Archivo de Octubre, 2010

Los miércoles, milagro

Viernes, 22 de Octubre, 2010

Yo… soy ministra porque el mundo me ha hecho así…

Uno de los objetivos de Rubalcaba será acabar con ETA. De verdad. No es ninguna broma. Se nota que hasta ahora se entretenía en dibujar a mano alzada mapas de los clítoris, pero ya que es vice, se ha puesto serio y va a acabar con ellos en un plisplás.

Leire Pajín también trae entre sus prioridades acabar con la enfermedad, prohibir los accidentes cardiovasculares y no consentir ni un solo derrame pleural. Como dicen los del PP a micrófono cerrado, éste es un Gobierno mucho mejor. Tienen que estar temblando. Ahora que le sacaban un porrón de puntos, como los Red Bull a Alonso, va el tío y despierta.

Sí, porque el efecto más sorprendente de la crisis entre aquéllos que siempre les parece bien todo lo que hace ZP _a otros nos parece siempre mal_, es que se van a concatenar una serie de sublimes circunstancias, desde el esplendor económico, al fin del terror, pasando por la recuperación del lince ibérico en los más inmundos patatales.

Y después se tienen por ateos. ¡Pero si no hay en la Biblia milagro más grandioso que éste! Fue cosa de fichar a Jáuregui y de aupar a Rubalcaba para que las lanzas se tornen cañas, y las cañas, petisús.

Aído tuvo que verlas venir cuando oyó decir a su jefe que el Ministerio de Igualdad tenía mucho futuro. Glups. Este año no tomo el turrón de ministra, pensaría ella. Valeriano Gómez se fue a la manifestación contra la reforma laboral. De traje y corbata, pero fue. Quizás así se fijen en mí para liderarla. Y en efecto, se han fijado.

A Trini, como ya le había ganado otro Gómez en el interior, le sobraban papeletas para hacerse con los mandos del exterior. Y Pajín, de necedad en necedad, había trabajado lo suyo para hacerse prescindible en el partido e imprescindible en el Gobierno.

Un milagro, Señor, un auténtico milagro.

El elefante escondido

Jueves, 21 de Octubre, 2010

Sooolo…

Como el sol cuando amanece

yo estoy solo…

Podría decirse que esto es una crisis ministerial, pero sólo acertaríamos en la mitad. Esto es una crisis.

A ZP se le ha hecho la picha un lío y ya no sabe si hay que nombrar por la cuota, si le debe mucho a María Teresa, o si se le escapa Corbacho, que de tanto paro como crea, ha decidido disfrazarse de catalán y bailar sardanas hasta el amanecer.

La teoría que explica este desbarajuste es la del elefante. Recuerden. ¿Cómo haría usted para introducir un elefante en La Maestranza de Sevilla sin que nadie se dé cuenta? Muy sencillo. Primero metes cien elefantes, y acto seguido introduces al que te interesa. Uno más nadie lo va a notar.

Pues aquí igual. Cesas a Moratinos, elevas a Trini hasta Exteriores, te cargas a De la Vega, encumbras a Rubalcaba, haces ministra a una tránsfuga, laminas a Bibiana, refundes Vivienda con Fomento, mantienes a Salgado, dejas a Chaves, y como desafío a la ley de la Mecánica Cuántica, nombras ministra a Leire Pajín, que es como si Mourinho alinease contra el Milan al portero del Círculo de Bellas Artes, y no a Casillas.

¿Cuál es el elefante que se quiere colar sin que nadie se dé cuenta? No lo sé, pero como aquí estamos para arriesgar, apuesto por dos. Uno, cargarse a María Teresa Fernández de la Vega, y dos, nombrar ministra a Pajín.

Ustedes se preguntarán por qué hace una cosa y la otra, y en mí sólo podrán encontrar especulaciones. Creo que lo primero sucede porque su ex-vicepresidenta estaba tan por encima de sus capacidades que le daba vértigo seguir a su lado. Y lo segundo, porque la nueva ministra está lo suficientemente por debajo, que jamás le presentará la mínima competencia. Aunque tal como están las cosas, ZP debería temer más a Leire como rival. Cada vez se da mayor valor a la mediocridad, y en ese terreno la muchacha es una auténtica experta.

Ahogados

Miércoles, 20 de Octubre, 2010

Es cierto, saben hacer

En Portugalete hay un alcalde socialista que entiende a la perfección el pacto de ZP con el PNV. Compara al presidente con una persona a punto de ahogarse, y razona que cualquiera en su lugar daría lo que fuese a quien pudiera salvarle.

A ver quién es el guapo que no haría lo mismo, viene a decir esta lumbrera de la ciencia política.

Con alcaldes así y con presidentes asao, ya me dirán ustedes para qué diantres queremos ni una sola facultad de Ciencias Políticas. Es de tontos perder un mes de tu vida estudiando algo que se sabe por infusión.

¿Estás en dificultades?¿Sientes ahogos? ¿Te fallan tus fuerzas parlamentarias? Ni un problema, chaval. Llama a una o dos minorías nacionalistas y asunto resuelto.

Ya sea Carod, Quintana, Revilla, Durán, Urkullu o Paulino Rivero _ para el caso son lo mismo _; ellos sabrán alargar una mano para llevarse la pasta, y golpearte la espalda con la otra para que no te sientas tan triste y abatido. Parece mentira que sufras por semejante nimiedad. ¿A ti qué te cuesta? Nada, ¿verdad? En todo caso le costará a los españoles que se vean ninguneados por una vil compra-venta, pero ¿a ti? A ti, ni un duro.

El señor alcalde de Portugalete cree que no necesita las clases magistrales de Maurice Duverger en la Sorbona, ni las del recién fallecido Vilas Nogueira en la Universidad de Santiago. Él piensa que desde su atalaya del ayuntamiento vizcaíno es capaz de ver y analizar cómo está el panorama y cuál es el modo de solucionarlo.

Lástima que se equivoque de cabo a rabo, porque quien se está ahogando no es su amado presidente _ que también _, sino todo lo que de él depende, con carros y carretas; es decir, lo que llamábamos España y los españoles antes del pacto con esos vascos y esos canarios.

A por la tercera

Martes, 19 de Octubre, 2010

De mundo feliz, nada. ¡Esto es un infierno!

ZP se presenta. Lo ha dicho en clave de fa, pero se le ha entendido perfectamente. El tío aspira a la tercera legislatura y por lo visto, nada hay que se lo impida. Ni eso, ni ganar las elecciones, aunque para ello tenga que cambiarle el nombre a Burgos, o delegar las aguas jurisdiccionales del Golfo de León… a León, que para algo es su patria de adopción y el lugar donde le creció la vocación de presidente.

Dicho lo cual, ya se pueden ir despidiendo de mayores ambiciones quienes pudiesen haber adoptado postura de nadador de crowl antes de saltar al pilón, en la creencia de que este hombre se iba a retirar con Sonsoles a oír el canto nupcial de la pita de monte, también conocida como urogallo, un extrañísimo fenómeno de muy difícil contemplación en la actualidad.

Nada de urogallos, ni nada de retirarse, que esto es campo abonado para los intrépidos como él, que son capaces de alcanzar y permanecer en el poder sin saber muy bien para qué.

A Aldous Huxley le preocupaban estos personajes empeñados en el servicio público, y ante su abundancia se preguntaba si la Tierra no sería el infierno de otro planeta en el que ya hubiésemos estado, y por malos, nos tocase ahora penar en éste gracias a su inestimable colaboración.

A Fernández Flórez también le pasaba algo parecido; pero su reflexión, como su obra, no era de ciencia-ficción como la de Huxley. Al novelista gallego le bastaba que la sociedad se dotase de medios suficientes para obligar a que los malos gobernantes tuviesen que dedicar los siguientes años de su vida a arbitrar partidos de fútbol.

De esa manera, pensaba don Wenceslao, muchos se lo iban a pensar dos veces antes de aspirar a cargos públicos.

Está más cerca de salirse con la suya el autor de “Un mundo feliz”, que el de “El bosque animado”.

El mago Montilla

Lunes, 18 de Octubre, 2010
Ni-nis en plena jornada laboral

Se nota que se acercan elecciones por la cantidad de promesas que sobrevuelan la atmósfera contaminándola de buenismo.

La promesa de Montilla es una de las más impresionantes que se haya oído jamás. Sepan, por si no la conocen, que anuncia la concesión de créditos por valor de 633 euros mensuales durante un año a los menores de 25 años que no estudien ni trabajen, y que sólo tendrán que devolver si encuentran un trabajo que doble el mínimo interprofesional, o como se llame hoy.

Todas estas cosas hay que tomarlas como la publicidad de los productos-milagro, sin hacerles mucho caso, porque de llevarse a cabo, tal como se plantea, equivaldría a disparar un obús devastador contra el mercado laboral, el sistema educativo, el sistema tributario, la demografía, la tabla periódica de los elementos y la ley de la gravedad, por citar únicamente algunos de las más significativos lugares donde explotaría.

Nos ayuda saber que Montilla, como tantos otros políticos de su cuerda que tienen pesadillas con las campañas y sólo con las campañas, realiza promesas que luego se envaina, olvida o traspapela. De cheques-regalo, ayudas de 400 euros y bicocas que suenan a gloria entre los profesionales de la vagancia, ya estamos escarmentados. Y más vale que sea así, porque en el caso de consolidarse, aquí no trabajaba ni el que pone las calles por la mañana.

A Montilla le preocupa la generación ni-ni. Entiéndase bien, quiere su voto, y les ofrece un paraíso que nadie puede rechazar: asegúrese de no estudiar, aléjese del trabajo y recibirá tres mil quinientas pelas diarias. Pasado el año, como ni tendrá trabajo, ni uno que supere los 1.266 euros, seguirá siendo un ni-ni, pero también un año más viejo, con lo cual ya estará mucho más cerca de la edad de la jubilación.

Alta política

Domingo, 17 de Octubre, 2010

Ante todo juego limpio

Sometidos el PNV y el PSOE a la prueba del algodón por saber cuál de los dos se comporta de manera más inmoral y rastrera en sus componendas de legislatura; preguntado Pepito Grillo por el mismo dilema y colocados los argumentos de ambos sobre los oráculos de obsidiana que se conservan en el Museo de Pesas y Medidas, los tres indicadores coinciden en señalar la dificultad del acertijo.

En contra de los primeros pesa que sean capaces de conceder su apoyo a un personaje que detestan y a unas medidas de las que aborrecen, a cambio de unas monedas y de traducir los nombres de sus provincias. Si alguien es capaz de observar alguna grandeza en ello, que haga el favor de comunicarlo, porque hiede a chalaneo político de la peor especie, que en la vida común se expresa en la frase: “son unos vendidos”, aquéllos que hacen algo en contra de sus principios para obtener una prebenda.

En cuanto al comprador de esos votos tampoco le encajan grandes adjetivos, pues si para conseguir su fin es capaz de comportarse injustamente con los habitantes de otras tierras que gobierna y de dejar con el culo al aire a uno de los suyos, va a tener que recurrir a grandes dosis de cinismo para que se le reconozca algún tipo de magnificencia en su actuación. Le ayuda, eso sí, una sociedad abonada a prácticas corruptas e incapaz de distinguir al héroe del villano.

Ni el algodón, ni Pepito, ni la obsidiana se atreven a dictar sentencia, de modo que les corresponde a ustedes mismos.

Si les sirve de consuelo, piensen que estos acuerdos podrían haber sido mucho más onerosos en el caso, nada improbable, de que el PNV hubiese solicitado como contraprestación que el Athletic Club de Bilbao ganase la Liga, y la Real Sociedad, que para algo es Real, la Copa del Rey. Ah! Y el Alavés, a 1ª.

Política de comunicación

Sábado, 16 de Octubre, 2010

El único peñón del mundo con el que tenemos algún problema

Para ser los minutos de la basura, estos últimos días de Corbacho en Trabajo están dando mucho jugo. Lo hemos visto lamentándose de su mala suerte por haber sido ministro en una época poco propicia al lucimiento y lo vemos ahora sacando pecho porque durante su mandato se ha doblado el número de desempleados atendidos por el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE).

Hombre, los hemos visto más hábiles a la hora de ponerse medallas. De seguir por estos derroteros nada impedirá que su colega de Sanidad presuma mañana de que cada vez haya más españoles enfermos, el de Interior estará encantado de que aumenten los delincuentes y a Bibiana se le saltarán las lágrimas de alegría al comprobar que batimos récords mundiales de maltratadores.

Hay que entenderlo. Todo sucede porque su jefe les prohíbe dar malas noticias.

_Pero, presi; es que no hay ni una buena.

_Es igual. Tú haz como yo. Sales al estrado, le das la vuelta a lo que tengas que decir y los tíos, encantados. Mira, por ejemplo esta tarde daré una rueda de prensa para decir que de todos los peñones que existen en el mundo, más de tres mil, sólo uno, el de Gibraltar, entró en litigio con España sobre sus aguas jurisdiccionales, lo cual supone a todas luces un porcentaje nimio, el 0,003 por ciento.

_¡Qué fuerte, tío! Ya se ve que por algo eres el jefe. Si Sevilla te hubiese dado las clases de economía, no sé a dónde podríamos haber llegado.

_No seas pelota y prueba tú.

_A ver. Voy a decirles que el Ministerio ha cumplido a la perfección la misión que tiene encomendada: No crear empleo. Y no creamos ni uno.

_Bien, pero hay que ser más positivo…

_¡Deja, deja! ¡Ya sé! Les diré que tengo una buena noticia: La economía, antes en la UCI, ya está en planta.

_Sí, desahuciada.

El que se quedaba sentado

Viernes, 15 de Octubre, 2010

Se protesta así, en silencio

Existe una fórmula muy eficaz para acabar con los abucheos al presidente del Gobierno que es más vieja que Carracuca. Consiste en gobernar bien, en ganarse la confianza de quienes no te han votado y en convencer cada día de que estás poniendo toda la carne en el asador.

Por desgracia, el número de personas que no piensa eso del actual presidente crece sin que nada ni nadie logre evitarlo, lo cual incide directamente en las pitadas que suscita.

La ministra Chacón ha sugerido que tomará medidas para evitar situaciones como las del pasado martes, lo cual podría entenderse que se esforzará en gobernar mejor, o que colaborará en sustituir al abroncado por otro más presentable, que incluso puede ser ella, “porque España está preparada para que una mujer ocupe la presidencia del Gobierno”.

Pero no. Si se leen despacio sus declaraciones se deduce que la ministra sólo piensa poner alambradas, alejar el público de la tribuna de autoridades diez mil metros, desfilar a puerta cerrada, suprimir el desfile, admitir únicamente como invitados a gente del partido, adjudicar un policía al lado de cada espectador, poner un micrófono en cada motor de los tanques para que no se oiga otra cosa, proteger a las autoridades en una burbuja, detener al primero que se le ocurra silbar, organizar el desfile en el desierto de los Monegros, o sencillamente, celebrar la Fiesta Nacional con chocolatada, churros y lenguas de gato. A lo mejor, así se presentaba el abanderado de Chávez aunque padeciese la gripe bolivariana.

La ministra se va a encargar de que no haya más chiflas. Podría ser una gran noticia, pero mucho nos tememos que se quedará reducida a una prohibición de las que se les ocurren a los políticos cuando se les afea la conducta:

_Callen y coman, ar!

Se acrecienta el facherío

Jueves, 14 de Octubre, 2010

¡Aupita, España!

A Sergio Ramos le traiciona dos cosas. Un apellido que comparte con el segundo de Ramiro Ledesma, y la lengua, pues si hubiese felicitado a los campeones españoles de motociclismo con un Aúpa España, en vez de un Arriba España, hoy no estaríamos hablando de él, ni de que le tomen por facha unos puristas del idioma.

En esto de los gritos de ordenanza hay que andarse con ojito, porque la censura no descansa y te la puedes jugar por una hache mal puesta. Por eso, siendo necesario animar a España, siempre es preferible decir Venga España o Adelante España, que Arriba, porque aunque haya sido una invención de Macías Picavea, muerto treinta años antes de la fundación de la Falange y gran baluarte del regeracionismo, ¿qué les vas a explicar en dos minutos a quienes salen bufando de toriles? Antes de que digas Picavea, ya se han llevado a Sergio Ramos entre los cuernos.

Ahí tienen también a Celestino Corbacho, que se ha cargado de golpe a todos los gallegos por fachas, lo cual incluye, entre a otros, al abuelo Pablo Iglesias, que se habrá retorcido en su tumba a poco que le quede algo de oído.

¿A qué vino esto? Por lo visto, a un feo que le hicieron los gallegos de L´Hospitalet que a don Celestino le sentó muy mal.

Su amigo le habrá dicho:

_¡Qué marrón, chico; primero el paro y ahora los gallegos. Y no sé qué es peor, porque el paro se sabe que sube; en cambio los gallegos…

Después está algún periódico, que con ánimo de suplir el botafumeiro a donde no llegue el incienso, advertía antes del 12-O, que quien abuchease al presidente en la Castellana habría ganado de antemano el título de facha contrastado.

Esto está lleno de fachas por todas partes. Habría que prohibirlos de un plumazo, como hacen los fachas.

La mala suerte

Miércoles, 13 de Octubre, 2010

¿Por qué se va Corbacho, con lo bien que se comía el marrón?

Le gritan “fuera, fuera” y “ZP dimisión”, pero lo que no saben los asistentes al desfile de la Fiesta Nacional es que él no tiene la culpa de nada. Ni él, ni ninguno de los ministros que pastorea.

Quien está en el ajo y lo sabe todo es un amigo de Celestino Corbacho que charló con él hace unos días, según humilde confesión del titular de Trabajo. Comentaban que en breve Celestino dejaría ese Ministerio que tanto ama para hacer catalanismo, que es algo mucho más sencillo y que se le da mejor.

_Chico _ le dijo al ministro este perspicaz ciudadano _, ¡qué mala suerte has tenido y vaya marrón te ha tocado!

Ésa es la clave. Si a Corbacho y a su jefe les hubiese tocado vivir el siglo de Pericles, o la pax romana de trescientos años, ¡menudas gestiones hubieran hecho! Como para chuparse los dedos. Pero, claro, con esta mierda de crisis no hay quien gobierne con cierta gracia.

¡Qué buen ministro haría si le hubiesen nombrado cuando el país rozaba el pleno empleo, cuando se presumía de nadar en la ambulancia y de tener a la puerta cientos de multinacionales en fila india solicitando establecerse sobre cualquier centímetro cuadrado de suelo industrial que quedase libre.

Pero no, muy al contrario le cayó un marrón de paro, y él, lejos de aclararlo, lo hizo más intenso, tirando a canelo chocolate.

“Fuera, fuera”, le gritan a ZP desconociendo que tampoco tiene culpa de nada. Aún no se han enterado de que a él le ha caído otro marrón como a Corbacho y se lo está comiendo con gran dignidad y con notable sentido de Estado.

Porque vamos a ver, si no estuviese él en la Moncloa, otro tendría que ocupar su puesto, y como aquí todo depende del grado de marrón que te caiga, ese otro estaría tan hundido o más. Así que ya le pueden agradecer que se haga cargo de todo.