Archivo de Julio, 2011

Frutos de la cosecha

Lunes, 11 de Julio, 2011
De orden de la señora alcaldesa, se hace saber que a partir de hoy el idioma oficial será el qatarí. Tararí, tararí…

Causó gran revuelo y notable alarma conocer que la señora concejala de Igualdad de San Sebastián, de Bildu ella, comete tantas faltas de ortografía por línea como palabras escribe, siendo algunos de sus hallazgos más notables el verbo “hir”, el “valance” que realiza de la situación actual y el carácter “habierto” que pretende dar a su gestión.

Lo primero que debemos puntualizar es que entre ejecutar castellano/ hablantes y cargarse únicamente el idioma, resulta mucho menos traumático lo segundo, y puestos a elegir, todos preferimos una hache de más que un vecino de menos.

Salvada esta precisión tampoco hay mayor motivo para el asombro por cuanto en este Estado tan español y tan aberchale se viene trabajando duramente en esta dirección desde hace ya muchos años, dedicándole muchos fondos públicos y muchas horas de afán por parte de personal especializado. Por algún lado tenían que brotar los frutos de un sistemático ataque al idioma común, cuya principal maldad para quienes así actúan radica en eso, que sea común a todos los españoles.

Ya anunció la señora alcaldesa de Andoain que de su boca no va a salir ni un vocablo cervantino, así sea la única del pueblo que se entera de lo que dice. Y es que la autoridad, con tal de no gestionar, es capaz de hacer las cosas más peregrinas; como por ejemplo, repartir haches y bes donde no les corresponde “hir”.

Volviendo sobre la señora concejala, también cabe sospechar que no es tan burra como pretende aparecer, ya que el comunicado donde se contienen los verbicidios fue escrito inicialmente en vasco y como no lo entendió ni dios, tuvo que acudir a la lengua española y redactarlo de nuevo.

_Si lo siembro de faltas de ortografía _ pensó ella en vasco _, todo el mundo sabrá que soy una euskalduna irreductible.

Otro que es el mismo

Domingo, 10 de Julio, 2011

Algo pequeñito, sin puño ni rosa

Rubalcaba espera vernos en su otra vida, mientras se encamina a liderar otro PSOE para así volver otra vez al Gobierno. Qué tío más pesado. Ya lo hemos visto de todas las posturas, como al culo de Emmanuelle, y todavía pretende que lo sigamos viendo en su otra vida, a modo y manera de querubín hipostático cuya contemplación baste y alimente. Tampoco es tan guapo el hombre, y además, para querubín Zapatero.

Pero como bien dice en sus últimas horas de ministro y primeras de candidato, para que tal cosa ocurra ha de avefenixarse otro PSOE, lo cual no ha de ser trabajo como para tenerlo rematado en noviembre, si es que al cielo le place que el actual manillador del aparato desempolve la trompeta heraldo y llame a elecciones para esa fecha.

Los indignados quieren otra sociedad, Rubalcaba otro PSOE, los autores otra SGAE y el cabildo catedralicio de Santiago otro Códice Calixtino, queremos decir, el mismo. Salvo los del Barça, que sueñan con mantener lo que hay, predomina la tendencia a pensar que otro mundo es posible, cuando en realidad, si lo fuese no sería otro, sino éste.

El señor candidato no puede aspirar a otro PSOE porque siempre ha estado en éste, el que fundó el abuelo Iglesias aquel 2 de mayo en la Casa Labra madrileña, muy cerca de Sol. Quienes fueron distintos se llamaban Largo Caballero, Prieto, Besteiro, González y Zapatero, pero por fortuna _ casi siempre por fortuna _, se los llevó el viento y apenas dejaron cuatro líneas de resumen.

Si usted promete otro PSOE, a lo mejor acaba definitivamente con el partido y nadie le va a reír la gracia. De momento, en la página de candidatura, el partido se ha quedado sin logo y el apellido del cántabro brilla con luz propia al lado de las redes sociales y del lema inverso de los tres monos sabios: escuchar, hacer y explicar.

Pío latrocinio

Sábado, 9 de Julio, 2011

Así lo hicimos en “El ladrón de reliquias”

El robo del Calixtino está actuando como los reveladores fotográficos en los antiguos laboratorios, pues desde que se conoció no deja de sacar los colores, o de poner a cada uno en su sitio.

Modestia aparte, quien suscribe ya entró en la cripta de Santiago para llevarse con éxito las reliquias del Apóstol y por lo tanto, alguna experiencia poseo en píos latrocinios; la suficiente para decir que si en un guión cinematográfico la operación es sencilla, en la realidad, a la vista está, también.

Sorprende la cantidad de expertos bibliófilos que brotan debajo de las piedras para rasgarse las vestiduras por tan lamentable pérdida, pero sorprende mucho más que haya seres con apariencia humana alegrándose del robo “porque el libro trataba de engañar al pueblo”.

Los hay tan sagaces que aprovechan lo sucedido para pedir la dimisión de Varela, de Feijóo o de Sinde, pero quien se lleva las palmas académicas en la carrera por lograr el mayor disparate calixtino es el colectivo que acusa a la Iglesia Católica de ser una nefasta conservadora del patrimonio. ¡Alabado sea san Patroclo de Alejandría y las luces que desparrama sobre tan sesudos caballeros! Como la Iglesia sólo es la autora, inspiradora, financiadora, propietaria y custodia del 90 por ciento del patrimonio y como no se le regatean medios para ello, va y abre la puerta del tesoro catedralicio; que por cierto nunca debería estar cerrada, pues las catedrales nacen para acoger, no para convertirse en cajas fuertes.

No era mala idea pasarle todas las competencias al Estado y al poder autonómico. La catedral de Santiago, por ejemplo, la meteríamos en el Gaiás piedra a piedra, y en la Peregrina podría oficiar misa el delegado del Gobierno. En cuanto a Samos, o lo llevamos a un parque del MOPU, o se hace cargo del monasterio la SGAE, que a ésos no se les escapa ni una.

Terror en Houston

Viernes, 8 de Julio, 2011

Tenemos un problema

Como todo bicho viviente, Rubalcaba está atrapado por su pasado. ¡Suéltame, pasado! Lo distintivo de su presente es que el pasado es muy cercano y muy parecido al futuro para el que se postula. Así no hay quien conjugue el verbo rubalcabar; que significa solucionar un problema eligiendo para ello a la misma persona que ya se venía ocupando de resolverlo.

Veámoslo así: Bajo la dirección de Shoemaker y la subdirección de Mortimer, la NASA no es capaz de lanzar un cohete ni de Houston a Pasadena. ¡Houston, Houston; tenemos un problema! Para arreglarlo rubalcaban a Mortimer hasta la dirección de la agencia, pero entonces se abren dos inquietantes alternativas: o los cohetes siguen sin llegar a Pasadena, o si llegan, ¿por qué no lo hacían antes? ¿Se quería cargar Mortimer al director de la NASA, mister Shoemaker?

Dentro de la NASA ahora están en temporada de reubicaciones ante la previsible llegada de un equipo distinto. Unos reniegan de Shoemaker, otros quieren inventar un nuevo partido interespacial, y los terceros se lavan las manos diciendo que ellos sólo pasaban por aquí, indignados. No obstante, un grupo de galos irreductibles se ha puesto manos a la obra para manejar el turífero y loar a Mortimer hasta más no poder. A ver si de ésta vuela el cohete.

Una de las periodistas más entusiastas con la renovación, Maruja Torres, le llama hoy “viejo roquero”, que suena casi como un insulto, sobre todo porque el supuesto piropo viene después de reprocharle a la Policía que en el Metro pagan los que quieren y que el viejo roquero, fíjense ustedes qué cosas, es el ministro del Interior.

Y a todas estas, Shoemaker, o sea Zapatero, o sea Bambi, se nos ha convertido en Zombi, el muerto viviente que se negaba a ser enterrado. Todos los elementos para una película de terror.

De dinero

Jueves, 7 de Julio, 2011

Todo sale de la misma vaca

No todo está perdido. Todavía quedan en el mundo personas sensibles y amantes de la belleza. Han robado la Cabeza de mujer de Picasso, valorada en la tronchante cifra de 200.000 dólares.

Seguramente los ladrones han montado previamente una trama paralela de empresas donde irá a parar buena parte de ese dinero, de tal modo que los curritos de la banda sólo se lleven las migajas. No nos podemos quejar, ni indignarnos. Es lo que hay.

Aún así, valoremos en su justa medida los esfuerzos por elevar el tono de la delincuencia. Podrían dedicarse a alunizar supermercados, a descerrajar cajas fuertes o a la sustracción de gallináceas; pero no, estos últimos mohicanos del choriceo distinguido se centran en dibujos de Picasso, o en gestionar los derechos de los autores intelectuales, lo cual exige cierto nivel de estudios y notable desparpajo:

_Acabamos de ingresar mil euros por “La vaca lechera”. Novecientos noventa van para la red y diez se los damos a la viuda de don Jacobo Morcillo Uceda, por si necesita un pack de desnatada.

¿Qué sería de la vaca lechera sin una sociedad de gestión preocupada por los derechos de don Jacobo, aquél al que se le ocurrió lo de la leche merengada viniendo a Galicia en tren? Pues que su viuda no vería ni un euro. Así que menos quejas y más agradecimiento.

Y lo de Picasso, igual. ¿A cuento de qué va a valer ese dibujo las pelas que dicen? Con la que está cayendo y después de los créditos subprime, el mercado de Picassos tiene que estar hoy como las acelgas, vendiéndose en manojo.

Curro, Teddy y Paco

Miércoles, 6 de Julio, 2011

Me lo llevo crudo

Galicia es tierra de indignados. Francisco Franco y Fidel Castro, por citar a los más reconocibles, tienen su origen en ella. La juerga dura hasta que llega el comandantín y manda a parar. Ambos son ejemplos de indignados prácticos, es decir, aquéllos que no se conforman con dormir delante del ayuntamiento esperando a que caiga el Palacio de Invierno por acción de la magia simpática, sino que toman el azadón y socavan las instituciones; eso sí, con mucha dignidad, que es requisito imprescindible.

Charlábamos de todo eso con otro indignado histórico, el actor Sancho Gracia en su papel de barquero de Cantillana, más conocido como Curro Jiménez después de ser timado y de tomarse la justicia por su mano para restablecimiento del orden. O por lo menos, del orden que le venía bien a él, que es el que suelen imponer los indignados.

Como estaban delante Miguel Narros, González Reigosa y Celestino Aranda, que actúan este mes en Pontevedra, surgió el plan de hacer con Sancho el Curro gallego, un indignado a caballo, trabuco en ristre, cimitarra, machado o bisarma a mano, que fuese de feria en feria, a modo de Pepa a Loba, repartiendo indignidad, esto es, creando adeptos.

Podría ser un Pedro Madruga, antes de convertirse en Cristóbal Colón, con permiso de Alfonso Philippot Abeledo. O también un Pardo del Cela, sugirió Carlos para tirar hacia Lugo. De momento, la idea está ahí, a la espera de recibir las correspondientes subvenciones oficiales de la Xunta para llevarla a cabo. Y es que hoy no se mueve una rueda sin que la bendigan las arcas públicas, a excepción de Teddy Bautista, que ése sí que ha sabido crear industria, indignidad y bandolerismo. Lástima de no haberse producido su caso hace unos años, porque bien podría formar cuadrilla con Curro: el Algarrobo, el Estudiante y el Espabilao.