Archivo de Abril, 2013

El pertinaz aguacero

Sábado, 20 de Abril, 2013

Hay duchas frías y duchas que te dejan helado

La pertinaz sequía fue este año el pertinaz aguacero. Las patatas desfilaban en manifestación como protesta tubércula ante la incontinencia del grifo ciclónico. Los embalses están a rebosar. Incluso se abren para vaciarlos. De modo que el profano entiende que este año, si hay algo en abundancia, es agua y energía hidroeléctrica.

Pero hete aquí que no. El ministro del ramo, o en este caso, del arroyo, rego o regato, nos borra el espejismo de un plumazo y nos hunde el gozo en uno de esos pozos, que hay que suponer repletos.

Podría venir el ahorro de energía haciendo que los vecinos compartan coche para alivio de los hidrocarburos; o recomendando el guiñol frente a la tele; el libro frente al i-pad; la bici frente a la moto. Podrían desaconsejar el cuchillo eléctrico que tanto corta, la maldita desbrozadora rompesiestas, el asesino decibelio de los pubs; cualquier cosa que a la par de inútil despilfarro perfore los tímpanos del homo silentiosus. Pero no, ha sido la ducha y el calorcito. El agua y el gas. El H2O y la hidroeléctrica.

Cañete, del que ya se sospechaba una maniobra de este estilo, pues no en vano su apellido anuncia caño pequeño, nos ha dado el remate de estos tiempos, una ducha de agua fría.

Y no digo yo que no la aceptemos con agrado si no queda otro remedio. Al tiempo de recibir el chorrito helado hacemos el pis que Milá nos recomienda y con el resultado regamos los geranios, que han de lucir hermosos al verse premiados de tanto nutriente.

Eso sí. A Cañete le pediríamos que nos explique esa manía de Franco por la pertinaz sequía, pues si un año de lluvias torrenciales nos cae la rebaja de la ducha, ¿qué hemos de esperar si el año viene seco?

¿Habrá que tomarse el Adiro sin vasito, comprar bombillas de 40W y ducharse en frío por Pascua Florida? No sería la primera vez.

El más fiable

Viernes, 19 de Abril, 2013

Vote trainers

En la grabación se ve la llegada al colegio electoral de varias votantes. Se identifican con dígito y documento, y luego pasan a la emisión del voto en una mesa cercana. Estando, pero sin estar; ayudando sin ayudar; imaginándose que la persona necesita consejo, pero sin imaginar, aparece por el flanco derecho un individuo que interviene en la elección de voto, se retira y vuelve a aparecer a medida que llegan nuevos electores.

Ésa es una de las miles de irregularidades cometidas en las elecciones venezolanas que podrían afectar a un millón de votos, suficientes para decantar la balanza a cualquier lado.

Según declaran dos de los acompañantes internacionales españoles que asisten al proceso, en él no se dan las condiciones mínimas de la observación y está trufado de pucherazos. Pero de todo ello los venezolanos obtienen de España lo siguiente:

A.- El príncipe de Asturias no asiste a la toma de posesión de Maduro. La inestabilidad del país no lo aconseja.

B.- El Gobierno respeta el resultado electoral. Ni lo denuncia, ni lo recibe alborozado. Lo respeta como al público de los toros. Entienda o no de tauromaquia, es el respetable.

C.- El PSOE, a través de la inefable Valenciano, defiende que el sistema de votación venezolano, “es uno de los más fiables del mundo”.

Visto el vídeo de referencia, las palabras de Valenciano solo pueden tener una interpretación y no es la que se deduce en primera lectura. Quiso decir doña Elena que el sistema venezolano es el más fiable para salir elegido. Nadie que lo utilice se siente defraudado, porque es como el antiguo Omo, siempre da los resultados apetecidos.

Dicen que la comunidad internacional va a respetar a Maduro por el bien de Venezuela. Qué no harán cuando quieran causarle algún daño.

Los gritantes

Jueves, 18 de Abril, 2013

Pantoja in translation

La gravedad de la situación se comprende mejor después de ver a la Pantoja tirada por los suelos. ¿Qué más nos puede deparar esta vida? ¿Matías Prats sin corbata? ¿Olvido Hormigos sin tocarse?

Éste fue un pueblo digno y respetado donde las entradas y salidas de los juzgados se hacían con la frente al aire, la sonrisa al labio y la mirada al horizonte. Eso hasta que comenzó a usarse un modelo de casco integral para motos que cubre todo lo que es la faciana, la nuca y el peroné. Ahí se acabó el señorío y se abrió la puerta a los gritantes y al escrache judicial que forman esa manada de vociferantes que siempre está a la espera de que salga un famoso para abalanzarse sobre él con griterío ensordecedor.

Para mí las tengo que la chusma en contra de la Pantoja, la que le grita ladrona y chorisha, era la misma que la esperaba a la puerta de los hoteles y a la salida de los teatros para decirle guapa y cachonda perdía. El caso es hacer el número.

Son los y las gritantes, como antes hubo las bacantes, que se pasaban la noche bailando desnudas, o las plañideras, que lloraban por cuatro perras. Ada Colau podía contratarlos porque aunque algunos juzgados no paran, en otros siempre quedan huecos sin nada que hacer.

La gritante se informa de qué va el juicio de turno nada más llegar a la Audiencia. Que si de cohecho, que si de blanqueo, extorsión o prevaricación. Ese dato le basta para elegir los adjetivos a utilizar, no vaya a ser que le llame a la Pantoja lo que no es; aunque tal como vienen los tiempos, dices chorizo y seguro que aciertas.

Los gritantes buscan un doble objetivo que a nadie se nos escapa. Aparte de ser un coro social que proporciona el alboroto necesario para una salida notable de juzgado, están diciéndonos que ellos no han sido. Que ellos se pasan el día allí. Pa gritar, que es lo suyo.

Pánico belga

Miércoles, 17 de Abril, 2013

San Miguel y Santa Gúdula pueden convertirse en zapaterías

No es necesario identificar a los autores del atentado para saber que es fruto de la ignorancia. Solo la ignorancia ampara y alienta los comportamientos violentos que se ejercen contra las inmensas mayorías que solo tratan de cumplir su papel social sin acaparar portadas llenas de sangre, gritos o pancartas.

Coincide el ataque con la confirmación de que Bélgica eliminará las referencias religiosas de sus fiestas, aunque sigan siendo fiestas. Todos los Santos será la de otoño. Qué bonito, qué cursi y qué burrada.

Dicen que la estupidez la cometen en honor y respeto de los emigrantes musulmanes que la han ocupado de pies a cabeza, pero es falso. Falso porque esas miles de personas han llegado a Bélgica en busca de un bienestar, un respeto y una cultura que no tenían y que allí pudo florecer gracias a estar alineada con los principios fundamentales de la cultura occidental que garantiza todas esas maravillosas permisividades con las que se adorna el género humano, pero de las que no van a quedar ni las raspas si los gobiernos siguen cayendo en manos de ignorantes como los que hoy se ocupan del belga.

Amparado en un supuesto buenismo en pos de la convivencia, que solo esconde intereses electorales y del que aquí ya conocemos graves ejemplos, se aprestan a cometer el mayor error de cualquier civilización, cual es colocarse sendas cargas explosivas en sus pilares y hacerlas estallar al tiempo que se les dice a quienes sostienen que carece de importancia, que es laicismo, convivencia, modernidad y buen rollito. No es dinamita, son fuegos artificiales.

Encima hay que sonreir. Estamos de suerte. Será laica, pero es fiesta. Ni las carnestolendas se han librado. Ahora serán las fiestas de relajación. ¿Pero qué harán con la catedral de San Miguel y la colegiata de Santa Gúdula? ¿Arenisca como los talibanes? Boston da miedo, pero Bélgica da pánico.

Oposición o enemigo

Martes, 16 de Abril, 2013

Insultada y vejada por la oposición

Desde esta semana, los estudios sobre la oposición española deberán incluir la frase dirigida a Mireya Pigere, alcaldesa de Santovenia de la Valdoncina (León), por quienes creen que la están ejerciendo, y que reza así: “Niña mona puesta ahí para lucirse ante algunos idiotas de machos que sólo piensan con la entrepierna en lugar que con la cabeza”.

A uno y otro lado de la frase existen unas siglas concretas, pero prescindamos de ellas y analicemos el fondo de la cuestión, la idea que todos los partidos se han formado sobre el papel de la oposición cuando son ellos los llamados a ocuparla.

Creen, y muchos ciudadanos lo comparten, que siendo oposición están imbuidos de una bula civil que les permite y garantiza el “todo vale”, que su principal misión es entorpecer hasta la extenuación la labor del gobernante, afearle la conducta sin reparar en insidias y no colaborar en lo más mínimo con la labor de los gobiernos. Es decir, tenemos oposición porque somos gilipollas.

Esta concepción de ser palo en el engranaje administrativo solo es compatible con la esencia misma de la corrupción, pues piensan unos, otros y nosotros, que quien gana y ocupa el Gobierno es quien tiene el poder, quien trinca y quien disfruta, mientras que la oposición espera agazapada su turno para pringarse a gusto y cuanto peor le vaya al gobernante, antes pasarán ellos a ser los cocineros de ese gran potaje de chorizos.

En el medio, entre el que gobierna y el que se opone, navegan los administrados, incrédulos unos y esperando a los suyos, los otros.

No hará falta decir que no es así y que las oposiciones allí donde funcionan son las colaboradoras necesarias de los gobiernos y nada, nada, se mueve hasta alcanzar el consenso de las partes, aunque quizás hablar de tanta altura de miras produzca mareos.

Prueba de madurez

Lunes, 15 de Abril, 2013

Venezuela es un país que figura destacado en los primeros puestos de dos listas aparentemente contradictorias. La de los países con mayor índice de homicidios y la de los países con mayores reservas probadas de petróleo.

En el primer recuento solo se ve superada dentro de América por Honduras y El Salvador, según sean los baremos que se utilicen. En cuanto a las reservas seguras de petróleo, no hay discusión, allí están las mayores bolsas mundiales bajo un mismo territorio nacional.

Desde cualquier punto de vista, las elecciones en Venezuela despiertan interés en todos los lugares del mundo.

Tras la campaña que desemboca en las elecciones de este domingo también se puede considerar que Venezuela está a la cabeza de alusiones políticas estrafalarias, especialmente gracias a las emanadas de la boca del señor Maduro, que demuestra en cada nueva intervención lo contrario de lo que su apellido indica.

Ni Maduro lo está, ni maduros considera a los votantes, pues en el caso de que no le otorguen su voto, ha llegado a amenazarlos con una supuesta maldición de la batalla de Macarapana. Imagínense a uno de nuestros amados candidatos diciendo en Burgos que a quienes no le apoyen se los va a comer el espíritu del Cid. Bueno, y eso que alguna vez ya oímos algo parecido.

Sus asesores le prohibieron seguir hablando de San Hugo del Pajarico, pero él se las ingenió para regresar a la campaña arropado de nuevos espíritus, en clara demostración de que su reino no es de este mundo; ni para solucionar la miseria que se enseñorea en la superficie, ni para explotar la riqueza que se esconde bajo ella. La madurez de los venezolanos es decir hoy que se han dado cuenta del engaño y que tratan de asomar cabeza. De lo contrario habrá que seguir buscándolos entre las estadísticas más infames y las de mayor riqueza oculta.

Diccionario para fugas

Domingo, 14 de Abril, 2013

Stop robos

Seguramente si les dicen de alguien que habla por las coyunturas, pensarán que esa persona se pasa el día con datos económicos en la boca, con cifras sobre estrategias internacionales, mercados de futuro y hábitos de consumo. Sin embargo la expresión no es más que una forma arcaica y en desuso con la que los españoles nos referíamos a quien hablase por los codos, puesto que coyuntura es articulación y una articulación es lo que divide el brazo.

Puede variar la cáscara, pero no la esencia. Si Interior aconseja que no se utilice la palabra escrache porque no existe como delito, y recomienda que se hable de acoso, que sí se penaliza, está realizando un ejercicio de índole filosófica, pues atribuye la moralidad del acto al orden y distribución de las letras con las que se forme la palabra que lo defina. El camino más rápido para librarse de toda responsabilidad.

En la mili se decía que en el cuartel nunca había robos. En todo caso eran los objetos los que cambiaban de lugar; pero robo, para nada, para nada, para nada.

Al escuchar las recomendaciones de Interior sobre la utilización de los términos correctos a la hora de definir la actividad de Ada Colau, recordé cuánta razón acompañaba al teniente Estremera y su maravilloso sistema que borraba de un plumazo el delito cuartelario. Si en aquel momento un cambio de verbo sirve para eliminar la delincuencia del batallón, es posible que ahora el ministro Fernández tema quedarse sin responsables si quienes él considera acosadores se definen ante el juez como escrachadores, y éste les da cancha.

Es de esperar que no sea así, porque se convertiría en el coladero para todo tipo de corrupciones.

_¿Cohecho? ¡Qué va, señor juez! Yo solamente he detraído la tasa sobrante entre el precio justo y la espiral inflacionaria.

Pasionaria

Sábado, 13 de Abril, 2013

Llanos también estuvo en los dos bandos

El Partido Comunista Español se legaliza durante la Semana Santa de 1977, exactamente el día que se conoce como el Sábado Santo Rojo. Un año después, también en los días de la semana de la Pasión, se celebra en Sevilla la I Conferencia Regional del PCE en la que intervienen Ibárruri, Carrillo y Alberti. Este último se destapa entonces con unos versos en los que afirma que la Virgen del Baratillo suspira por los ideales comunistas, en concreto, “por la hoz y el martillo”, como le pide a gritos la rima consonante.

Los mismos versos le sirven para proclamar a la Virgen Macarena como su camarada, rimándola con pena, y a camarada, con madrugada.

La conexión venía de antiguo, pues aunque nunca hubo mucho interés en reconocerlo por parte de sus correligionarios, Ibárruri usa el sobrenombre de Pasionaria porque su primer artículo periodístico en una publicación minera también aparece durante una Semana de Pasión, anterior a la década de los veinte. Nacida en una familia creyente, la vida la había llevado a militar en el supuesto extremo opuesto.

Por eso la noticia del padre Llanos que nos llega a través de la biografía escrita por Pedro Miguel Lamet tampoco nos debe sorprender demasiado.

Dice Lamet que a través de la amistad con José María Llanos, el cura rojo del Pozo del Tío Raimundo, Pasionaria fallece católica, tras confesar, comulgar y entonar el Cantemos el Amor de los Amores.

Es posible que los odios que se dirigen católicos y comunistas tenga más que ver con su cercanía, que con su lejanía, pues ambos colectivos aspiran a servir a los más desfavorecidos.

Como siempre, lo extraño no es que se produzcan tránsitos entre unos y otros, sino encontrar entre ellos a los imprescindibles de Bertold Brecht.

Los superpapeles

Viernes, 12 de Abril, 2013

Los papeleones con reflejos oro

Son fotocopias. Son originales. Son la bomba. Son la filfa. ¡Son los superpapeles de Bárcenas!

Son unos papeles que van camino de convertirse en un nuevo estado de la materia que muda según quien los lea, quien los publique, o quien los toque, como la piel de los camaleones. Los papeleones.

Puestos sobre un medio informativo u otro, los papeles se metamorfosean de sable a sinople e incluso adquieren reflejos de oro o de gules encendidos de tal forma que se pueden leer una y otra vez sin miedo al cansancio, pues siempre encontraremos en ellos matices novedosos, texturas de tierra, retrogustos a desván, a conspiración, a venganza.

Borges haría de ellos un nuevo Aleph, el Aleph Hop.

Pero de confirmarse esas propiedades tampoco estaríamos delante de una revolución científica, porque casi todo lo que atañe a la política goza de esas maravillas que ya describió muchos siglos atrás el evangelista San Lucas al narrar el episodio de Jesús sobre la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. El escrache en el portal de enfrente y el Ere en casa.

La última vuelta de tuerca dada ayer por ABC a los papeles de Bárcenas los coloca a la altura de los productos tóxicos, entre las falsas memorias de Hitler y el balance contable de la fábrica de juguetes de Papa Noel, que es el sueño de todo político empapelado cuando en la soledad de su cama logra conciliarlo y se imagina con superpoderes para transformar los Eres de Andalucía en donaciones altruistas a los huérfanos de las almadrabas, a Marcial Dorado en Marcial Lafuente Estefanía, y las ayudas por escapar de Cataluña en un ambicioso plan para captar inversiones hasta de Corea del Norte.

Ya ven cómo son estas materias mutantes. En boca ajena adquieren características radioactivas, pero en la propia apenas mueven el Geiger.

Berrinche y más

Jueves, 11 de Abril, 2013

Al foráneo sorprende la contundencia con la que Rajoy niega la más mínima posibilidad de entendimiento con Mas, por cuanto tiene de ausencia política, entendida ésta al aristotélico modo como el arte de lo posible.

Si no hay entendimiento, no hay política. Posiblemente ha sido sustituida por el berriche, el capricho o la delincuencia, que son tres expresiones de una falta de diálogo y pacto. El niño agarra un berrinche porque desea tomar un helado que su madre le niega; el joven siente el capricho de comprarse un sombrero que no necesita para nada y el adulto arrebata del escaparate unas joyas que no son suyas.

En ningún caso hay política porque la madre no tiene tiempo de explicarle al niño la inoportunidad de tomar helado a esa hora, ni el niño entendería sus razones; porque el joven actúa movido por la sinrazón y porque al ladrón no le valen pamplinas, pues lo suyo es hacerse con el botín.

Mas se ha cogido un berrinche porque no le dan el helado a la primera y no para de llorar y patear tirado por los pasillos, de forma que no hay quien dialogue. Antes las madres tiraban de azote, sopapo o coscorrón, pero desde la Convención de Ginebra para Niños Desgañitados está muy mal visto recurrir a la violencia.

El hombre tiene el capricho de la independencia por encima de cualquier otra consideración y siendo ésta un producto sin posibilidad de dosificar, la convierte en un trágala. Si en vez de independencia, hablásemos de carbón, se podría negociar por toneladas, por sacos, o incluso por ciscos.

Para colmo de males, como además es ilegal, lo que propone Mas es entrar en el escaparate, cogerla y salir pitando. A lo cual el vigilante se niega, especialmente porque sabe que de ser así, lo echan de la empresa. Por todo ello, política, política, no hay.