Archivo de Noviembre, 2011

Villancicos dedicados

Domingo, 20 de Noviembre, 2011

Ana Manuel y Víctor Belén

No les ha gustado un ápice que la simpática cantante y pizpireta actriz Ana Belén haya sido elegida para protagonizar un especial musicaloide que saltará a las ondas el día 24 del próximo mes de diciembre, ahí hacia la hora de cenar, cuando la familia se congregue en torno al televisor. Sí, porque el resto del año las familias españolas se reúnen, pero en Nochebuena se congregan.

Y digo yo, ¿será porque a la chica le tira el comunismo? ¿Será la Ceja a la que pertenece? ¿Será que no ha cantado nunca en un mitin del PP? No se sabe, pero al partido no le ha gustado nada que el amor del capitán Brando se apreste a endulzarnos la velada con villancicos alusivos, como “Huelga de pastorcillos” o “Pero mira cómo beben los pecés en el río”.

Qué tontuna. La chica, o señora mayor, es la más adecuada para el evento. Primero, porque se llama Belén, ¿y qué habrá montado en todos los hogares a los que penetre la señal televisiva? Pues eso, un belén. También podría encargarse de los gorgoritos la Esteban, pero está más vista que las escaleras de la Moncloa y además canta como los bueyes almizcleros.

Por otra parte, si queremos identificación ideológica en la artista a contratar, no olvidemos tres cosas: que su marido alabó la figura de Franco en una memorable cara B titulada “Un gran hombre”, que las elecciones se habrán celebrado un mes antes el 20 N, y que Ana Belén, en realidad, viene dando la nota desde las Cortes preconstitucionales y más allá.

La jugada de Zapatero es de libro. Pone las elecciones un 20N y a Ana Belén, un 24D. Todos nos acordaremos de los estertores del 2011 y de la cantidad de chilindrinadas con las que fueron jalonando el camino con tal de no agarrar al toro por los cuernos.

Les dejo porque tendrán que ir a votar. Mañana hablaremos de cómo fue todo y del próximo recital navideño.

Reflexión del día

Sábado, 19 de Noviembre, 2011

Reflexión: No sé si comerme a Rajoy o a Rubalcaba

Como todas las jornadas anuales que se dedican a asuntos de trascendencia, el día de reflexión participa de un componente maligno que afecta al resto del calendario. Así, el Día de Acción de Gracias parece señalar sin lugar a dudas que el resto de las 365 fechas del año no tienen por qué responder a los buenos deseos que los americanos concentran en esas 24 horas.

Algunos calendarios incluyen la existencia de días sin Dios, una especie de 29 de febrero que les sirve para ajustar las fases de la luna, o las órbitas solares, en trece meses con idéntico número de días. Por supuesto, en la antigüedad eran días propicios para saltarse la ley y en ellos se corrían graves peligros, pues los hombres no contaban con la protección divina que sí tenían durante el resto del tiempo.

Viene este rollo a cuento de resaltar que siendo hoy la jornada de reflexión, no debería servirnos como excusa para justificar que no le demos al tarro fuera de la fecha. Hoy toca reflexionar, pero ayer también, y anteayer, y antes de antes de antes, como dicen los niños cuando se ponen a imaginar la eternidad.

El irónico día de reflexión es un aviso a navegantes despreocupados, un semáforo en el camino del homo non politicus que le advierte sobre la necesidad de que se pare un instante, y ya que no lo ha hecho desde hace cuatro años, piense con el mejor tino quién quiere que le lleve la economía doméstica, a quién prefiere como gestor de los fondos públicos y cuál es su favorito para fijar el ritmo del tambor en galeras.

Podremos ponerlos como hoja de perejil, pero son unos tipos muy importantes, nada menos que los amos y amas de las llaves de nuestras casas, a quienes contratamos o despedimos de acuerdo a cómo nos lleven la intendencia.

Todo indica que mañana cambiamos de cofia, lo cual es señal de que la reflexión ya estaba hecha. Suerte y acierto.

Refugio antibombos

Viernes, 18 de Noviembre, 2011

¿Sabrá esta mujer que su presidente recomienda a su novio que huya?

Es de suponer que a nuestra ministra de Defensa le habrá dado un retortijón al escuchar las recomendaciones que Evo Morales dirige a los bolivianos que provoquen embarazos no deseados a sus novias, los bombos sorpresa: Huyan al ejército.

Ella, que pasó revista a las tropas en estado de buena esperanza, que milita en el feminismo postconciliar y que bebe en las fuentes de la baloncesticidad, tiene que haber sufrido un cólico, o contratiempo similar, al escuchar que nuestro amigo de La Paz supura machismo y trogloditismo por cada poro de su piel indígena.

Hay que conocer Bolivia para comprender que cuando Morales se refiere al ejército como refugio de incautos empreñadores no está barbarizando en medio de una docta reunión, sino que su visión de la milicia, la patria, el sexo y el matrimonio forma parte de su ideosincrasia y así seguirá por muchos años, mientras la llegada al poder de políticos como Morales sea saludada con alharacas por otros partidos como los de la señora ministra de Defensa.

Queda muy bonito y muy correcto alegrarse del triunfo indigenista, pero cuando se comprueba que nuestros favoritos internacionales están en las antípodas de nuestros ideales, convendría realizar un propósito de la enmienda y un arrepentimiento por atrición.

España está preparada para una presidenta catalana, repite en estos últimos días demostrando su poca fe en la remontada de Rubalcaba y sus pocas ganas de que tal cosa suceda. Ése no es el problema, señora ministra. El problema es que una catalana como ella esté preparada para ser presidente de España. Y si le baila el agua a Morales y a su ejército amparador de garañones irresponsables, estará demostrado que no está en condiciones de ser presidenta de nada, ni del club de fans de los Mojinos Escozíos.

Los tres argumentos

Jueves, 17 de Noviembre, 2011
Alguien creyente podrá pensar que a Óscar se le fue el santo al cielo

Las tres razones para votar a Rubalcaba son dos, y la primera de ellas es…

Algo así le pasó al pobre Óscar López, meritorio líder socialista de Castilla y León y sparring ocasional de su candidato en los días previos al debate con Rajoy, de quien se disfrazó para que don Alfredo tuviese la sensación de enfrentarse a su adversario político.

Óscar López se quedó en blanco y cuando se disponía a enumerar las tres razones por las que se debe votar a Rubalcaba, solo le salieron dos.

Hay días en los que uno no debe levantarse y Óscar tuvo anteayer uno de éstos.

_¡Hum! ¡Qué ricas estas sábanas! Hoy me quedo en el sobre hasta que caiga el sol y haya que acostarse.

Pero no lo hizo. Óscar se levantó, porque estamos de campaña; se fue a la rueda de prensa, porque algo hay que decir a los medios, y la pifió, porque quizás no andaba muy sobrado de razones.

A Rick Perry, un candidato republicano de Norteamérica, le acaba de pasar lo mismo y nadie da un duro por su carrera política. Aquí no somos tan estrictos. Óscar López podrá seguir siendo un valioso militante y meritorio dirigente, aunque su figura pase a representar en el museo de los espantos políticos la viva estampa del orador con los argumentos menguados.

Si lo quieren pasar mal, busquen el vídeo de Óscar López y sufran con él el horror vacui público, es decir, el terrible momento en el que no eres capaz de articular palabra delante de un auditorio, precisamente cuando tratas de dar las razones por las que tu candidato debe ser votado. ¿Puede haber algo más demoledor en esta vida?

Mandemos a Óscar nuestro apoyo y nuestra comprensión. Su contratiempo es tan trágico, que nadie se lo merece; tan elocuente, que sobran las palabras; tan nefasto, que se nos ocurre imaginarlo llorando en soledad.

La casa de Campos

Miércoles, 16 de Noviembre, 2011

Las Campos, tratando de pasar desapercibidas

En casa de las Campos saben cómo hacerle frente a la prima de riesgo y a la deuda externa, dándoles la cara y tomándose la crisis muy a pecho, sin amilanarse; esto es, sin imitar a Mila Jiménez o a Mercedes Milá, que no se desnudan.

En casa de las Campos lo saben desde hace mucho tiempo, y así están las dos de rufas y de lozanas, con su economía a todo trapo, aunque para ello a veces tengan que prescindir de todos los trapos.

En casa de las Campos hay una pared reservada para que cualquier día de éstos cuelguen allí, bien emarcados, varios títulos; verbigracia, el de Emprendedoras del Año que concede el Círculo de Empresarios. (Y si no lo concede, debería hacerlo).

En casa de las Campos siempre han sabido coger al toro por los cuernos para doblegarlo, como hicieron con anterioridad los forzudos Andrés Balsa y Ursus, entre otros. Con los mismos merecimientos, en la casa de las Campos debería colocarse otro marco que albergase el título de toreras, concedido por el Círculo Taurino de Córdoba. (Que si no existe, bien podría fundarse en estos tiempos de pérdida de plazas).

En casa de las Campos le echan un par, se ponen el mundo por montera y se quitan todo lo demás. Por eso deberían concederles también otras muchas distinciones de orden económico, no ya por su reciente estrategia para contrarrestar las hipotecas tóxicas sin tocar el fondo de pensiones; sino por una dilatada trayectoria que las acredita como expertas administradoras de su casa, que es lo mismo que se espera de González Páramo en el resto de los domicilios españoles. No que se desnude, sino que se ponga el mundo por montera y que al menos contribuya a traer una mayor tranquilidad presupuestaria de una puñetera vez, dicho sin ánimo de gritar.

A todas estas, hemos de reconocer que ignoramos si las Campos viven juntas, o no.

El abrazo de Hipercor

Martes, 15 de Noviembre, 2011

La niña no tiene culpa de que la desenfoquen, ¿pero realmente quiere que sea así?

El Gobierno vasco se ha puesto manos a la obra para que los periódicos podamos disponer a la mayor brevedad de una foto que recoja el emocionado abrazo de una víctima de ETA y su verdugo; en plan reconciliación, y a ser posible, a moco tendido.

Para conseguir la instantánea, al verdugo ya se le ha reconocido su capacidad pacifista, su sacrificio democrático y su abnegada vocación de colgar la cartuchera y cortarse la coleta. A la víctima se le pide que sea buena y comprensiva, que olvide lo que le hicieron aquellos desgraciados, porque ahora ya no lo son y mean bondad, como lo demuestran los dos años y medio que llevan sin matar.

¡Coño! Si ellos son buenos _ pensará la víctima _, yo, que no he matado en toda mi vida, ¿qué soy? ¿Un querubín?

Una de las víctimas contactadas lo es desde el atentado en el barcelonés Hipercor. Últimamente recibió una carta del jefe del comando en donde le dice, poco más o menos, que comprende su dolor, pero que estas cosas son así y que ahora se ofrece para ayudarle a cerrar heridas. La víctima le contesta sugiriéndole que al menos, le pida perdón por el daño causado, pero como no hubo respuesta, decide declinar la invitación del Gobierno para hacerse la foto.

Dejando a un lado la más que evidente premura con la que se quiere actuar en este espinoso asunto, se advierte además un desproporcionado flou a la hora de enfocar el objetivo. Parece como si el Gobierno vasco esperase de las víctimas una especie de amnistía, u olvido de corazón, en consonancia con el abandono (?) de las armas. Una renuncia al dolor, un borrón y cuenta nueva, que quizás esté al alcance de los asesinos, pero que en modo alguno es exigible a quienes los ha padecido. ¿Por qué tengo que abrazarme con el asesino de mi hermano? Eso lo hacen los santos, no los querubines.

No son iguales

Lunes, 14 de Noviembre, 2011

Entrante saluda a saliente

Cuando dicen que Monti está en las antípodas de Berlusconi todos entendemos que no lo van a pillar con las posaderas al aire persiguiendo bellinas por el jardín, que no tiene un imperio televisivo detrás, que no se va a estirar la piel hasta hacerse un nudo en el cogote y que no va a mirarle las piernas a las primeras ministras danesas cuando se cruce con ellas en los pasillos. Bueno, ¿y qué? Los que encumbran a Monti son los mismos que catapultaron a Berlusconi, y por lo tanto nada nos garantiza que Monti sea un diamante un bruto, o lo que es peor, que el día de mañana no vuelvan a fijarse en otro Berlusconi.

De Berlusconi a Monti, de Papandreu a Papademos, y de Zapatero a Rajoy. Las caras del Mediterráneo norte están cambiando casi a la misma velocidad que las caras del Mediterráneo sur. Arriba hay más elecciones que abajo, pero todos buscan mejorar en el trueque. A ver si afinamos bien la puntería y nos evitamos tantas lamentaciones, imprecaciones e indignaciones.

Todos los políticos son iguales, repite la masa para no pensar. Pues se está viendo que no. No son iguales ni por el forro, pues admitir lo contrario sería tanto como elevar a las más altas magistraturas al primero que pase por la acera. Total, son todos iguales…

El fracaso de un político es un fracaso colectivo. El sentido del voto puede equivocarse, como es fácilmente demostrable sin necesidad de recurrir a las elecciones alemanas de 1930 que consolidan al Partido Nazi y abren las puertas del poder absoluto a Hitler. Los votos cautivos a la derecha o la izquierda solo son garantía de que los van a recibir los candidatos menos adecuados en un cincuenta por ciento de las veces, y de que los Berlusconis de turno siempre tendrán una oportunidad para hacerse con las riendas. Después serán despreciados y nadie reconocerá haberles dado alas, pero será un nuevo error.

Depres y subidones

Domingo, 13 de Noviembre, 2011

Más que una fecha, parece una libreta de palotes

Cuando la férrea mano de la macroeconomía te atenaza el cuello hasta los límites del estrangulamiento, acuden en tu auxilio otras voces que aflojan la presión. “Están ustedes muchísimo mejor que Italia, dónde va a parar”. Y claro, comienzas a respirar mejor, aunque en esto de las comparativas siempre te queda el temor de que hablen de ti en el mismo nivel de los desahuciados.

_Desde luego, usted está muchísimo mejor que el cadáver de Vespasiano.

_Pues no sabe el peso que me quita de encima.

Llevamos ya muchos meses padeciendo este ritmo de flujo y reflujo que tira por tierra los subidones anteriores, o que proporciona un espaldarazo cuando más negro te lo acaban de pintar. Para mí que es una estrategia médica con el fin de acostumbrar tus venas a lo que pueda venir, sin que suponga riesgo de flebitis, trombosis o cortocircuito semejante. Subes y bajas los niveles de adrenalina, melatonina y seratonina en cuestión de horas, como hacía Cantinflas cuando rodó aquella película de igual nombre, donde trabajaba de ascensorista.

Esto es el caos. Nos dijo Europa el jueves. La cosa va bien, escuchamos el viernes. Nadie sabe dónde, nos dicen el sábado.

_A mí me angustiaba mucho pasar el 11 del 11 del 11 _ se oye comentar por la radio a un anónimo ciudadano, cuando le preguntan cómo repercute la crisis en su vida.

Feliz él, que así viva 99 años, ya no tendrá por delante ninguna fecha tan homogénea, excepción hecha del 12 del 12 del 12, que también suena muy apocalíptica.

Cada uno se agarra a lo que puede y si alivia pensar que ya no habrá otro 11 fatídico, todo será sorprenderse cuando llegue el holocausto un 7 del 3 del 56.

_No hay derecho. Estas catástrofes solo deberían pasar en fechas redondas.

Ganado lanar

Sábado, 12 de Noviembre, 2011

Cuando hay pocas se distinguen bien. Lo malo es cuando abundan

El patio está de opereta vienesa. Ya lo dice la letra: Han sacado a Urdangarín, pa tapar lo de Chacón, que ha salido un momentín, enseñando un pezón.

La época es propicia para airear historias, y la mies, coincidiendo con las escrituras, es mucha. A estas alturas nadie debe escandalizarse más allá de lo que lo haría leyendo a Faulkner, si comprueba que las noticias se empeñan en certificar día tras día que hay ovejas negras, grises, churras y merinas en todas las casas, incluidas las cuevas de los lobos, donde se supone que no debería haber ninguna, porque se la comen.

Las ovejas negras son muy caprichosas. Tienen un carácter errático e imprevisible. Lo mismo les da por prolongar los escotes de las ministras de Defensa, que cobrar a escote por la defensa del suministro. Unos atolondrados.

Afortunadamente los hechos suceden en Palma, y no en Lugo, que aquí esas cosas no pasan. Bueno, si acaso alguna chapucilla que a punto está de arruinar el sistema financiero y cuatro cosas más que solo ocupan miles de folios en los sumarios.

A la oveja negra, una vez probado que lo sea, hay que reconducirla y aprovechar su lana para hacerse gorros calados hasta las orejas, como ésos que usan en el altiplano y que tanto gustan a nuestros jóvenes más frioleros. Y la lana sin cobrarla, claro; como se impuso por ley durante épocas.

Cuando exista un convencimiento general de que el dinero público, al contrario de lo que pasa con las nubes, sí tiene dueño, y de que ese dueño es la comunidad de vecinos, quizás descienda el nivel de choriceo; pero mientras se admire a quien más defrauda, la caja siempre estará entreabierta, al alcance de quien no tenga demasiados escrúpulos en estirar unos centímetros su brazo y penetrar en ella, dedos en ristre. Esos dedos que se hacen huéspedes al suave tacto de la lana.

Crudo y en 500

Viernes, 11 de Noviembre, 2011


Ocupa poco espacio y caza los mismos ratones

Una mujer devuelve una cartera encontrada con 16.000 euros. Tiene tres hijos en el paro y quería demostrarse a si misma que es honrada. Hace pocos días se registró otra manifestación espontánea de honradez similar a la descrita. ¿Qué nos está pasando? ¿Hay una crisis de valores en el choriceo secular?

No. Los institutos demoscópicos nos informan que no debemos preocuparnos, que se trata de casos aislados que no empañan en absoluto la inequívoca vocación de llevárselo crudo, así exista la más mínima ocasión para ello. Los dos casos señalados están siendo analizados en profundidad por científicos de reconocida solvencia con el fin de determinar con exactitud qué se les cruzó por la mente para haber actuado como lo hicieron, sin reparar en ningún momento que se estaban cargando la inveterada costumbre del egocentrismo, al tiempo que ponían en peligro el triunfo de los principios morales en boga: “el dinero público no es de nadie y el privado, tampoco”.

Y va a suceder hoy, precisamente hoy, cuando ya existen indicios de que todos los estamentos sociales han acabado por aceptar la grandeza de la moral preconizada por el Dioni, dentro de España, y por Ronald Biggs, fuera de ella, consistente en mantener a ultranza que “no debemos hacerle ascos a llevárnoslo en billetes de 500”. Sí, porque durante mucho tiempo, por ignorancia o por falta de costumbre, estuvo muy extendida la falsa creencia de que los billetes de 500 eran molestos y engorrosos. Por fortuna se está demostrando que la pasta se transporta mucho mejor con ellos y que se gana mucho espacio en los maletines, donde a la par que se alojan varios millones de euros, queda sitio para el cepillo de dientes y para la otra pasta, por si hay que hacer noche fuera de casa.

A los dos honrados ciudadanos ya les daremos para el pelo.