Archivo de Julio, 2012

El respiro sindical

Sábado, 21 de Julio, 2012

El lugar de los hechos

A los espontáneos afeadores de conductas, ésos que siempre se apuntan voluntarios a tirar la primera piedra, les pareció fatal que Cándido Méndez se refrescase en una terraza madrileña de la plaza Isabel II tras una agotadora jornada de manifas, Castellana arriba, Castellana abajo. “¡No te pagamos para esto!”, le espetaron llenos de razón, imitando, quizás sin saberlo, a Ortega y Gasset cuando descubre las verdaderas intenciones de algunos republicanos en 1931 y escribe un artículo de prensa siempre recordado en ocasiones así: “No es esto, no es esto”.

Algunos gritos fueron más directos, por si no hubiese quedado clara la intencionalidad del reproche: “Ahí está, tomando unas cervezas a nuestra costa!” Solo faltó que se acercasen al camarero y le abonasen las consumiciones de Cándido y acompañantes.

Los indignados manifestantes se avergonzaban del sindicalista por no verlo maquinando la huelga general, aunque bien podría hacerlo tanto a golpe de Pilsen en la terraza de la reina, como con agua de litines en el despacho.

Pobre Méndez, ni un minuto de respiro le dejan para tomarse un kit-kat.

Y es que él no está acostumbrado. Después de ocho años preocupado únicamente de saber si había llegado la saca de Moncloa, es natural que demasiada actividad le produzca agujetas y busque fuerzas a la sombra.

Y más vale que sea así, porque todos los beneficios que pueda traer consigo en estos momentos una huelga general caben en una nanopartícula de osmio, que como saben ustedes es el elemento más denso de la tabla periódica.

En Europa están atentos a todos estos movimientos por ver si entre los recortes del gobierno, las manifas de los indignados y las huelgas de los sindicatos, nos queda un hueco para producir lo que nos va a costar el préstamo, y no las tienen todas consigo.

La urotasa

Viernes, 20 de Julio, 2012

Los bañistas suelen hacer caso omiso de las prohibiciones, como demuestra la fotografía

Las noticias compiten en pesimismo. Solo el esclarecimiento de la muerte de Publio Cordón rompe la monotonía económica en clave ruinosa. Malos tiempos para la ironía, o para arrancar una leve sonrisa de los lectores.

Menos mal que siempre nos quedará Lepe como recurso para el humor. Y esta vez no es uno de los múltiples chistes de leperos que seguramente odian todos los que allí viven. Esta vez es un acuerdo municipal el que le hace ocupar el primer plano de la actualidad, entre la prima de riesgo y las protestas de los funcionarios, pues el consistorio de Lepe trata de multar a los bañistas que vacíen sus vejigas urinarias en la playa, o en las aguas del mar.

Los leperos, como usted estará haciendo en estos momentos, se preguntan cómo va a lograr el ayuntamiento detectar a los infractores de la norma, sobre todo, cuando la desobediencia se produzca estando ellos inmersos en las aguas del proceloso océano.

Los más perspicaces apuntan hacia la creación de una policía urbana submarina, dotada de escafandra, botellas y un detector de urea, pues siendo la orina un 96 por ciento de agua, no es trabajo sencillo distinguir entre la corriente del Golfo y la corriente de los golfos.

Por otra parte, los defensores de la uroterapia pueden interpretar la medida como un ataque a sus costumbres sanadoras, por cuanto se asimila ese líquido con el mal. No obstante, entendemos que las autoridades traten de controlar las emisiones corporales directas y reconducirlas por los canales que vierten todas las demás, al tiempo que abren una nueva vía recaudatoria, la urotasa, tan parecida fonéticamente al euro, que parece que lo está pidiendo. Si multasen también a los que tiran envoltorios, a los que pintarrajean, a los que producen contaminación acústica con la boca o con aparatos fonadores, etc, etc, algunos ayuntamientos se forraban.

La invitación de Evo

Jueves, 19 de Julio, 2012

Indígenas y llamas de la Isla del Sol

Los mayas no pronosticaron el fin del mundo en diciembre de 2012, sino solo el fin de la Coca Cola y el capitalismo. Ésa es la conclusión a la que ha llegado Evo Morales después de haber leído varias novelas, o por lo menos, una del que suscribe. En ella expongo lo mismo, como aquel novelista que contó el hundimiento del Titanic con pelos y señales diez años antes, y ahora todo el mundo se pregunta cómo lo hizo. ¡Pues siendo escritor! Si hace lo contrario sería historiador.

No es mal título para la posteridad: el hombre que pensó lo mismo que Evo Morales cuatro años antes. Bueno, en realidad en mi novela no se llega a concretar que los mayas localicen el fin de la chispa de la vida en el 2012. Ésa es una obsesión de Evo para sustitirla por un refresco de coca boliviana, o por el mocochinche de durazno; es decir un vulgar conflicto comercial. Donde coincidimos es a la hora de poner fecha de caducidad a la incuria terrenal, al pedestrismo, la salvajada, la codicia y el desprecio continuado por las partes nobles del género humano, la espiritualidad, la cultura, la tradición y el clasicismo. Si para lograrlo hay que tumbar la Coca Cola, sea, pero mis hijos se van a llevar un disgusto.

Tan convencido está Evo que prepara un fiestorro en la Isla del Sol, dentro del lago Titicaca, con el que celebrar el solsticio de diciembre en compañía de amigos.

Al conocer el evento interplanetario, pensé de inmediato que si este hombre no me invita en diciembre a la Isla del Sol, no tiene perdón de Dios. Se lo cuento todo cuatro años antes, él lo lanza ahora como de nuevas y si te he visto no me acuerdo. Evo, no es por gorronearte el billete de avión, pero la verdad es que me debes una. Así por lo menos estaremos juntitos el día 21, y si no pasa nada, nos consolaremos tomando un cuba libre, y si pasa, un mocochinche con pisco.

El paramecio matriosko

Miércoles, 18 de Julio, 2012

Por la calle se ven cosas mucho peores

Costaría decidir cuál de las dos polémicas es más absurda, la que se ha montado en los Estados Unidos porque sus uniformes olímpicos se han fabricado en China, o la que se ha montado en España, porque sus uniformes no les gustan a los diseñadores de la tierra.

Los norteamericanos están contentos porque sus trajes de olimpiar son una pocholada de Ralph Lauren como de marinerito; pero a un político demócrata le ha dado por ponerse digno y patriotero. El susodicho pide que los quemen por ser de fabricación china. ¡Ellos, que venden en medio mundo todo lo que se les ocurre, no permiten que la tela de los atletas sea china! ¡Será por si le quedan restos de maoísmo en la urdimbre! Pues como se pongan exquisitos van a tener que quemar también medio país, que si no está hecho en China, lo estará en Taiwan o en Corea.

Lo de España, más que patriótico, es tremendo de la muerte, porque a los fashion victim les ha dado por decir que sí, que los uniformes son gratis, pero feísimos, y que vamos a ir a Londres hechos una facha.

La verdad es que las camisetas españolas tienen un aire a lo paramecio de Marichalar, y por otro lado se les nota un montón la influencia de la Rusia esteparia, así como de pañoleta de matrioska, porque están hecho allí. Pero qué quieres, peor vestidos iban los que volvieron con Elcano, y mira tú, acababan de circunvalar la tierra por primera vez.

Aquí lo mismo, a Londres no vamos de pasarela. No hay que ganar a Ralph Lauren, sino a quienes él viste.

En efecto _ pueden decir en la metrópolis _, este año venimos un poco de trapillo porque hemos tenido que vender el fondo de armario y Montoro no nos deja gastar ni un duro en cosas supérfluas. Sí, el diseño es de paramecio matriosko, pero nos vamos a llevar el oro en baloncesto, con permiso de Lauren, de Mary Quant y de Karl Lagerfeld.

Equivocación garantizada

Martes, 17 de Julio, 2012

Ya piden dos euros. Pronto pedirán uno por miembro de la CE

La crisis, o como quieran ustedes llamarla, nos causa graves quebrantos, pero nos proporciona algunos descubrimientos que no podemos pasar por alto. Uno de los más importantes se pone de manifiesto a través de las declaraciones de Hans-Olaf Henkel, presidente en su día de la Federación Industrial Alemana, entre otros títulos que avalan unos elevados conocimientos.

Henkel se considera uno de los más ardientes defensores de la creación del euro y hoy, tan solo doce años después, confiesa: “Fue el mayor error de mi vida”. Bien, es lógico pensar que si fue un error suyo, también lo fue del resto, de la CE y de todos sus cerebros pensantes. Como consecuencia de todo ello podemos afirmar y afirmamos que los grandes expertos en macroeconomía no tienen ni pajolera idea de la materia que tratan, adoptan decisiones por si suena la flauta y solo se llevan las manos a la cabeza cuando su error ya está infiltrado en todos los hogares.

Los experimentos, con gaseosa, pero en macroeconomía los experimentos no se comprueban hasta que se implantan en la sociedad. Por eso Henkel dice ahora que el euro es demasiado caro para España y para otros países, por eso Henkel dice ahora que la solución radica en hacer un euro del norte y otro de sur, devaluado, como lo estarían las monedas nacionales en caso de emergencia.

Pero, ¿y por qué no tres euros? El del norte, el del sur y el del lejano oeste. ¿Quién nos dice que Henkel, equivocado en los noventa, no se está equivocando ahora mucho más? La Europa de las dos velocidades, las tres o las cuatro, era la que existía antes de dar este paso y todo lo que nos dijeron entonces como argumentos definitivos para apoyar la creación de la moneda única y el advenimiento de la prosperidad sin límites, se ven hoy impregnados de contumaz falacia. ¿Y ahora qué hacemos?

El tonto del día

Lunes, 16 de Julio, 2012

El lugar de los hechos

En nuestra abnegada búsqueda de tontos contemporáneos que poder incluír en la galería construida sobre el solar de la Casa de Fieras del Retiro, nos topamos hoy con un típico ejemplar de Cortitus cortitus, cuya abundancia entre el género humano eliminaría cualquier interés hacia él, si no fuese porque en su caso, a su escasez neuronal une la condición de alcalde (CiU) de un pueblo español llamado El Catller, ubicado en la bellísima provincia de Tarragona, patria de aquel militar apellidado Prim, que advirtió con cordura a los catalanes: “corréis demasiado y podéis tropezar”.

El actual edil de El Catller entra con todos los honores en la galería por las amenazas y la posterior orden municipal dirigidas contra el restaurante La Torre d´en Guiu, acusado de animar al triunfo de la selección española ante la italiana colocando cuatro banderas de la nación a la que pertenece el pueblo con el exclusivo fin de transmitir a su clientela que el equipo favorito del establecimiento no era Italia. También podría haber sido Holanda, Suecia o cualquiera de los países concurrentes, pero no, en este caso además de ser el favorito, era el suyo de nacencia.

El mandatario procedió a su inquisitorial persecución debido a que La Torre es propiedad del ayuntamiento, aunque por no tener carácter institucional, el cacicazo carece de competencias para el asunto que nos atañe.

Fuera banderas, porque lo digo yo. Una orden equivante a decir: prohibido servir bacalao, porque también lo digo yo.

A estos individuos habría que controlarlos manu militari, porque transforman la ilegalidad de forma tan sibilina que sus administrados llegan a dudar si les asiste o no el derecho, con lo cual Hitler va tomando cuerpo hasta que transcurrido cierto tiempo ya nada es capaz de despegarlos y arman la que arman.

No fue un día cualquiera

Domingo, 15 de Julio, 2012

Troya fue, existió

Una vez más se pone de manifiesto que los medios públicos son mucho menos públicos de lo conveniente, siendo así que las cabezas de sus profesionales se cortan de acuerdo con las elecciones.

El medio público, como su propio nombre indica, no puede estar en manos de sectarios, ni de especuladores políticos, porque no es lugar para ellos, ni nadie le va a reclamar un papel relevante en la crítica y vigilancia al Gobierno de turno, aunque sí a la hora de mantener siempre la defensa del Estado y sus instituciones, porque lo contrario caería en el absurdo.

Ahora son las cabezas de Lucas, Garrido y Fernández, las que ruedan. Son los tres apellidos más sonoros de RNE, los tres programas más seguidos y especialmente los dos últimos, los que habían construido una fórmula radiofónica más original y reconocible. Quizás demasiado comercial, eso sí.

No ha sido suficiente y los tres se van fuera. El PP lo hace amparado porque el PSOE lo ha hecho antes, y así hasta llegar a Franco, que siempre puso él a los directores, con lo cual no había agravios. Es una prueba definitiva de que el medio no es público, es privado del partido que gana y lo quiere para lo que lo quiere. De lo contrario, Lucas podría ser defenestrado un día porque cae su audiencia, Garrido cuatro meses después, porque sólo entrevista a tíos del PSOE y Fernández haber seguido hasta la jubilación, por ejemplo.

Pero no, caen los tres al mismo tiempo, cercenados por un guadañazo que tiene la marca inequívoca del partidismo. Lo mismo se podría decir en los anteriores casos, y como en ellos, hay que repetir también la cantinela de que debemos liberar a los medios públicos del vaivén político, pues hasta entonces España seguirá en pañales mediáticos, preguntándonos oleada tras oleada, ¿sirven al público los medios, o se sirven de ellos? O sea, ¿sirven así para algo?

Que se moje

Sábado, 14 de Julio, 2012

El momento

Ante la diputada castellonense Andrea Fabra se abren dos opciones:

A.- O demuestra de forma fehaciente que el otro día no dijo “que se jodan”, ni refiriéndose a los parados, ni a los socialistas, sino que su frase fue: “que se moja”, refiriéndose a Rajoy, o…

B.- Hace los petates y se marcha.

Puede que se convierta en una víctima inocente de estos tiempos que todo lo permiten y todo se considera dentro de la modernidad, pero hasta el secretario de Bildu dimite cuando se le pilla amenazando con pistolitas a unos eufóricos ciudadanos. ¡Hasta el embajador en Polonia es cesado por gastarse el presupuesto en una cena futbolera y desearles lo peor a los franceses!

De la misma forma que hizo Ibazeta, el secretario de Bildu, la diputada Fabra puede exculparse diciendo que se trata de “un incidente aislado”, y que ella jamás desearía el mal a nadie, excepción hecha del episodio parlamentario, en cuyo vídeo, por cierto, no somos capaces de escuchar ni oxte ni moxte.

Dando por buena la frase, es justo que se produzca la dimisión porque esas tres palabras constituyen una barbaridad astronómica, de la misma forma que lo son aquellas otras expresiones cuando se pide la muerte a los de derechas que lloran sus víctimas, cuando se injuria, se veja o se cocinan Cristos, y luego sus autores corren a refugiarse bajo el manto milagroso de la libertad de expresión.

No hace falta estudiar a Fernández Areal para saber que la mentada libertad no protege ni al comecuras, ni a doña Andrea, ni al secretario, ni al embajador, pero tan acostumbrados como estamos a que todo se pase por alto, por ser pecadillos de progres, no es es de recibo que el incidente actual se condone como pecadillo de conservadora.

O somos, o no somos.

Propietarios

Viernes, 13 de Julio, 2012

El racionamiento, otro tipo de recortazo

No estábamos acostumbrados a que un presidente del Gobierno llenase su discurso únicamente de malas noticias. Desde la guerra y el racionamiento no se veía por estos pagos cosa igual, porque ni siquiera en la dura postguerra se pudo utilizar ese lenguaje, ya que no había donde recortar, de ahí que todos los discursos, aunque la realidad fuese la penuria, hablaban de recuperación, de éxitos, de avances…

Lo más asombroso es pensar cómo hemos podido llegar hasta aquí, y para explicarlo le aviene la reflexión del gran Groucho cuando confiesa que “partiendo de la nada, he logrado alcanzar las más altas cumbres de la miseria”. Sin duda la frase es exacta, con el agravante de que toda esa sensación de crisis que llevamos padeciendo desde hace cuatro años y pico, desde las negaciones del Huerto de los Olivos, hasta el tijeretazo mariano, no cuentan a la hora de la recuperación, cuyo día D será cuando entren en vigor las desgracias anunciadas.

El recorte trae consigo una secuela de disfunciones cerebrales que siendo entendibles, nunca podrían ser admisibles. Se trata de aquellos casos que abogan por negarse a pagar el IVA, como si tal actitud no supusiese un fraude al resto de los ciudadanos; o por llevar a cabo una gran huelga general, como si no fuese el camino más indicado para despeñaperrarnos definitivamente.

Aquí todavía creemos que el Estado es de un señor malvado que vive en Marbella, al que se le ocurren judiadas para exprimirnos la sangre, aunque curiosamente también paga una cantidad a los parados, construye hospitales y ofrece ayudas a las personas depedientes. Aquí todavía se cree que las ventanas arqueológicas son del alcalde y que rompiéndolas se le ocasiona un grave perjuicio.

Aquí todavía se ignora cuán propietarios somos de lo que somos.

La otra cara

Jueves, 12 de Julio, 2012

Una solución para pintadas: Convertirlas en cuadros

Aquél al que llamaban, porque ha dimitido, mano derecha del alcalde de San Sebastián se encontró la otra noche con tres paisanos que celebraban los éxitos futbolísticos españoles armados con la peligrosísima bicolor ¡en pleno barrio viejo de Easo! Su reacción fue la que cabía esperar: Os voy a meter un par de tiros. ¡Gora ETA militarra!, que como ustedes saben, quiere decir: Gracias a militar en ETA ya vivimos todos de gorra.

Eso sí, para la democracia ha sido un avance extraordinario que tipos de esta calaña ocupen cargos oficiales, que lancen sus exabruptos desde tarimas pagadas por el erario y que coman del patrimonio. Un avance que ni te cuento. Lo están analizando en Silicon Valley porque aún no se lo explican.

Es como cuando decimos que la población está escolarizada al cien por cien y aparecen rotas las ventanas arqueológicas, o pintarrajeadas cuantas paredes dan a la vía pública. ¿Por qué le llaman una población escolarizada? ¿No tendrían que decir una piara escolarizada?

¿Y los trolls de internet? Esos personajes de incógnitos intereses que zumban anónimos por las redes, henchidos de maldad y maledicencia, que se creen protegidos por lo que ellos llaman libertad de expresión, como si existiese bula para ser un cenutrio.

La democracia no legaliza a Bildu para que siga siendo Bildu a costa de los impuestos legales sin necesitar los revolucionarios; ni la Ley Orgánica de Educación ampara a los pintamonas, abrazafarolas y escacharrarqueoventanas, ni la libertad de expresión tiene nada que ver con los choriflautas. Pero qué le vamos a hacer; España y yo somos así, señora. Más chulos que las pesetas, menos arados que el Pedregal de Irimia y más indolentes que Toro Sentado, que para correr ya tenemos a los que convoca Del Bosque y bien que lo hacen los gachupines.