Archivo de Marzo, 2011

Malas noticias

Lunes, 21 de Marzo, 2011

Gadafi y su mirada

Tiene que resultar muy frustrante ser atacado por el premio Nobel de la Paz, por el creador de la Alianza de las Civilizaciones y por un declarado admirador de Juan Pablo II, BO, ZP y NS, respectivamente.

Muy frustrante porque se entiende que tan preclaros pacifistas no ordenan que sus ejércitos ataquen a cualquiera así como así. Cuando lo hacen es que se trata de un enemigo imposible de reconducir por las vías del aliancismo civilicionista. Ese enemigo se llama Gadafi, lleva 42 años en el poder y es el líder de la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular y Socialista. A punto estaba de celebrar con toda tranquilidad sus Bodas de Oro al frente de Libia si no se le hubiesen cruzado en su camino unas revueltas que le achacan graves deficiencias para satisfacer el prurito democrático.

También era perseguido por la Interpol, tenía dificultades para manejar sus cuentas bancarias y se le ponía mala cara cuando intentaba entrar en los países acompañado de su guardia amazónica de mujeres armadas hasta los dientes. Pero nadie lo diría viendo su álbum de fotos en compañía de los jefe de Estado y presidentes de todos los países que hoy le atacan. Bueno, que le envían operaciones militares, como dicen los turiferarios para no mentar la guerra.

Que Gadafi no es un buen ejemplo del perfecto demócrata se sabe desde hace 42 años. Sus conexiones con el terrorismo internacional lo avalan de antiguo y lo hacen dueño de un poder oculto muy destructivo. Los aliados han descubierto sus cartas y él amenaza con utilizar las suyas. Ya estamos metidos de hoz y coz en otra guerra cuyas consecuencias últimas no se conocerán hasta que termine. (Obsérvese la obviedad).

O mucho más allá, si se le aplican criterios de memoria histórica. La amenaza del 2012 toma posiciones.

Sí a la guerra

Domingo, 20 de Marzo, 2011

Le secret du bonheur y el espontáneo que lo chafa

Nadie dijo que el No a la guerra fuese un precepto moral, y ahora se entiende. La clave está en el artículo femenino singular. Gracias a él se expresa con claridad que se está en contra de “la” guerra, de aquella guerra, porque pillaba muy mal; pero no de ésta, que es muy oportuna y a la que nos vamos a dedicar con entusiasmo. Si en aquel momento aciago se hubiese salido a recorrer las calles bajo pancartas que pusiesen No a las guerras, ahora muchos tendrían graves dificultades para expresarse en público, pero como por fortuna hubo entonces una cabeza pensante que se preocupó en utilizar el singular, todos estamos salvados.

Cabría suponer que es hora de convocar a las masas para que troten de nuevo sobre el asfalto, esta vez bajo una pancarta de Sí a la guerra, también en singular, también cosida a la medida de Gadafi, de sus desiertos y sus petróleos.

Si de ello se deriva un nuevo 11-M nadie irá a la sede de ningún partido a vociferar improperios, ni se pasarán SMS convocando a la kedada. No los habrá porque como dijo la lumbrera que nos guía y adoctrina, “las cosas no se ven igual cuando uno es presidente del Gobierno que cuando no lo es”, una frase que debería bordarse en oro sobre filacteria de seda para ocupar los lugares vacíos que dejaron los crucifijos en las aulas.

¡Qué clarividencia! ¡Qué hermenéutica! Lo que se aprende escuchando a este hombre. En muy pocas palabras ha expresado sin ambages el poco crédito que debemos conceder a las promesas electorales de los políticos, a sus ideologías o a sus principios inquebrantables, porque una cosa es presumir de pacifista en un mitin de campaña, y otra muy distinta, presidir el Consejo de Ministros.

Muy bien. Vamos a la guerra contra Gadafi, pero desde ahora mismo ni una broma más con Perejil.

Doctrina y ley

Sábado, 19 de Marzo, 2011


Fábrica de sentencias en Estrasburgo

La pastoral de los obispos catalanes tiene de todo, menos de pastoral. La podría haber firmado Laporta, que también tiene de todo, menos de obispo.

A la sentencia de Estrasburgo le pasa lo mismo. No responde al significado etimológico del término: Sentencia, dicho grave y sucinto que encierra doctrina o moralidad. Si es dictada desde tribunales sensatos, contribuye a la dignidad humana. De lo contrario, la degrada.

No será necesario recordar la lista de sentencias históricas que permiten diferenciar unas de otras.

Las que nos ocupan, pastorales o sentencias, son también dos grandísimos errores que no serían graves si no se emitiesen con rango de doctrina, o de ley. De doctrina pastoral, para los fieles, y de sentencia jurídica, para el resto.

Veamos. Imagínense que Rey y súbditos son acusados de torturas. Se tratan de defender con la ley y al final deben acoquinar unos cuantos miles de euros. ¿Somos torturadores porque lo dice Otegi? Hay que tenerlos como los del caballo de Espartero para dictar una cosa así y luego irse a dormir como si tal cosa.

¡En qué consideración no tendrá tan brillante tribunal la conducta del injuriado Otegi, un hombre que convive con el asesinato y hace gala pública de ello, para que no sólo nos obligue a poner los muertos, sino también a pagarle las balas! ¿Ésta es la justicia que se espera recibir de los grandes tribunales y expressos europeos, de sus expertos juristas y de sus insobornables ponentes? Pues ya se la pueden ir metiendo por el Aranzadi. Y no me digan que es injurioso, porque si la ley permite que nos cisquemos en el Rey, ¿cómo no vamos a poder hacerlo en unos cuantos magistrados que viven muy lejos de aquí?

La pastoral nacionalista, también muy mona. Como para ir a confesarse a Olot. ¡Hermano…!

Oda al burro

Viernes, 18 de Marzo, 2011

Modelo de cama “Ahorro”. Para nuestro gusto, demasiado cabecero y pies excesivos

Se puede ser enemigo acérrimo de la energía nuclear y desear con todas las fuerzas que desaparezca de la faz de la Tierra; pero a continuación, para no perder coherencia en el discurso, hay que citar también la lista de comodidades particulares y colectivas a las que se desea renunciar, la lista de aparatejos que deben quedar aparcados del proceso evolutivo y la lista de las industrias que deben detener su producción, entre otros trabajos de cuenta y arqueo.

El antinuclear se ve obligado también a desempolvar viejos métodos de tracción animal, como por ejemplo, burros, mulas y caballos, unos animales que tantos kilómetros han trotado por el hombre blanco en todos los siglos anteriores, y lo siguen haciendo en los lugares donde no abunda la energía nuclear, ni la hidráulica, ni la eólica, ni tan siquiera la de los pedos de las vacas, que tanto contaminan.

Los antinucleares son señores y señoras que desde hace muchos años se desplazan en bicicleta por aquellas urbes que invierten parte de su presupuesto para que así sea. En las habitaciones de los antinucleares no acostumbra a haber más de una bombilla encendida y ninguna lo está en una habitación vacía. Toda el agua que sale por los grifos de los antinucleares sirve para llenar la cisterna del water y no existe bañera. En esos domicilios predomina la temperatura ambiente, fría en invierno y calurosa en verano. Si el vecino ha quemado hinojo, se perfuma la casa, y si quema arenque podrido, ese día los antinucleares no reciben visitas.

En casa la mitad lo son y la otra mitad, no; de modo que cada uno va apagando las bombillas que puede.

Lo que no hacen bajo ningún concepto los antinucleares es ponerse a discutir de chorradas frente a una herida sangrante como la del Japón.

Golpe sonado

Jueves, 17 de Marzo, 2011

Los ladrones deberían pedir rescate antes de fundir las campanas

Han robado las campanas de Goás, en Abadín, y el párroco alerta sobre el tsunami de hurtos parecidos que podría sobrevenir. No lo creo. A éstos los tienen que pillar dentro de poco, porque si la Policía no sabe dónde se puede hacer negocio con dos, seis u ocho campanas de bronce de 300 a 500 kilos, apaga y vámonos.

Si acierta el cura, Hemingway va a tener que cambiarle el nombre a su novela y preguntarse por quién roban las campanas; un título que resulta pedestre por demás.

Durante siglos las campanas de Goás, como las de otras diez mil espadañas, acompañaron todas las horas del día de sus vecinos respectivos. Avisaron los incendios, llamaron a misa, espantaron los truenos, repicaron a fiesta, e incluso ayudaron en los partos distócicos, según la fe de la grávida.

Pero hoy los incendios los avisan Tarsy Carballas e Inmaculada Paz Andrade. A misa van los de siempre y ya se saben la hora. Después de Japón, a nadie le asustan los rayos. Hoy ya no es necesario convocar a fiesta, porque es continua, y los partos distócicos los atiende la Seguridad Social. Total… ¿para qué van a doblar las campanas?

En Serantes, a pocos metros de donde está enterrado Torrente, el de la saga-fuga, se plantearon hace ochenta años la conveniencia o no de emitir el toque de difunto y los partidos laicistas lograron prohibirlo bajo el argumento de que causaba congoja en el ánimo de los no creyentes que lo escuchan.

Para qué nos vamos a engañar, es cierto, la causa; pero tampoco podríamos esperar que nos pongan una cumbia por los altavoces cada vez que desciende la población.

Sea para anunciar el lobo, o para presumir de fiestas, necesitamos conservar las campanas como el comer, de modo que ojo a la Policía, que va a dar la campanada.

Nuestra mujer en El Cairo

Miércoles, 16 de Marzo, 2011

El paseo precioso, pero está casi vacío

Hay que agradecerle a la ministra de los AA. EE. su preocupación por contrarrestar la caída del turismo egipcio paseando por el centro de El Cairo, pues denota solidaridad. Mientras otros se frotan las manos al comprobar que dos potencias de esa industria, Túnez y Egipto, no constituyen unos destinos apetecibles, y que los turistas los pueden elegir a ellos, Trinidad Jiménez se ha ido hasta allí, no para frotárselas, sino para darles con ellas unas palmaditas en la espalda. Como debe ser.

Sin embargo, eso sólo era la apariencia del viaje. Enterados del comentario que la señora ministra realiza sobre el vacío que encuentra a su paso, comenzamos a sospechar que en realidad se trata de una misión secreta para chafarles todavía más el negocio y favorecer así el turismo español.

“El paseo es muy bonito, pero está todo muy vacío”. ¿Que clase de eslogan publicitario es éste? ¿A quién va dirigido? ¿A los amantes de de la vida contemplativa, como diciéndoles: “Visite las pirámides en total soledad. Ni Keops fue capaz de conseguirlo”?

A algunos nos seduce, desde luego; pero si vamos, sabemos que habrá un porrón de peña, porque las pirámides, quieras que no, son muchas pirámides de Dios.

Por otra parte, lo lógico es pensar que la jefa de tu diplomacia maquina constantes estrategias en beneficio del pueblo que la ha contratado con esa finalidad, no con ninguna otra.

Las misiones secretas de la diplomacia son muy divertidas. Manuel Ventura Figueroa, un maestro en este bello arte, ideó un plan para engatusar al Papa durante tres años, ganarse su voluntad y conseguir así que el texto del Concordato con España fuese del gusto de su Rey, a la sazón Carlos III. Los figueroístas se prolongan hasta hoy mismo, pero ¿qué botín habrá cobrado la ministra para los españoles?

El quinto elemento

Martes, 15 de Marzo, 2011

Tierra, agua, fuego, aire y vacío

El mundo asiste compungido a las siete plagas que azotan Japón sin saber cuál será la última, ni a qué territorios afectará.

Los cuatro elementos de los presocráticos, la tierra, el agua, el fuego y el aire, se han conjurado en el país del Sol Naciente. Sin embargo la filosofía tradicional japonesa no habla de cuatro, sino de cinco, como ocurre en otras corrientes asiáticas de pensamiento.

Ese quinto elemento es el vacío, la falta de los otros cuatro, el silencio; o como a veces se describe, la expresión sin habla. El vacío también es el constante cambio, la intercomunicación de los otros cuatro, su evolución y la adaptación a ella. Cuando invocan al Bampen Fukyo, se están refiriendo al espíritu del cambio, y auxiliados por él sentencian: “que ni diez mil cambios te sorprendan”.

El cambio, o el vacío, están mucho más presentes en ellos porque conviven con constantes evidencias de su certeza. Saben que su realidad cotidiana, la tranquilidad o la monotonía, penden de un delgado hilo siempre dispuesto a romperse sin pervio aviso.

De los occidentales que temen perder la felicidad presente se dice que padecen el complejo de Polícrates, pero sus casos se cuentan con los dedos de una mano. Rof Carballo lo diagnosticó en Rosalía a través de su obra, y Borobó le dedicó una pieza de teatro, porque él mismo sentía pavor a que la vida le cobrase en sufrimiento lo que le había dado en disfrute.

Del comportamiento japonés en momentos como los presentes se resalta su calma y su capacidad para adaptarse a lo que en cada momento se le exige, sabedores quizás de que la felicidad no es un derecho civil adquirido, ni el artículo de una ley, sino un elemento más que evoluciona a tragedia en apenas unos segundos.

En Japón no sufren el complejo de Polícrates.

El último sacrificio

Lunes, 14 de Marzo, 2011

Quemando en el baúl de los recuerdos

En el partido y en el Gobierno juegan al ratón y al gato mediante frases de pitiminí: “Si os lo imagináis, acertáis”, “Ha levantado más expectación hablar contigo que con Obama”, “Hablamos de lo que se imaginan”, y otras cursiladas semejantes con las que disimulan la gravedad del asunto que se traen entre manos.

Todo pasa por salvar los muebles y hacernos creer que el desastre de estas dos legislaturas no se debe a la voluntad expresa de un hombre, sino al albur de la historia. Sin embargo, para lograr tamaña manipulación hace más que una noria, un presentador sibilino y una jauría dispuesta a afirmar que Rajoy mató a Lorca.

Los hechos son incontestables, las medidas tomadas en cada momento también, y aunque parezca mentira, las declaraciones públicas se conservan durante siglos en las hemerotecas. Para conseguir con éxito una buena manipulación tendrían que aplicar los métodos propuestos en Fahrenheit 451, esto es, usar la temperatura a la que arde el papel de los libros y la memoria de los hombres.

Como han elegido vivir esta temporada en el limbo de la indefinición, florece por doquier el oficio de escrutador de señales, es decir, aquél que es capaz de saber si ZP se va a presentar o no mediante la interpretación del vuelo de las aves _ o los pájaros _, la anulación de mítines, las frases de Bono o los puntos de distancia respecto al PP que las encuestas reflejen. Los hay convencidos de ambas opciones, e incluso es posible que estén todos equivocados por no existir todavía una decisión en firme.

Dadas las circunstancias, si en política imperase la lógica, el candidato debería ser el propio presidente, que realizaría así el último sacrificio por el partido y evitaría que nadie más que él saliese chamuscado.

Unamuno revisitado

Domingo, 13 de Marzo, 2011

Unamuno sale de la Universidad de Salamanca. Días después será destituido como rector

Las persecuciones religiosas entran a formar parte de la historia como métodos de control político favorecidos por la existencia de grupos de población ignorantes y fáciles de manipular.

El caso de los ataques que se dirigen contra las capillas de la Universidad Complutense participa de esas características y añade un factor todavía más inquietante, pues en esta ocasión los colaboradores necesarios salidos de la más profunda indigencia cultural son, o parecen ser, universitarios.

Cuando el rector Unamuno pronuncia en Salamanca su discurso contra los gritos de arenga que Millán-Astray finaliza con la censurada “¡Muera la inteligencia traidora! ¡Viva la muerte!”, no podía sospechar que setenta años después mantendrían plena vigencia, no para combatir posiciones reaccionarias y extrauniversitarias, sino contra algunos alumnos, seguidores de supuestas ideologías de izquierda, como en la que dicen inspirarse los de Contrapoder:

“Éste es el templo de la inteligencia _ decía Unamuno _, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto”. El rector añadía una reflexión sobre la fuerza bruta, las victorias que se consiguen a través de ella y las victorias de la razón. “Venceréis, pero no convenceréis”.

Está claro que desatar la violencia de una persecución religiosa en medio de la ineptitud de un poder político desbordado por un tsunami económico tiene mucho que ver con el desesperado intento y echar balones fuera y buscar responsabilidades hasta en los lugares de recogimiento. Y vergonzoso es que a este trabajo de rasgos inquisitoriales se presten muchachuelos y muchachuelas con más horas de botellón que de biblioteca.

Ayer volvió a escucharse el discurso de Unamuno. Y las veces que le quedan a tenor del percal que se corta.

Unos cuantos billonarios

Sábado, 12 de Marzo, 2011
El cliente es el Jefe. Juan Roig sabe cómo

La lista de multimillonarios que elabora Forbes viene cargada de noticias.

La primera es que la gente que cuenta su fortuna por encima de los mil millones es cada vez numerosa. Hasta 1.210 personas forman esa oficiosa plutocracia mundial, pues aunque en teoría sus actividades se limitan al plano comercial, la influencia de sus negocios permite considerarlos unos plutócratas de facto sin que por ello estemos destrozando el diccionario, ni achacándoles ningún aspecto peyorativo, al menos por el mero hecho de aparecer en tan exclusivo listín.

Otras noticias que trae el Forbes de esta temporada son las siguientes:

Slim sigue siendo el hombre más rico del planeta por segundo año consecutivo y Felipe González sigue vinculado a él. No nos vendría mal que el expresidente asesorase también a su correligionario de Madrid para que así generásemos, por lo menos, la mitad de beneficios que Slim.

Otra. Ya son seis los directivos de Facebook en el ranking. Es de suponer que el grupo tiene muchas más personas con cargos de responsabilidad, y también se espera que el próximo año sean éstos los nuevos chicos Forbes, billonarios antes de cumplir los cuarenta.

Otra. El destacado puesto 393, un capicúa que hará las delicias de los numerólogos, está ocupado por un debutante en la lista, el propietario y presidente de Mercadona, Juan Roig, que a su vez se hace con la quinta posición española, al frente de la que se mantiene, subiendo, Amancio Ortega.

Roig lo ha celebrado compartiendo su secreto con todos: Hay que trabajar más, mejor y más barato. También dijo que los españoles estamos de suerte en el 2011, porque el 2012 va a ser de agárrate.

¿Cómo se llama la lista de los pobres? ¿Porbes?