

Mitad pájaro, mitad suricata

El periodismo se nos rompe de tanto usarlo. Palabra de Tom Wolfe, que está en Barcelona de promoción; tan blanco como siempre, tan acerado.

Bueno, él no lo dice así porque Rocío Jurado y Manuel Alejandro le caen distantes, pero sirva la letra de su bolero para entendernos. El autor de Bloody Miami sostiene que vamos camino de confundir el periodismo con el chismorreo, la opinión con el exabrupto y la gramática con el caos. Esta última es una aportación de la casa.

En realidad no necesitábamos el advenimiento de Wolfe en gira para verificar la advertencia. Los síntomas los tenemos delante de nuestras narices, tan nítidos como los puede tener él cuando se asoma a observar el sky line neoyorkino con su carita de lord inglés, mitad pájaro, mitad suricata.

Quizás la diferencia más notable entre su percepción y la nuestra radique en la cantidad de instituciones que él ve romperse y las que vemos nosotros, una relación mucho más abundante que la suya. Pero no abandonemos el periodismo. ¿Saben cuál ha sido el trending topic _ dicho en cristiano, el comentario mayoritario de los españoles _, cuando Wolfe dice eso en Barcelona?

Sí, lo han adivinado. La peña nos desgañitábamos poniendo a caldo a Sara Carbonero por comentar en su blog de qué color había pintado la habitación del bebé que espera. Es decir, previamente habíamos leído tan interesante modificación decorativa, incluida al final de sus reflexiones sobre los funerales de Mandela.

La caída demográfica está haciendo estragos y la gravidez de Sara arrastra el interés social, aunque sea para despellejarla viva.

Wolfe puede estar tranquilo. Aquí todavía nos preocupamos por el chismorreo serio.